EL TERRITORIO QUILLACINGA A LA LLEGADA DE LOS CONQUISTADORES
 

 

En la visita de Tomás López (1558), se establece claramente el territorio quillacinga: distingue la Provincia de los Quillacingas interandinos, dividiéndolos en los siguientes grupos: los Quillacingas camino de Quito, los Quillacingas camino a Popayán, los Quillacingas del valle de Pasto y los Quillacingas del camino a Almaguer. Por otro lado, diferencia la Provincia de los Quillacingas de la Montaña. (Ver mapa No. 2).

Los Quillacingas interandinos habitaban el nororiente de Nariño, hacia la banda derecha del río Guáitara, el valle de Atris, el valle del río Juanambú y las partes altas y medias del río Mayo, constituyendo éste el límite norte de su territorio. Los Quillacingas de la Montaña, se encontraban alrededor de La Laguna de La Cocha, en el valle de Sibundoy y en el cerro de Patascoy."

Tomás López (1558) reporta 9.144 indígenas tributarios quillacingas para un total de 27.432 habitantes, distribuidos por el mencionado territorio 1 .

Cieza de León (1553-1962:111), en su famosa Crónica del Perú se refiere así a los Quillacingas:

“También comarcan con estos pueblos e indios de los Pastos otros indios y naciones a quien llaman los quillacingas, y tienen sus pueblos hacia la parte del oriente, muy poblados. Los nombres de los más principales dellos contaré como tengo de costumbre, y nómbranse Mocondino y Bejendino, Buyzaco, Guajanzangua y Mocoxonduque, Guacuanquer y Macaxamata. Y más al oriente está otra Provincia algo grande, muy fértil, que tiene por nombre Cibundoy. También hay otro pueblo que se llama Pastoco, y otro que está junto a una laguna que está en la cumbre de la montaña y más alta sierra de aquellas cordilleras, de agua frigidísima, porque con ser tan larga que tiene más de ocho leguas en largo y más de cuatro en ancho, no se cría ni hay en ella ningún pescado ni aves, ni aun la tierra en aquella parte produce ni da maíz ninguno ni arboledas.”

Es evidente la diferenciación que hace Cieza entre la Provincia del oriente de Nariño de aquella más al oriente de ésta o de Cibundoy, lo cual es confirmado posteriormente por Tomás López como ya se anotó. Esta diferenciación considero que es resultado de la situación geográfica del valle de Sibundoy en el piedemonte del Putumayo, lo cual va a constituirse en factor fundamental en el análisis que se hará sobre la conformación y utilización del territorio por parte de los grupos étnicos que lo habitan, como se mostrará más adelante.

Es tal la distinción que se hace, que en la visita anónima de 1560 aparecen como dos provincias diferentes:

"Otra provincia es los quillassingas es tierra templada la gente della más vestida todos se comen unos a otros es tierra muy doblada toda de savanas y montañas, biven en buhios de paja y apartados unos de otros". Ay en ella muchos venados y perdizes y conejos, no es gente de contrato entre ellos ni con otros, ay en esta provincia minas de oro y lo sacan en ella con yndios sus encomenderos, abundante de mahiz y de todos los mantenimientos de las demás provincias, es gente de muy mala desistión y de poca razón y naturalmente mal ynclinada".

“Otra provincia es la de Sigundoy es fría y gente vestida y de buena desistión y abundante de todo género de comida  y ricos de oro que lo poseen y lo traen en j oyas. Ay minas de oro y que los naturales las labran y agora los españoles lo sacan con yndios por esta provincia este año de cincuenta y nueve yendo un teniente de gobernador a castigar ciertos delitos de los yndios le metieron en otra provincia más adelante de grandísima poblazón y gran disposición de tierra y muy llana tanto que se tiene entendido que es el principio de la poblazón del Dorado que mucho tiempo que se anda buscando, dió aviso dello al gobernador hasta agora no se sabe quel governador aya proveydo capitán ni gente que vaya a ver la dicha provincia. (Visita anónima de 1560. Archivo de la Real Academia de Historia (Madrid) Relaciones Geográficas, 4661, 14-IX. En Tovar, 1988: 24-26).

De la cita anterior se deduce que el patrón de asentamiento de los quillacinga es disperso, salpicando sus sitios de habitación los valles interandinos donde se cultiva maíz, cabuya, caña y algodón entre otros productos, y aunque se tasa también en éstos, la riqueza es minera antes que agrícola. En cuanto a la provincia de “Sigundoy”, es claro que se refieren a ella como la entrada a la selva amazónica, resaltándose su riqueza en oro.

Cieza de León (1553-1962:113-114) al referirse al territorio quillacinga anota:

“Hay grandes ríos, todos de agua muy singular, y se cree que tendrán oro en abundancia algunos dellos. Un río destos está entre Popayán y Pasto, que se llama río Caliente. En tiempo de invierno es peligroso y trabajoso de pasar. Tienen maromas gruesas para pasarlo los que van de una parte a otra. Lleva la más excelente agua que yo he visto en las Indias, ni aun en España. Pasado este río, para ir a la villa de Pasto hay una sierra que tiene de subida grandes tres leguas (...) Pasado el río Caliente y la gran sierra de cuesta que dije, se va por unas lomas y laderas y un pequeño despoblado o páramo, a donde, cuando yo lo pasé, no hube poco frío. Mas adelante está tina sierra alta; en su cumbre hay un volcán, del cual algunas veces sale cantidad de humo, y en los tiempos pasados, (según dicen los naturales) reventó una vez y echó de sí muy gran cantidad de piedras. Queda este volcan para llegar a la villa Pasto, yendo de Popayán como vamos a la mano derecha 2 .

Cieza reitera en esta cita lo quebrado del territorio quillacinga y nos introduce en la búsqueda de los caminos antiguos utilizados para comunicarse los distintos asentamientos entre sí, y que atravesaban las cordilleras. (Ver mapa No.3) Estos caminos indican que el Valle de Sibundoy mantenía estrecho contacto con el nororiente de Nariño, habitado por los Quillacingas camino a Almaguer, por lo cual a continuación me centraré en mirar al interior estas dos provincias.  

1. 1.1       Los Quillacingas de la Montaña habitantes de la Provincia de Sibundoy

  Los pueblos que Tomás López (1558) distingue como pertecientes a la Provincia de la Montaña son: Cibundoy, Patazcoy, La Laguna, Zacananbuy, Mocondinejo, Pamoque (principal de Tuquerresme) y Cunbal, con un total de 4.429 tributarios, es decir, 13.287 habitantes. Doce años después, la visita de García de Valverde (1570), reporta 2.299 tributarios (6.897 pobladores), lo cual indica un descenso de la población del 48.1%, como resultado de la conquista temprana. (Ver tabla No. 1).

Al analizar con detenimiento las visitas de Tomás López (1558) y García de Valverde (1570), se puede inferir la existencia de dos grupos étnicos diferenciados asentados en el mismo: los Quillacingas, (actuales Kamsá) en el pueblo de “Cigundoy” y los Inga hablantes del quechua, asentados en los pueblos de La Laguna y Patascoy.

En la visita de Tomás López (1558), los indios de “Cigundoy” son reconocidos como agricultores y se tasan en maíz, trigo y mantas de algodón, mientras que a los habitantes de La Laguna y Patascoy se les exige tributo en tablas y elementos de madera como artesas, alfaxias, etc,, confirmándose lo que Cieza de León (1553-1962;113) señala en cuanto a la produccion en esta zona:

“En los Quillacingas se dá mucho maíz y tienen las  frutas que estotros; salvo los naturales de la laguna, que éstos ni tienen árboles ni siembran en aquella parte maíz por ser tan fría la tierra como he dicho”, 

García de Valverde (1570) entrevista a “sacerdotes y personas de buena conciencia” para complementar información sobre los indígenas a quienes va a tasar y es así como Joan, vecino de Pasto, después de prestar juramento testifica:

“...que tiene noticia de las provyncias de indios de los termynos de esta ciudad de más de treynta años a esta parte, que son las provincias de los Pastos y los Abades y Quillacingas y Cigundoy que también son Quillaclngas (...) y que en lo que toca a la provincia de la montaña y Cigundoy le pareze a este testigo que pueden ser tasados en oro porque tienen mynas en su propia tierra y que podrá cada un yndio de los del dicho pueblo de Cigundoy pagar cada año dos pesos de oro del que sacan en las mynas y que los de Patazcoy y La Laguna le pareze que no pueden ser tasados sino en madera y en algunas sementeras que hagan en este valle por estar hechas y que podrá cada yndio dar cada año una tabla y una tirante y algunas artesas y bateas entre todos” (fl.208r).

De esta entrevista se puede inferir que se mantiene la diferenciación entre los habitantes de la parte alta del Valle (La Laguna y Patascoy) y los de la parte baja (Cigundoy), es decir, los Inga habitaron la parte alta del Valle, cerca al Páramo  de Bordoncillo y la Laguna de la Cocha, mientras que los Quillacingas (actuales Kamsá) se encontraban asentados en la parte de abajo o parte plana del Valle. Es aún más claro el encomendero Rodrigo Pérez, a quien se le pide información y al referirse a las Provincias diferencia entre la de los Quillacingas y la montaña de La Laguna y Patazcoy” (fol.209r), lo cual indicaría que existían los quillacinga propiamente dichos o Kamsá y los de la Laguna y Patascoy, que serían los Inga. En este sentido es muy claro García de Valverde al mandar a los indios de Patascoy

“ayudar en cada un año a las sementeras que por la dicha tassa del pueblo principal de Cigumdoy se manda que se hagan para el sustento del dicho capital y porque por lo que conviene a la salud y conservación en ynstrución de los yndios del dicho pueblo de Patazcoy por esto de antes poblados en tierras enfermas y de cienegas y donde ni los yndios podrían tener mantenimiento espiritual ni corporal se an mandado poblar en el dicho Valle de Cigundoy en parte cómoda don los dichos naturales escogieron y mando a vos el dicho encomendero que con toda brevedad hagais que se acaben de poblar los dichos yndios donde se les mandó y señaló y tengais cuydado de que siempre estén poblados so pena que no podays llevar tributo alguno dellos no estando poblados demos de que a vista se enbie y ponga persona con bara de justicia y dias y salario que los pueble”. (fols385v y 386r).

CONTINUAR

 

1 La población total indígena se logró aplicando un índice de 3 personas por tributario durante el siglo XVI. (Jaramillo Uribe, 1964). Si tomáramos 3 a 4 estaría entre 27.432 y 36.576. (regresar1)

 

  2 Al respecto de la ruta seguida por Cieza de León, Monseñor Federico Lunardi (1935:17), señala cómo saliendo de Popayán hacia Pasto, los españoles debieron buscar un camino retirado de las montañas, para evitar las emboscadas de los indígenas que se habían refugiado allí, de manera que siguieron la banda derecha del río Patía, “donde se encontraban poblaciones seguras como el famoso Pueblo de la Sal”, después del cual se llagaba a un paso entre las bocas del río Guáitara y del río juanambú, que él supone era el río Caliente. Señala que este camino se usó regularmente en los primeros tiempos de la conquista. pero que el Camino Real fue después por el puente que atravesaba el río Mayo, o bordeando la montaña, se seguía a pie y lo llama el Camino de los Pueblos. (Ver mapa No. 3). (regresar2)

 

Comentarios (0) | Comente | Comparta c