Regiones y procedencias

Los orígenes de los africanos que llegaron al territorio que hoy es Colombia han sido discutidos, particularmente cuando se ha ensayado atribuir " rasgos culturales" a determinados conglomerados de gentes en ciertas regiones (Escalante 1964, Arboleda 1952).

Sin embargo, de acuerdo con uno de los historiadores de la trata en Colombia, Jorge Palacios Preciado (1982: 231) las conclusiones sobre el origen tribal siguen siendo muy generales y vagas. Palacios precisa sin embargo, que durante los siglos XVI y XVII, los sitios de donde fueron extraídos estuvieron establecidos por las licencias y los asientos que marcaron a las llamadas Islas de Cabo Verde, y ríos de Guinea. Pero al final, él mismo admite que de acuerdo con la documentación, incluyendo registros de compradores, documentos notariales y testamentos, entre otros, a la Nueva Granada llegaron esclavos de todas las zonas de extracción africana: " de los ríos de Guinea, Sierra Leona, Arará, Mina, Carabalí, Congo y Angola".

Por su parte, Germán Colmenares apoyándose en una regionalización de Curtin (1969) y usando un número de patentes o registros de venta al por mayor de esclavos traídos durante la primera mitad del siglo XVIII, que totalizan 3.000 cautivos (1979: 46-49), presenta una aproximación al problema. La dicha patente era expedida a favor del comprador por los factores del asiento o quienes tenían una licencia, y servían a modo de salvoconducto en Mompox y en Honda, lugares de tránsito obligado de los esclavos. Entonces, cuando la venta del esclavo se realizaba, por ejemplo en Popayán, el escribano tomaba nota y transcribía todos los datos de cada individuo: el sexo, la edad, la casta y las señales o marcas tribales en el cuerpo. Colmenares llama la atención sobre la importancia de estas patentes para el estudio de la proveniencia de los africanos. Sobre la base de esta documentación y de un recuento en las cuadrillas del Chocó en 1759 el historiador Colmenares presenta la siguiente síntesis:

Región Grupos (1705-1749) Patentes Recuento Chocó (1759)
Senegambia Mandingas (Malinke)

14

20
Babara   
Mambara   
Costa de Marfil
Costa de la Pimienta
Cetres (kru)
Canga
76 23
Costa del Oro Minas Caramanti (Coromanti) 622 139
Golfo de Benín Araras 330 48
Fon 62  
Juda Ouida 90  
Lucumíes 14 19
Popo   
Aya (oyo)   
Chamba 66 25
Cotoli   
Golfo de Biafra Carabalí 407 46
Ibo   
Bibi (Ibibio) 9  
África Central Congos 704 79
Luangos 9  
Otros lugares (¿cuáles?)  449

85

Totales  2.852 484

Sin embargo, cuando se trata de hacer análisis culturales de la diáspora, estos datos tienen que entenderse considerando el predominio de unas etnias sobre otras en los diversos escenarios donde se daba la interacción: en las minas, en las haciendas, en el servicio doméstico urbano y también de acuerdo con el estatus del individuo: esclavo, libre, urbano, rural.
Valiéndose de una extensa bibliografía sobre el comercio esclavista, la crónica de la Conquista y una diversidad de estudios lingüísticos y de diccionarios de lenguas africanas, Nicolás del Castillo (1982) muestra el predominio de ciertos grupos entre los llegados a Cartagena durante los siglos XVI al XIX en períodos, así:

1.    1533-1580    Yolofos
2.    1580-1640    Angola y Congo
3.    1640-1703    Arará y Mina
4.    1703-1740    Arará y Carabalí
5.    1740-1811    Carabalí, Angola, Congo y Mozambique

Como puede apreciarse en los períodos de 1640-1703 y 1703-1740, los datos de Del Castillo concuerdan con los de Colmenares. Además, esta periodización cobra importancia al examinar la reintegración étnica activa en el seno de los cabildos de negros de " nación" arará y mina que se encuentran en 1693 en Cartagena (Borrego Pla 1973: 97) y en los cuales no sólo se difundían creencias, música, costumbres y ritos de la patria africana. Allí el esclavo se familiarizaba con el habla y el modo de sus tratantes y dueños. Al cotejar las "naciones" dominantes en los cabildos con los grupos arriba citados de esclavos predominantes en Cartagena, aparece otra coincidencia.

Los trabajos lingüísticos de Germán de Granda (1971) y Nicolás del Castillo (1982, 1984), la investigación de Carlos Patiño Roselli (1983) y últimamente la de Armin Schwegler (1989) tienden a confirmar además, la influencia de las lenguas Ki-congo y Ki-mbundo, habladas por grupos bantues de la región congo-angoleña sobre la lengua de Palenque de San Basilio, cerca a Cartagena de Indias. El poblado, remanente del movimiento cimarrón en la Colonia, da testimonio de un proceso de reintegración étnica activa donde jugó el predominio étnico congo-angolés. Huellas de ello aparecen en el simbolismo del ritual funéreo y en sus cantos y baile de muerto (Friedemann 1991, Schwegler 1990).

En la región del litoral Pacífico, los estudios de Germán de Granda también han permitido postular hipótesis sobre las procedencias de los esclavos. Su estudio (1971 a.) acerca de la onomástica de esclavos de minas en la gobernación de Popayán en el siglo XVIII señala la existencia de un código de nombramiento de africanos, una de cuyas variables era la del gentilicio que hacía referencia a la procedencia. V. gr. Julio Arará y Antonio Popo, esclavos de las minas de Chuare. Analizando el número de matrículas de esclavos en las antiguas provincias de El Raposo, Santa Bárbara y Barbacoas hoy parte de los departamentos del Valle, Cauca y Nariño, y estudiando un documento del mismo siglo correspondiente al Chocó (De Granda 1988: 65:80) puede hacerse una consolidación de regiones y de procedencias, así:

Región Grupos
Senegambia Mandinga
Casaca (mestizos de Mandinga y Fula)
Bran
Bambara
Guagui
Canga/canca
Tembo
Taui
Mani
Costa de la Pimienta Setre (Kru)*
Costa del Oro Mina (Akan)*
Fandi (Akan)*
Nango (Akan)*
Ati (Akan)*
Aguamu (Akan)*
Coto (Gá-Adangme)*
Oscara (Gá-Adangme)*
Asante, Ashanti (Akan)*
Golfo de Benin Arará (Ewe)*
Chala (Ewe)*
Popo (Ewe)*
Lucumbí (Yoruba)*
Bomba (Ewe)*
Ayobi (Yoruba)*
Betre (Ewe)*

 

Golfo de Biafra Carabalí
Viví (Ijo, Igbo)
Cuco (Ibibio y Efik)*
África Central Congo
Luango
Matamba (Matambae)
Mondongo (Ndongo)
Pango (Mpangu)
Bamba (Mbamba)
Manyoma
Bato (Mbata)
Interior de África Occidental Chamba
* Hace referencia a lenguas africanas.

De Granda destaca el predominio de la gente de habla Ewe, Akan, Yoruba y Efik.

Desde luego que la comparación arriba elaborada no cubre tres de los períodos propuestos por Del Castillo y por ende, se omite la mención de numerosos grupos que contribuyeron en la formación de la diáspora. En el primer período de 1533 a 1580, con predominio Wolof o Yolof, es preciso mencionar aquellos grupos de la región de Senegambia que aparecen en la clasificación original de Curtin (1969), que haría parte de la zona que antes se conocía como Alta Guinea: diolas, bañol o banhuns, casangas, pepeis, mandingas, susus, nalus, cocolis, bagas y temnes, balantas, biáfaras (beafadas), biohós (Rodney 1970:6). ¿Cuántos de éstos llegarían a Colombia?

En este punto es importante anotar el trabajo de Rogerio Velásquez (1962) sobre gentilicios entre grupos negros del litoral Pacífico. Allá, entre 88 en su mayoría africanos, los siguientes se remiten a esos tiempos tempranos de gente de Guinea, así: Bañol, Bañon y Banón; Balanta, Biáfara, Biojó o Biohó, Casanga o Casaga, Mandinga y Mani.

En cuanto a los orígenes de la población caribeña del archipiélago de San Andrés y Providencia, su proceso histórico-cultural básico a partir del dominio esclavista inglés, en la Costa de Oro, hace parte de la órbita de otras islas, especialmente Jamaica, con transcursos similares. Los estudios lingüísticos han permitido señalar el predominio étnico Fanti-Ashanti, particularmente visible en la lengua criolla que así mismo comparte con Jamaica, islas Caymán y otros territorios insulares del Caribe.

 

Título: Regiones y procedencias
Colección: Afrocolombianidad
fuente de catalogación: CO-BoBLA
Tipo de documento: Texto


Comentarios () | Comente | Comparta c