ARQUEOLOGÍA DE COLOMBIA
Un texto introductorio
Gerardo Reichel-Dolmatoff
© Derechos Reservados de Autor

Capítulo VI

LOS DESARROLLOS REGIONALES: EL INTERIOR

Al dejar atrás las tierras bajas de las dos costas y al ocuparnos de la región interandina del país, los problemas del regionalismo se van acentuando. Aproximadamente a 150-200 kilómetros tierra adentro, se encuentran las estribaciones septentrionales de las cordilleras; la precipitación pluvial aumenta allí notablemente y con ello todo el paisaje comienza a cambiar. De aquí en adelante, la orientación e inclinación de las vertientes, su altura sobre el nivel del mar, sus condiciones edáficas y climáticas, se combinan en innumerables formas y ofrecen una vasta gama de posibilidades de adaptación humana. Las faldas de las tres cordilleras forman centenares de ecosistemas escalonados a lo largo de las vertientes, de modo que en el curso de los milenios se ha formado un mosaico de culturas locales. A eso se añade que, con algunas excepciones, el interior del país está arqueológicamente aún muy poco conocido. No podemos hablar pues de zonas culturalmente coherentes y sólo se puede tratar de algunas regiones sobre las cuales existen suficientes datos.

Al subir el río Magdalena, en la zona de Tamalameque, se encuentra un complejo arqueológico espectacular, en tanto que en él se trata de grandes cementerios de urnas funerarias antropomorfas, que se extienden hasta la región de Ocaña, en las faldas de las montañas (1) . Entre el pie de la Cordillera Oriental y el río Magdalena yacen amplias llanuras atravesadas por arroyos, que en épocas prehistóricas estaban ocupadas por grupos humanos que dejaron una serie de vestigios muy característicos. Se trata de lugares de entierros en las cimas de pequeñas elevaciones y que consisten en pozos cilíndricos verticales, de unos tres metros de profundidad y un metro de ancho, en cuyos fondos hay cámaras laterales con entierros en urnas.

Las urnas son de entierros secundarios y consisten de dos partes: un recipiente cilíndrico alto y una tapa en forma de plato convexo invertido, del cual sale un busto humano. Hay dos maneras de representar la cabeza; la una consiste en modelarla en tres dimensiones y de manera bastante naturalista, pero los brazos que descansan sobre el pecho son exageradamente cortos y delgados. La otra manera muestra una cabeza aproximadamente triangular y fuertemente aplanada en su eje anterior-posterior; generalmente se indican dos brazos cortos levantados al aire, con dedos cortos bien separados. Algunas de las caras -de ambos tipos-muestran restos de pintura blanca. En asociación con estas urnas hallamos cerámicas del complejo arqueológico de Saloa, de la laguna de Zapatosa, con características más bien recientes y decoración incisa rectilinear. Una urna estaba acompañada por una nariguera de cobre, formada por un alambre grueso doblado en círculo.

Algo al sur de Tamalameque, está ubicada la hacienda Mosquito, donde, en los años treinta, se descubrieron varias urnas funerarias antropomorfas con otras características; se trata de pequeñas esculturas de barro que representan personajes de rasgos grotescamente distorsionados, sentados en banquitos y con las manos sobre las rodillas. El cuerpo y las extremidades están muy estilizados, las pantorrillas son exageradamente gruesas y ocasionalmente la figura se combina con adornos zoomorfos modelados (2) .

De aquí en adelante, siguiendo el curso del río Magdalena, las urnas funerarias antropomorfas forman un elemento recurrente en los sitios ribereños (3) .

En Puerto Serviez, al norte de Puerto Nare, se halló un gran complejo de urnas funerarias, cuya distribución tipológica abarca desde Simití (Bolívar) y el río Ermitaño (Santander) hasta las hoyas de los ríos Guarinó y de la Miel, y la zona de Pescaderías, cerca de Honda (Tolima), extendiéndose pues sobre una gran parte del Magdalena Medio.

Las tumbas de Puerto Serviez consisten de profundos pozos cilíndricos que se abren en una o varias cámaras laterales, en forma de bóvedas más o menos amplias. Se han encontrado hasta más de 60 urnas en una sola bóveda, acompañadas por otro tanto de vasijas depositadas allíen calidad de ajuar funerario. Las urnas son grandes recipientes globulares y ovoidales, provistos de un corto cuello cilíndrico. Las tapas consisten en un gran plato convexo sobre cuya cúspide se levanta una figura masculina o femenina, sentada sobre un banquito, en posición hierática. Nuevamente se observa la deformación de las pantorrillas (4) y la desproporción de los cuerpos en relación con las cabezas y extremidades. Las figuras están adornadas con una multitud de incisiones y algunas llevan en la mano una pequeña copa. En el caso del río de la Miel, en la superficie tienen adheridos centenares de pequeños discos perforados, de concha blanca, probablemente cuentas de collar, con que se representan adornos y aún los ojos de las figuras. Algunas de las tapas llevan representaciones modeladas de aves, a veces en pares o en dos parejas enfrentadas. En asociación con las urnas se han encontrado muchas vasijas globulares o semiglobulares, a veces con ángulo periférico, otras veces con un corto cuello cilíndrico. Una forma muy común es la de una copa con base anular baja; a veces se representa una cara humana muy estilizada sobre la pared del cuello.

Es muy típica la decoración llamada "incisa a trechos" que se produjo al trazar líneas rectas con un palillo, haciendo de vez en cuando fuerte presión sobre el instrumento, para que la línea incisa sea de desigual profundidad. El motivo inciso principal consiste en grandes rombos que se repiten en distintos tamaños y combinaciones, tanto en la decoración de las figuras humanas, como en la de los recipientes cerámicos. A grandes rasgos, esta decoración romboidal se parece a las pinturas en las grandes tumbas subterráneas de la región de Tierradentro y se asemejan así mismo a la decoración cerámica de la cueva de La Paz (río Cesar), siendo la base de estas comparaciones la similitud con fosfenos inducidos por el uso de drogas alucinógenas. También hay elementos aplicados y a veces pequeños adornos zoomorfos tales como ranas o felinos, adheridos a la urna o la tapa. En raras ocasiones se observan restos de pintura negra, que podría ser una forma de pintura negativa rudimentaria. Con alguna frecuencia sobre la parte más alta de la cabeza hay una hilera de pequeños huecos que, aparentemente, sirvieron para colocar en ellos plumas o flores.

Como parte del ajuar funerario se han hallado rodillos o pintaderas cilíndricas macizas, para decorar textiles o pintarse el cuerpo; también se han encontrado volantes de huso, de forma esférica hueca. Parece que todos estos artefactos fueron manufacturados expresamente para el funeral, pues no tienen marcas de desgaste previo, y todos los objetos forman unidades estilísticamente muy parecidas y como hechas por la misma mano.

Las urnas de esta región del Magdalena Medio contienen generalmente huesos humanos, a veces de niños, en parte calcinados y en ocasiones mezclados con huesos de animales tales como venados y armadillos. Se han encontrado huesos hasta de tres personas distintas en la misma urna. En algunos casos ha sido posible reconocer en los huesos indicios de osteoporosis y de piorrea.

Subiendo el río desde Puerto Serviez, se llega a Puerto Niño, donde se han encontrado grandes urnas en cuyas tapas hay esculturas muy realistas de personajes, con cabezas bien proporcionadas y facciones muy expresivas. Pasando por los ríos de la Miel y Guarinó, otra zona de importancia donde las urnas llevan figuras humanas muy diversas y muy desproporcionadas (5) , parecidas a las de Puerto Serviez, se llega a la zona de Puerto Salgar donde, en los sitios de Colorados y Macaya, se ha hallado otra agrupación de urnas con características semejantes a las de Puerto Serviez, río de la Miel y Guarinó. En la zona de Puerto Salgar las urnas se encontraron asociadas a sitios de habitación, basureros, talleres líticos e indicios de cultivos, es decir todo un sistema que constituye un contexto cultural muy complejo para la costumbre funeraria en cuestión (6) .

En Ricaurte, frente a Girardot, un gran cementerio de urnas estaba asociado con un antiguo sitio de habitación, cubierto este último poruna capa superficial de fragmentos ceramicos, metates, manos de moler y otros objetos desechados. Las urnas son generalmente ovoidales y llevan tapas en forma de casquetes convexos, sin ningún adorno; en cambio, el cuerpo de la urna muestra una cara modelada. Urnas ovoidales, con caras humanas, se encuentran así mismo en El Espinal (7) . En el sitio de Ricaurte hallamos una superposición estratigráfica de dos tipos diferentes de urnas: en el nivel inferior las urnas eran ovoidales, tenían tapas convexas y una cara modelada en la panza de la urna, mientras que las del nivel más reciente eran esféricas y carecían de decoración (8) .

Al observar esta proliferación y diversificación de urnas funerarias en el Magdalena Medio, caben algunos comentarios sobre este modo tan especial de dar sepultura a los muertos. Hay una descripción clásica en la obra del gran cronista español del siglo XVI, Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés, quien describe esta práctica entre los indios de la costa de Cartagena, en los siguientes términos: "... é desque despiden los huessos de la carne é quedan limpios, embíxanlos é meten los huessos é cabezas assí embixados en ollas é tinaxas, é así los guardan en casa ó junto á la casa" (9) . El entierro secundario en urnas representa una costumbre funeraria muy antigua en el Viejo Mundo y en América tuvo una amplia distribución. Obviamente se trata de dos fases: un entierro primario en que el cadáver quedó enterrado durante cierto período ritual, seguido por el entierro secundario. Comparando este proceso ritual con el que se puede observar aún en algunas tribus colombianas, es el desentierro que tiene mayor importancia, pues en él se comprueba, para decir así, la desaparición del difunto y con este hecho la sociedad (viuda, deudos, parentela, etc.) queda absuelta de ciertas obligaciones. De este modo, el entierro secundario puede convertirse en una fiesta colectiva de regocijo en que el muerto por fin se cree haber

Figura 54. Corte transversal de una tumba de cámara lateral. Tamalameque, bajo río Magdalena, Sabana de San Luis.

Figura 55. Urna funeraria. Tamalameque. Colección Dr. Carlos García, Tamalameque.

Figura 56. Urna funeraria, hacienda Mosquito, bajo río Magdalena; Museo del Oro, Bogotá.

Figura 57. Dos tapas de untas funerarias. Río de la Miel, colección Arturo Cerón, Honda.

Figuras 58, 59, 60. Tapas de urnas funerarias, río de la Miel. Colección. Arturo Cerón, Honda. (ver figuras 54,55,56,57,58 y 59)

encontrado el camino hacia el Más Allá y ya no tiene más nexos directos con el mundo de los vivientes. Como hemos visto, hay dos formas de urnas: la urna como cuerpo humano, con cara y a veces con extremidades, y la urna como mero recipiente de huesos, pero adornado con una efigie del muerto. En el primer caso se trata pues de un regreso al útero, con la idea consiguiente de un renacimiento. En el segundo, puede que también esté presente esta idea pero parece tratarse además de una efigie conmemorativa o de una representación chamanística. Esta última interpretación se basa en las siguientes observaciones; el personaje sentado en un banquito, en posición rígida, las manos puestas en las rodillas y el cuerpo y cabeza adornados, es una imagen hierática, es un chamán en actitud ritual, obviamente en el ritual fúnebre. La copa que ocasionalmente el personaje lleva en la mano se podría suponer que contenga una bebida. Las escenas que aparecen en las urnas tienen un innegable carácter chamanístico y los mismos motivos decorativos se asemejan marcadamente a los llamados fosfenos que aparecen en el campo de visión, bajo la influencia de drogas. Otro indicio de un ambiente visionario podría ser el aspecto tan desproporcionado, tan distorsionado y grotesco de las figuras. No cabe duda, pues, de que en el arte funerario del Magdalena Medio se destaca un fuerte elemento chamanístico.

Sobre el plan social se pueden hacer las siguientes observaciones. En lo que se refiere a la calidad de las urnas o del ajuar que las acompaña, no se notan diferencias marcadas; parece tratarse de una sociedad igualitaria. Algunas figuras parecen tal vez algo más adornadas que otras, pero no hay mayor individualización o preponderancia de cierto grupo estilístico. Por cierto, las dos formas principales de urnas, a saber las ovoidales cubiertas con un casquete sencillo y las adornadas con efigies sobre el casquete, posiblemente indican la presencia de dos tradiciones culturales diferentes, o de marcada distancia cronológica.

__________

1.   Reichel-Dolmatoff. Gerardo y Alicia  "Investigaciones arqueológicas en el departamento del Magdalena. Colombia. 1946-1950. Parte III".Divulgaciones Etnológicas. Vol. III. N°4. pp.1-102. Universidad del Atlántico. Barranquilla. 1953. (regresar a 1)

2.  Las urnas de la zona de la Hacienda Mosquito han dado origen a la denominación "Cultura Mosquito", lo que es erróneo, ya que no se trata de una cultura sino sólo de un complejo funerario. (regresar a 2)

3.   Reichel-Dolmatoff, Gerardo y Alicia Dussán de Reichel "Las urnas funerarias en la cuenca del río Magdalena" Resista del Instituto Etnológico Nacional, Vol. 1, N0 1, pp. 209-281, Bogotá, 1943. (regresar a 3)

4.   Acerca de las excavaciones en Puerto Serviez, véase Herrera de Turbay, Luisa Fernanda & Mauricio Londofio Paredes "Reseña de un Sitio arqueológico en el Magdalena Medio", Revista Colombiana de Antropología, Vol. XIX. pp. 139-197. Bogotá, 1975. Algunos investigadores, notablemente el Profesor Paul Rivet, fundador del Instituto Etnológico Nacional, han sugerido que la deformación de las pantorrillas, por medio de ligaduras en los tobillos y debajo de la rodilla, es una costumbre de los indios Caribes (véase Rivet, Paul "La influencia Karib en Colombia" Revista del Instituto Etnológico Nacional, Vol. 1. N° 1, pp. 5-93, Bogotá, 1943). Esto es muy dudoso pues la misma costumbre existió, y aún existe, entre indígenas de otras tribus. (regresar a 4)

5.  Reichel-Dolmatoff. Gerardo y Alicia. 1943: Cf. Nota 3. (regresar a 5)

6.   Castaño U., Carlos y Carmen Lucía Dávila. Investigación arqueológica en el Magdalena Medio: Sitios Colorados y Mayaca. Fundación de Investigaciones Arqueológicas Nacionales. Banco de la República. Bogotá, 1984. Esta investigación es la más completa que se ha hecho hasta ahora sobre las urnas del Magdalena Medio. Infortunadamente la discusión se basa sobre una bibliografía incompleta. (regresar a 6)

7.  Reichel-Dolmatoff, Gerardo y Alicia. 1943; Cf. Nota 3 (Lámina XV, 1-4). (regresar a 7)

8.  Véase Nota 7. (regresar a 8)

9.  Oviedo y Valdés, Gonzalo Fernández de. Historia general y natural de las Indias, islas y tierra-firme del Mar Océano. 4 vol., Imprenta de la Real Academia de la Historia, Madrid, 1851-1855 (Vol. II. p. 449). (regresar a 9)

CONTINUAR

REGRESAR AL

INDICE

 

 
Comentarios () | Comente | Comparta c