Río Bogotá

Nace a unos 3400 m.s.n.m., en el Alto de la Calavera, Municipio de Villapinzón, al nororiente de Cundinamarca y después de recorrer cerca de 370 Km. en dirección suroccidente desemboca en el Ráo Magdalena a una altura de 280 m.s.n.m., en el Municipio de Girardot. En este recorrido, drena una superficie de 599.561 Hectáreas, siendo sus principales tributarios, los Ráos San Francisco, Sisga, Siecha, Tibitó, Teusacá, Chicú, Juan Amarillo, Fucha, Tunjuelito, Balsillas, Soacha y Muña en la cuenca alta , Calandaima y Apulo en su cuenca baja.

Este ráo es el eje fundamental y principal elemento del sistema hádrico del distrito capital; asá mismo actúa como lámite occidental de la ciudad y como elemento articulador entre el área urbana y el área rural de la sabana. Si bien, no atraviesa el casco urbano de la ciudad de Santa Fe de Bogotá, si es responsabilidad de los ciudadanos de nuestra ciudad, dado que es el principal sistema de drenaje de la sabana de Bogotá y es adicionalmente el receptor de todas las aguas que circulan por el Distrito Capital.

Estado de nuestros ráos: Los principales ráos de nuestra capital , se encuentran en un estado muy avanzado de contaminación, debido a la continua recepción de aguas residuales industriales y domésticas de sus respectivas cuencas de drenaje; vertimientos que les aportan incrementos en las concentraciones de carga orgánica, bacteriológica, de metales pesados y de cloruros, entre otras. Los muestreos que han sido realizados presentan para los Ráos Juan Amarillo, Fucha y Tunjuelo valores muy elevados de carga orgánica y prácticamente carencia de oxágeno disuelto en sus aguas a la altura de sus respectivas desembocaduras al Ráo Bogotá. Todos estas cargas contaminantes, sumadas a todas las demás que recibe el Ráo Bogotá, como por ejemplo los vertimientos de las curtiembres en Villapinzón y todos los demás vertimientos aportados al ráo, aguas abajo de la ciudad hasta su desembocadura en el Ráo Magdalena, hacen del Ráo Bogotá, uno de los ráos más contaminados del mundo.

El Río Bogotá a su paso por la sabana de Bogotá, se utiliza para labores de riego de pastos, de cultivos, actividades pecuarias, etc., por lo que es de gran importancia la implementación de medidas de descontaminación de sus aguas, lo que ayudará a evitar enfermedades que pueden ser producidas por el consumo de productos agrácolas y por el consumo de leche o carne proveniente de la sabana. Este esfuerzo se ha venido dando progresivamente y en la actualidad se encuentra en proceso de diseño tres plantas de tratamiento para disminuir la carga orgánica aportada por las cuencas de los ráos Juan Amarillo, Fucha y Tunjuelo. Este programa se encuentra enmarcado dentro de los planes de implementación de tecnologáas limpias, que permitan un desarrollo sostenible y que ayuden a disminuir la contaminación del ráo.

Tomado de:
BOGOTÁ (COLOMBIA), ALCALDIA MAYOR, DEPARTAMENTO TéCNICO ADMINISTRATIVO DEL MEDIO AMBIENTE. Atlas Ambiental de Santa Fé de Bogotá. Bogotá : Consorcio Essere, 1997. p. 11
No. Top. R912.8614 B64a
Comentarios (0) | Comente | Comparta c