Servicios que una biblioteca debe prestar

Dentro del contexto social, la biblioteca pública y/o municipal, busca mejorar las condiciones de sus lectores mediante la prestación de servicios bien planificados de acuerdo con las necesidades y características propias de la comunidad en la cual se encuentra ubicada.

La población a la cual se dirige no sólo es aquella que ya ha incorporado en su vida la lectura, sino también y de manera importante ha de ocuparse de todos aquellos grupos de personas que aún no son lectores. Por experiencia y observación directa, nos damos cuenta de que existe una gran cantidad de personas adultas (campesinos, artesanos, amas de casa, obreros) que necesitan orientar y educar a sus hijos o hacer sus propias consultas y que no concurren a la biblioteca pública y/o municipal. Es precisamente en rescate de esta gran parte de público, para el que existe la necesidad de elaborar programas llamativos, que sean de su interés y que les demande una colaboración voluntaria que los haga copartícipes de las inquietudes e intereses que la biblioteca pública y/o municipal vaya diseñando.

Los programas de la biblioteca, entonces se deben proyectar a todas las capas sociales y a todos los grupos de edad de manera que ninguno quede marginado de la actividad educativa y cultural que en ella se desarrolla.

Por esto la biblioteca pública y/o municipal, debe ofrecer a todas las personas que lo requieran, los siguientes servicios bibliotecarios:

Programa de formación de usuarios

La biblioteca ha de tener un programa permanente para formación de los usuarios. A través de él podrá elaborar guías o manuales, que expliquen cómo consultar la biblioteca, los materiales que posee y los servicios que ella presta a los usuarios y trabajarlas a través de charlas, talleres, exhibiciones.

Consulta en sala

Abrir la colección en un espacio confortable (buena luz, ventilación y comodidad) dentro de la biblioteca que será adecuado para lograr que los usuarios puedan realizar sus consultas en ella, accediendo a la colección abierta directamente o a la colección cerrada a través de los ficheros.

Servicio de consulta de obras de referencia

Este servicio, es aquel en el cual la biblioteca pública y/o municipal asiste al usuario en el uso y manejo de los materiales que hacen parte de esta colección, como son: enciclopedias, diccionarios, anuarios, directorios, atlas, almanaques, etc. Este material, permite encontrar rápidamente la información por la forma como están organizadas, casi siempre en orden alfabético, o manejadas por un índice. Es muy importante que este material esté en una sala abierta de consulta, donde el usuario pueda acceder a él sin necesidad de ficheros.

Préstamo de materiales a domicilio

El servicio en sala es de por sí una forma de préstamo. Pero se habla de préstamo cuando el material ha de salir de la biblioteca para que el lector pueda hacer uso de los fondos con mayor tiempo disponible para la lectura, y a veces en otros ambientes que le facilitan su actividad.

Muchas veces los horarios de las bibliotecas no coinciden con las horas libres de las personas o a éstas les es difícil trasladarse a ella a leer por la distancia. De aquí que este servicio es importante implementarlo dentro de las bibliotecas.

El préstamo necesita de una reglamentación (a qué usuarios, plazos, condiciones y responsabilidades del mismo) y cuales serán los fondos que podrán ser prestados con el fin de no dejar sin información a los usuarios que trabajan dentro de las salas.

Un bien desarrollado y eficiente servicio de circulación de libros a domicilio es fundamental para estimular la investigación y la lectura en todos los grupos de edad.

Colecciones viajeras

Es una modalidad muy útil de extensión del servicio bibliotecario a grupos y comunidades apartadas que no pueden acceder al libro. Estas colecciones son promotoras del uso del libro y la lectura y acercan al usuario a este bien cultural.

Consisten en recipientes (cajas, morrales, mochilas, bolsos etc.) que llevan libros y material necesario escogido con base en un estudio realizado de las necesidades y demandas de la comunidad a la que se entregará.

La dotación de este material en cada lugar será fijada según sea la solicitud y deberá cambiarse con una periodicidad determinada con la comunidad usuaria, a fin de asegurar la permanencia y variedad de materiales, de manera que los lectores tengan la posibilidad de fortalecerse como lectores en su relación con ellos.

Reprografía

Es un servicio que la biblioteca moderna debe ofrecer. Es bien sabido que el usuario necesita muchas veces llevarse la información a su casa pero que no puede hacerlo porque el libro es de referencia o único y no puede dejar a la biblioteca sin él. Por lo que en este caso, por tratarse de uso personal, la biblioteca debe suplir esta necesidad del usuario permitiéndole la reproducción para su uso personal y observando siempre las disposiciones que a este efecto, impone la ley de derechos de autor del país.

Así será tan importante gestionar la consecución de una máquina, mediante compra o alquiler, que permita responder a su necesidad, como tener en cuenta en este servicio tanto los derechos de autor como la de formación de lectores, Así:

- No deberá fotocopiar obras completas y las copias parciales han de tener la referencia del material del que se toman.
- Sólo hará copias para uso personal y no de comercialización.
- Fomentará el uso de los materiales en sala, buscando que en las nuevas adquisiciones se aumenten los ejemplares de los libros que tienen alta
consulta y facilitará el préstamo de la obra siempre que ello sea posible.
- No animará a que los usuarios accedan a la biblioteca sólo para fotocopiar partes de los documentos.
- Mantendrá un registro de los materiales fotocopiados: título, autor, número de copias, que facilite las decisiones en nuevas adquisiciones.
- Ofrecerá periódicamente a los planteles educativos listados de sus colecciones, de manera que los maestros diversifiquen las posibilidades
de consulta que ofrecen a sus estudiantes para cada tema.

Servicio de información a la comunidad

La biblioteca pública y/o municipal, está llamada a recolectar, organizar y difundir la información con el fin de buscar soluciones a los problemas de la vida diaria de su comunidad (por ejemplo trámites de impuestos y para el registro civil, formas de acceso a préstamos para vivienda, servicios de salud del municipio y muchos otros) Por ello el bibliotecario debe conocer muy bien todos los grupos culturales para detectar sus principales necesidades en materia de información y poder responder a ellas.

Este servicio puede realizarse en las siguientes formas:

-Directa, cuando es la biblioteca la que la realiza al proporcionar la información al usuario.

-Indirecta, cuando la biblioteca pone en contacto al usuario con la entidad, persona o servicio, con el objeto de buscar una solución a su problema.

La biblioteca debe apoyarse en instituciones o asociaciones que ofrecen ayuda a individuos y grupos en la comunidad. Así podrá mantener una promoción permanente del servicio en todos los sectores necesarios.

Sala de lectura infantil

Las salas de lectura para niños son una parte fundamental en las bibliotecas, pues es el medio para animar a los lectores iniciales. Por ello toda biblioteca pública y/o municipal debe asegurar un lugar donde la colección de literatura infantil, de ficción e informativa, ocupe un espacio. A través de este servicio se promoverá la lectura y la escritura y se crearán las bases para un acercamiento gozoso y eficiente de los niños a todas las fuentes de información y recreación. Es pues este servicio, un semillero de los usuarios del futuro de la biblioteca.

Una sala de lectura infantil, es una espacio muy especial dentro de las bibliotecas, es la continuación de ese mundo de exploración con que el niño
comienza a participar del mundo de los adultos en los primeros años.

Descubrirá a través de la palabra el placer por la lectura y la escritura sin asfixiarse en los métodos de aprendizaje del código escrito.

De aquí, que una sala infantil bien equipada y con excelente promotor que diseña y desarrolla programas de interés logrará los propósitos establecidos.

Ella debe estar atendida por personas que aman leer y por ello pueden contagiar a otros para leer. No deben existir estantes cerrados sino abiertos, en los que se organice la colección por géneros y temas, de manera que sea fácilmente reconocible su organización por parte de los niños. Pueden agruparse los libros con indicaciones de color en sus lomos que diferencien los géneros. Será una sala donde no habrá carteles exigiendo silencio, pues allí habrá un bullir del intercambio con el libro y con los compañeros lectores. Las paredes deberán ser claras, tener buena iluminación y tendrá a la vista una buena programación para que los asistentes se animen a venir a ella en distintos momentos. Los muebles deben ser sencillos y colocados de manera que facilite a los usuarios la circulación entre los estantes en los que está la colección. Un lugar cómodo en un rincón, con cojines elaborados por los mismos usuarios puede ser importante.

Cada biblioteca deberá adecuar su sala infantil de acuerdo a los recursos propios y de su comunidad. Aceptemos el desafío y ofrezcamos juntos a todos los niños de nuestra comunidad el derecho a la información, al conocimiento, al progreso. No debemos olvidar que este servicio cumple con una función fundamental en la educación.

Además de los tradicionales servicios bibliotecarios, las bibliotecas públicas y/o municipales deben ofrecer servicios de fomento o promoción de la
lectura, íntimamente ligados a aquellos de difusión cultural.

Actividades de promoción de la lectura

Una función, en esta época considerada fundamental en las bibliotecas de nuestro país y de muchos otros, es la promoción de la lectura.

La falta de lectores, nos obliga a estimular en los niños y los jóvenes el placer de leer. Existen diversas actividades que permiten el acercamiento al libro y a la biblioteca y que podrán desarrollarse previa planificación.

Son actividades de fomento o promoción de la lectura entre otras:

Clubes de Lectura

Son grupos de personas que periódicamente se reúnen con el fin de intercambiar opiniones acerca de autores, libros o temas según las pautas que
de común acuerdo tracen. Podrán organizarse por grupos de edad, pero también resulta interesante tener clubes de lectura con diversos grupos de interés: clubes de familias lectoras, de niños y jóvenes, de jóvenes y adultos.

Los clubes pueden ser permanentes o pueden tener un tiempo determinado para leer sobre un tema. Por ejemplo: puede hacerse un Club de jóvenes y adultos lectores sobre la Navidad, en los meses de septiembre y octubre, que les permita a los usuarios vivir con mayor intensidad la época navideña. En él se pueden leer narraciones de temas navideños, recetas de cocina navideña, libros de cómo hacer adornos navideños, libros sobre el significado de la Navidad en distintas culturas, y muchos más.

El objetivo de estos clubes es posibilitar que nazcan nuevos lectores en compañía de otros que han recorrido mayor camino en la lectura y generar un espacio que permita el intercambio de visiones del mundo y el disfrute y goce de la lectura.

Hora del cuento

Esta actividad es utilizada para fomentar el gusto de la lectura en el en cuento con la narrativa por parte de los niños. Debe ser preparada con anterioridad por el bibliotecario o la persona que la vaya a realizar. El cuento que se trabajará ha de gustarle mucho a quien haga la actividad y para poder hacer una muy buena lectura comunicativa, debe leerlo muchas veces a fin de apropiarse de él. Es importante que además de los cuentos clásicos, se lean cuentos populares colombianos, cuentos modernos y de diferentes culturas. La hora del cuento podrá hacerse por temáticas, por autores o por países, regiones o grupos culturales. Ello facilitará a los usuarios un conocimiento mayor de la cultura escrita.

Como se trata de motivar a los niños hacia la lectura y los libros, es aconsejable al realizar la lectura, hacer uso no sólo de todos los recursos de la voz que faciliten la comunicación, sino de otras estrategias que inviten a la participación interactiva del lector, como es el de invitarlos en algún momento (sin abusar de las interrupciones), a predecir lo que sucederá, o la palabra o frase que continúa el relato y posteriormente permitirles confirmar con la continuación de la lectura.

La hora del cuento puede no tener a continuación ninguna otra actividad más que la de los comentarios espontáneos de los lectores, pero también podrá en algunas ocasiones, cuando el libro y los usuarios lo permitan, llevarnos a realizar otras actividades que posibiliten una mayor relación de los lectores con el texto. Entre estas actividades es importante que los niños escriban nuevas versiones de los cuentos, otros finales más ajustados a sus deseos, cartas a los personajes y muchos otros tipos de texto y que sus compañeros los escuchen y lean. Esto los ayuda a entrar con mayor seguridad en el mundo de la escritura y a tener mayores posibilidades de relación con esos libros y con otros nuevos que encuentren en su camino.

Exposiciones de trabajos

Es una actividad que además de incentivar a los niños en su propio trabajo, permite atraer a los padres de familia y a distintas personas a la biblioteca.

Ciclos de cine con películas recreativas e informativas

Es una buena oportunidad para que el niño asista a la biblioteca acompañado de un adulto. Se pueden elegir películas basadas en algún cuento infantil para luego promocionar el libro y/o realizar un cine-foro.

Teatro de títeres

Es una actividad que emociona a los niños, ya que ellos se convierten en sus personajes favoritos que por lo general son los personajes de los cuentos infantiles. Los ayuda a fomentar la imaginación y a ver las múltiples recreaciones que hacen los lectores a los textos.

Discusiones sobre libros

Deben ser promovidos por el bibliotecario y orientados por él o por otro adulto de la comunidad que tenga un mayor conocimiento del tema y del libro. Tendrán como fin último acercar al joven y a los adultos a la biblioteca fomentando ambientes para la discusión y la búsqueda de consensos, aprovechando el material bibliográfico y de otro tipo que tienen las colecciones, con temas que son de interés de estos grupos.

Talleres, conferencias sobre animación a la lectura

Esta actividad dirigida a maestros, padres de familias y promotores educativos y comunitarios, permitirá conocer la oferta de literatura infantil y juvenil, los escritores, los géneros literarios y serán un espacio para compartir formas de animación a la lectura, para enriquecerse como lectores y como promotores del libro y la lectura en su lugar de trabajo, en la familia y la comunidad.

Actividades de promoción de la cultura

La biblioteca pública y/o municipal como centro de desarrollo cultural comunitario debe animar y estimular el proceso de desarrollo cultural de la comunidad.

Por esta razón debe ofrecer servicios de difusión cultural que permitan recuperar y valorizar la cultura de la comunidad, sus costumbres, su música, folclor, su literatura local, el arte en sus diferentes manifestaciones, la recreación. Por ello debe abrir sus espacios a través de una programación que responda a los intereses de los distintos grupos que la representan.

Son actividades específicas de difusión cultural, entre otras:

Feria de la Ciencia:

Es una actividad que debe ser coordinada con la escuela. Allí es posible observar los "inventos y descubrimientos" de los niños o jóvenes. Estas exposiciones promueven el estudio, la investigación y ayudan a resolver inquietudes propias de la edad. Podrán también contar con la participación de adultos invitados que hagan difusión de algún aspecto de la ciencia y la tecnología entre los niños, los jóvenes y los adultos.

Concursos

La biblioteca debe invitar a la comunidad a concursar en las diversas manifestaciones artísticas como: fotografía, cuento, poesía, ensayo, novela, pintura, etc. Se debe tener especial cuidado en el establecimiento de las respectivas bases por las cuales se otorgarán los premios si los hay. Siempre se debe buscar que con estas exposiciones la biblioteca pueda hacer promoción de sus materiales para ayudar a los asistentes a conocer más el tema, el autor y otros autores.

Semanas culturales

En ellas debe participar todo la comunidad, tanto en la organización como en la asistencia a los múltiples actos programados. La biblioteca también participará activamente cuando se realicen semanas culturales organizadas por otras instituciones como colegios, universidades, acciones comunales, y otros grupos organizados de la población.

Recitales poéticos

Son los programas en los cuales por lo general los propios autores leen sus trabajos poéticos o el de otras personas, con la asistencia de público. Esta es una actividad cultural muy importante en todas nuestras comunidades ya que la poesía florece en todas ellas y es muy apetecida por los distintos grupos de edad.

Exposiciones de Artes plásticas

Promover artistas en la localidad es una actividad importante para la biblioteca. De esa manera la comunidad los conoce y se les brinda además la oportunidad de crecer en su trabajo confrontándolo con el público.

Fomento de agrupaciones de artistas locales

Organizando y apoyando el trabajo de las agrupaciones musicales existentes, (tales como coros, bandas de música, grupos de cuerdas) agrupaciones escénicas (teatro de títeres, grupos de danzas y de teatro) talleres de artes visuales (fotografía, exposiciones de artes plásticas y similares).

Educación permanente

Organización de talleres de arte (artesanías, pintura, cerámica y similares), conferencias, cursos, foros (manualidades, primeros auxilios, corte y confección y otros). Estos programas promoverán el uso de los fondos de la colección que hacen referencia a estos trabajos.

Promoción cultural comunitaria

Campañas cívicas, apoyo y participación en festivales, marchas del libro, festivales de lectura, actividades, en fin, que consoliden el desarrollo de nuestras comunidades.

Es muy largo enumerar y hablar de cada actividad en particular que serviría para la difusión de la cultura en una comunidad.

Pero siempre es recomendable para el bibliotecario mantener ese espíritu de búsqueda para conocer e intercambiar con otras experiencias, a fin de no improvisar y aprender de otras experiencias. Además de la Dirección de Bibliotecas Públicas de COLCULTURA, a quien puede acudir el bibliotecario, existen en el país otras instituciones que apoyan estas labores y está en manos del bibliotecario gestionar cuál sería el trabajo adecuado a realizar en su biblioteca.

Comentarios (0) | Comente | Comparta c