Acero de la Cruz, Antonio

Chiquinquira

Santa Fe de Bogotá, Ca. 1600 – 1669
Las últimas huellas del estilo renacentista en Colombia pueden llegar a verse en el pintor Antonio Acero de la Cruz. Nacido en Santa Fe de Bogotá comenzando el siglo XVII, su obra es considerada uno de los últimos casos de composición artística en clara armonía frente a las reglas del clasicismo romanista en la pintura colombiana del siglo XVII.

Los paisajes casi irreales y los espacios inestables de muchas de sus pinturas, sin embargo, muestran que el equilibrio de composición en su estilo está más cerca del manierismo, tendencia desarrollada simultáneamente a la época de su trabajo.

Se trata de un clasicismo que busca emular las maneras de los grandes maestros renacentistas, un gesto reconocible en este autor, cuyas robustas figuras suelen ocupar todo el cuadro y contrastar con otras pequeñas figuras en la lejanía, en cuadros donde las líneas curvas enroscadas, los colores de tintas discordantes y la luz poco natural predominan. Antonio Acero de la Cruz también se interesó por la arquitectura y la poesía, de la cual algunos de sus trabajos se han publicado.


Pintura destacada La Virgen del Rosario, Bogotá, Iglesia de las Aguas.