Alvarez Lleras, Antonio

Antonio Álvarez Lleras

Ficha Bibliográfica

Título: Alvarez Lleras, Antonio
Colección: Literatura; Biografías

Dramaturgo nacido en Bogotá, en 1892, muerto allí mismo, en 1956. Antonio Alvarez Lleras utilizó el seudónimo de Joaquín Zuluaga. Nieto de Lorenzo María Lleras, uno de los más importantes hombres de teatro del siglo XIX, cursó estudios secundarios en el Instituto de La Salle de Bogotá, y un año (1910) en la Facultad de Leyes de la Universidad Nacional. Cambió de carrera por la de odontología y se graduó en el Colegio Dental de Bogotá en 1813. Posteriormente, en esta misma institución fue profesor de diferentes materias y rector en varias ocasiones, igual que en el Instituto Dental Colombiano. Fue cónsul de Colombia en Cádiz entre 1927 y 1931. Perteneció a la Sociedad de Autores de Colombia y a la Sociedad Arboleda, agrupación literaria que floreció entre 1910 y 1915. Fue miembro de número y tesorero de la Academia de la Lengua, y correspondiente de la Real Academia Española. Muy joven, desde cuando cursaba estudios secundarios, Alvarez Lleras escribió varias obras para el grupo de teatro escolar, las cuales quedaron inéditas; entre ellas, se tiene noticia de "Don Luis Velaques", "Los de Altamora", "Los traidores de Puerto Cabello" y "El doctor Bacanotas".

Alvarez Lleras es autor de los siguientes dramas: Víboras sociales, estrenado en el Teatro Municipal de Bogotá el 8 de agosto de 1911 por la compañía española de Evangelina Adams, después fue remontado varias veces. Como los muertos, estrenado el 4 de marzo de 1916 por la Compañía Dramática Benavente en el Teatro de Colón de Bogotá; trata sobre el viejo tema del triángulo amoroso, y alcanzó tal popularidad que en 1931 ya había sido editada cinco veces, verdadero récord editorial en Colombia y en un género que tiene pocos lectores. Se calcula que fue montada numerosas veces por compañías extranjeras que llegaron al país, inclusive hasta la década del treinta; entre ellas se encuentran las compañías de zarzuela de Matilde Rueda, Gobelay-Fábregas, Aurora y la de Matilde Palou. En Bogotá, los hermanos Di Domenico, con su compañía cinematográfica SICLA, filmaron la obra protagonizada por Matilde Palou. Los mercenarios (1941, edición), drama estrenado en el Teatro Municipal el 11 de junio de 1924 por la compañía Adams-Nieva.

El zarpazo (1946), primer premio del concurso convocado por la compañía de Camila Quiroga durante su temporada en Bogotá en 1927, estrenado en el Teatro Colón de Bogotá el 14 de mayo de ese año; la señora Quiroga lo incluyó dentro de su repertorio en la gira por México, Puerto Rico, Cuba, New York (Manhattan Opera House, 1927), París (Theatre Madelein, 1928) y en la Exposición Iberoamericana de Sevilla (1928). Almas de ahora (1945), drama que sirvió de lanzamiento el 3 de marzo de 1944 a la compañía Renacimiento, fundada por Alvarez Lleras. El nombre de la compañía es símbolo de su renacer en el teatro después de 17 años de silencio. El virrey Solís (1947), estrenado por la compañía española Guerrero-Romeu en el Teatro de Colón el 29 de mayo de 1948. El estreno fue considerado por la prensa como la culminación de la carrera artística del dramaturgo; el propio Alvarez Lleras, quien se sentía desencantado del teatro de ese momento y desilusionado por la poca acogida que sus obras tenían entre las nuevas generaciones, consideró el estreno de El virrey Solís y el homenaje que se le rindió, como "vivificante" para él y para el país después de los acontecimientos políticos del 9 de abril de ese año.

La producción dramática de Alvarez Lleras puede dividirse en tres: obras de tesis (Víboras sociales, Los mercenarios, Almas de ahora); dramas psicológicos (Como los muertos, El zarpazo) y un drama histórico (El virrey Solís). Escribió, además, las comedias Alma joven, estrenada en el Teatro Colón de Bogotá el 20 de enero de 1912 por la compañía de Evangelina Adams; Fuego extraño, primer premio de la Sociedad de Autores de Colombia en 1912 y medalla de oro del gobierno nacional, estrenada en el Teatro Municipal de Caracas en diciembre de 1912 por la compañía mexicana de Virginia Fábregas, con la presencia del autor; posteriormente, la misma compañía la presentó en el Teatro Colón de Bogotá, el 4 de marzo de 1913. Para audiencias estudiantiles, Alvarez Lleras escribió Alejandría la pagana, la toma de Granada y El ángel de Navidad. De la producción dramática de los últimos años quedaron inéditas las obras "El marido de Mimí", "El sí de los coca-colos" y "Sirena pesca marido".

Escribió varios diálogos, entre los cuales se encuentran Por teléfono y De año nuevo. Durante su permanencia en el Consulado de Cádiz, escribió la novela Ayer, nada más, editada en París por Le libre libre en 1930. Publicó, además, dos volúmenes de poesía: Sonatina de otorio y Ensoñadores. Por su obra dramática en general, Alvarez Lleras está considerado como el fundador del teatro moderno en Colombia. En 1945, en el prólogo de Almas de ahora, expresó su concepción sobre el teatro: Si la obra de teatro es, por una parte, manifestación artística de particulares características, debe ser, por otra, creación literaria y, por tanto, contener ideas, expresar tendencias, encerrar un objetivo social preciso, ya que su radio de acción no se limita a las salas de espectáculos.

Más adelante, en el mismo prólogo, dice que el arte escénico consiste en demostrar una tesis, en elaborar una exposición ordenada a un fin por medio de la interlocución de personajes distintos del propio autor, con caracteres opuestos y aun firmemente contrastados que den la impresión de la realidad misma>, Alvarez Lleras resume su método así: <,Cuando he escrito para la escena, he pensado ante todo en un plan definido que gire alrededor de una idea matriz, procurando conciliar su desarrollo escénico con un conjunto homogéneo. El mismo se calificó discípulo fiel de los clásicos, en especial de Lope de Vega, Pedro Calderón de la Barca y Moliére, porque, según Alvarez, vieron en el teatro una elevada misión social. La compañía Renacimiento se presentó en Bogotá y en otras ciudades del país, pero se extinguió aproximadamente al año. Las primeras obras montadas tuvieron un resonante éxito, aunque el público disminuyó paulatinamente; Alvarez Lleras atribuyó el hecho a que el público popular se inclinaba más por los espectáculos "frívolos" del género costumbrista, de moda en ese momento. Su influencia se reflejó en dramaturgos colombianos como Luis Enrique Osorio (obras de crítica social) y Oswaldo Díaz Díaz.

MARINA LAMUS OBREGÓN

Bibliografía

ALVAREZ LLERAS, ANTONIO. Almas de ahora: pieza en tres actos. Bogotá, Ediciones Centro-Instituto Gráfico, 1945. ARIAS, GLORIA CARMENZA, MARLENY GARCÍA Y MARINA LAMUS OBREGÓN. Medio siglo de teatro en Colombia: 1900-1950. Bogotá, Instituto Caro v Cuervo, 1990. GONZÁLEZ CAJIAO FERNANDO. Historia del teatro en Colombia. Bogotá, Instituto Colombiano de Cultura, 1986. LIDAY LEÓN. The dramatic art of Antonio Alvarez Lleras. Ann Arbor, University Microfilms Internacional, 1983. REYES, CARLOS JOSÉ y MAYDA WARSON. Materiales para la historia del teatro en Colombia. Bogotá, Instituto Colombiano de Cultura, 1978.