Claver, San Pedro

Portada

Ficha Bibliográfica

Título: Claver, San Pedro

 Misionero jesuita español (Verdú, provincia de Lérida, junio 24 de 1580 Cartagena de Indias, septiembre 8 de 1654). Conocido como el "Apóstol de los negros" y el "Esclavo de los esclavos", Pedro Claver fue declarado beato por Pío IX, el 20 de julio de 1850, y canonizado por León XIII, en 1888. Hijo de Juan Pedro Claver y Mingüela y Ana Corberó y Claver, fue bautizado con el nombre de Pedro Juan y sus padrinos fueron Juan Borrell y Magdalena, esposa de Flavián Colom. Algunos, equivocadamente, dan la fecha de su nacimiento en 1585. En la bula de beatificación de Pío IX, se acepta esta última fecha, pues afirma que entró a la Compañía de Jesús en 1602, a los diecisiete años. León XIII, en la bula de canonización, confirma como fecha de nacimiento el 25 de junio de 1580. También se puso en tela de juicio si se trataba del mismo niño el bautizado con el nombre de Juan Pedro y Pedro Claver, nacido el 24 de junio, lo que se dilucidó al conocer la costumbre seguida en Verdú de bautizar a los niños el día siguiente a su nacimiento. Fue de apellido humilde; su padre, acomodado pero sencillo, era labrador en Verdú. Su infancia transcurrió ayudando a su padre en las labores del campo. Pedro Claver fue tonsurado el 8 de diciembre de 1595 en la iglesia de Verdú, diócesis de Vich. De aquí partió a Barcelona, donde ingresó a la universidad, en 1526, y tomó cursos de gramática y retórica. El 7 de agosto de 1602 entró al noviciado de los jesuitas en Tarragona, y el 8 de agosto de 1604 profesó votos para ingresar a la Compañía de Jesús. Se dirigió a Palma de Mallorca y el 11 de noviembre de 1605 ingresó al Colegio de Montesión con el propósito de estudiar filosofía con los ignacianos. Durante tres años fue su profesor el padre Blas Bayllo. Allí encontró a Alonso Rodríguez (también canonizado el 15 de enero de 1888), hermano de 73 años y portero del Colegio Montesión, quien lo dirigió espiritualmente. A los veintiocho años, Pedro Claver terminó el curso de filosofía y regresó a Barcelona, donde esperó, durante dos años, el permiso para ir al Nuevo Reino de Tierra Firme. Comenzó a estudiar Teología en el Colegio de Belén, en noviembre de 1608 hasta enero de 1610, fecha en la que recibió carta del padre provincial José Villegas, ordenándole que se trasladara aprisa a Sevilla para emprender el viaje. Partió para Cartagena el 15 de abril, a los treinta años, de donde salió a fines de 1610 o principios de 1611, hacia Santafé de Bogotá. Por el Magdalena llegaron a Barranca de Mateo, puerto a pocos kilómetros de la actual Calamar, donde tomó una canoa para llegar a Honda, pasando por Tenerife. Se gastaba un día en esta travesía de 43 kilómetros; de allí a Mompós, otros tres o cuatro días; se seguía después a Nare, y luego cuatro o cinco días a Honda. Continuaron a caballo hasta Santafé, al Colegio de San Bartolomé, donde Pedro Claver sirvió como hermano coadjutor. Pasó al Colegio de Tunja en 1614, de donde regresó a Santafé en 1615, para emprender el viaje a Cartagena. Allí se ordenó, el 21 de diciembre, de subdiácono; de diácono, el 23 de febrero de 1616, y de sacerdote, el 19 de marzo del mismo año, órdenes que recibió de manos de fray Pedro de la Vega, de la orden de Santo Domingo, siendo el primer jesuita ordenado en Cartagena. El 3 de abril de 1622 profesó votos perpetuos en la Compañía de Jesús y con ellos selló su vida futura, firmando como Pedro Claver, esclavo de los negros para siempre. Tenía 42 años de edad. A Pedro Claver le correspondió presenciar durante su vida grandes importaciones de esclavos para los reales de minas, las primeras actuaciones y autos de fe programados por el Santo Oficio de la Inquisición de Cartagena de Indias (febrero 2 de 1614, marzo 13 de 1622, junio 17 de 1626, marzo 26 de 1634 y marzo 25 de 1638, además de otros autos generales y particulares) y las mayores persecuciones y procesos que por brujería se levantaron contra los esclavos negros durante la historia del Tribunal. Aunque creado en 1610 con el fin de extirpar la herejía y perseguir las desviaciones de la fe católica romana entre 1615 y 1650, el Tribunal del Santo Oficio sólo se ocupó decididamente de los asuntos de brujería; así, en la época en qué Claver vivió en Cartagena, se llevaron a cabo los grandes procesos contra las negras y negros de Zaragoza, Tolú y Cartagena.

A Pedro Claver se le adjudican milagros, como los efectos maravillosos de una cruz de nogal, poco mayor que una lezna y hueca, con algunas reliquias dentro y un poco de lignum crucis y tres clavos pequeños de hueso por fuera, que siempre llevaba al cuello y con la cual hacía prodigios. Tenía, además, reliquias que imponía a los enfermos, pues en la época se creía en el poder curativo y el efecto benéfico de las oraciones y cosas santas. Con humildad lavaba las heridas de los enfermos, daba comida a los necesitados y comía en el mismo plato con los pobres. Bautizó 300 000 negros esclavos y dedicó sus años a servir a los pobres, esclavos y menesterosos, incluidos, entre ellos, los leprosos de San Lázaro. En 1650 enfermó, posiblemente de mal de Parkinson, y murió en 1654, después de cuatro años de enfermedad.

DIANA LUZ CEBALLOS GÓMEZ

Bibliografía

PORRAS TROCONIS, GABRIEL Vída de San Pedro Claver, esclavo de los esclavos. Bogotá, 1954. VALTIERRA, ANGEL. Pedro Claver. El Santo Redentor de los negros, 2 tomos. Bogotá, Banco de la República, 1980. VALTIERRA ANGEL y RAFAEL M. DE HORNEDO. San Pedro Claver, esclavo de los esclavos. Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 1985.

 

 

Esta biografía fue tomada de la Gran Enciclopedia de Colombia del Círculo de Lectores, tomo de biografías.

arte2.jpg (6256 bytes)

.