Galan, Luis Carlos

Luis Carlos Galán

Ficha Bibliográfica

Título: Galan, Luis Carlos
Colección: Política
Tipo de documento: Texto
Fuente de catalogación : CO-BoBLA

Político santandereano, fundador del Nuevo Liberalismo (Bucaramanga, septiembre 29 de 1943 - Soacha, Cundinamarca, agosto 18 de 1989). Hijo de Cecilia Sarmiento Suárez y de Mario Galán Gómez, destacado dirigente liberal del Departamento de Santander, Luis Carlos Galán Sarmiento pasó su niñez felizmente, en el marco de sólidos lazos familiares y en el seno de un hogar a la par afectuoso y austero, conformado por doce hijos (María Lucía, Gabriel, Cecilia, Helena, Elsa, Gloria, Antonio, Juan Daniel, Mario Augusto, Francisco Alberto y María Victoria). A mi mamá le debo la vida, a mi papá le debo el espíritu", dijo Galán en Oxford. En medio de los rigores propios de una familia tan numerosa, se fue templando y enriqueciendo el espíritu de los Galán Sarmiento. Tras el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, el 9 de abril de 1948, Mario Galán, como muchos otros jefes liberales, padeció las persecuciones políticas junto con su familia, que se trasladó a Bogotá en 1949, cuando fue designado contralor General Auxiliar de la República. En 1950 Galán inició Sus estudios en el Colegio Americano, y en 1952 ingresó al Colegio Antonio Nariño. Su padre recuerda que para esa época ya Luis Carlos se había leído todos los discursos que Gabriel Turbay pronunció en la campaña presidencial y tenía especialmente subrayado uno sobre el papel político que debía cumplir la juventud colombiana, en particular la frase que decía que cuando la juventud se pone de pie en defensa de los ideales de libertad, justicia y fraternidad, siempre la patria ha podido esperar algo grande. Destacado estudiante, en 1957 participó activamente en las marchas estudiantiles de protesta contra el régimen dictatorial del general Gustavo Rojas Pinilla, lo que le acarreó una detención policial que lo condujo a una noche de prisión, pesar de ser todavía un niño.

En 1960 se graduó con honores como bachiller e ingresó a la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá, a estudiar Derecho y Economía. En 1963 fundó la revista universitaria Vértice. En la formación intelectual de Galán tuvieron notable influencia las ideas de Pierre Teilhard de Chardin y los libros de Nikos Kazantzakis. La sensibilidad social del autor, el hombre integral que buscaba y la lucha interna que Kazantzakis padeció y soportó a través de su vida entre el ángel y la bestia, entre la naturaleza interior y superior del hombre, entre el mundo pasional y el espíritu, lo fascinaban dice su padre- la búsqueda de esa trascendencia espiritual y el esfuerzo para realizarlo constituía para Luis Carlos el objetivo de la vida, no solamente en lo individual sino también en lo colectivo. En 1965 culminó sus estudios universitarios y se vinculó al diario El Tiempo, donde desarrolló una vertiginosa carrera como periodista, editorialista, asistente del director, columnista y miembro de la junta directiva, para lo cual contó siempre con el apoyo del ex presidente Eduardo Santos y de Roberto García-Peña, director del periódico. En 1969 fue designado por el presidente Carlos Lleras Restrepo como secretario de la delegación de Colombia a la Segunda Conferencia Mundial de Comercio y Desarrollo (UNCTAD), en Nueva Delhi. En 1970 fue designado ministro de Educación en el primer gabinete del presidente Misael Pastrana Borrero, cartera en la que cumplió una tarea progresista y de hondo contenido social. En 1971 contrajo matrimonio con la periodista Gloria Pachón Castro, a quien se ha reconocido por su temple, su inteligencia y su coraje. Con ella y con sus hijos Juan Manuel, Claudio Mario y Carlos Fernando, formó un hogar ejemplar. En 1972 Galán Sarmiento fue nombrado embajador en Italia, y en 1974, aún siendo embajador, fue designado representante de Colombia ante la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). En 1976 regresó a Colombia como codirector del semanario Nueva Frontera, fundado por el ex presidente Carlos Lleras Restrepo. En las denominadas "elecciones de mitaca" de 1976, obtuvo su primera curul en una corporación de elección popular, al llegar al Concejo Municipal de Oiba, Santander. Durante los dos años siguientes acompañó al ex presidente Lleras Restrepo en su campaña por la reelección, en la que cumplió un importante papel. A pesar de que Lleras fue derrotado, Galán obtuvo una curul como senador de la República por el Departamento de Santander.

El 30 de noviembre de 1979 fundó el movimiento Nuevo Liberalismo, como alternativa política dentro del partido liberal. En 1980 fue elegido concejal de Bogotá, y en 1981, en medio de una división del liberalismo, fue proclamado candidato presidencial para enfrentar al sector oficial del partido, representado entonces por el ex presidente Alfonso López Michelsen y por el gobierno del presidente Julio César Turbay Ayala. En esa contienda las elecciones favorecieron a Belisario Betancur, candidato conservador. Sin embargo, Galán obtuvo cerca del 10% de la votación total, y fue reelegido senador y diputado en 21 de las 23 Asambleas del país. El Nuevo Liberalismo siguió participando en todos los procesos electorales que se efectuaron hasta el momento de su disolución, en 1989, período durante el cual conservó su representación en el Congreso, en los concejos y en las asambleas de casi todo el país. Galán se marginó de la contienda presidencial de 1986 para no ahondar en la división liberal y para permitir el regreso del partido a la Presidencia, como en efecto sucedió, tras la elección de Virgilio Barco. En medio de una sangrienta oleada de crímenes orquestados por los carteles de la droga, y de un claro anacronismo de los sectores oficiales del partido liberal, Galán se fue acercando al presidente Barco y apoyándolo en momentos determinantes para su gestión y para la estabilidad de su gobierno. En desarrollo de ese proceso se produjo el ingreso del Nuevo Liberalismo al gabinete nacional, en la cartera de Agricultura, en cabeza de Gabriel Rosas Vega. A la par se fue fortaleciendo la reunificación del partido liberal, que quedó sellada cuando Galán conquistó la consulta popular como mecanismo de selección del candidato único del partido a la Presidencia. Cuando Galán fue asesinado, el 18 de agosto de 1989, punteaba ampliamente las encuestas que lo convertían en el favorito para ganar tanto la consulta popular como la elección presidencial. Después de su asesinato, en medio del multitudinario sepelio y de la más grande manifestación colectiva de llanto por un dirigente caído que recuerde Colombia, su hijo mayor, Juan Manuel, encomendó a su joven jefe de debate, el entonces ex ministro César Gaviria Trujillo, las banderas de su padre. Gaviria, en medio de una desgarradora y valiente campaña presidida por la figura tutelar de Galán, conquistó la Presidencia en 1990. La lucha política de Galán estuvo marcada siempre por la beligerancia crítica y la rebeldía constructiva. Sus compromisos para combatir la corrupción y el clientelismo, así como sus esfuerzos por modernizar los partidos políticos y las instituciones colombianas, fueron siempre evidentes. No obstante, las posiciones más peligrosas y categóricas las asumió enfrentando el narcotráfico y su penetración en la sociedad colombiana. En 1982, al conocer las referencias sobre sus actividades criminales, expulsó de su movimiento, en el que se había infiltrado al amparo de un congresista antioqueño, al narcotraficante Pablo Escobar, quien por entonces era un desconocido para la sociedad colombiana y para el mundo. A partir de ese momento, Galán fue el más caracterizado enemigo de los narcotraficantes, quienes iniciaron una inminente persecución contra él y contra su movimiento, bajo las instrucciones del propio Escobar y de Gonzalo Rodríguez Gacha. Su asesinato, en medio de una manifestación pública de enormes proporciones en la plaza de Soacha, se ha asociado, precisamente, con su lucha contra los carteles de la droga. No obstante, este magnicidio aún no ha sido aclarado y no se puede afirmar con certeza quiénes fueron sus autores intelectuales.

Los objetivos del Nuevo Liberalismo los resumió el propio Galán al aceptar la candidatura presidencial, el 18 de octubre de 1981, en la ciudad de Rionegro, Antioquia: Reorganizar la democracia colombiana; unificar a la Nación y conseguir una paz auténtica y perdurable para todos los colombianos; asegurar el papel histórico de nuestro país en la evolución de América; conquistar e integrar a la vida nacional la totalidad del territorio; acrecentar los recursos materiales y espirituales del pueblo colombiano; reivindicar el derecho de los colombianos a manejar y controlar los recursos naturales; devolver al ser humano su valor como eje de la sociedad; lograr la igualdad básica de oportunidades y derechos entre todos los colombianos; recuperar la dignidad de los poderes del Estado; modernizar la organización de las distintas colectividades políticas. Galán remató esta intervención reafirmando el compromiso con la disciplina y la autoridad surgidas en la persuasión racional, en contraste con la represión y la fuerza ciega, y pronunció la que hasta su muerte sería su consigna de campaña: Por Colombia, siempre adelante, ni un paso atrás y lo que fuere menester sea. Parte fundamental del pensamiento galanista, particularmente en lo relativo a la apertura política y a la depuración de la democracia, quedó recogido en la Carta Política de 1991, aprobada por la Asamblea Constituyente convocada por un proceso plebiscitario atípico, surgido en las universidades colombianas a partir de los magnicidios ocurridos en 1989. Galán -dijo Gaviria- le devolvió a la política su majestad y su grandeza.

JUAN LOZANO

Bibliografía

ZALAMEA, ALBERTO. Galán. Bogotá, Fundación Luis Carlos Galán Sarmiento, 1990.

 

Esta biografía fue tomada de la Gran Enciclopedia de Colombia del Círculo de Lectores, tomo de biografías.

 

arte2.jpg (6256 bytes)

.