Lozano, Jorge Tadeo

Jorge Tadeo Lozano

Ficha Bibliográfica

Título: Lozano, Jorge Tadeo
Colección: Política
Tipo de documento: Texto
Fuente de catalogación : CO-BoBLA

Prócer de la Independencia nacido en Santafé de Bogotá, el 30 de enero de 1771, muerto en la misma ciudad, el 6 de julio de 1816. Hijo menor del primer marqués de San Jorge, Jorge Miguel Lozano y Peralta y de María Tadea González Manrique, Jorge Tadeo Lozano era miembro de una de las familias santafereñas más acaudaladas, y obtuvo de su padre el título de vizconde de Pastrana. Estudió literatura, filosofía y medicina en el Colegio Mayor del Rosario, y finalmente optó por la carrera militar, que continuó en España en el Real Cuerpo de Guardias de Corps, donde obtuvo el título de capitán, peleando contra los franceses en la Campaña del Rosellón. Además de los estudios militares, se tituló en química, entre 1792 y 1793, en el Real Laboratorio de Química de la Corte de Madrid.

Lozano tuvo una formación avanzada en materia científica, pues la química era en ese momento la ciencia que brindaba mayores conocimientos universales e integrales. Al concluir sus estudios de química, ya retirado del servicio militar, Lozano viajó por Europa y vivió un tiempo en París. Retornó a la Nueva Granada en 1797 y fue nombrado por la Real Audiencia en el cargo de regidor y alcalde. Se enamoró de su sobrina, doña María Tadea Lozano de Peralta, la hija de su hermano José María Lozano de Peralta, segundo marqués de San Jorge, y para poderse casar, debido al impedimento por el grado de consanguinidad, tuvo que pedir una dispensa al arzobispo de Santafé de Bogotá, Baltazar Jaime Martínez Compañón, por la cual pagó, el 7 de junio de 1797, dos mil pesos destinados a servir de dotes a las niñas de la Enseñanza, seiscientos pesos para ornamentos, el derecho al acueducto de Funza o la toma de San Patricio y dos lienzos de carácter religioso. La dispensa le fue otorgada el 28 de junio de 1797 y el matrimonio se llevó a cabo el 2 de julio; de esa unión nacieron ocho hijos. Desde su llegada a Santafé, Jorge Tadeo Lozano se vinculó con las tertulias existentes por ese entonces; participó activamente en la del Casino, orientada inicialmente por Antonio Nariño, a la que asistían personajes como Francisco Antonio Zea, su hermano José María Lozano y sus cuñados, Juan Esteban Ricaurte (padre del prócer Antonio Ricaurte), Eustaquio Galavís y Manuel de Bernardo Alvarez. Interesado también en la actividad científica y motivado por la existencia de la Real Expedición Botánica, que se había establecido en Santafé de Bogotá desde 1791, se propuso escribir la Fauna cundinamarquesa, para lo cual aprovechó los libros que trajo de Europa y las instalaciones de la hacienda El Novillero, base del marquesado de San Jorge.

En 1801 Jorge Tadeo Lozano fundó, junto con su pariente, el doctor Luis Azuola y Lozano, el Correo curioso, erudito, económico y mercantil de la ciudad de Santafé de Bogotá, primer periódico particular que existió en el Virreinato de la Nueva Granada. El semanario se editó desde el 17 de febrero de 1801 al 29 de diciembre del mismo . año, con un total de 46 números. Al igual que el Papel Periódico y el Redactor Americano, de Manuel del Socorro Rodríguez, y el Semanario, de Francisco José de Caldas, el Correo curioso cumplió un papel esencial en la formación de la intelectualidad criolla, que expresó allí sus pareceres respecto al gobierno, la administración, la economía y otros. Lozano tuvo oportunidad de publicar algunos artículos de su autoría, importantes dentro de la historia del pensamiento económico colombiano; trató sobre un censo 0 padrón de la ciudad de Santafé, sobre la formación de una sociedad económica de amigos del país y sobre la necesidad de fomentar el comercio del Virreinato. En ese mismo año, motivado por el interés en los venenos de las serpientes y en compañía del doctor Fernando Caicedo y Rojas, rector del Colegio Mayor del Rosario, le propuso al virrey Pedro Mendinueta y Muzquiz, la necesidad de crear la cátedra de química y mineralogía en el claustro del Rosario, proyecto que contó con el decidido apoyo de José Celestino Mutis. En 1802, luego de superar algunos problemas para su aprobación, la cátedra empezó a dictarse, pero sólo en forma teórica, pues no existía el laboratorio con los instrumentos y reactivos necesarios para los experimentos. La sociedad económica planteada por Lozano en el Correo curioso estaba acorde ' con los principios de economía política proclamados por los fisiócratas y por Adam Smith, y tenía como fin fomentar la agricultura, la instrucción popular, las ciencias físicas y naturales y el comercio. Lozano tuvo eco en algunos sectores criollos, quienes se encargaron de promoverla y pedir su aprobación; el sabio Mutis fue comisionado por el virrey Mendinueta para que conceptuara sobre este proyecto. Mutis dio su visto bueno el 25 de noviembre de 1801 y bajo su dirección se llevó a cabo, el 10 de diciembre de 1801, la junta de constitución, y el 22 de mayo de 1802 se aprobó definitivamente; sin embargo, esta corporación no tuvo mayor vida ni cumplió acción valedera. De todas formas, vale la pena subrayar que Jorge Tadeo Lozano fue, junto con Pedro Fermín de Vargas, un asiduo defensor de las ideas de los fisiócratas europeos y uno de los primeros economistas nacionales. Insistió en la conveniencia de que el Nuevo Continente se convirtiera en un gran centro de producción de materias primas destinadas a las industrias europeas.

En 1806, Jorge Tadeo Lozano y Francisco José de Caldas se vincularon a la Real Expedición Botánica. Mutis encomendó a Lozano la naciente sección de zoología; de ese año datan los manuscritos que se conocen de la Fauna cundinamarquesa, planeada para que apareciera por entregas en cuadernos ilustrados con seis láminas. Esta obra siguió la misma línea de los escritos de algunos otros criollos: la defensa de lo americano, y planteamientos sobre el descubrimiento y la colonización española y sobre la necesidad del redescubrimiento del continente. Sobre este último aspecto, Lozano tuvo una visión un poco distinta de la de los demás; había que estudiar la manera como especies vegetales y animales exógenas se habían adaptado al trópico, transformando su paisaje natural y cultural, y la economía misma. Lozano consideraba esencial la creación de zoológicos en Fusagasugá y Pacho, los cuales debían cumplir el papel de laboratorios de observación y estudio del comportamiento de los animales tanto nativos como foráneos. La Fauna cundinamarquesa no sólo es la primera obra sobre la zoología nacional, también es un importante tratado sobre la antropología y sociología de la época colonial, pues Jorge Tadeo Lozano se preocupó por describir los distintos estratos sociorraciales en que se dividía la sociedad, apuntó los problemas culturales, económicos, sociales y aun políticos de tal segmentación, y la consideró como un estorbo para el desarrollo. A1 igual que otros criollos cultos, Lozano criticó y dio su propia interpretación a los conceptos que sobre América había escrito el conde de Buffon y el abate De Pauw. Consideró necesario revisar los conceptos sobre zoología americana, pues en ellos había gran cantidad de exageraciones e inexactitudes, todo ello producto de una inadecuada sistematización. Según sus ideas sobre la economía y el comercio, la naturaleza americana había hecho importantes aportes a la humanidad e igual podría suceder con el hombre americano, pero debido a la falta de oportunidad y estímulo, producto de la dependencia de España, tales contribuciones no se habían podido dar. Se necesitaba, entonces, una igualdad de posibilidades, tanto económicas como sociales, entre España y sus colonias. De 1806 a 1810, Jorge Tadeo Lozano siguió sus trabajos zoológicos, aunque ostensiblemente disminuidos luego de la muerte de José Celestino Mutis en septiembre de 1808. El 31 de julio de 1807 fue nombrado para el cargo de teniente protector de indios de los partidos de Bosa, Fusagasugá y Usaquén. En el Semanario del Nuevo Reino de Granada publicó dos trozos de su Fauna cundinamarquesa y tradujo del francés la Geografía de las plantas de Alejandro de Humboldt, opúsculo también publicado en el periódico del sabio Caldas. A partir del 20 de julio de 1810, Jorge Tadeo Lozano se enrumbó por los caminos de la política.

En su carácter de presidente del Colegio Electoral Constituyente redactó, entre el 25 de enero y el 6 de marzo de 1811, junto con Luis Eduardo Azuola, Miguel del Castillo y Rada y Miguel Tovar, la primera Constitución de carácter liberal representativo que tuvo el Estado de Cundinamarca. La Constitución fue discutida y sancionada entre el 6 y el 30 de marzo de 1811, y en ella se plasmaron muchas de las ambigüedades que expresaron los criollos al asumir el control del Virreinato: reconocía como soberano al rey Fernando VII, mandaba que en nombre de éste gobernara un presidente con el título de "vicerregente", designado por el Colegio Electoral, y restringía el ejercicio del sufragio a los varones libres y que vivieran de sus rentas o de una ocupación sin dependencia de otro. En fin, en ella predominaron los intereses y aspiraciones de un sector de la clase criolla adinerada, en contra de los de la gran mayoría. El 1 de abril de 1811, Jorge Tadeo Lozano se posesionó como el primer presidente de las Provincias Unidas de la Nueva Granada, cargo que ocupó hasta el 19 de septiembre de 1811, cuando fue depuesto por un golpe de opinión encabezado por Antonio Nariño y orquestado desde su periódico La Bagatela. En realidad, durante su gobierno, Jorge Tadeo Lozano de Peralta se preocupó más por favorecer sus propios intereses y los de sus amigos y familiares, que por los del común. De por sí era un personaje poco querido dentro de los sectores populares, debido a su origen noble y a los frecuentes escándalos en los que se vio envuelta su familia; además, su actitud como político fue benévola y a veces débil; todo esto determinó su caída. Luego de su retiro de la Presidencia, Lozano se dedicó a sus negocios particulares y a continuar sus estudios zoológicos. Durante la época del terror fue perseguido y apresado. Estuvo en prisión dos meses, al cabo de los cuales fue fusilado, el 6 de julio de 1816, en la Huerta de Jaime, actual plaza de los Mártires, en Bogotá [Ver tomo l, Historia, pp. 185-186, 248; y tomo 5, Cultura, pp. 179-180].

JOSÉ EDUARDO RUEDA ENCISO

Bibliografía

LOZANO Y LOZANO, FABIO. "Biografía de don Jorge Tadeo Lozano". Boletín de Historia y Antigüedades, N- 116-117 (1916). RUEDA ENCISO, JOSÉ EDUARDO. "Los antecedentes históricos de la antropología en Colombia. La Ilustración, 1730-1810". Bogotá, Universidad Nacional de Colombia, 1984 (versión mecanografiada). VARIOS. Los periodistas de los albores de la República. Bogotá, Minerva, 1936.

Esta biografía fue tomada de la Gran Enciclopedia de Colombia del Círculo de Lectores, tomo de biografías.

arte2.jpg (6256 bytes)

.

Jorge Tadeo Lozano en la Blaa Virtual

Consulte el periódico de Tadeo Lozano "Correo curioso, erudito, económico y mercantil"

Consulte el periódico "Semanario del Nuevo Reino de Granada"

Consulte la exposición virtual "Bicentenario de una nación en el mundo"

Consulte el libro "Sinforoso Mutis y la expedición botánica del Nuevo Reino de Granada"