Pastrana Arango, Andrés

Andrés Pastrana Arango

En un país de tantos presidentes periodistas en su historia, Andrés Pastrana Arango marca una diferencia con más de ciento cincuenta años de tradición de hegemonía del periodismo escrito. Pastrana Arango, quince años antes de convertirse en Presidente de la República de Colombia entre 1998 y 2002, hace su rostro familiar en las audiencias nacionales como presentador de noticias de televisión, finalizando el siglo XX, en tiempos de marketing y videopolítica.

Hijo de Misael Pastrana Borrero, Presidente de la República entre 1970 y 1974, líder natural del Partido Social Conservador, y de María Cristina Arango, hija de Carlos Arango Vélez, dirigente del Partido Liberal y candidato frustrado a la Presidencia en las elecciones de 1942. Se gradúa de bachiller en el Colegio San Carlos y de Doctor en Leyes de la Universidad del Rosario, después de organizar marchas ciudadanas de gran éxito con motivo de causas sociales. Viaja un año a Estados Unidos a realizar un posgrado de Derecho Público en el Centro de Asuntos Internacionales de la Universidad de Harvard.

A su regreso a Colombia decide incursionar en el periodismo. Después de fundar la revista Guión en 1978 inaugura el noticiero de televisión Tv Hoy al año siguiente. Obtiene premios de periodismo como el Rey de España en 1985 y 1987, el Simón Bolívar nacional en 1987, y el del Círculo de Periodistas de Bogotá. Su paso por la televisión diaria nacional lo lleva rápidamente a la política por la misma época. De noviembre de 1984 a enero de 1985 ejerce como Presidente del Concejo de la ciudad, integrado ya a las filas oficiales del Partido Conservador.

En enero de 1988 Pastrana es secuestrado en Antioquia por orden del Cartel de Medellín, para presionar ante el Presidente Virgilio Barco la no aprobación de tratados de extradición. Tras ser liberado por la Policía sigue adelante con su carrera política, ahora como candidato a las primeras elecciones de voto popular para alcalde, las cuales gana. Un nuevo trazado de la avenida Caracas y un multitudinario concierto de rock en español en el Estadio El Campín son algunas de sus obras más recordadas. En 1991 pone en marcha el movimiento Nueva Fuerza Democrática (NFD) con el que intenta capturar votos de diversas fracciones políticas para ganar un cupo en el Senado.

La plataforma de Pastrana se alza como la tercera fuerza más votada y él mismo lidera el grupo de nueve senadores que consiguen entrar a la legislatura en nombre del movimiento. En 1993 renuncia a su cargo de senador para preparar su candidatura presidencial nominada por el Partido Conservador. En unas reñidas elecciones Pastrana pierde frente al liberal Ernesto Samper Pizano y desata, al poco tiempo, el más grande escándalo político del país en la década de 1990, revelando grabaciones telefónicas que inculpaban la campaña de su contendiente de haber recibido dinero del narcotráfico.

Alejado tres años de la política nacional, regresa de nuevo como candidato para las elecciones presidenciales de 1998, en las cuales triunfa en segunda vuelta. La gestión del Plan Colombia y el fallido proceso de paz con las FARC, en el cual su administración acepta la desmilitarización de buena parte del territorio, constituyen algunas de las imágenes de su mandato más retenidas en las memorias nacional.