Rodríguez Torices, Manuel

Manuel Rodríguez Torices

Prócer de la Independencia, nacido en Cartagena de Indias, el 24 de mayo de 1788, muerto en Bogotá, el 5 de octubre de 1816. Considerado por los colombianos como uno de los próceres más distinguidos de la Costa Atlántica, Manuel Rodríguez Torices nació en el hogar de don Matías Rodríguez Torices, natural de Burgos (España), y de doña María Trinidad Quirós, natural de Santafé de Bogotá. En su genealogía y heráldica hispánica tenía títulos de nobleza otorgados a sus antepasados en 1698. Hizo sus primeros estudios en su ciudad natal, y los secundarios y universitarios en el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, donde recibió el título de doctor en Derecho.

Tuvo fama de gran humanista, pues participaba en las tertulias literarias, y en especial en la del Buen Gusto, que dirigía en Santafé doña Manuela Sanz de Santamaría de Manrique. Rodríguez Torices colaboró con el sabio Francisco José de Caldas en la redacción del Semanario del Nuevo Reino de Granada, y posteriormente fundó con José Fernández Madrid, el periódico El Argos Americano, que se publicaba en Cartagena de Indias; en este periódico publicó sus ideas federalistas, contrarias al centralismo del periódico La Bagatela de Antonio Nariño. Rodríguez Torices fue un personaje decisivo en la independencia de Cartagena; fue uno de los promotores de la revolución política del 22 de mayo de 1810 en su ciudad natal, y posteriormente, en los actos patriotas que llevaron a la declaración absoluta de la independencia, el 11 de noviembre de 1811, cuya acta histórica firmó con sus coterráneos independentistas.

El 21 de enero de 1812 se reunió la Convención del Estado de Cartagena, la cual le correspondió presidir. La Convención lo nombró presidente del Estado de Cartagena en calidad de dictador, para enfrentar la difícil situación política y militar planteada por los realistas españoles y, en especial, desde la Provincia de Santa Marta. Rodríguez Torices organizó la campaña de los patriotas contra los realistas en la Costa Atlántica. Bajo sus auspicios venció Cortés Campomanes al español Robustillo, el 12 de noviembre de 1812, en el sitio de Moncomoján. Para combatir a los realistas de la Provincia de Santa Marta, organizó la expedición patriota que él mismo dirigió. Por desgracia esta expedición fue derrotada el 10 de mayo de 1813, en los combates de Papares y Toribío. Rodríguez Torices aprovechó la emigración de los venezolanos, y entre ellos el coronel Simón Bolívar, quien ya había expedido su famoso Manifiesto de Cartagena.

El presidente cartagenero lo autorizó para que con el ejército de Cartagena marchara a Venezuela, como también lo había hecho Camilo Torres, presidente del Congreso de las Provincias Unidas, desde la ciudad de Tunja; este fue el apoyo decisivo para la que se ha llamado Campaña Admirable de Bolívar, realizada entre 1813 y 1814. En su condición de presidente gobernador del Estado de Cartagena de Indias, le correspondió a Rodríguez Torices sancionar el decreto expedido por la Cámara de Representantes del mismo estado, el 7 de abril de 1813, por medio del cual fue erigido en villa, capital del Departamento de Barlovento, el hasta entonces sitio de Barranquilla.

Otro acto de su gobierno en Cartagena de Indias fue el fomento a la inmigración de extranjeros, por medio de la concesión de tierras baldías para sus fundaciones y para que pudieran dedicarse a la industria. En la misma forma, expidió patentes de corso, con lo cual dio empuje a la guerra marítima que los corsarios sostuvieron con la marina española. En su gobierno expidió también la ley del impuesto directo. El 23 de septiembre de 1814, el Congreso de las Provincias Unidas resolvió encargar el ejercicio del poder ejecutivo a tres ciudadanos: Manuel Rodríguez Torices, presidente de Cartagena de Indias; Custodio García Rovira, gobernador del Socorro; y José Manuel Restrepo, secretario de Gobierno de Antioquia. Rodríguez Torices dejó la presidencia de Cartagena y se dirigió a la capital en diciembre del mismo año. 

En asocio con García Rovira y José Miguel Pey, presidió el Triunvirato en 1815 durante cuatro meses, como así lo había dispuesto el Congreso con respecto al cargo que se llamó presidente de las Provincias Unidas de la Nueva Granada. Hacia el mes de octubre, el gobierno del Triunvirato se complicó con una conspiración que se fraguó contra el régimen republicano. Manuel Rodríguez Torices presentó renuncia de su cargo y se puso a disposición del Congreso para que se le juzgara ampliamente. Así se hizo por el poder legislativo y por la alta corte de justicia, entidades que declararon infundados los cargos. La forma de gobierno del Triunvirato no fue favorable en la práctica, por lo cual el Congreso de las Provincias Unidas adoptó de nuevo el sistema unitario de gobierno en el poder ejecutivo.

El Congreso eligió presidente a Camilo Torres y vicepresidente a Manuel Rodríguez Torices, a quien también la correspondió presidir el Consejo de Estado en los primeros pasos de esa institución. En el año 1816, la pacificación española se extendió en los territorios de Venezuela y Nueva Granada. Las expediciones de la reconquista invadieron el país por el Chocó, Antioquia y Cauca, el río Magdalena y por Ocaña. La reacción inicial del pueblo granadino fue en favor de los militares pacificadores, pues fue general la desilusión ante las luchas fratricidas entre los centralistas y los federalistas, la improvisación e indecisión en el gobierno, el localismo político de las regiones y las aspiraciones caudillistas por el poder durante la Primera República Granadina, llamada comúnmente Patria Boba; esto preparó un ambiente propicio a la restauración monárquica y el regreso al sistema colonial.

Ante la invasión pacificadora de los realistas en el Nuevo Reino de Granada, el Congreso de las Provincias Unidas tuvo que disolverse y los patriotas se dispusieron a abandonar Santafé de Bogotá, en busca de otro medio que les permitiera proseguir su obra. Rodríguez Torices, acompañado de Camilo Torres, del sabio Caldas, del presidente José Fernández Madrid y de otros ilustres patriotas, tomó camino a Popayán y desde allí a Buenaventura, donde buscaron embarcarse en un buque corsario que se dirigía a Buenos Aires. El embarque no se verificó en la noche convenida, y al día siguiente, cuando los patriotas fueron a hacerlo, ya el buque había partido, burlando así sus esperanzas de fuga hacia el exterior.

A su regreso a Popayán, Manuel Rodríguez Torices y sus compañeros de fuga fueron apresados por el comandante Simón Muñoz, en la hacienda de Paispamba de la familia del sabio Caldas. Después de haber caído prisioneros, los patriotas dirigentes de la Primera República Granadina fueron traídos a Bogotá, a pie desde Popayán. Rodríguez Torices fue sentenciado a la pena de muerte por el Consejo de Guerra Permanente, y se le decretó además la confiscación de todos sus bienes. El 5 de octubre de 1816, Rodríguez Torices fue conducido al patíbulo junto con Camilo Torres. Ambos fueron ahorcados y despedazados luego para exhibir sus despojos en varios lugares.

La cabeza de Rodríguez Torices fue exhibida a la entrada de la ciudad, en una canasta de hierro, como escarmiento público; lo mismo sucedió con la cabeza de su compañero, Camilo Torres. Las cabezas de los mártires fueron expuestas hasta el 14 de octubre, cuando se permitió su sepultura en el día del natalicio del rey Fernando VII. Manuel Rodríguez Torices tenía apenas 28 años cuando fue sacrificado; su vida política fue decisiva en los años de conformación de la República [Ver tomo 1, Historia, pp. 264-265].

JAVIER OCAMPO LÓPEZ

Bibliografía

ABELLO PALACIO, ALBERTO."El prócer y mártir Manuel Rodríguez Torices". Boletín de Historia y Antigüedades, Vol. XIX, N- 224 (septiembre 1932), pp. 601-608. FRANCO V., CONSTANCIO. Rasgos biográficos de los próceres y mártires de la Independencia. Bogotá, Imprenta de Medardo Rivas, 1880. PORTO DEL PORTILLO, RAÚL. Los Próceres de Cartagena. Cartagena, Imprenta Departamental, 1943.

 

Esta biografía fue tomada de la Gran Enciclopedia de Colombia del Círculo de Lectores, tomo de biografías.