Siembra

La siembra se debe efectuar al inicio de las lluvias (marzo - abril), época que el agricultor define cómo "siembra de año grande", pero también se pueden hacer siembras hasta agosto, presentando algunos inconvenientes que afectan la semilla, como: deficiente preparación del terreno, nivel freático alto, pérdida de fertilizantes y proximidad al período de verano.

• En el sistema de siembra a "chorrillo" la semilla se coloca acostada en el fondo del surco y de acuerdo a su calidad se utiliza el sistema de chorrillo sencillo, chorro medio o chorro doble.

• El chorro sencillo y medio se utilizan para semilla de muy buena calidad, lo que da densidades de 7 a 10 yemas por metro lineal.

• El chorro doble se utiliza cuando la semilla no proviene de semilleros o es de mala calidad, correspondiendo a una densidad de 10 a 12 yemas por metro lineal.

«La semilla debe quedar cubierta con una capa de suelo de dos a cinco centímetros, para que no afecte la germinación».

• En el sistema mateado se utilizan dos o tres esquejes de tres yemas por hoyo, pasando por dos y un esqueje según el método usado.

Generalmente se usa semilla de cogollo.

Resiembra

Cuando se utiliza semilla de buena calidad, no es necesaria la resiembra, pues ésta aumenta los costos de producción, además la sombra y competencia de las plantas vecinas contribuye al debilitamiento de las nuevas plantas que muchas veces mueren.

Normalmente cuando se instala el semillero se siembra un 10% más del área recomendada con el fin de ejecutar las resiembras. Cuando por mala calidad de las semillas quedan espacios, se resiembra con el área dejada en el semillero lo cual facilita por ser plantas de la misma calidad.

Cultivos intercalados

Conscientes de la importancia de estos arreglos, CORPOICA CRECED GUAVIARE, inició investigaciones para buscar mejores intercalamientos tanto en términos agronómicos como económicos. El maíz y fríjol intercalado con caña, reportó las mejores respuestas en productividad.

El tratamiento caña/maíz a 50 cm. entre plantas, dio el mayor rendimiento en maíz y mejor rendimiento equivalente en caña, utilizando semilla de maíz «clavito» (variedad regional de suelos para tierra firme), depositando dos granos por sitio, sembrado intercalado con las variedades República Dominicana 7511 y Mayarí 5465, presentando el maíz para ambos casos el mismo rendimiento (1,0 ton/ha) y la caña bajó su rendimiento en (20%), comparado cuando se siembra como monocultivo. Los rendimientos de la caña fueron:

República Dominicana 7511........ 50,4 ton/ha
Mayarý 5465................................ 44,0 ton/ha

Fertilización

El principal objetivo de un cultivador de caña para miel y panela es obtener la máxima producción en la forma más económica. Para cumplir con este propósito es conveniente fertilizar en forma adecuada y oportuna. Además se debe incorporar permanentemente la hojarasca del cultivo al suelo, la que aporta nutrientes al descomponerse.

La cantidad de fertilizante que se debe aplicar al cultivo de la caña, depende de la fertilidad natural del suelo. Para los diferentes suelos donde se siembra caña, se recomienda hacer un análisis de suelos antes de establecer el cultivo, hasta donde sea posible después de cada corte, para detectar las necesidades nutricionales y dosificar de acuerdo con los resultados.

Algunas variedades de caña absorben más nutrientes y pueden rendir mejores cosechas de caña y de panela que otras. La fertilización en el cultivo de la caña se hace en el establecimiento y en el desarrollo del cultivo, denominado fertilización de mantenimiento.

• Fertilización en el establecimiento:

• En suelos ácidos (pH inferior a 5.5), se deben aplicar 500 Kg./ ha. de Calfos o 250 Kg/ha. de Roca Fosfórica, ocho días antes de la siembra al fondo del surco.

• Cuando la caña tenga unos 60 cm. de altura, se aplica: 100 Kg/ ha de Cloruro de Potasio y 100 Kg/ha de Urea (Figura 4).

Figura 4  Fertilización en el establecimiento

• Fertilización de mantenimiento:

• Aplicar un fertilizante completo (Triple 15 o 10-30-10) entre los cuarenta y cinco y sesenta días después del corte.

"El fertilizante se coloca en bandas por la parte alta del surco cuando el suelo esté en buenas condiciones de humedad y se tapa haciendo un semi-aporque".

Control de malezas

Las malezas causan disminución en los rendimientos hasta un 60%. El control que de ellas se hace en las zonas paneleras es por lo general deficiente.

Se ha determinado que el período más crítico de competencia entre las malezas y el cultivo, ocurre en la etapa del macollamiento, la que se da a los 85 días de sembrado aproximadamente. Después de que la caña cierra, la sombra que produce el follaje es suficiente para controlarlas.

El control de malezas debe ser integrado utilizando en forma combinada los métodos culturales, mecánicos y químicos.

• Control cultural: es el ejercido por el mismo cultivo sobre las malezas debido a su capacidad de competencia. Todas las prácticas de manejo contribuyen al control cultural, como son: preparación del suelo, sistemas y distancias de siembra, semilla de buena calidad, semilleros, fertilización, control adecuado de plagas y enfermedades.

• Control manual : se utilizan la pala o azadón y generalmente se requieren de dos a tres desyerbas. Aunque este método tiene sus beneficios sociales por la mano de obra que ocupa, presenta ciertos inconvenientes por el hecho de que se realiza cuando las malezas ya están establecidas o pasadas de control y causan competencias perjudiciales al cultivo, al tiempo que se maltratan los rebrotes con el azadón, disminuyendo la producción.

Control químico: es a base de herbicidas, a nivel regional muy pocos agricultores lo usan y cuando lo hace es para controlar malezas agresivas como brachiarias, guayacanas y gramíneas persistentes. A continuación se nombran algunos herbicidas y surfactantes más usados: Atrazina, Cañero super 500, Karmex, Anikilamina, Sencor, Faena, Fusilade, Agral 90 (surfactante).

Control de la maduración de la cosecha

Los máximos rendimientos en panela se obtienen cuando la caña está sazonada antes del corte. Este estado se alcanza cuando los tallos detienen la velocidad de crecimiento al final del período vegetativo. Durante ésta época, la oscilación de temperatura, la sequía moderada y la necesidad de nitrógeno son factores que determinan la maduración de la planta.

La edad y las condiciones físicas en que se desarrolla el cultivo, cumplen una función fundamental en su maduración. La edad está influida por la altura sobre el nivel del mar y por la temperatura, pues al aumentar la edad, la temperatura disminuye, alargándose, por tanto el período vegetativo; mientras que al disminuir la altura, la temperatura se eleva y el período vegetativo se reduce.

Estos factores influyen en igual forma, en la concentración de sacarosa, así:

• A baja altura, la concentración es menor la cual se va aumentando cpn la altura hasta llegar a un máximo teórico de sacarosa, que es de 26%.
• De O a 600 m.s.n.m., la caña madura entre 11 y 12 meses.
• De 600 a 1.200 m.s.n.m., madura entre 12 y 15 meses.
• De 1.200 a 1.600 m.s.n.m., alcanza su maduración entre 14 y 18 meses.

En caña para panela se utilizan dos sistemas de corte:

• El corte por entresaque consiste en recolectar las cañas maduras, quedando en el campo las inmaduras para su posterior recolección, la frecuencia de este tipo de corte depende de la capacidad que tenga la planta para producir nuevos tallos. Este corte es el más usado por los pequeños productores que utilizan el sistema de siembra mateado.

• El corte por parejo se utiliza en cultivos tecnificados en los cuales, debido al crecimiento uniforme de los tallos, estos maduran a la misma edad. Para ambos métodos, el corte debe hacerse a ras de tierra, por que un corte de caña mal efectuado disminuye la vida de las socas.

Comentarios (1) | Comente | Comparta c