DEFECTOS DE SECADO DE LA MADERA Y SU PREVENCIÓN1
 

POR: HÉCTOR ROJAS LEÓN2


Todo daño en la estructura o alteración en la apariencia de la madera,
producido durante el proceso de secado y que disminuye su valor comercial
o su duración o afecta su aptitud industrial, se considera defecto de secado.
Dichos defectos se presentan desde el momento en que ha sido cortado el árbol,
ya sea en la troza, en la madera aserrada o, inclusive, en el producto
terminadoy en uso, cuando éste ha sido elaborado con madera verde o
deficientemente tratada.

Dichos efectos tienen distintas manifestaciones según la causa y las ccircunstancias
en las cuales se desarrollan. Si se sabe cómo, dónde y por qué ocurren, es posible
tomar precauciones para que el deterioro sea el mínimo posible.

Nuestro propósito consiste en analizar brevemente la forma como se presentan
los defectos, sus causas y las maneras viables de prevenirlos o remediarlos.
 

LOS DEFECTOS SEGÚN SU ORIGEN
 

1. Defectos Asociados con las Contracciones

Antes de entrar a analizar los defectos relacionados con las contracciones
que experimentan todas las maderas por debajo de la zona de saturación de
las fibras, es necesario hacer una especial referencia a las tensiones del
secado.

Es condición indispensable que exista una diferencia de humedad entre las
capas exteriores e interiores para que una pieza de madera se seque. Puesto
que la superficie llega primero a la zona de saturación de las fibras, es la
parte que primero se contrae, mIentras que la parte central conserva su volumen
por permanecer todavía verde. Por lo tanto, el interior es sometido a un
esfuerzo de compresión por la periferia, que al tender a disminuir su volumen
incurre en un esfuerzo de tracción. Cuando los esfuerzos de tensión por
tracción superan la resistencia en la madera, se presentan grietas superficiales.
A medida que el secado progresa, las capas situadas más interiormente pierden
también humedad por debajo de la zona de saturación de las fibras, se contraen
y se reducen las diferencias de tensiones con las capas exteriores. Como los
bordes de la pieza han sufrido deformaciones plásticas por la sobredilatación
a la cual fueron sometidos, y, además, su resistencia y rigidez ha aumentado,
en comparación con la parte interior, debido al bajo contenido de humedad, se
presenta entonces traslocación de esfuerzos, ya que la periferia no tiene la
suficiente capacidad elástica para acomodarse a la disminución vo1umétrica de
la porción central. Ahora, los bordes quedan sometidos a compresión y el interior
a tracción. De tal manera que se pueden formar hendiduras internas cuando la
resistencia mecánica de la madera es superada por los esfuerzos de tensión.
Cuando la madera ha estado sometida a esfuerzos de secado, es posible que
quede afectada por tensiones residuales, aunque no se puedan percibir defectos
externos. Por lo tanto, conviene, antes de terminar el proceso de secado, hacer
pruebas de tenedor, que puedan detectarlas y corregirlas oportunamente.

Dadas la disposición, tamaño y composición celular, en cada plano ortogónico
de la madera las disminuciones dimensionales por secado tienen diferente
magnitud. Es de esperar que las contracciones, al ser diferentes en cada plano,
vayan acompañadas por deformaciones e inclusive por fallas en el tejido leñoso.
Por eso los defectos asociados con las contracciones tienen que ver con
deformaciones y separaciones del leño.
 

1.1 Endurecimiento superficial o aconchamiento

El aconchamiento es resultante de las tensiones de secado, cuando las capas
exteriores quedan sometidas a compresión y las interiores a tracción. Al
procesar posteriormente esa madera, sobre todo en una forma descompensada
en ración con las dos caras, se presentan distorsiones que afectan su calidad.
Este defecto se puede prevenir con un tratamiento de acondicionamiento; pero si
séte por casualidad es demasiado intenso y largo, se invierten los esfuerzos y
la madera queda con un daño permanente conocido como" endurecimiento
superficial invertido".

1.2 Grietas capilares

Estas fisuras se abren cuando los esfuerzos iniciales de secado superan
la propia resistencia de la madera a la tracción perpendicular a las fibras y
no se efectuó un proceso de vaporización intermedio para aliviar dichas
tensiones. Aunque esas grietas superficiales se cierran con frecuencia cuando
la humedad de la pieza de madera se equilibra, no es conveniente utilizar esas
piezas cuando se requiere un acabado con barniz o laca, pues con pequeños
cambios climáticos se abren o se cierran, dañando el acabado. Dichas fisuras,
cuando son bien superficiales, se pueden eliminar mediante cepillado.
 

1
Conferencia para el Seminario sobre el Secado de la Madera, Medellín, Hotel Intercontinental, mayo 20 al 22 de 1987. ANDI - U. Nacional de Colombia - SENA - JUNAC.
2
Ingeniero Forestal, Msc en Productos de la Madera, excatedrático
universitario y consultor.
Comentarios (0) | Comente | Comparta c