ORGANIZACIÓN DEL TRABAJO



La organización es una función fundamental de la administración del trabajo, su objetivo es ayudar a las personas a trabajar juntas y con eficiencia.
 La organización del trabajo contempla tres elementos a saber:



 1.- EL  TRABAJO


Son las funciones que se deben cumplir de acuerdo con los pla­nes establecidos, son la base de la organización.

 Las funciones se dividen luego en tareas claramente definidas y dan origen a que el trabajo sea dividido ya sea por su cantidad o por su grado de especialización.



2.- EL PERSONAL



El segundo elemento que se debe tener en cuenta, en la orga­nización del trabajo lo constituye el personal encargado de realizar las diferentes funciones.

Cada persona tiene asignada una parte específica del trabajo total, es importante que las tareas asignadas puedan ser realizadas por el trabajador, es decir, que se adapten a su interés, a sus

habilidades y experiencias.



3.- EL LUGAR DE TRABAJO



Como tercer elemento de organización del trabajo está el lugar en donde este trabajo debe cumplirse, incluye los medios físicos, y el ambiente en general, el local, los materiales, los

implementos, muebles, etc.

 El ambiente o clima de trabajo lo constituyen las actitudes, el espíritu general de afectividad y de respeto, estos aspectos influyen decididamente en los resultados del trabajo.

 En síntesis el trabajador necesita:

 -Comprender exactamente las exigencias de sus tareas. -Conocer lo relación de su propio trabajo con el de los demás.

 -Saber  su situación de dependencia con sus jefes y la relación con las demás personas de su grupo de trabajo.

 -Su lugar y los elementos de que dispondrá para cumplir sus obligaciones.




COMO ORGANIZAR EL TRABAJO



Para lograr una buena organización del trabajo/ es importante atender los siguientes pasos:

 

 -Conocer los objetivos del trabajo y de la empresa.

 -Dividir el trabajo en tareas.

 -Asignar personal especializado.

 -Delegar la autoridad necesaria para los responsables.

 Quedan en esta forma claramente definidas las relaciones de trabajo y las responsabilidades que competen a cada una de las personas.

 Veamos en detalle cada uno de estos pasos:
 


-Conocer objetivos:

 Entendemos como objetivo el efecto que esperamos obtener como resultado de nuestras acciones.

 Los objetivos son la razón de ser de nuestro trabajo.

 Los dueños o socios de la empresa son quienes deben fijar los objetivos y el administrador debe buscar la forma más conveniente para que se cumplan y lograr que efectivamente se haga.

 Es importante que los objetivos sean claramente definidos con el fin de que tanto los trabajadores como los jefes los interpreten correctamente.

 Para que los objetivos se cumplan, deben indicar con claridad qué debe hacerse, cuándo debe estar hecho y en qué cantidad.

 Los objetivos deben ser adecuados, es decir no deben ser ni muy fáciles ni muy difíciles, en ambos casos son perjudiciales.


 -División del trabajo:

 La organización implica una división del trabajo, por lo tanto pode­mos decir que organizar es distribuir el trabajo de una manera racional.

 La división del trabajo es necesaria por lo siguiente:

 -Cada persona tiene habilidades y capacidades diferentes.

 -Una sola persona es incapaz de abarcar todos los conocimientos y técnicas que cada día son más complejos y extensos.

 Al dividir el trabajo se hace necesario asignar responsabilidades y delegar autoridad, lo mismo que coordinar los elementos humanos, materiales y técnicos para lograr el cumplimiento de los

objetivos propuestos

 El administrador deberá realizar actividades como selección de personal, entrenamiento y capacitación del mismo, la clasificación de los puestos de trabajo y sus niveles de remuneración.

 Se debe al mismo tiempo, hacer la evaluación del rendimiento y cumplimiento de las metas fijadas por la empresa


-Asignar personal especializado:

 Para garantizar los resultados no basta determinar las funciones y sus requerimientos a cada empleado, el éxito del trabajo depende de la capacidad y grado de participación del elemento

humano.

 De nada sirve planear el trabajo con todas las técnicas si no se cuenta con personal suficientemente preparado o capacitado para realizarlo.


-Delegación de autoridad:

 Es la facultad o la autoridad que un jefe entrega a otro jefe subordinado para que este lo reemplace y pueda tomar decisiones sobre los problemas de su competencia.

 No puede pensarse en delegar autoridad q todos los niveles administrativos, sino sólo a unos pocos, los menos posibles.

 El que recibe por delegación una parte de autoridad, tiene la responsabilidad solamente ante su superior que se la otorgó, ya que en últimas él es el verdadero responsable.

Comentarios (0) | Comente | Comparta c