II.  ASPECTOS ECONÓMICOS DEL SIGLO XIX.  1830-1900
 

A.  NOCIÓN GENERAL


Sólo a partir de 1819, en que finalizan las campañas militares en la Nueva
Granada, se ponen en práctica algunas medidas reformistas que la élite
dirigente de la revolución venía pensando llevar a cabo, particularmente
en materia de reformas fiscales. Ello se concretó en el primer congreso
de la Gran Colombia en 1821, en Cúcuta.

En síntesis dichas medidas fueron las siguientes:

* La venta de ciertos cargos públicos.

* La eliminación del mazamorreo de los lavaderos de oro.

* Eliminación de la mesada eclesiástica, las medias anatas y la
anualidad, aplicadas a ciertos cargos públicos laicos o eclesiásticos.

* El derecho de sisa impuesto a las carnes muertas y el impuesto
de exportación interior a la agricultura también fueron abolidos al
igual que la alcabala y en 1821 el estanco de aguardientes. En
relación con el impuesto sobre el tabaco, éste no se suspendió
debido a que era el principal impuesto para el sostenimiento del
Estado.

Sin embargo, luego del atentado contra Bolívar, algunos de estos
impuestos fueron restablecidos, entre ellos las medias anatas y la
anualidad, el monopolio del aguardiente, etc. Un aspecto que no fue
tocado por la naciente república fue la cuestión de los diezmos, que
contribuían desde la colonia a las dificultades del desarrollo del
sector agrario. En este sentido se podría decir que, en general, la
estructura colonial básica permanecía intacta. Habría que esperar
a los años 40-50 para que se conformara un proyecto reformista
más radical.

Ahora bien, no podemos dejar de recordar que luego de la
desintegración de la Gran Colombia y la separación de las naciones
que la integraban para constituirse en naciones independientes, la
Nueva Granada se planteó el problema de cómo organizar,
modernizar y fortalecer el Estado y en general la nación.

Esta época que tal vez podríamos llamar de transición hacia la
modernización, planteada posteriormente por los liberales radicales,
la constituye el ingente esfuerzo que en tal sentido protagoniza
el gobierno del general Francisco de Paula Santander, en el sexenio
que se inicia en el año de 1832. Sin embargo, el ritmo del cambio fue
más bien moderado y conservador. Conservador aquí significa
que el papel del Estado se limitó, en lo esencial, a permitir el libre
juego de las fuerzas económicas conforme a la concepción que
sustenta que el desarrollo económico es obra de la empresa privada.

Aunque puede considerarse que el propio general Santander creyera
en la necesidad del proteccionismo económico para el desarrollo
nacional, lo cierto es que el período se distinguió por el predominio
de una política que abrió paso a la industria extranjera, lo que
prepararía el terreno al dominio sin disputa del librecambismo
económico. No vamos a entrar a discutir en este trabajo la polémica
entre proteccionismo y librecambio, o de quién fue proteccionista o
librecambista, o en qué momento se fue, o no. Basta decir que la
política económica fue condicionándose paulatinamente a las necesidades
económicas -materias primas- de las naciones más desarrolladas
de Europa, particularmente Inglaterra, quien domina todo el siglo
XIX. Sea como fuere, los ideólogos y estadistas de este período
tuvieron conciencia de la necesidad de salir del atraso según el
modelo anglo-sajón o norteamericano. Así lo demuestran las reformas
que se presentaron en relación con el régimen fiscal, en el sentido
del fortalecimiento del aparato estatal. Hay que señalar que en la
medida en que Inglaterra -y esto es cierto con referencia a la Nueva
Granada- no domina la balanza comercial sino a partir de 1850,
se hizo posible la puesta en práctica de un relativo proteccionismo
económico.

Debe recordarse aquí que el desarrollo económico en mente en los
estadistas colombianos del siglo XIX, cualquiera fuera el modelo
que lo sustentara, estuvo atrasado durante todo el siglo por los
conflictos caudillistas o políticos que tuvieron expresión en las
guerras civiles, de grandes consecuencias negativas para la nación.

Comentarios (0) | Comente | Comparta c