De ahí, pues, la índole contradictoria del proceso español: por un lado,
como parte integrante de la evolución mediterránea de desarrollo comercial-
burgés, integra elementos de la modernización renacentista, pero por
otra, como manifestación de su camino histórico-social particular, el
estado español representa una alianza de sectores económicos y sociales
rezagados, en los que la voluntad modernizante se encuentra asfixiada.
Esto se expresará luego, en las diferencias existentes entre las dos formas
de colonización que tuvieron lugar en el Nuevo Mundo hispanoamericano
y en las zonas colonizadas por la Gran Bretaña: sociedad señorial cerrada,
en una; sociedad más abierta y libre en la otra, es decir, más próxima a
la civilización capitalista.

La estructura económica española estaba formada en lo esencial por
un sector ganadero-latifundista cuya actividad fundamental era la ganadería
menor y lanar, en los territorios en donde no dominaba la presencia
mora, en cuyos marcos se desarrollaba la actividad agrícola. Como hemos
señalado ya, hay un cambio en lo que va del siglo, XV a fines del siglo
XVI, que trunca el proceso de ascenso capitalista. En lo que se refiere
a técnicas en el desarrollo industrial, España se encontraba atrasada,
situación que se agudiza en el siglo XVI, con los fenómenos que se originan
por efecto del mismo descubrimiento de las zonas coloniales del Nuevo
Mundo. Todo ello se va a reflejar en la consolidación de una mentalidad
parasitaria por parte de los sectores dominantes (explotación campesina
por parte del señor, por ejemplo) que va a encontrar expresión ideológica
económica en el culto al oro y que en el Descubrimiento se va a cristalizar
en la obsesión por el Tesoro Americano. El historiador chileno Volodia
Teitelboim ha señalado esa transición de una España poseedora de una
notable industria artesanal y textil (siglo XV) a una España que vió
desmantelarla en el XVI. En términos de concepción económica España
era abanderada del mercantilismo, es decir, la idea según la cual la riqueza
de las naciones se fundamenta en los metales preciosos. Aquí tenemos
la raíz social - económica de la empresa descubridora y en los marcos
de las justificaciones ideológicas de la. misma se puede ver la relación
entre Iglesia, acción particular y Estado. Ya estaba ahí contenida la
programática misionera católica como igualmente ocurre en las
avanzadillas de misioneros ingleses, presentes en la penetración de
Inglaterra en el África.
 


AUTOCONTROL Nº 2


Desarrolle el siguiente temario. El acierto en sus respuestas le permitirá seguir
avanzando.

1. Elabore un cuadro sinóptico que identifique los rasgos más sobresalientes
de la sociedad española de finales del siglo XV.

2. ¿Por qué se afirma que España era a fines del siglo XV una sociedad
mercantilista?


Compare sus respuestas siguiendo las orientaciones que vienen
a continuación.


 

RESPUESTAS
 

1. El cuadro sinóptico deberá elaborarlo básicamente con los datos que
se exponen entre las páginas 29 y 32.

2. Porque su comportamiento económico estuvo caracterizado por el
atesoramiento y transacciones basados en los metales preciosos,
fundamentalmente por el oro captado en la gesta del descubrimiento.
 


Si no tuvo dificultades al resolver las preguntas, continúe su estudio,
de lo contrario aclare los conceptos antes dé continuar.

Comentarios (0) | Comente | Comparta c