Roger Mello

 

Brasil
Ilustrador y autor


Publicaciones destacadas

Este original y versátil ilustrador, escritor y dramaturgo brasileño nos ofrece imágenes tan contemporáneas y universales como claramente identificables con el Brasil, cuya cultura popular e historia provee profundas raíces a su trabajo. Su estilo es tan distinguible y único como diverso en el manejo de la perspectiva, el color y las formas, con lo cual sorprende siempre al lector. Sus imágenes expresan una necesidad de contar historias, y superan con maestría la fácil tendencia de moralizar o dar lecciones, tejiendo la narración con ilustraciones y textos en un diálogo fluido y natural, propio de quien vive cómodo en ambos lenguajes.

¿La materia prima de su trabajo? El desafío de vivir; el peligro y el misterio de la vida, son temas que trabaja Roger Mello con todo el gusto, valiéndose de la fantasía, los recuerdos y la realidad por igual. Concibe la vida como la cosa más sobrenatural del mundo −por sobre todas aquellas que suelen llamarse sobrenaturales− y como la mayor aventura que se puede pensar. Es además observador de la infancia y del juego, como se manifiesta en sus obras Carvoeirinhos, Meninos do Mangue y João por um Fio, en las que enfrenta la realidad del trabajo infantil. Además, gozó desde niño de la presencia natural de libros y lectores en su casa, donde se nutrió desde sus primeros años de Érico Veríssimo, Lewis Carroll, Monteiro Lobato, Jorge Amado, de los que recuerda especialmente la trilogía de Veríssimo: Os Meninos da Rua Paulo, O Menino do Dedo Verde, y Tibicuera. Pero por sobre muchas de estas influencias, aparentemente las frecuentes y largas caminatas con su padre y hermanos por la moderna Brasilia y por las zonas naturales circundantes, fueron para él una segunda escuela. Ésta, que tuvo tanto peso como la escuela formal, y en donde la naturaleza con todo tipo de insectos o animales, más las maravillosas edificaciones , tomaron vida en entretejidos relatos, comentarios y referencias, en el contexto insuperable de una conversación íntima entre padre e hijos.

Fue también alumno y aprendiz del gran Ziraldo, a quien reconoce como un gran profesor y ser humano, insaciable en su curiosidad por todo lo que le rodea. De Ziraldo aprendió que un libro es para siempre, y que por ello no debía permitirse la publicación de un libro malo, pues él quedaba allí para recordárnoslo.

Nacer en Brasilia, la capital creada por el gran arquitecto Niemeyer, le ofreció a Mello desde la infancia las imágenes contrastantes entre el modernismo arrojado de la ciudad y la exuberancia verde y llena de vida de las sabanas circundantes. El mismo Mello reconoce (para una entrevista en la Folha de Sao Pablo) que de esta ciudad recibió las influencias de sus arquitectos creadores: Athos Bulcão, Óscar Niemeyer, Lucio Costa, Burle Marx, todos miembros de una generación privilegiada que expresaba su pensamiento a través del medio gráfico. Esta manera, muy parecida a la que ejerce el pensamiento infantil, es a la vez el tipo de pensamiento necesario para la creación de los libros álbum: un objeto plástico desarrollado con imágenes y palabras, que se construye por una composición –no una simple mezcla− de pensamiento gráfico y escrito.

Su obra está conformada por la ilustración de más de 100 títulos, de los que ha sido su propio autor en 20. Al ser preguntado por los favoritos de sus propios libros, señala, no sin meditarlo mucho: Todo Cuidado É Pouco por tratar sobre el caos, un tema muy complejo pero que es abordado desde el punto de vista de la infancia; Zubair e os Labirintos que es un homenaje a escritores como Kafka, Borges, Calvino, Lobato, Cortázar, quienes trabajaron la idea de recorrido; Meninos do Mangue que se refiere a la cuestión social del Brasil, un país tan lleno de contradicciones; Selvagem un libro sin palabras, y Contradança, su obra más reciente, versa sobre el tema de compartir los miedos.

Ha sido también escritor dramaturgo, con obras como Uma história de boto-vermelho (1992), O país dos mastodontes, Curupira y Festa no céu.

En 2014 recibió el prestigioso premio Hans Christian Andersen, considerado el más importante del mundo en temas de literatura infantil -antes ya había sido nominado en dos ocasiones-. En 2002 recibió de la Cámara Brasilera del Libro un reconocimiento por su libro Meninos do mangue, el premio Jabuti como mejor ilustrador y mejor libro juvenil. Este título mereció también el Gran Premio Internacional de la Fondation Espace Enfant de Suiza.

Además de su bien conocido trabajo de ilustración, ha trabajado en animación con el National Film Board de Canadá, con TV Globo y con la TV Educativa de Río de Janeiro en programas como Canta Conto y Um salto para o futuro

Algunas de sus obras

Maria Teresa. 1996.
Todo cuidado é puoco,1999.
La flor del lado de allá, 2000.
Cavalhadas de Pirenópolis, 2002.
Meninos do mangue, 2002.
Nau Catarineta, 2004.
João por um Fio, 2005.
Zubair e os Labirintos, 2007
Carvoeirinhos, 2009.
Salvagem, 2012.
Contradança, 2012.

Por: Fabio García / www.fabiogarciao.blogspot.com

Ediciones SM - Banco de la República

Bibliografía disponible en la Red de Bibliotecas del Banco de la República

S.O.S. : tartarugas marinhas
Sao Paulo : Melhoramentos, 1996
I869.3 B17s 19

Que bicho será que fez o buraco?
Rio de Janeiro : Editora Nova Frontera, 1996.
I869.3 M12q2 20

Todo cuidado é pouco!
Sao Paulo : Companhia das Letrinhas, 1999.
I869.3 M35t 19 ed.

La flor del lado de allá
Sao Paulo : Global Editora, 2005.
I869.3 M35f 19 ed.

O dinossauro : mais uma história ecológica...
Rio de Janeiro : Edioduro, 2002
I869.3 C85d 19

A cristaleira
Rio de Janeiro : Manati Produções Editoriais, 2004.
I869.3 H37c1 19 

 


AdjuntoTamaño
rogermello.jpg 0.24 MB
Comentarios () | Comente | Comparta c