El Despegue Cafetero (1900-1928)

Por: Jesús Antonio Bejarano

LA ECONOMÍA ENTRE 1900 Y 1920

1. La guerra y la reconstrucción del orden económico

La Guerra de los Mil Días, con la cual se abrió Colombia al siglo XX, fue sin duda la conflagración civil más larga y cruenta y la de más devastadores efectos para la economía nacional. Don Jorge Holguín, seguramente exagerando, estimaba en 180.000 el número de muertos y en 25 millones de pesos oro los costos ocasionados por la contienda, aparte de lo que significaba para la producción la leva de hombres, la interrupción de los transportes y el abandono de los campos en las regiones azotadas por la guerra.

La todavía incipiente economía cafetera, que desde 1870 había empezado a prosperar, especialmente en Cundinamarca y los Santanderes, que a fines del siglo XIX producían poco más del 80% del café colombiano, se vio particularmente afectada, justamente porque fueron aquellas regiones las que se convirtieron en el principal escenario de las actividades bélicas. Ello se sumó a la severa depresión del sector externo iniciada poco antes del comienzo de las hostilidades y ocasionada por el deterioro en el precio de las exportaciones, lo que por supuesto arrastró consigo las finanzas del Estado, que dependían básicamente de los ingresos aduaneros, colocando al gobierno ante una situación fiscal que el propio Ministro de Hacienda de entonces calificaba de “aterradora”.

No menos gravosa fue la forma de financiar la guerra. El gobierno emitió un decreto que autorizaba a la junta de emisión “para que emita y ponga a disposición del gobierno las cantidades que el gobierno necesite para atender el restablecimiento del orden público”. En poco más de dos años se emitieron más de mil millones de pesos, lo que llevó el cambio extranjero a proporciones descomunales: desde el 412% a comienzos de la guerra al 18.900% en octubre de 19021. Por supuesto, los precios de los víveres y artículos de primera necesidad se desbordaron, a tal punto que en 1901 el gobierno decretó la importación de víveres durante la contienda, hasta 60 días después en su terminación. Se encarecieron también las tarifas de transporte, en el de mulas por su escasez, en el fluvial por la pérdida de barcos (de 40 barcos existentes en el río Magdalena al comenzar las acciones, sólo quedaban 18 en 1902) y por supuesto las del ferrocarril. Las haciendas cafeteras, que habían constituido el núcleo más dinámico del incipiente desarrollo del país durante los últimos treinta años del siglo XIX, y entre 1896 y 1899 debieron soportar el descenso de precios del café a la mitad de lo que habían sido durante los primeros cinco años de la década, se vieron agobiadas aún más por el conflicto: la interrupción de los transportes, el encarecimiento de los fletes, el reclutamiento forzoso de trabajadores para formar los ejércitos o el abandono de los campos para eludir aquel reclutamiento, acabaron afectando no sólo las cosechas sino la organización misma de las haciendas, apoyadas sustantivamente sobre la fuerza de trabajo. Las haciendas comenzaron a producir a pérdida y en muchos casos la producción de café se volvió puramente marginal. Al término de la guerra, pues, el país quedó en ruinas, con una economía cafetera agobiada tanto por la crisis externa como por el propio conflicto, con un sistema de transporte, de por sí precario, desvertebrado casi por completo, deshechas las finanzas públicas, el cambio exterior y la circulación monetaria, y desbordados por entero los precios.

Merced a este caos, las escasas fábricas de manufacturas, que habían logrado prosperar en Bogotá y en Tunja, lo mismo que las industrias textiles de Santander, prácticamente desaparecieron, o quedaron semiparalizadas. Sin embargo, a la destrucción escapó la mayor parte de la región occidental del país y en particular Antioquia, Caldas y el Valle del Cauca. Será preciso retener este hecho, ya que en adelante el eje de la producción cafetera se desplazaría paulatinamente de Cundinamarca y Santander a la región occidental, al tiempo que Antioquia vería el surgimiento de una vigorosa industria textil.

La reconstrucción económica y política del país no era fácil. El Congreso de 1903, abocado a esta tarea, comenzó por reformar el sistema monetario adoptando el patrón oro, creó la junta de amortización, encargada de fijar periódicamente la tasa de cambio del papel moneda, reordenó el presupuesto público y la dispersa y confusa legislación aduanera y arancelaria e inició algunos intentos proteccionistas que, aunque tímidos, insinuaban ya las nuevas orientaciones del país para los años siguientes. Sin embargo, la gran meta de la reconstrucción estuvo a cargo de Rafael Reyes, quien adoptó una nueva política económica sustentada sobre la centralización fiscal, el proteccionismo y el impulso estatal a las actividades empresariales.

Imbuido de un espíritu más pragmático que el de sus antecesores y apoyado por sectores sociales que comenzaban a consolidarse alrededor del comercio exterior y, por supuesto, con un espacio de acción más amplio, fruto del cambio en las relaciones de los partidos y de la “paz negociada” con que concluyó la guerra, Reyes operó un cambio marcado en la atmósfera del país, no sólo al colocar en un plano distinto la pugna política sino al suscitar interés por las empresas de vuelo. “En cierta manera se había invertido la fórmula de los radicales: no se trataba de que la libertad nos trajera el progreso sino más bien de que el progreso nos trajera la libertad”;2 en otros términos, se trataba de un proyecto político en el que se esperaba que el desarrollo económico fuera lo suficientemente sólido como para que modificara las instituciones políticas que más de medio siglo de guerras civiles no habían sido capaces de modificar.

Además de las reformas políticas y administrativas tendientes en parte a debilitar los centros regionales de poder y a institucionalizar la representación del liberalismo en el gobierno, Reyes encaminó la gestión estatal a la búsqueda de una sana administración fiscal, la estabilización del sistema monetario y el regreso al patrón oro, la restauración del crédito de Colombia en el exterior y la atracción del capital extranjero, al tiempo que mejoraba el sistema de transportes y estimulaba la agricultura de exportación, no sólo de café sino de otros productos como el azúcar y el banano. Sin duda, la prioridad de la reconstrucción debía empezar por el orden monetario. La Ley 33 de 1903, que había establecido el peso oro como unidad monetaria, fue complementada con la Ley 59 de 1905, que fijó el tipo de cambio del papel moneda en 10.000%, estabilizando así su valor. La conversión del papel moneda, sin embargo, fue lenta y sólo vino a conseguirse cabalmente en 1923 con la creación del Banco de la República. Con todo, los pasos acometidos desde el gobierno de Reyes lograron estabilizar la circulación monetaria y el tipo de cambio.

Por otra parte, el aumento de aranceles, conjuntamente con numerosas exenciones generales y particulares para la importación de maquinaria y materias primas, el establecimiento de subsidios, las garantías sobre el rendimiento de capital para determinadas empresas, la celebración de contratos de privilegios, etc., crearon un sistema proteccionista más operativo y eficaz y representaron estímulos al amparo de los cuales comenzó a consolidarse el incipiente andamiaje industrial del país. Otra medida de importancia fue la que Bergquist ha denominado “el más espectacular de los esfuerzos de Reyes para promover la agricultura de exportación”, el Decreto 832 de 1907, mediante el cual se concedieron subvenciones a las exportaciones de café, tabaco y caucho de plantación, así como a los productos de algodón “para el consumo del país o para la exportación”. Aunque el decreto estuvo vigente apenas unos pocos meses, ilustra bien la idea básica de la política económica de Reyes: tanto la protección y los estímulos a la industria como la promoción de la agricultura de exportación hacían parte de una política global encaminada a aumentar las exportaciones y reducir las importaciones, en la convicción de que el núcleo de los problemas económicos, fiscales y monetarios era el desequilibrio de la balanza comercial del país.

Como complemento esencial de lo anterior, el gobierno de Reyes emprendió una política agresiva de transportes. En efecto, durante su administración se construyeron más de 250 kilómetros de ferrocarriles, se amplió la red de carreteras y se emprendieron obras para mejorar la navegación por el Magdalena, creando parcialmente la infraestructura vial para el auge exportador de los años siguientes.

2.

2. La expansión cafetera Sin duda, el hecho decisivo de las primeras décadas del siglo XX fue la expansión de la economía cafetera, sustentada no en el sistema de haciendas, sobre la cual se había desarrollado la producción del grano en los Santanderes, Cundinamarca y en algunas zonas de Antioquia en las últimas décadas del siglo XIX, sino en la pequeña producción parcelaria del occidente del país. Esta expansión representó no sólo un desplazamiento de las zonas de producción sino, ante todo, la presencia de nuevas formas de organización social y productiva, con mayores alcances sobre la estructura global del país que aquéllas que hubieran podido provenir del sistema de haciendas.

De hecho, el sistema hacendario se caracterizaba no sólo por la baja modalidad de la mano de obra y su escasa integración al mercado monetario, sino por una organización de la producción en la que se trataba de disminuir la inversión de capital representado en la incorporación de técnicas y elementos de trabajo que pudiesen elevar la productividad. Por supuesto, el capital incorporado en la organización inicial de las haciendas no debió de ser desdeñable. Diversos estimativos señalan que el montaje de una hacienda hacia 1880 requería $10.000 por cada cien hectáreas. Sin embargo, la compra de herramientas, maquinarias y construcciones de edificios apenas representaban el 10% de dicha inversión y la adquisición de animales y semillas el 12%, mientras que el pago de jornales y salarios el 55%, y la compra de tierra el 23%. Tal estructura de la inversión provocó, en las dos últimas décadas del siglo XIX, dos características en la organización de las haciendas: de un lado, la búsqueda de formas de uso de la mano de obra que disminuyeron el peso de los costos salariales, lo que se resolvió en el desarrollo de formas no monetarias tales como pagos de renta en trabajo o en especie, que acabaron desvinculando al trabajador de la circulación monetaria; de otro, la paulatina disminución del capital necesario para modernizar la producción representada en elementos de trabajo. Por otra parte, la integración de los procesos de producción y comercialización de café (que se manifestaban en la transformación del hacendado en comerciante o de éste en aquél, movido principalmente por la aspiración de exportar directamente el café), unida a los altos costos de transporte, hicieron que la producción cafetera dependiera fuertemente de coyunturas excepcionales en el mercado internacional del grano. Así, el sistema hacendario implicaba, de una parte, un escaso efecto de la producción cafetera sobre el mercado interno global del país y, de otra, una gran inestabilidad de la propia producción cafetera.

Lo que la producción parcelaria del occidente introdujo de nuevo en el cuadro de la economía exportadora nacional fue un mayor impacto del café sobre el mercado interno de bienes agrícolas e industriales y, además, una separación entre los procesos de producción y comercialización del grano. Esta separación permitió, a su vez, una mayor resistencia de la estructura productiva cafetera a las fluctuaciones de los precios internacionales del grano, imprimiendo por lo tanto una mayor estabilidad, no sólo al sector cafetero sino al conjunto de la economía nacional.

CUADRO 5.1
PRODUCCION CAFETERA
POR DEPARTAMENTOS 1874-1932
(Miles de sacos de 60 kgs.)

 

 

 

 

 

 

Departamento 1874 1898 1913 1925 1932
Antioquia 1.2 70 1852 415 617
Viejo Caldas 1.3 20 1992 495 1.004
Valle 0.6 20 50 50 354
Cundinamarca 8.0 204 200 312 405
Tolima 1.03 263 603 156 448
Subtotal 12.1 340 694 1.428 2.828
N. de Santder 94.31 150 200 233 270
Santander 10.7 120 105 98 150
Departamento 1874 1898 1913 1925 1932
Magdalena4 0.2 25 13 21
Otras zonas 1.9 38 445 1846
Subtotal 107.1 270 368 388 625
Total Nacional 119.2 610 1062 1816 3453
Tasa de crecimiento anual 7.2% 3.9% 4.3% 9.6%   

 

 

4 Incluye los actuales departamentos de Magdalena, la Guajira y Cesar.
5 De éstos, 18 mil sacos corresponden al departamento del Cauca y otro tanto al departamento del Huila.
6 De éstos, 56 mil sacos corresponden al departamento del Cauca y 51 mil al departamento del Huila.

FUENTE:     Sandro Sideri y Margarita Jiménez, Historia del Desarrollo Regional en Colombia, Bogotá, 1984.

Hacia los años treinta, resultaba ya claro no sólo que en la región occidental del país predominaba la producción cafetera, sino que ésta se asentaba fundamentalmente sobre la economía parcelaria. En efecto, en 1932 Antioquia, Caldas y el Valle del Cauca contribuían con el 57% de la producción nacional, a lo cual se agregaba un 13% adicional concentrado en su mayoría en las estribaciones de la Cordillera Central del Tolima (véase el cuadro 5.1). Por otra parte, el 70% de la producción antioqueña y cerca del 90% de la de Caldas y el Valle provenían de explotaciones de menos de 20.000 cafetos (cuadro 5.2). La participación de este tipo de explotaciones era algo inferior (62%) en Tolima, donde se combinaba la pequeña propiedad típica de las zonas de colonización antioqueña situadas al occidente del departamento con la hacienda de la Cordillera Oriental.

En la base de la expansión de la economía parcelaria en el occidente colombiano estuvieron dos procesos hasta cierto punto complementarios, que harían del café el producto privilegiado de estas regiones: la expansión de la frontera agrícola resultante de la colonización antioqueña y el hecho de que el café se adaptaba particularmente bien al tipo de asentamientos surgidos de la colonización. Según vimos en el capítulo anterior, la colonización antioqueña fue parte de un proceso más amplio de expansión de la frontera agrícola, sustentado sobre la ocupación de las tierras públicas durante la segunda mitad del siglo XIX y comienzos del XX. Aunque acabó fortaleciendo el latifundio, incluso en la región occidental, en una pequeña pero dispersa franja de las tierras recién incorporadas comenzó a prosperar la economía parcelaria. La mitad de las tierras incorporadas y el 65% de las áreas cafeteras fueron adjudicadas antes del despegue del cultivo. Sin embargo, entre 1906 y 1931 fueron concedidas en Antioquia y Caldas 216.817 hectáreas, de las cuales el 12% a colonos, el 47% a individuos en unidades de menos de mil hectáreas y el 41% en propiedades mayores. Aunque mínima, la proporción ocupada por pequeños productores, después de 1910, sirvió de sustento a la producción cafetera en las zonas de colonización.

En estas áreas, el establecimiento del café parece haberse generalizado sólo después de que los asentamientos campesinos desarrollaron otros cultivos. Parece razonable pensar que en una economía de colonización incipiente el recién llegado no se comprometía con cultivos que, como el café, tienen carácter permanente. Parsons anota, en efecto, que “su adopción por los granjeros antioqueños como un producto agrícola de gran importancia tuvo lugar sólo después de diez años o más de haberse efectuado los primitivos desmontes y cuando los suelos ricos en humus habían dado en abundancia las primeras cosechas de maíz, frijoles o tabaco. Aun en la hoya del Quindío, donde la colonización ha sido relativamente reciente y donde hoy, más que en cualquier otra parte de Colombia, el café es el rey, la mayor parte de los cafetales se establecieron en tierras que anteriormente habían sido pastizales y aunque el cultivo se ajusta admirablemente al patrón de colonización de los pequeños propietarios establecidos, nunca hizo parte del sistema inicial de colonización”.3 El café se acomodaba bien a la economía parcelaria una vez que ésta hubiera logrado estabilizarse, porque no requería grandes inversiones de capital; además, es un producto durable y de fácil procesamiento, de modo que no era necesaria la inversión en maquinaria cara, ni estaba sujeta a economías de escala significativas; finalmente, se combinaba bien con otros cultivos de subsistencia. Así pues, aunque la colonización no se realizó para fundar cafetales, se comprende bien por qué éstos prosperan después del asentamiento estable de los primeros pobladores.

Las consecuencias del desarrollo cafetero del occidente colombiano, con el cual se consolidaría el sector exportador, deben verse en el marco de las limitaciones al desarrollo económico global del país a comienzos del siglo XX. Sin duda una economía como la colombiana del siglo XIX, caracterizada por bajos niveles de ingreso per cápita y acumulación de capital, escasa integración al mercado mundial, exigua incorporación tecnológica a la actividad agrícola y, más aún, escasa mano de obra frente a la disponibilidad de tierras, difícilmente hubiera podido integrar un mercado nacional que permitiera desatar los procesos económicos inherentes a su constitución (desarrollo industrial, agricultura mercantil, etc.), y tampoco hubiera podido eludir las crisis recurrentes propias de una vinculación al mercado mundial mediante productos inestables. Habría que subrayar, entre las consecuencias más notables del desarrollo cafetero, la desvinculación de la producción interna de las fluctuaciones de los precios externos, gracias al divorcio entre los procesos de comercialización y producción, que no quedaban ya en manos de un mismo agente (el hacendado), sino de casas extranjeras, los primeros, y de pequeños propietarios, los segundos. Aunque los precios externos siguieron siendo importantes para la estabilidad interna de la economía, los efectos de una baja ya no ponían en cuestión la totalidad del sector exportador, como antes, lo que por supuesto se traducía en una mayor estabilidad de la vida económica y política del país. Además, aunque los ingresos provenientes de las exportaciones de café se concentraban primordialmente en los circuitos de beneficio, transporte y comercio del grano, era esto precisamente lo que transformaba las condiciones de la acumulación de capital, haciéndola fluir hacia otros sectores que la requerían.

El café se constituyó en el núcleo de la expansión del mercado interno, no tanto por lo que significaba la economía parcelaria en tanto que mercado para los productos agrícolas e industriales de consumo, sino porque creó, mediante el beneficio, el comercio y el transporte del grano, una red de consumidores urbanos, al tiempo que sustentó la constitución de una red de transporte, principalmente ferrocarrilera, lo que naturalmente comportaba enormes efectos sobre la ampliación y diversificación del mercado. De hecho, en 1898 existían en el país 593 kilómetros de ferrocarril, de los cuales el 71.4% eran utilizados básicamente en transporte de café. Para 1914 la red había aumentado a 1.143 kilómetros, de los cuales el 80.4% se utilizaba para transportar el grano y para 1922 estas magnitudes habían aumentado a 1.571 y 89.0% respectivamente. En suma, pues, la emergencia del café en el occidente colombiano no sólo creó una sociedad económica y políticamente más estable, sino que contribuyó a sentar las bases del crecimiento económico con dos de sus condiciones esenciales: la acumulación de capital y la ampliación del mercado.4

Cabría señalar, finalmente, que la expansión cafetera incidió sobre la estabilidad política del país, ya que los grupos interesados en la expansión del grano fueron de naturaleza bipartidista (Santander y Cundinamarca eran departamentos liberales, y Antioquia y Caldas predominantemente conservadores) y, además, gran parte del cuerpo político colombiano se identificó con la economía política sostenida por los intereses importadores-exportadores que controlaron el gobierno después de 1910. En otros términos, los intereses suscitados alrededor del café lograron desplazar, al menos durante algunos decenios, las violentas pugnas doctrinarias, en favor de compromisos pragmáticos y sin duda menos renovadores, pero en todo caso no resueltos por la vía de las guerras civiles.

3. El desarrollo agropecuario

Si se exceptúan las áreas cafeteras del occidente, el paisaje agrario colombiano parece haber cambiado poco entre el término de la Guerra de los Mil Días y mediados de los años veinte. Entre 1910 y 1925 el área total cultivada aumentó en forma importante, al pasar de 920.000 a 1.471.000 hectáreas lo que representó un incremento del 59.8%. En este mismo lapso, el área dedicada a cultivos de exportación pasó de 139.000 a 395.000 hectáreas, los productos para consumo urbano se incrementaron de 92.000 a 152.000 hectáreas y los de consumo rural de 680.000 a 925.000 hectáreas.5 En algunos productos, especialmente en algodón, azúcar, cebada, trigo y tabaco, la producción parece haberse elevado significativamente, ligada en parte al desarrollo industrial, como en el caso de los dos primeros, y en parte al proceso de urbanización que entre 1912 y 1925 no fue desdeñable. Para 1925 la población urbana ascendía a 1.560.000 personas (el 23.2% del total), pero ya el 25.7% de ella se localizaba en Medellín, Bogotá, Barranquilla y Cali, ciudades en las cuales la población, entre 1918 y 1925, había crecido al 4.4% anual, en contraste con el 2.0% de la población total, el 3.4% de la urbana y el 1.6% de la rural. Ello debió de sustentar, al menos en las áreas cercanas de las ciudades, importantes incrementos en los cultivos alimentarios; de hecho, para 1925, Cundinamarca ocupaba el 34.4% del área cultivada, siguiendo en importancia el Valle del Cauca (8.85%), Antioquia (8.17%), Boyacá y Caldas (7.8%), mientras que en regiones como el Tolima, Cauca, Atlántico y Huila, dedicadas más a la ganadería, el área cultivada apenas contribuía con menos del 4.0% al total cultivado del país. Sin embargo, comenzaba ya a insinuarse algún grado de especialización regional en la agricultura. Cundinamarca, por ejemplo, en 1925 producía el 87.7% del trigo nacional y el 66.6% de la papa, el Valle el 44.3% de la caña, Boyacá el 74.1% de la cebada y Magdalena el 95.9% del banano, para mencionar algunos de los productos agrícolas más significativos.

Quizá las transformaciones más notables de la agricultura en los dos primeros decenios del siglo XX (a excepción naturalmente del café) fueron las relacionadas con la expansión de cultivos que, como la caña de azúcar, el algodón y el arroz, experimentaron algunas transformaciones técnicas; también el trigo, que se benefició de políticas proteccionistas, y por supuesto, el notable desarrollo ganadero, cuya expansión se hizo posible al amparo de las concesiones de tierras públicas.

A fines del siglo XIX, la producción de caña se localizaba sobre todo en Santander, Cundinamarca y las riberas del Magdalena; con todo, desde 1901, con la ampliación y modernización del ingenio La Manuelita y, en 1906, con la creación del ingenio Sincerín, cerca a Cartagena, la caña de azúcar experimentó en el Valle y en Bolívar una rápida expansión, acompañada de nuevos métodos de cultivos, cuidados agronómicos, riego, etc.; para 1928 existían ya seis ingenios azucareros. El algodón, amparado por políticas arancelarias no siempre duraderas, logró prosperar en los departamentos de Bolívar, Atlántico y Magdalena (que en 1924 producían el 70% del algodón en rama del país) y secundariamente en Boyacá y Santander. El arroz comenzaba a expandirse desde comienzos del siglo en el Tolima, cuyas llanuras permitían la incorporación de maquinaria, así como en el Valle y Cundinamarca. El trigo se cultivaba fundamentalmente en Boyacá y la Sabana de Bogotá, amparado casi siempre por altos niveles de protección e incluso por prohibiciones de importar harina.

Aunque las técnicas agrícolas poco se modificaron durante los primeros 25 años del siglo XX (después de 1927 se desarrolló con más amplitud el uso de maquinaria y técnicas agronómicas), aparte de las innovaciones introducidas en la caña de azúcar, es necesario tener en cuenta que la maquinaria requerida por las actividades cafeteras impulsó también la fabricación de rastrillos, palas, azadones de hierro, trilladoras, segadoras, etc., y que la mejoría del sistema de transporte hizo más accesible la importación de máquinas e, incluso, de fertilizantes. El alcance de la técnica fue sin duda modesto si se lo compara con Europa y Norteamérica, pero significaba un gran paso respecto de la situación del siglo XIX, donde no se registró ningún avance si se exceptúan los introducidos en los métodos del cultivo del café. En Medellín, por ejemplo, hacia 1915 se fabricaba, además de maquinaria para el café, trapiches para caña (desde el pequeño de mano hasta el hidráulico), ruedas Pelton, pisones para molino, y en Caldas se diseñaron trilladoras de trigo y desfibradoras de algodón. Por otra parte, hacia 1920 eran varias las casas importadoras que ofrecían motores hidráulicos, de vapor y eléctricos; en varias regiones del país se constata la existencia de haciendas con amplia utilización de maquinaria pesada, que con gran detalle catalogó “El libro azul de Colombia”, publicado en 1919, a efectos de una presentación del país ante los inversionistas extranjeros.6

Los adelantos, nada espectaculares por lo demás, fueron por supuesto el resultado de la ampliación del mercado, de la apertura de vías de comunicación y de la infraestructura cafetera, pero a ellos contribuyeron también los estímulos gubernamentales. No puede olvidarse que las reformas arancelarias de 1903, 1905 y 1913 protegieron, desigualmente, es cierto, el trigo, el azúcar, la manteca, el arroz y el algodón; desde 1906 se redujeron los derechos de importación para los abonos químicos y el utilaje agrícola, como motores de tracción, calderas, semillas, depuradores sulfúricos, etc., quedando exentos, en 1907, todos los abonos químicos y sus bases, es decir, los fosfatos de cales, superfosfatos y sales de potasa, y se exceptuaba del recargo arancelario al alambre de púas. Luego, en 1913, se creó el Ministerio de Agricultura y Comercio, el cual inició campañas de difusión tecnológica y educación agronómica, aunque con resultados por cierto desalentadores.

A pesar de los modestos progresos cuantitativos de la producción agrícola, la ganadería continuaba acentuando su papel en el uso de las tierras disponibles. Todavía en 1934, el 43.7% del área utilizada eran tierras en pastos, mientras que las cultivadas apenas representaban el 2.4%; el resto se destinaba a bosques. En regiones como el Atlántico, Boyacá, Tolima, Bolívar, Valle, Cundinamarca y Caldas, las tierras en pastos superaban el 50% del área total, pero mientras en Caldas y Cundinamarca la tierra dedicada a cultivos se aproximaba al 10%, en las demás regiones no superaba el 3% del área total. De hecho, entre 1904 y 1930 el hato ganadero se duplicó, concentrándose en buena parte en el departamento de Bolívar, que contaba en 1930 con 1.500.000 cabezas, mientras departamentos como Cundinamarca, Valle del Cauca o Magdalena no superaban las 500.000 cabezas. En Bolívar llegaron a encontrarse haciendas con más de 60.000 cabezas y no eran infrecuentes las que pasaban de 5.000. Aunque las tierras dedicadas al ganado eran veinte veces las de la agricultura, los rendimientos no eran, por supuesto, equivalentes. La ganadería era extensiva, con una muy baja densidad poblacional, escaso peso y alta mortalidad. Salvo la introducción de algunas variedades de pastos y el establecimientos de unas cuantas dehesas cubiertas de alfalfa, carretón y trébol en Boyacá y la Sabana de Bogotá, además de una que otra importación de ejemplares de razas puras para iniciar cruces con ganado criollo, el desarrollo ganadero no ostentó ningún cambio técnico de significación.

Habría que advertir aquí que el desarrollo ganadero no fue más que el resultado de la ocupación de tierras baldías en considerables extensiones, especialmente en la Costa Norte y en Antioquia, en las áreas colindantes con Bolívar. De hecho, de las 923.743 hectáreas de baldíos concedidos en el país entre 1910 y 1937, 273.531 (el 29.6%) fueron adjudicados en Bolívar, con un promedio de 1.688 hectáreas por propiedad, 191.677 (el 20.75%) en Antioquia con un promedio de 1.453 hectáreas, y 102.013 en Magdalena (el 11.1%), con un promedio de 1.030 hectáreas. Así como de Antioquia había partido el vigoroso movimiento colonizador del occidente, también contribuyó a la colonización de la Costa Norte, pero no ya bajo la forma de economía parcelaria sino para constituir las grandes haciendas ganaderas en las primeras décadas del siglo XX.7*

Si intentásemos una radiografía de la agricultura colombiana hacia 1920, encontraríamos, como el rasgo más notable, una estructura agraria heterogénea con una escasa franja de territorio cultivado y apenas una cuarta parte de las tierras bajo algún tipo de utilización económica. En esta pequeña porción de territorio explotado podrán distinguirse, en grandes líneas, cuatro formas de explotaciones agropecuarias. En primer término, las grandes haciendas ganaderas de la Costa Norte y Antioquia, surgidas la mayoría al amparo de la ocupación de tierras públicas en la segunda mitad del siglo XIX y primeros decenios del XX, a las que se sumaban las antiguas haciendas ganaderas de origen colonial en Cundinamarca, Valle del Cauca, sur del Tolima y el Huila, junto con las de Casanare y San Martín. En este segundo lugar, las grandes haciendas cafeteras de Cundinamarca, Santanderes y del oriente del Tolima, consolidadas como áreas nuevas después de 1870 o transformadas desde entonces en plantíos de café. En tercer término, algunas explotaciones modernas dedicadas preferentemente a la caña de azúcar en el Valle del Cauca, unas modernas pero escasas explotaciones ganaderas en la Costa Norte y haciendas ganaderas de moderada extensión en la altiplanicie cundiboyacense. Finalmente, la pequeña propiedad cafetera en el occidente, y la pequeña propiedad no cafetera, dedicada sobre todo al trigo, el maíz y la papa en Cundinamarca, Boyacá y Nariño, o a modestos cultivos de caña en Santander.

4. La industrialización hasta 1920

Los estímulos que desde el gobierno de Reyes comenzaron a brindársele a la industrialización del país son, por supuesto, materia de controversia respecto a sus alcances reales. Es cierto que entre 1870 y 1900 se apreciaban ya brotes firmes de industrialización (véase el capítulo anterior), de modo que para 1900 podrían registrarse ya algunos progresos, que aunque modestos, traían consigo en todo caso los gérmenes de la industrialización. Cualquiera sea el juicio que se haga sobre la política industrialista de Reyes, el hecho es que después de 1905 el balance industrial del país se modificó notablemente: se dieron los primeros pasos para fomentar la refinación de petróleo, se fundaron nuevos ingenios azucareros y se modernizaron los existentes, se inició la fabricación de algunos productos como el cemento y el ácido sulfúrico y algunos bienes de consumo corriente como chocolates, fósforos, velas, cervezas y gaseosas, renglones que hasta entonces no pasaban de ser artesanales. De hecho, si hacia 1900 se contabilizaban doce fábricas en Bogotá, diez en Antioquia, una en Boyacá, otra en Bolívar y numerosas empresas caseras de textiles y tabaco en Santander, ya para 1916 existían en Bogotá 13 fábricas, en Antioquia más de 25, más de diez en Atlántico, ocho en Bolívar, y varios establecimientos menores de molinería, velas, jabones y tejidos manuales en Caldas y Santander.8 El balance regional del entable industrial comenzó a modificarse. Bogotá y Cundinamarca se vieron rezagados como centros fabriles en favor de la región antioqueña, no sólo por el vigoroso desarrollo de la industria textil, sin duda el hecho más notable del desarrollo industrial colombiano en los primeros decenios del siglo XX, sino por la constitución de un núcleo empresarial en Antioquia de mucho mayor dinamismo que el bogotano. Por lo que hace a la industria textil, entre 1902 y 1920 se crearon todas, excepto una, de las empresas que lideraron esta industria hasta la Segunda Guerra Mundial: la empresa de tejidos de Bello (1902), la empresa de tejidos de Samacá (1904), la Compañía Colombiana de Tejidos (1907), la Sociedad Industrial de San José de Suaita (1908), en Santander, la fábrica de tejidos Obregón en Barranquilla (1910), la fábrica de tejidos Rosellón en Medellín (1911), la de Caldas, en Manizales (1919), y la Fábrica de Tejidos del Hato en Bello, Antioquia (1920). Aun cuando Santiago Montenegro sostiene que “el papel del Estado en la promoción directa de la industria textil fue marginal (durante la administración Reyes)”, refiriéndose a la escasa magnitud de los subsidios, poca duda cabe sobre el hecho de que la protección, conjuntamente con las políticas de fomento y con la ampliación del mercado gracias a la construcción de vías y el mejoramiento de las condiciones financieras del país, dieron un impulso definitivo a la industrialización, especialmente en el sector textil. De hecho, según un observador de la época, J. L. Bell, para 1915 existían en Colombia 1.121 establecimientos manufactureros con un capital invertido de 12.8 millones, inversión que en un 70% se localizaba en Medellín. Por otra parte, los establecimientos textiles representaban el 16% del total de establecimientos existentes y cerca del 25% del capital invertido en la industria. De igual forma, de las 17 principales empresas de textiles existentes en 1916, nueve se encontraban en Antioquia (ocho en Medellín y una en Sonsón); además, de los $2.389.400 que representaba el capital de las 17 empresas, un poco más de la mitad correspondía a las nueve empresas antioqueñas, aunque para entonces el mayor establecimiento textil era la fábrica Obregón en Barranquilla, seguidas por las fábricas de Bello y Coltejer en Medellín.

Así pues, la industrialización colombiana avanzaría, en las dos primeras décadas del siglo XX, primordialmente sobre el sector textil y sobre las manufacturas de la región antioqueña, que también contaba, hacia mediados del segundo decenio, con fábricas de fósforos, cigarrillos, chocolates, gaseosas, calzado, vidrio y loza, con varias fundiciones y con la ferrería de Amagá.

Así pues, la industrialización colombiana avanzaría, en las dos primeras décadas del siglo XX, primordialmente sobre el sector textil y sobre las manufacturas de la región antioqueña, que también contaba, hacia mediados del segundo decenio, con fábricas de fósforos, cigarrillos, chocolates, gaseosas, calzado, vidrio y loza, con varias fundiciones y con la ferrería de Amagá.

En las demás regiones, la industrialización, aunque no tan vigorosa como en Antioquia, no era desdeñable. En Bogotá y Cundinamarca se habían instalado la Cervecería Bavaria, una fábrica de cemento, dos fábricas de tejidos, la Fábrica Nacional de Fósforos, una fábrica de calzado y pequeños establecimientos en los que se fabricaban jabones, velas y pastas alimenticias. Un núcleo industrial de alguna importancia comenzaba a emerger en la Costa Atlántica; Barranquilla contaba con la fábrica de textiles Obregón, además de fábricas de zapatos, cerveza, gaseosas, molinos de trigo, etc. En el Valle del Cauca, la producción fundamental era hasta entonces la de los ingenios azucareros, aunque existían algunas empresas industriales. Las demás regiones, Caldas, los Santanderes, Huila y Tolima, se resignaban a la fabricación de artículos de consumo en pequeños establecimientos sin ninguna proyección industrial.9
Habría que destacar dos hechos en la industrialización colombiana de los dos primeros decenios. Por una parte, desde aquellos años se insinuaba la especialización regional en la producción de ciertos bienes: textiles y cigarrillos en Medellín, cerveza y cemento en Bogotá y procesamientos de azúcar en el Valle del Cauca, ramas que hasta la década del cuarenta constituirían el grueso de la producción industrial colombiana, conservando y aun profundizando aquel perfil de industrialización.10

Por otra parte, a diferencia de los intentos iniciales de industrialización del siglo XIX, la mayor parte de las industrias montadas en las dos primeras décadas del siglo XX lograron subsistir, convirtiéndose algunas de ellas, años después, en las principales empresas del respectivo sector. Así, Coltejer y Fabricato en textiles, Coltabaco en la fabricación de cigarrillos, Postobón en gaseosas, la Fosforera Colombiana en la fabricación de fósforos y Cementos Samper en el sector de cemento, para mencionar únicamente las más destacadas. Las demás empresas, aunque no desaparecieron, fueron en su mayoría absorbidas por los consorcios empresariales formados después de 1930. Además, “en algunas ramas de la industria como la cerveza, cigarrillos, bebidas, gaseosas, chocolate y los talleres metalúrgicos, existió una cierta continuidad entre la fabricación tradicional y el establecimiento de fábricas. (...) En este tipo de industrias subsistió la fabricación tradicional al lado de la producción fabril, y poco a poco esta última fue absorbida por la industria; no se trató, sin embargo, de un proceso de evolución lenta de la producción tradicional hacia formas modernas de producción, sino de una continuidad en el tipo de productos y la absorción paulatina de la producción tradicional por los establecimientos fabriles montados por nuevos inversionistas. En otras ramas, como la industria textil, no existió esa continuidad respecto a la producción tradicional, ya que por ejemplo en la región de Antioquia, donde se estableció el primer núcleo industrial importante en este ramo, la producción de tipo tradicional era prácticamente inexistente. Esto implicó que en este tipo de industrias las fábricas más grandes adquirieron casi desde el comienzo una supremacía en el mercado interior”.11

Aunque sabemos poco sobre las fuentes de financiación para el montaje de las industrias en aquellos años, es indudable que la existencia o no de continuidad entre la producción tradicional y la fabril no estuvo ligada a las fuentes de financiación, esto es, no hubo una línea continua de empresas tradicionales que en virtud de su crecimiento se hubieran convertido en empresas fabriles. En su mayoría, las empresas creadas tuvieron origen en los nuevos empresarios que trasladaron su capital a las actividades fabriles, como una actividad adicional a la comercial, en el caso de la industria textil antioqueña, o a la actividad agrícola, en el caso de Barranquilla, Santander, Bogotá y el Valle del Cauca.

A su vez, el origen del capital de los nuevos empresarios industriales estuvo en unos casos ligado a la propiedad de haciendas, en otros casos a actividades especulativas durante el extraordinario período de inflación de 1899-1902, pero fundamentalmente a la producción y comercio de café desarrollada después de 1870. Habría que anotar que quizá la característica más sobresaliente de la acumulación de capital en Colombia después de 1870 fue la acentuada diversificación de las inversiones realizadas por los empresarios, resultante del alto riesgo que representaban las actividades económicas en estos años, pero especialmente las asociadas con el comercio exterior. A las frecuentes oscilaciones de los precios internacionales se sumaban las frecuentes guerras civiles y la inestabilidad monetaria, lo que condujo a los empresarios a invertir simultáneamente en café, algunas industrias, compras de tierras y actividades especulativas, creando un cuadro de inversiones diversificadas para eludir aquellos riesgos.

Brew, refiriéndose a la cuestión del origen de los capitales para los primeros entables industriales, y observando que la inversión de capital requerida para establecer las primeras fábricas fue pequeña, anota: “Todas estas circunstancias disminuyen la tentación de suponer que como los industriales de principios de siglo pertenecieron a la élite comercial surgida en el siglo anterior, habían podido acumular dinero poco a poco a través del comercio, la minería, la agricultura y otros negocios de tal manera que cuando se presentaron factores favorables a la industrialización tuvieron oportunidad de invertir capital en las industrias modernas. Pero es posible que el proceso de acumulación de capital necesario haya sido mucho más súbito y mucho menos gradual aunque fuera en las manos de la misma élite”.12

De hecho, en términos de la acumulación de capital, el legado que la economía colombiana recibió del siglo XIX fue más bien precario. Las fortunas que se amasaron en la minería, el comercio interno o externo o la agricultura de exportación fueron modestas, cuando no desaparecieron en las continuas crisis exportadoras de la segunda mitad del siglo XIX. Las magnitudes de la economía de exportación fueron en extremo débiles, cíclicas y de corta duración, como para haber permitido una acumulación significativa y estable de capital. En rigor, a diferencia de otros países latinoamericanos, el desarrollo exportador colombiano fue tardío. Para 1905-1910 las exportaciones reales per cápita apenas sobrepasaban a las de fines del período colonial en un 30% y tan sólo habían logrado duplicarse con relación a las del período 1835-1839, cuando comenzaron los primeros intentos de exportaciones tabacaleras. Aun a principios del siglo XX la economía colombiana seguía cerrada a la economía mundial y exhibía, conjuntamente con Haití, los índices más bajos de toda América Latina en términos de exportaciones e importaciones per cápita e inversión extranjera.13 En realidad, el “desarrollo hacia afuera” sólo se produjo en Colombia después de 1910-1912, cuando las exportaciones que habían venido aumentando sistemáticamente desde los primeros años del siglo consolidaron su crecimiento gracias al ascenso de las exportaciones cafeteras.

5. La fuerza de trabajo

La heterogénea conformación de la estructura agraria del país y el escaso desarrollo industrial conllevaban el que las formas de explotación de la fuerza de trabajo fueran extremadamente diversas, dependiendo del tipo de explotación. En efecto, mientras que en Cundinamarca los trabajadores por cuenta ajena representaban el 44.6% de la fuerza laboral, en Santander el 37.12% y en el Tolima el 41.7% (véase el cuadro 5.3) en Antioquia, Valle y Caldas, si bien los trabajadores por cuenta ajena no eran desdeñables (20.1, 27.9, y 34.6%), se estaban ya constituyendo nuevas opciones laborales de carácter urbano o rural, vinculadas a la industria, los servicios y el café. Lo que debe subrayarse aquí es que hasta mediados de los años veinte la dinámica del mercado laboral fue mucho más acentuada en la zona occidental que en la oriental, donde la única opción para muchos trabajadores era la de convertirse en arrendatario o aparcero de las haciendas. Esto, como se verá, es un rasgo capital que explica las transformaciones sociales surgidas del auge de las inversiones públicas de mediados de los años veinte. Por otra parte, aunque en la región oriental del país las relaciones de trabajo en las haciendas cafeteras eran disímiles, tenían en todo caso como característica común que la vinculación de los trabajadores a las haciendas implicaba su aislamiento del por sí precario mercado de trabajo, toda vez que en calidad de agregados, aparceros o tabloneros, según la modalidad de cada región, les estaba vedado dedicarse a actividades distintas a las asignadas por la hacienda, incluso por normas que llegaron a consagrarse en los códigos de policía.

Así pues, el rasgo más notable de la economía colombiana hacia 1920 era el peso de esta estructura agraria, caracterizada por la diversidad de formas de utilización del suelo y explotación de la fuerza de trabajo, y, según vimos, agobiada por bajos niveles de productividad y por casi nulos niveles de incorporación de tecnología, a lo que se añadía un incipiente entable industrial centrado básicamente en el sector textil de Antioquia y en algunos bienes de consumo corriente, un no menos incipiente desarrollo ferrocarrilero que servía apenas para transportar el café exportado, pero que sólo tangencialmente vinculaba al mercado las producciones no cafeteras, y un sector terciario apenas compatible con el bajo nivel de desarrollo. Este era, sin duda, un cuadro económico desalentador, en el que, salvo los impulsos provenientes de las exportaciones de café, no se percibía ningún otro factor que estimulara las transformaciones económicas. Claramente lo advertía un observador de la época, Antonio José Restrepo, quien en 1917 anotaba que “nada extraño es que la prosperidad de Colombia dependa hoy día, casi única y exclusivamente, del precio del café. He aquí el mal”.

LA PROSPERIDAD A DEBE 1.

LA PROSPERIDAD A DEBE

1. La bonanza externa y el crecimiento económico Los ritmos lentos y sin duda desalentadores que caracterizaron los primeros dos decenios del siglo XX, comenzaron a modificarse a principios de los años veinte, por la afortunada confluencia de un conjunto de factores que mejoraron tanto la situación del sector externo como de las finanzas gubernamentales, dando lugar a lo que se ha llamado “la prosperidad a debe”. Entre 1922 y 1929, pero especialmente en la segunda mitad de la década, esta economía que tan lentamente había progresado experimentó un crecimiento rápido que resquebrajó por completo el adormecimiento de las décadas anteriores y precipitó el rompimiento, al menos en el oriente del país de la economía “señorial” (la expresión es de Antonio García) que caracterizaba el régimen de haciendas.

De hecho, la notable mejoría del sector externo se expresó en un aumento del valor total de las exportaciones, que si bien habían venido incrementándose desde 1905, alcanzando en 1915-1919 los US$44.5 millones anuales, pasaron a US$63.9 millones entre 1922 y 1924 y a US$112 millones entre 1925 y 1929. Esta expansión se sustentó en un alza de los precios internacionales del café, que pasaron de 15.4 centavos de dólar por libra en 1922 a 26.3 en 1928, pero también en un incremento del 51% del volumen de café remitido al exterior y del 70% del quántum global de exportaciones.14 Colombia consolidó su posición en el mercado mundial del café durante estos años, pues si en 1915 producía el 3.5% de la producción mundial del grano, para 1925 dicho porcentaje había subido a 8% y en 1930 a 11.3%.

A esta mejora en las exportaciones del país se añadieron las divisas provenientes de la indemnización de Panamá, por un total de US$25 millones, 10 millones pagados en 1923 y 5 millones anuales entre 1924 y 1926. Finalmente, el país, que no había gozado hasta entonces de una buena imagen como deudor en los mercados internacionales, por los crónicos incumplimientos, derivados de una situación externa y fiscal no menos crónica, pudo volcarse sobre los mercados financieros mundiales. Coincidieron así el auge financiero norteamericano, que amplió el crédito internacional, reorientándolo durante los años veinte en buena parte hacia América Latina, con una recuperación de la capacidad de endeudamiento y una mejor imagen del país como deudor, a la cual no fueron ajenas las recomendaciones de la Misión Kemmerer, encargada en 1923 de reorganizar las finanzas nacionales.

Así, entre 1923 y 1928 la deuda externa de largo plazo del país se incrementó en un 743%, al pasar de US$24.1 millones a 203.1 en 1928. Los años en que el endeudamiento se hizo más acentuado fueron los del período 1926-1928, cuando el saldo de la deuda externa pasó de US$63.4 millones a 203.1 millones. Por otra parte, el proceso de endeudamiento abarcó no sólo el sector nacional del gobierno, cuya deuda pasó de US$21 a 71 millones entre 1923 y 1928, sino fundamentalmente los departamentos y municipios. Los primeros aumentaron su deuda algo más de veinte veces, mientras los segundos la multiplicaron por ocho. Igualmente fue importante el endeudamiento del sistema bancario, que se quintuplicó en esos años, yendo gran parte a financiar las actividades del recién creado (1924) Banco Agrícola Hipotecario (véase el cuadro 5.4). De hecho, los coeficientes de endeudamiento fueron de una magnitud tal, que según Juan José Echavarría, entre 1925 y 1928 la deuda total representaba el 12.9% del producto interno bruto, el 99.4% de las exportaciones, el 226.1% de la reservas internacionales y el 244.2% de los ingresos fiscales del país, y para el período 1929-1933 las proporciones con respecto a estas mismas variables se elevaron en su orden al 36.8%, 277%, 126% y 642.8%, lo que por supuesto iba mucho más allá de cualquier límite razonable de endeudamiento.15

Prescindiendo por ahora de los efectos del endeudamiento sobre la estabilidad económica del país en el corto plazo, la notable mejora en la situación financiera se tradujo en un crecimiento rápido de la demanda global, sustentada no sólo en los mayores ingresos de exportación sino en un aumento sin precedentes del gasto público que el endeudamiento hizo posible, y que se orientó hacia las obras públicas, el transporte interno, la construcción de viviendas urbanas y la actividad comercial. Además, por primera vez el país contó con un fondo apreciable de divisas que le permitió ampliar las importaciones de maquinaria, equipo y bienes intermedios con los cuales la industria podía expandir su capacidad para atender la creciente demanda interna.

Aun con todas las dificultades que sobrevendrían al final del decenio, el endeudamiento logró desbloquear lo que con exactitud denominó Esteban Jaramillo “el movimiento pausado y de extraordinaria lentitud que trajimos hasta muy avanzado el presente siglo y que fue como una prolongación de la época colonial”. En efecto, entre 1925 y 1929 la tasa de crecimiento anual del producto bruto por habitante alcanzó la cifra de 5.2%, la más alta de la historia del país, mientras que el producto total creció al 7.7% anual, también uno de los más rápidos a lo largo del siglo XX. Estas magnitudes no eran desdeñables en una economía que hacia 1925 alcanzaba en promedio US$115 de ingreso por habitante, uno de los más bajos en América Latina y en un país que ocupaba más de las tres cuartas partes de los 6.7 millones de habitantes a actividades agrícolas hacia 1925. “Al bajo nivel de ingreso nacional (se señala en el Informe de la Comisión Económica para América Latina, CEPAL, describiendo la aceleración del crecimiento alrededor de 1925) se asociaba una exigua afluencia de capital extranjero limitada principalmente a algunas inversiones en petróleo. El producto por unidad de capital era extremadamente bajo, tanto por la composición misma del capital existente que consistía sobre todo en mejoras agrícolas, viviendas y servicios municipales, como por la rudimentaria técnica de producción empleada. Además se registraba una relación muy baja desde el punto de vista del capital por persona ocupada”.16

El endeudamiento, como es obvio, suscitó debates de todo orden, “Prosperidad a debe”, clamaba Alfonso López Pumarejo en el Congreso. “La prosperidad, la que vale la pena llamarse tal, es y ha sido y será una prosperidad a debe”, respondía Esteban Jaramillo, Ministro de las Finanzas. “El baile de 1926 a 1929”, según expresión que Alejandro López acuñaría unos años más tarde. El hecho es que, gracias a ello, las finanzas nacionales, departamentales y municipales gozaron de un amplio margen para emprender o continuar las inversiones públicas que la economía venía demandando de tiempo atrás. El gasto público se triplicó entre 1926 y 1929 de tal modo, que los gastos públicos per cápita pasaron de US$5.5 a 13.7 en este período. La inversión pública llegó a representar entre 1925 y 1929, el 29.4% de la inversión total nacional, especialmente en transporte, donde el porcentaje ascendió a 74.9% en este mismo período. Sin duda, la contribución de las inversiones del sector público al crecimiento de aquellos años sólo podía apoyarse en el financiamiento externo. Resultaba poco factible, dado el bajo nivel de renta por habitante, acudir internamente a un aumento de los ingresos fiscales por la vía de la tributación indirecta (el peso hubiera recaído sobre el comercio exterior), al tiempo que gravámenes significativos a la propiedad o a la renta tenían como presupuesto modificaciones institucionales y políticas para las cuales el país aún no estaba preparado.

No menos importante fue la posibilidad de superar las limitaciones para importar, actividad que, por lo demás, absorbió buena parte del endeudamiento. De hecho, entre 1923 y 1929 el quántum de importaciones creció en un 134%. Aunque gran parte de ellas (el 49%) se orientó a los bienes de consumo, el resto se destinó a materias primas y bienes intermedios y de capital para la industria, la agricultura y el transporte. Las importaciones de bienes intermedios y materias primas estuvieron representadas, sobre todo, en suministros para el sector textil y elementos para la industria metalmecánica. En lo referente a los bienes de consumo, éstos estuvieron representados básicamente en productos metálicos y químicos, pero sobre todo en alimentos (48% de las importaciones de bienes de consumo) y textiles (44%). Las compras externas de alimentos fueron especialmente acentuadas desde 1927, gracias a la ley de emergencia, que permitió la libre importación de víveres de primera necesidad, “incluyendo según decía el decreto todas las que pueda producir el país”, a fin de disminuir alzas de precios. Finalmente, cabe destacar el aumento de las importaciones de maquinaria, que pasaron de US$7.472.000 en 1922 a 48.582.000 en 1928, jalonadas sobre todo por el material de transporte, que pasó de US$3.357.000 a 29.251.000 entre 1923 y 1928.

Así pues, el crecimiento global se vio impulsado por un sector externo que, por la vía de las exportaciones, sobre todo de café, y por la del endeudamiento, permitió superar las limitaciones estructurales que caracterizaban la economía colombiana en los decenios anteriores, gracias a la expansión del gasto público, la mayor capacidad para importar y el incremento de la demanda interna derivada de los mayores ingresos cafeteros. Ello, por supuesto, habría de reflejarse en la actividad de la industria, los transportes y la agricultura. 2. El Estado, las inversiones públicas y los transportes Quizá lo que mejor definió los cambios de estos años fue el acrecentamiento del gasto público y su impacto más inmediato, las obras públicas, y particularmente la expansión ferrocarrilera, no sólo por lo que ello significó para la integración del mercado nacional, sino por los efectos que provocaría en el mercado laboral, en la valorización de las tierras y en la conmoción de la estructura agraria que comenzó a desatarse desde mediados de los años veinte.

En efecto, tanto el endeudamiento como los ingresos adicionales por concepto de impuestos aduaneros llevaron los ingresos del gobierno central de $15.7 millones en 1921 a 107.5 millones en 1928, de los cuales, en este último año, los empréstitos representaron el 30.2%. Igualmente, entre 1923 y 1928-29, los ingresos departamentales se incrementaron en un 150% y los municipales en 112%, apoyados en parte en los empréstitos, pero también en mejores condiciones tributarias derivadas de la propia expansión económica. Lo que entonces ocurrió fue que un factor autónomo básico como los empréstitos y la indemnización de Panamá, al permitir una ampliación de la inversión pública y en general de la actividad económica acabó alimentando los ingresos ordinarios del sector público, que entre 1924 y 1928 se elevaron de $33.4 millones a $75 millones en el sector central, ocurriendo lo propio en los niveles departamentales y municipales. Ante esta holgura fiscal, se fortaleció enormemente la capacidad de gasto del sector público, que pasó de $38.9 millones en 1923 a 115 millones en 1928, lo que representó el nada desdeñable incremento del 195% en sólo cinco años.

Según se anotó, buena parte de la nueva capacidad se orientó hacia las obras públicas, en las cuales el gasto se aumentó de $6.3 millones en 1923 a 62 millones en 1928, pasando éstos de representar el 16.2% del gasto público nacional total, en 1923, al 53.9% en 1928 (véase el cuadro 5.5). A su vez, aquellos gastos se destinaron básicamente a los ferrocarriles, que entre 1926 y 1929 absorbieron más del 60% del total de inversiones públicas del país.

Sería precisamente el desarrollo de las vías de comunicación lo que precipitaría los cambios más significativos del período. Desde comienzos de los años veinte los observadores indicaban de manera persistente que la principal limitación de la economía nacional era la carencia de un sistema articulado de medios de transporte para los productos, para superar la dispersión y fragmentación de los mercados. Hasta entonces, la función de las vías de comunicación, en particular de los ferrocarriles, había sido la de integrar las áreas cafeteras a los puertos de embarque para el exterior, lo que configuraba un sistema centrífugo de la infraestructura de transportes que apenas marginalmente vinculaba los mercados internos. Aún en 1920, del valor total transportado por los ferrocarriles, sólo el 17.5% correspondía a comercio interno y el resto estaba representado por productos para la exportación. En efecto, de los 1.481 kilómetros de vías férreas existentes en 1922, 992 kilómetros estaban localizados en las regiones típicamente cafeteras, 313 kilómetros se orientaban a los puertos de embarque y sólo 176 kilómetros conectaban regiones no vinculadas al comercio exterior. La red de carreteras, si así podían llamarse los caminos a veces cubiertos por triturados de piedra o por grava y arena, apenas ascendía a 3.437 kilómetros, de los cuales el 50% se encontraba en Cundinamarca. Lo costoso de los fletes, que según los observadores de la época era el principal obstáculo al comercio interno, las dificultades para la importación de maquinaria, el estrecho ámbito local de la mayor parte de los productos, las dificultades para vincular tierras incorporadas a la frontera productiva, en fin, el aislamiento del país de las regiones entre sí, era apenas una lista parcial del obstáculo que suponía la carencia de ferrocarriles, y que Alejandro López precisaba en una fórmula: “Sin cambios (o comercio), sin caminos, sin demandas, de nada vale el esfuerzo humano”.

Se trataba pues, de orientar la construcción de los ferrocarriles en orden a crear, en unos casos, y a facilitar, en otros, el comercio interno, el mercado nacional, con todo lo que ello significa para el desarrollo de la economía, promoviendo una red de tendencias centrípetas en vez de las centrífugas que habían predominado hasta entonces. Así, el desarrollo ferrocarrilero de los años veinte se orientó hacia la integración de la economía nacional y sólo de un modo secundario a completar las vías de comunicación dirigidas hacia el mercado mundial. De hecho, entre 1925 y 1930 se construyó la mitad de la red ferrocarrilera total del país existente en 1930. Por otra parte, entre 1922 y 1934 se duplicó la cantidad de kilómetros de ferrocarriles construidos y en explotación. Sin embargo, los ferrocarriles de las zonas cafeteras aumentaron durante este lapso en un 65% (sobre todo por la ampliación de los ferrocarriles de Antioquia, Girardot y Tolima, que de algún modo vinculaban zonas internas), mientras que los de las zonas céntricas se ampliaron en un 550%. Por otro lado, entre 1922 y 1934 la inversión en ferrocarriles del grupo de regiones cafeteras apenas se duplicó, mientras que las de las zonas céntricas se incrementó en más del 1.000%. En escasos doce años los ferrocarriles céntricos se habían igualado, en kilómetros en uso, equipo rodante e inversión, con los ferrocarriles cafeteros desarrollados durante las cinco décadas anteriores (véase cuadro 5.6).

Además, entre 1926 y 1930 se tendieron 942 kilómetros en carreteras y caminos vecinales, de modo que para el último de estos años, el país contaba con 2.641 kilómetros de carretera para automotores y 4.042 kilómetros en caminos de herradura, que conectaban regiones como Ibagué-Armenia, Pasto-Popayán, Bogotá-Cambao y Villavicencio-Bogotá, además de algunas vías transversales. Ello posibilitó un importante aumento del parque automotor. De hecho, de 552 vehículos importados en 1923 se pasó a 3.556 en 1928, de modo que para 1928 el país disponía de un parque de vehículos cercano a las 12.000 unidades, de las cuales un poco más de 2.000 de más de 2.5 toneladas.

Las consecuencias más relevantes de la expansión de las vías de comunicación se refieren por supuesto a la interconexión por ferrocarril o carretera de regiones aisladas, al incremento de la carga transportada, la cual más que se duplicó entre 1923 y 1928, y a una incierta rebaja de los fletes de transporte, aspectos a los que tornaremos más adelante.

El Estado, si bien no se modificó en su naturaleza, al menos sí en sus alcances, adecuando los instrumentos institucionales a la administración de la bonanza. Desde el comienzo mismo de la administración de Pedro Nel Ospina, iniciada el 7 de agosto de 1922, se insinuó un estilo de administración pública que el propio presidente definía en una fórmula precisa: “Colombia necesita un gerente” que se encargara de reorganizar las finanzas públicas en franco deterioro, del sistema monetario y bancario, y, sobre todo, de la promoción del desarrollo económico desde el Estado.


CUADRO 5.6
CRECIMIENTO DE LA RED FERROVIARIA:
KILOMETROS EN USO PARA LOS AÑOS
SELECCIONADOS 1914-1934

 

 

 

 

 

 

  1914 1922 1929 1934
Grupo I (zonas cafeteras)         
Total 783 992 1402 1642
Ferrocarril de Antioquia 205 242 307 439
Ferrocarril de Cúcuta 71 72 102 83
Ferrocarril de la Dorada 111 111 111 111
Ferrocarril de Girardot 132 132 132 132
Ferrocarril del Pacífico 234 132 132 132
Ferrocarril del Tolima 30 94 172 199
Grupo II - Total 122 176 674 1.134
Ferrocarril de Ambalema-Ibagué 20 65
Ferrocarril de la Sabana 40 55 124 238
Central del Norte 1a 20 20 95 109
Central del Norte 2a 62 62 172 256
Ferrocarril del Nordeste 116 252
Ferrocarril de Caldas 39 117 117
Ferrocarril Nariño 30 97
Otros ferrocarriles -Total 261 313 358 486
Ferrocarril de Bolívar 28 28 28 28
Ferrocarril de Cartagena 105 105 105 105
Ferrocarril de Santa Marta 128 180 225 189
Otros 164
          
Total todas las líneas 1166 1481 2434 3262

 

 

FUENTE: William P. McGreevey, Historia Económica de Colombia, 1845-1930, Bogotá, 1975.

En julio de 1923 se expidió la Ley 5ª, que creaba el Banco de la República, al cual se encargó inicialmente del reordenamiento del caótico sistema monetario, en el que la más variada cantidad de documentos hacía las funciones de medios de pago. La creación del Banco representó el tránsito de la incertidumbre financiera tradicional a una organización monetaria y crediticia estable, mediante la cual se pudo adoptar una moneda única, el billete convertible, reglamentar el crédito y la circulación monetaria, vigilar el mercado cambiario, centralizar las reservas de oro de la nación, en fin, todo lo pertinente a las funciones de un Banco Central.

En la creación del Banco se dispuso de las recomendaciones de la misión financiera encabezada por Edwin Walter Kemmerer, contratada por el gobierno en 1923, la cual propuso una reforma bancaria en la que se reglamentaba el funcionamiento de los bancos comerciales, hipotecarios, agrícolas, ganaderos y prendarios, especializando la banca en distintas funciones. Además, la misión formuló una serie de recomendaciones que se reflejaron en la organización fiscal del Estado, en términos del manejo presupuestal y administrativo, de los impuestos, de la contabilidad nacional y del control fiscal, mediante la creación de la Contraloría General de la República.

En 1924 se creó el Banco Agrícola Hipotecario, con el objeto de impulsar la agricultura y servir como instrumento de canalización de crédito para este sector. Se creó además el Departamento Nacional de Provisiones y se iniciaron las gestiones para el establecimiento de los Almacenes Generales de Café, encargados de regularizar lo concerniente a compras, ventas y comercialización externa del grano. Además, se reorganizó el Ministerio de Industrias y en 1926 se formularon las bases de un programa de fomento para la agricultura, como resultado del cual se establecieron algunas estaciones y granjas experimentales, cuya actividad en investigación y difusión mostraría su importancia pocos años más tarde en diversos cultivos.

Del mismo modo, se amplió la intervención del Estado en el ámbito social y laboral mediante la creación en 1924 de la Oficina General del Trabajo, encargada de regular las relaciones entre el capital y el trabajo, y se expidieron varios decretos y leyes para ordenar los procesos de ocupación de tierras, de colonización y de baldíos, con lo cual se crearía un instrumento que, al menos parcialmente, serviría para afrontar los conflictos sociales nacidos de la expansión económica.

No se trataba pues, solamente, de una mayor presencia del Estado en la economía mediante el gasto público, sino de los comienzos de un orden institucional en el campo económico mediante el cual el Estado asumía nuevas funciones en el proceso de modernización del país. 3. La urbanización, la industria y el mercado de trabajo Al amparo de las obras públicas y del crecimiento económico, la estructura social del país comenzó a modificarse. El desarrollo industrial, de alguna significación durante estos años, y el enganche de trabajadores para las obras públicas, acentuaron los flujos migratorios normales, experimentándose entonces un rápido crecimiento de la población urbana y nuevas opciones laborales, que se reflejaron sobre todo en la diferenciación de los salarios entre actividades agrícolas y no agrícolas.

En cuanto al desarrollo industrial y pese a sus avances, el país se había caracterizado hasta los años veinte por un retraso relativo con respecto a los países grandes de América Latina. Todavía en 1925 la industria sólo representaba el 10% del producto nacional. Tal rezago estaba asociado en parte a la escasez de recursos en moneda extranjera que impedía la dotación de maquinaria y equipo; pero sobre todo a la escasa división del trabajo y a las precarias dimensiones del mercado interno —por el bajo ingreso per cápita y la carencia de vías de comunicación que restringía el mercado a un ámbito puramente local o regional— y, por último, a la presencia de relaciones de trabajo no salariales en el campo que obstaculizaban la demanda de productos manufacturados. La superación, al menos transitoria, de esta limitación permitió realizar apreciables inversiones en el sector manufacturero, que elevaron la capacidad productiva de la industria en más de un 50%. Si bien ello no se reflejó de inmediato en la producción, que creció un poco por debajo del 3% anual entre 1925 y 1930, sí fortaleció en todo caso el equipo básico que en los años siguientes contribuiría a su aumento. Entre 1920 y 1929 se crearon 811 nuevos establecimientos industriales. Aunque la mayoría de ellos (533) se orientó a las industrias livianas tradicionales (alimentos, bebidas, tabaco, textiles y confecciones, etc.), la creación de nuevos establecimientos en los sectores de bienes intermedios y metalmecánica era una señal de una incipiente diversificación de la estructura industrial.

Por otra parte, la población urbana creció en un 24% entre 1925 y 1930, es decir que en sólo cinco años se incrementó en cerca de 400.000 personas. En las cuatro principales ciudades, la población creció en un 31.7% entre estos años, es decir unas 127.000 personas, magnitud nada desdeñable para un país esencialmente rural. Ello estaba asociado a la transformación del mercado de trabajo inducida por los empleos generados no sólo por las obras públicas, que Alejandro López estimaba en 30.000 personas (cifra de todos modos considerable si se tiene en cuenta que la mayoría de las obras se concentraron en la región oriental en la cual, según se anotó, las opciones de empleo no agrícola eran escasas), sino en general en el sector terciario. Además, se produjo una diferenciación de salarios entre la agricultura y las obras públicas, que en Antioquia llegaba casi al 100%, en Santander alrededor del 60% y en el Valle del Cauca alrededor del 20%, sin contar con las diferencias en las condiciones generales de trabajo, sin duda mejores en las obras públicas y en la industria que en las haciendas.

Las fuentes de absorción de empleo se vieron pues modificadas. Hugo López estima que entre 1925 y 1928 la fuerza de trabajo del país aumentó en 140.000 personas, de las cuales el sector agropecuario absorbió el 42.4%, especialmente en el subsector cafetero, la manufactura el 10.8%, la construcción el 12.2%, la minería el 7.8% y los demás sectores (gobierno, comercio, finanzas, transporte, comunicaciones y energía) el 26.4%.

El nuevo escenario de empleo debió de propiciar mayores posibilidades de acción para el incipiente movimiento obrero. Aunque desde comienzos de los años veinte el país venía experimentando alguna agitación social en la áreas urbanas (de un total de 206 conflictos entre 1920 y 1924, 70 fueron huelgas obreras o artesanales, 49 del sector gubernamental, 48 movimientos cívicos regionales, 28 de campesinos o indígenas y 13 de estudiantes), ya a mediados de la década era visible no sólo un crecimiento en la magnitud de los conflictos sino un desplazamiento de éstos hacia los enclaves del petróleo y las bananeras con mucho los de mayores dimensiones en aquellos años, y la proliferación de huelgas en las fábricas de textiles, las trilladoras, el transporte fluvial y terrestre, incluido el municipal. A partir de 1926, la creación de la Confederación Obrera Nacional, CON, implicó una agitación obrera más unificada y formas más elevadas de organización que acentuaron de tal modo las luchas obreras, que el gobierno decretó en 1927 la llamada ley heroica, para reprimir la agitación urbana y rural que desde 1925 venía incrementándose. Según un protagonista de la época, Ignacio Torres Giraldo, “no menos de 8.000 dirigentes proletarios y obreros activos en las luchas y sus organizaciones estaban en las cárceles del país al arribo del primero de mayo de 1928”, lo cual por supuesto no impidió la proliferación de huelgas en este año, que culminó con la bien conocida “masacre de las bananeras”, la cual cerró el ciclo de agitación obrera de los años veinte.

 

4.

4. El malestar rural y los cambios en la estructura agraria Aunque el sector agropecuario no se vio directamente favorecido por el auge de las inversiones públicas, las actividades del Ministerio de Industrias a partir de 192417 y la creación del Banco Agrícola Hipotecario, dos años más tarde, permitieron al sector disponer de algunos recursos de crédito y trazar una política encaminada a estimular el desarrollo técnico de la agricultura por la vía del suministro de maquinaria, semillas mejoradas e insumos. El impulso de las inversiones públicas, la demanda generada por ellas y las mejores condiciones de transporte interno impulsaron la producción agrícola, que en estos años parece haber crecido en algunos cultivos más rápidamente que la población. Fue muy acentuado el impacto en aquellos cultivos de consumo directo que no resultaron afectados por la libre importación de víveres de 1927. Así, entre 1925 y 1928, la producción registrada de plátano se triplicó y la de maíz se multiplicó por veinte, mientras la de los cultivos como trigo, cebada, cacao o arroz retrocedió, notablemente afectada por las importaciones. La producción cafetera aumentó, además, en 53% entre 1922 y 1929, mientras que el área sembrada se acrecentaba a un ritmo aún más acelerado (véase el cuadro 5.2).

En cualquier caso, la producción agrícola de consumo interno fue insuficiente para satisfacer el crecimiento de la demanda generada por la expansión económica. De esta manera se desató un aumento generalizado de precios, cuyo punto máximo se alcanzó en 1926-1927. Los costos de los bienes de subsistencia en las principales ciudades del país se incrementaron, en efecto, en un 30% entre 1924 y 1926, magnitud inusual para la época. Mientras unos atribuían esta inelasticidad de la oferta agrícola al régimen territorial prevaleciente, caracterizado por el predominio del latifundio, el ausentismo de los propietarios y la baja productividad, otras la achacaron a la “escasez de brazos” provocada por las obras públicas que al sustraer fuerza de trabajo a las actividades agrícolas, inducían un aumento, según ellos desmedido, de los salarios. La escasez de víveres obligó al gobierno a promulgar la llamada “ley de emergencia”, mediante la cual se rebajaban los aranceles de aduanas sobre la importación de artículos alimenticios. Las importaciones, en efecto, se elevaron notablemente, afectando buena parte de la producción agrícola nacional. Con todo, lo verdaderamente significativo del debate sobre la ley de emergencia y la escasez de brazos es que se puso al descubierto un régimen agrario incapaz de responder a las exigencias de la ampliación de los mercados.

Las obras públicas habían logrado absorber una parte no desdeñable de la mano de obra, ofreciendo salarios significati-vamente superiores a los que prevalecían en el campo. Aunque la expansión del empleo urbano no debió de tener directamente un decisivo impacto sobre la oferta de trabajo en la agricultura, produjo en todo caso un mercado alternativo de mano de obra suficientemente importante como para diferenciar los salarios urbano-rurales, induciendo una presión alcista sobre estos últimos y desestabilizando, como se verá, las relaciones de trabajo en el campo. En efecto, desde mediados del decenio anterior, los salarios urbanos se venían incrementando de manera sostenida. Entre 1914 y 1923 los salarios de los obreros de la construcción en Bogotá se duplicaron y entre 1923 y 1929 subieron en un 75%. En la industria de transformación, los salarios de las obreras de Medellín experimentaron en este último período un incremento del 60%. Igual ocurrió en los demás sectores de la economía, sin excluir, por supuesto, el agrícola.
Los propietarios territoriales formularon diversas propuestas encaminadas a limitar el alza y la diferenciación de los salarios, desde nivelar por lo bajo los de las obras públicas con los de la agricultura, hasta abrir las compuertas de la inmigración, pero el hecho es que, en rigor, la creación de un mercado alternativo de trabajo había propiciado la movilización de los trabajadores hasta entonces atados a las haciendas.

El régimen de haciendas, que se sustentaba en la sujeción de la fuerza de trabajo y en bajos niveles de remuneración en dinero o en especie, comenzó a debilitarse bajo el empuje de la mayor movilidad del trabajo. A ello se sumó un hecho aún más fundamental: el desarrollo de las obras públicas, la apertura de nuevos mercados, el sustancial incremento de la demanda de productos agrícolas y, por supuesto, la vinculación de la tierra, a los centros de consumo, propició un importante proceso de valorización de la tierra, especialmente en áreas que, como Cundinamarca y Tolima, habían sido beneficiadas por los ferrocarriles. A ello se sumó la valorización de la cosecha cafetera, gracias al aumento de los precios internacionales del grano, lo que puso la cuestión de la utilización económica del suelo en el centro de las discusiones sobre el problema agrario. De aquellas valorizaciones de tierras y productos muy poco se beneficiaban las masas rurales que, ni eran propietarias legítimas de la tierra ni, en la mayor parte de los casos, podían sembrar en las parcelas el café, debiendo contentarse con productos de subsistencia. El régimen de haciendas, pues, excluía a los trabajadores de los beneficios del auge de estos años, lo que no dejaba de traducirse en un clima de conflicto que hasta entonces el país no había experimentado.

Debemos recordar, además, que gran parte de aquellas haciendas se había levantado después de 1870 con base en la adquisición de tierras baldías, desmontando el área mediante la utilización de colonos y arrendatarios, los cuales, una vez abierto el cultivo, ocupaban una pequeña parcela para cultivar café o productos para su propia supervivencia y la de la hacienda. Estas formas de constitución de las haciendas implicaban que los límites entre la propiedad privada y las tierras baldías, pero ocupadas (la “frontera jurídica” y la “frontera productiva”, para utilizar los términos vigentes en este período) eran extremadamente imprecisas, dando lugar a conflictos entre presuntos propietarios y colonos o arrendatarios. Las disputas eran usualmente resueltas en favor de los hacendados, al amparo de una legislación que los favorecía o simplemente por la vía de la fuerza o ayudada por los códigos de policía. La valorización de tierras y cultivos acentuó de manera notoria aquellos conflictos, que hasta comienzos de los años veinte eran más bien esporádicos.
Aun cuando sólo sería después de 1929 que tales conflictos adquirieron características violentas, poniendo en cuestión la legitimidad de los títulos sobre la propiedad, desde 1924 comenzaron a extenderse las disputas, sobre todo en Cundinamarca, en las que los arrendatarios demandaban una mayor precisión en los contratos de arrendamiento o la mejora de las condiciones de trabajo. No obstante, el elemento central de los conflictos, después de 1925, fue la solicitud de los arrendatarios de sembrar café en sus propias parcelas. Entre 1925 y 1930 veinte haciendas de las más grandes de Cundinamarca debieron afrontar esta petición. Los propietarios habían prohibido a los arrendatarios sembrar café, en razón, según lo expresaron repetidas veces, de que si lo permitían se acrecentaría el valor de las mejoras que debían pagar a los arrendatarios, dado el carácter permanente del cultivo del grano. Un hecho aún más decisivo era, sin embargo, el temor a que una vez establecido el cultivo en la parcela el arrendatario comenzara a reclamar propiedad sobre ella, rehusándose a entregar su trabajo al hacendado. El arrendatario buscaba con dichas peticiones no sólo participar en el proceso de valorización de café, sino vincularse a la expansión general del mercado mediante la libertad de vender los productos de la parcela. Esta solicitud, en apariencia trivial, debilitaba en gran medida a la hacienda, pues ésta perdía el control sobre una fuerza de trabajo que constituía precisamente el núcleo de su organización. En efecto, el hecho de que la hacienda dependiera por entero de la fuerza de trabajo de los arrendatarios hacía inaceptable para los hacendados una petición que reducía la fuerza de trabajo disponible, “pues el trabajador en las mismas épocas estaría desyerbando, podando su propio cafetal”, alegaban los propietarios, y en las épocas de cosecha la situación era aún más crítica, pues los “arrendatarios mismos serían entonces competidores en la consecución de trabajadores y se llevarían a trabajar a sus parcelas a los pocos que hoy, sin tener el carácter de arrendatarios, sirven en las haciendas como voluntarios, los que evidentemente con jornal igual, prefieran trabajar para sus amigos, los arrendatarios, que no para la hacienda”.

Habría que esperar al desenvolvimiento de la gran crisis de 1930 para que estos conflictos tomaran una orientación más generalizada y radical. Pero al menos durante este período y hasta 1928, obligaron a revisar la legislación sobre tierras y ampliar algunos de los derechos de los cultivadores. En 1923 se había presentado un proyecto de ley “sobre protección de los derechos de los cultivadores de tierras” y otro sobre “régimen agrario y colonización interior”, insuficientes para regular los conflictos. El punto crítico de la legislación agraria surgió en 1926 mediante una sentencia dictada por la Corte Suprema, en virtud de la cual toda persona que reclamara propiedad sobre un terreno estaba obligada, en caso de litigio, a exhibir el título original de traspaso de propiedad sobre un baldío nacional. Esta obligación se denominó “prueba diabólica”, puesto que para muchos propietarios era prácticamente imposible cumplirla. “Estas sentencias —indica Albert Hirschman— hicieron temblar los cimientos del orden establecido. Acuciados por sus necesidades, los arrendatarios no fueron nada remisos para aprovechar la ventaja que esa providencia judicial les brindaba”. En Sumapaz, comenzaron a producirse invasiones de latifundios por colonos sin tierras. En otras regiones de Cundinamarca, la zona norte del Valle del Cauca y en el Tolima se produjeron también invasiones y en muchos casos los arrendatarios y colonos comenzaron a negarse a pagar las obligaciones contraídas con la hacienda, alegando la propiedad de las parcelas. Este sería apenas el inicio del amplio malestar rural que se acentuaría desde 1929 y los años siguientes, obligando a la expedición de la Ley 200 de 1936 y rompiendo, en las regiones donde predominaba la hacienda cafetera, el orden de la sociedad rural tradicional.

Vista en perspectiva, la emergencia de las nuevas condiciones económicas propiciadas en buena parte por la prosperidad a debe, al tiempo que fue creando un conjunto de demandas sociales que para ser satisfechas requerían de cambios en la estructura política del Estado, fueron debilitando las bases políticas de la República Conservadora, renuente a asimilar los cambios. El proletariado urbano empezó a consolidarse, manifestando su presencia en la vida política del país. Los diversos enfoques presentados para responder al problema agrario y, en particular, las posturas frente a las reivindicaciones campesinas, comenzaron a producir deslindes entre los partidos que poco a poco fueron preparando el advenimiento de la República Liberal.

La crisis se sintió en toda su magnitud desde 1929 y no hizo más que acelerar y precipitar aquellos procesos económicos, sociales y políticos que el decenio del veinte había venido incubando. De la crisis emergería un orden económico orientado hacia la industrialización, un Estado políticamente más abierto y modernizado en sus instituciones, pero sobre todo un orden social mucho más conflictivo que exigía la presencia de nuevas fuerzas políticas capaces de encauzar el clima de reformas para acomodar el país a las nuevas circunstancias; serían estos elementos los que caracterizarían la vida nacional en el decenio siguiente.

Bibliografía de referencia Una buena recopilación sobre la guerra de los Mil Días es Jorge Villegas y José Yunis, La Guerra de los Mil Días, Bogotá, 1978. Un análisis exhaustivo del curso de la guerra y su relación con el café es la obra de Charles Bergquist, Café y Conflicto en Colombia, 1886-1910, Medellín, 1981.

Bibliografía de referencia Una buena recopilación sobre la guerra de los Mil Días es Jorge Villegas y José Yunis, La Guerra de los Mil Días, Bogotá, 1978. Un análisis exhaustivo del curso de la guerra y su relación con el café es la obra de Charles Bergquist, Café y Conflicto en Colombia, 1886-1910, Medellín, 1981. La reconstrucción desde 1903 es también analizada por Bergquist; igualmente puede ser útil el trabajo de Humberto Vélez Ramírez, “Rafael Reyes o el primer experimento burgués en Colombia”, en Historia, Economía y Espacio, No. 8, mayo-junio, 1983. Sobre los aspectos monetarios de este período, véase Guillermo Torres García, Historia de la Moneda en Colombia, Medellín, 1980, y Mauricio Avella, Pensamiento y Política Monetaria en Colombia, 1886-1945, Bogotá, 1987.

Los mejores trabajos sobre la historia cafetera son los de Marco Palacios, El café en Colombia, 1850-1970: una historia económica, social y política, 2ª ed., Bogotá, 1983; Absalón Machado, El café: de la aparcería al capitalismo, Bogotá, 1977; y Mariano Arango, Café e Industria, 1850-1930, Bogotá, 1977. Sobre la relación entre el café y la colonización antioqueña, véase igualmente el trabajo de Palacios y James Parsons, La colonización antioqueña en el occidente colombiano, Bogotá, 1979. Sobre los efectos del café sobre la economía, véanse los trabajos ya citados y Miguel Urrutia, “La creación de las condiciones iniciales para el desarrollo: el café”, en Edgar Revéiz (ed.), La cuestión cafetera, Bogotá, 1980.

Para la historia de la industria en las tres primeras décadas del siglo XX, véanse Luis Ospina Vásquez, Industria y protección en Colombia, 1810-1930, Medellín, 1979; Roger Brew, El desarrollo económico de Antioquia desde la Independencia hasta 1920, Bogotá, 1981; Santiago Montenegro, “El surgimiento de la industria textil en Colombia”, en José Antonio Ocampo y Santiago Montenegro, Crisis mundial, protección e industrialización, Bogotá, 1984; Oscar Rodríguez, Efectos de la gran depresión sobre la industria colombiana, Bogotá, 1974; Gabriel Poveda Ramos, “Historia de la industria en Colombia”, en Revista de la Andi, No. 11, 1970; Fernando Botero, La industrialización en Antioquia: Génesis y consolidación 1900-1930, Medellín, 1984. Ariosto Castro, El desarrollo industrial de Colombia antes de 1920, Tesis, Universidad Nacional, Programa de Posgrado en Economía, 1984; y Anita Weiss, “Antecedentes del desarrollo industrial colombiano desde el siglo XIX hasta 1930”, en Documentos de Sociología, Universidad Nacional, No. 20, febrero, 1980. Sobre la política de protección, véase Santiago Montenegro, “La política arancelaria en la primera fase de la industrialización”, en Ocampo y Montenegro, op. cit. Un examen detallado de los diversos estímulos a la industria puede verse en la obra clásica de Ospina Vásquez ya citada.

Los cambios en la estructura estatal se estudian detalladamente en Bernardo Tovar, La intervención económica del Estado en Colombia, 1914-1936, Bogotá, 1984. El endeudamiento en los años veinte ha sido analizado por Juan José Echavarría, “La deuda externa colombiana durante los veinte y los treinta: algunas enseñanzas para el presente”, en Coyuntura Económica, julio de 1982. Las implicaciones financieras y monetarias del endeu-damiento se estudian en Alfonso Patiño Roselli, La prosperidad a debe y la gran crisis, 1925-1935, Bogotá, 1981.

Para la conformación regional de la economía, véanse Sandro Sideri y Margarita Jiménez, Historia del desarrollo regional en Colombia, Bogotá, 1984.

Las modificaciones en el mercado de trabajo, los salarios y los precios se estudian en Hugo López, “La inflación de los años veinte en Colombia”, en Cuadernos Colombianos, No. 5, Primer trimestre de 1975. Los cambios en la estructura agraria y las condiciones de la industrialización se analizan en Jesús Antonio Bejarano. El régimen agrario: de la economía exportadora a la economía industrial, Bogotá, 1978. Los conflictos por la tierra se estudian con detalle en Catherine Legrand, From Public Lands into Private Properties: Landholding and Rural Conflict in Colombia, 1870-1936, Tesis doctoral, Universidad de Stanford, 1980, y, en forma más general, en Pierre Gilhodès, La cuestión agraria en Colombia, Bogotá, 1973. El movimiento sindical ha sido estudiado por Daniel Pecault, Política y sindicalismo en Colombia, Bogotá, 1973; Mauricio Archila, “Los movimientos sociales entre 1920 y 1924; Una aproximación metodológica”, en Cuadernos de Filosofía y Letras, julio-septiembre 1980; y Miguel Urrutia, Historia del Sindicalismo en Colombia, Bogotá, 1969.

Comentarios (0) | Comente | Comparta c