Colombia: estructura industrial e internacionalización 1967-1996
Luis Jorge Garay S
©
Derechos Reservados de Autor

SEGUNDO PERÍODO (1968-1990)

La reforma administrativa de 1967 marcó el inicio de este período. Para ese entonces, el desarrollo de la C&T debía responder a las necesidades del modelo de desarrollo hacia adentro centrado en la sustitución de importaciones. A partir de la Declaración de los Presidentes de América (Punta del Este, 1967) Colombia y otros países de la región comenzaron a plantear la necesidad de emprender un esfuerzo institucional organizado en materia de C&T. En 1968 la Organización de Estados Americanos -OEA- instauró programas regionales de ciencia y tecnología. A partir de entonces se crearon entidades pertenecientes a los diferentes niveles de la composición institucional de la C&T, como se describe a continuación.

Nivel 1. En este nivel se ubican entidades como el Departamento Nacional de Planeación -DNP- y el Consejo Nacional de Política Económica y Social -Conpes-, creados en 1958 bajo la denominación de Consejo Nacional de Política Económica y Planeación en 1 968; asumieron su estructura y denominación actual. A pesar de que la C&T no se planteaba como objetivo explícito de la política económica y social en los planes y programas oficiales, estos organismos, como rectores de la política y con capacidad decisoria, tenían injerencia en las medidas y pautas que de una u otra manera estaban relacionadas con la C&T.

Ese mismo año se creó el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología como organismo consultivo y asesor del gobierno en lo referente a esta temática y, la dirección y coordinación de la ciencia se fijó, a partir de entonces, en el ministerio de Educación Nacional, al crearse Colciencias como entidad adscrita.

Nivel 2. Aquí se ubica principalmente el Fondo Colombiano de Investigaciones Científicas y Proyectos Especiales -Colciencias- ( 1968), encargado de la financiación, coordinación, difusión y ejecución de programas y proyectos de desarrollo científico y tecnológico. En 1968 también se creó el Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación Superior -Icfes- y el Instituto Colombiano de Cultura -Colcultura-, que junto con entidades que venían del período anterior, como el Icetex y el Instituto Caro y Cuervo, tenían incidencia en el sector educativo en lo relativo a la coordinación y el fomento de las estrategias científicas y tecnológicas.

En 1981 se firmó el convenio Incomex-Colciencias para el fomento de la industria de bienes de capital y se puso en marcha el mecanismo de desagregación tecnológica de los grandes proyectos de inversión del Estado. El financiamiento de programas de C&T, a través del primer crédito otorgado por el BID, se convirtió en un instrumento para modernizar sistemas de investigación y de prestación de servicios tecnológicos en el sector productivo.

Nivel3. En este período se creó un número significativo de entidades de ejecución de I&D y algunas de las existentes adquirieron su identidad actual, sin que ello correspondiera a una política integral y organizada de desarrollo de la infraestructura científica y tecnológica del país. Entre las entidades creadas se destacan: el Instituto de Inmunología, el Instituto Colombiano del Petróleo, el Instituto Colombiano de Hidrología, Metro-logía y Adecuación de Tierras, el Instituto Nacional de los Recursos Naturales Renovables y del Ambiente,

La Empresa Colombiana de Productos Veterinarios, el Centro de Investigaciones Biológicas, el Centro Internacional de Investigaciones Médicas, el Laboratorio de Investigaciones sobre la Química del Café, el Centro de Investigaciones de la Caña de Azúcar, el Centro Internacional de Agricultura Tropical y la Fundación para la Educación Superior y el Desarrollo.

Nivel 4. Dada la ausencia de una política estructurada para el desarrollo científico y tecnológico, en este nivel aún no se encontraban organismos dedicados propiamente a la prestación de servicios científicos y tecnológicos, que promovieran la difusión de nuevos conocimientos y que apoyaran logísticamente la C&T. Más bien, se trataba de organismos que contemplaban entre sus actividades la prestación de algunos servicios complementarios. Es el caso, del Himat, el INS y los laboratorios de pruebas y ensayos de algunas universidades.

En este período, y pese al esfuerzo de clasificación, no se puede afirmar que existiera una organización institucional, sino más bien la presencia de diferentes entidades interesadas en el quehacer científico y tecnológico, pero que adolecían de vínculos reales y sistemáticos entre ellas y cuyos objetivos, proyectos y actividades no obedecían a una política definida para potenciar el desarrollo científico y tecnológico del país. Si bien en algunos de los planes de desarrollo elaborados en este período se hacía mención de los aspectos científicos y tecnológicos e incluso se trazaban objetivos y estrategias para su desarrollo, el resultado era su inclusión marginal sinarmonía con las políticas generales (5) Sin embargo este período fue importante en cuanto se logró algún grado de desarrollo en la creación de una infraestructura básica, institucional, científica y tecnológica.

En 1988 se conformó la Misión de Ciencia y Tecnología con el objeto de establecer el estado del arte de los diferentes aspectos relacionados con estas áreas, proponer una reorganización institucional y proporcionar un marco normativo para el desarrollo de la ciencia y la tecnología en Colombia. Este hecho y las recomendaciones resultantes, dieron inicio al tercer período.

Regresar al índice | Siguiente

5 La Misión de Ciencia y Tecnología señala: "La incorporación explícita de la dimensión científica y tecnológica a la planeación nacional es (aún más} reciente y presenta un carácter muy débil y variable'.. En una primera ocasión (19791982-Plan de integración nacional), dicha incorporación aparentemente adquiere un carácter multisectorial pero, en realidad, es un agregado al Plan que no logra insertarse en los postulados básicos que definen la orientación del desarrollo económico y social. En la segunda oportunidad -Cambio con equidad-, la política de ciencia y tecnología se inscribe dentro del sector educativo, pero su sentido impregna la concepción total y los objetivos generales del plan. En el tercer momento -Plan de economía social-, no existe ninguna formulación explícita de una política de ciencia y tecnología dentro del texto del Plan; ésta se divulga posteriormente como complemento al texto básico.

"Desde el punto de vista sectorial, en los últimos tres planes se ha reconocido, de manera explícita, la importancia de la tecnología para satisfacer las metas de crecimiento y desarrollo. No obstante, su inclusión no obedece a una concepción integral de la ciencia y tecnología, ni guarda armonía con las políticas generales"

"A la planeación nacional se le reconoce el mérito de haber dado un lugar a la dimensión científica y tecnológica; sin embargo podría decirse que ese mérito es impuesto por las circunstancias de reconocimiento social que la actividad científica y tecnológica viene ganando en el mundo actual, mas no porque obedezca a un principio plenamente aceptado por las instancias técnicas. Así Io demuestra la desarmonía de las políticas y la precariedad de los recursos financieros que se destinan a su apoyo". Misión de Ciencia y Tecnología; Estructura Científica Desarrollo Tecnológico y Entorno Social, Tomo I, No, 2, p. 323.
Regresar a (5)

 

 
Comentarios (0) | Comente | Comparta c