Colombia: estructura industrial e internacionalización 1967-1996
Luis Jorge Garay S
©
Derechos Reservados de Autor

INFRAESTRUCTURA ENERGÉTICA

ENERGIA ELÉCTRICA

En la actualidad el país cuenta con 10.872 mw de capacidad instalada, de los cuales 8.032 mw son generados por plantas hidráulicas y 2.840 mw por plantas térmicas.

El Sistema de Transmisión Nacional-STN- cuenta con 1.065 km de líneas a 500 kv y con 9.176 km de líneas a 220 kv, siendo que las últimas presentaron un incremento de120. 7% entre 1993 y 1997 (Cuadro 7.18).

La inversión pública en energía eléctrica durante 1975 se ubicó, en pesos de 1988, en el orden de $ 28.892 millones y en 1985 se multiplic6 por más de cuatro veces y se situó en $ 104.224 millones (Cuadro 7.1 ).

La oferta de electricidad en 1996 fue de 45.631 gWh, de los cuales 31.208gWh. fueron generados por plantas hidráulicas y 14.153 9 Wh. por térmicas. Este nivel de generación es bastante bajo en comparación con otros países de América Latina: en Brasil, durante el mismos año, la oferta de electricidad total fue de 268.874 9 Wh, en México fue de 129.532gWh y en Venezuela fue de 74.886gWh.

Durante los últimos veinte años el índice de pérdidas ha presentado una tendencia creciente, como consecuencia del incremento de las pérdidas técnicas y negras. En 1994 éste índice se situó en 16%, siendo que en Chile fue del 4% y en México fue del 12% (Gráfico 7.4). Según los datos arrojados por el censo poblacional de 1993, la cobertura del servicio de energía eléctrica urbana en Colombia era de195% y rural del 61% en ese año.

En 1994 el consumo total per cápita en Colombia fue de 1.027 kwh-año/habitante, de los cuales 442 kwhaño/habitante fueron consumidos por el sector residencial y 585 kwh-año/habitante por el sector no residencial. Dentro del contexto latinoamericano, el país registr6 los niveles más bajos de consumo final per cápita en el período 1985-1994 (Gráfico 7.5).

El esquema tarifario que funciona actualmente es el de subsidios cruzados entre usuarios. En este modelo los sectores industrial, comercial, los autogeneradores si se exceden en 25 mw de su capacidad instalada, y los estratos 4 y 5 del sector residencial deben pagar una tarifa que se encuentra por encima del costo de prestaci6n del servicio para financiar los consumos de los estratos 1, 2 y 3 (Gráfico 7.6). El esquema de subsidios cruzados en Colombia ha producido rezago tarifario y adolece de algunos problemas en la estratificación de predios, lo que hace que zonas de niveles altos estén clasificados en estratos subsidiados .

En enero de 1996 el precio promedio de kw/h para el sector industrial colombiano era de US$ 0.0763, mientras que en Perú se cobraban US$ 0.0598 por cada kw/h consumido, en Brasil US$ 0.0339 por cada kw/h y en Venezuela US$ 0.0095 por cada kw/h. De otra parte, el precio promedio por kw/h consumido para el sector residencial era en promedio US$ 0.0490 en Colombia, en Brasil US$ 0.0912, en Argentina US$ 0.1185, en México US$0.0351 y en Venezuela US$ 0.0046.

Además de Colombia, países como Argentina, México y Venezuela cobran tarifas al sector industrial que están por encima de las que paga el sector residencial. Entre 1990 y 1996 Colombia registra la diferencia promedio entre el precio industrial y el residencial más alta dentro de este grupo de naciones, la cual se sitúa en US$ 0.0294 por kw/h. (Gráficos 7. 7 y 7.8). Teniendo en cuenta el comportamiento de los costos de la energía para el sector industrial, los costos de producción por concepto de energía eléctrica en Colombia serían superiores que los registrados en otros países de Latinoamérica con similares niveles de desarrollo.

En 1996 el sobrecosto aproximado que tuvo que asumir el sector industrial colombiano sobre el valor de su producción por concepto de compra de energía eléctrica fue del 0.78% en comparación con Perú y del 0.66% con respecto a Venezuela; y sobre su valor agregado fue del 0.78% con respecto al primer país y del 3.16% en comparación con el segundo.

A raíz de la difícil situación financiera y administrativa de las empresas estatales que prestaban los servicios de generación, transmisión, distribución y comercialización de energía, a partir de 1996 (28) se permitió a los agentes privados generar energía eléctrica. Fue así como entre 1994 y mediados de 1997 el sector privado instaló 475 mw de energía generada por gas y adquirió activos con capacidad efectiva de 2.700 mw (29).

En 1995 el sector privado invirtió, en pesos de 1988, $ 181.032 millones en el subsector de energía eléctrica. Se espera que en los próximos años las inversiones de las empresas privadas asciendan a US$ 2.375.90 millones.

Ahora bien, las empresas privadas que generan energía con base en gas, desperdicios, fuel oil o cualquier otro combustible, están en desventaja frente alas empresas oficiales o de economía mixta, ya que las primeras están gravadas con u una tasa de impuesto  a la renta del 35%.

A pesar de lo anterior, en la actualidad hay 26 generadores de electricidad, de los cuales 12 son privados y 14 son públicos, siendo que los últimos generan el 67% del total de la energía (7.211 mw). Además, existen 35 distribuidores, de los cuales dos son privados -Compañía de Electricidad de Tuluá (CET) y Epsa- y 33 son públicos. De otra parte, hay 56 compañías dedicadas ala actividad de comercialización, siendo 17 privadas y 39 públicas.

Como consecuencia de la alta dependencia en hidro-electricidad, durante 1992 se presentó el racionamiento del servicio como resultado de la disminución en el nivel de los embalses, la cual se produjo en buena medida por el fenómeno climatológico de El Pacífico. Durante los dos últimos años se ha presentado una mejora considerable de las reservas de agua, las cuales han estado por encima del 55% de la capacidad total con respecto a 1992, año en el que las reservas hidráulicas se encontraban entre 16% y 47% de la capacidad total. Una de las principales políticas del sector ha sido incrementar la generación térmica: en 1992 el 78% de la energía era generada por plantas hidráulicas y el 22% por térmicas, mientras que en la actualidad la proporción es de 74% y 26%, respectivamente. Se espera que en el 2000 e170% de la capacidad efectiva instalada sea producida por hidroeléctricas el 30% por termoeléctricas. Según Roa e! al. (1995), el mal uso de la energía ha causado sobrecostos por $ 311.947 millones (pesos de 1994) durante los últimos veinte años; además, la utilización ineficiente de energéticos alternativos, por ejemplo gas natural, podría ocasionarles a los usuarios sobrecostos de $ 743.7850 millones anuales (pesos de 1994).

En el país se puede adquirir energía mediante contratos de largo plazo y mediante la Bolsa de Energía, la cual está funcionando desde 1995. La introducción de este mecanismo ha contribuido al avance del mercado mayorista de energía colombiano, ya que se han incrementado el número de oferentes y demandantes del servicio.

Antes de iniciarse el proceso de privatización, Interconexión Eléctrica S.A. ESP -ISA- era la empresa estatal que tenía el monopolio de generación y transmisión de energía eléctrica en el país. En la actualidad la empresa se encuentra desintegrada verticalmente: la compañía encargada de la transmisión, que continúa siendo un monopolio estatal, es ISA e Isagen es la encargada de la generación y comercialización de energía eléctrica. También se desintegró la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca -CVC-, la cual realizaba las actividades de control ambiental y de distribución de la energía en el Valle; hoy en día la Empresa de Energía del Pacífico -Epsa- es la encargada de ejercer esta última función.

Gráfico: 01 | 02 | 03 | 04 | 05

Regresar al índice | Siguiente

28 Estas transformaciones se llevaron acabo mediante la ley 226 de 1995 -ley de privatizaciones-.
Regresar a (28)

29 De acuerdo con lo establecido en la Ley de Privatizaciones, al sector solidario se le hizo la primera oferta de las empresas y la segunda a inversionistas estratégicos. En 1996 se privatizaron las centrales hidroeléctricas de Betania (510 mw) y Chivor (1.000 mw) y las centrales termoeléctricas de Termotasajero (50 mw) y Termocartagena (180 mw); durante ese año la participación privada en infraestructura de minas y energía ascendió a 1.8 billones de pesos. En 1997 se han adelantado los procesos de privatización de Gas Natural y EPSA (860 mw), empresa que además de ser generadora, es distribuidora de energía en el Valle.
Regresar a (29)

 
 
Comentarios (0) | Comente | Comparta c