Colombia: estructura industrial e internacionalización 1967-1996
Luis Jorge Garay S
©
Derechos Reservados de Autor

 

ANÁLISIS DEL CRECIMIENTO INDUSTRIAL DESDE LA PERSPECTIVA DE LA DEMANDA

Una primera aproximación al análisis sobre los determinantes de la dinámica del crecimiento industrial se sustenta en la metodología de fuentes de crecimiento de la demanda -descomposición Chenery-, (4) que especifica la contribución al crecimiento industrial por parte de la demanda doméstica, la demanda externa -exportaciones- y la sustitución de importaciones. La descomposición de Chenery permite recoger, en buena medida, los efectos que sobre el crecimiento industrial habría podido tener la aplicación particular de los modelos de desarrollo adoptados en el país a través de las políticas macro y sectoriales específicas puestas en aplicación.

En el Gráfico 13.1 se observa que el crecimiento de la industria manufacturera se explica principalmente por la evolución de la demanda doméstica, la cual, no obstante presentar un comportamiento cíclico, siempre ha contribuido en mayor proporción al crecimiento industrial que el desempeño de las exportaciones o el de la sustitución de las mismas. Incluso en el período de apertura económica la demanda doméstica ha sido el componente que más ha contribuido al crecimiento industrial -especialmente entre 1992 y 1994-, aportando en promedio el 4.3% del crecimiento industrial para los años 1991-1996.

El efecto de la demanda externa sobre el crecimiento industrial no ha sido tan significativo. Solamente durante el período 1986-1990 la contribución de las exportaciones al crecimiento industrial alcanzó en promedio 1.8% anual; en tanto que en el período de apertura fue representativa en los años 1991 y 1995, mientras que en los demás años su contribución al crecimiento fue marginal o incluso negativa. Estos resultados se alejan del comportamiento esperado. se suponía que en el período preapertura los instrumentos de promoción a las exportaciones podrían haber contrarrestado el sesgo antiexportador, llegando incluso a impulsar el crecimiento industrial; y ya en la apertura se esperaba una mayor inserción de la producción doméstica en el mercado internacional.

No obstante lo anterior, al analizar la tipología por tipo de bien (Cuadro 13.1), se encuentra que el crecimiento de la producción de bienes de consumo durable y bienes intermedios es explicado principalmente por la contribución de las exportaciones. El de bienes intermedios es el único sector que en el período de apertura creció más por vía de la contribución de las exportaciones que de la demanda doméstica o la sustitución de importaciones. La contribución de la sustitución de importaciones al crecimiento industrial coincide por lo general con lo esperado: aportes positivos en períodos de mayor proteccionismo y aportes negativos en períodos en que se liberalizó parcialmente la economía. Por ejemplo, en el período 1978-1982, que se caracterizó por un cambio en la política comercial al dar cabida a una liberalización parcial de importaciones, la contribución al crecimiento industrial fue altamente negativa, lo que reflejó la vulnerabilidad de la industria doméstica a la competencia externa.

En el período de apertura económica, la descomposición de Chenery para el conjunto de la economía evidenció que la sustitución de importaciones implicaba una contribución negativa sobre el crecimiento del PIB. En el caso de la industria manufacturera, la sustitución de importaciones no contribuyó al crecimiento del producto; por el contrario, su aporte fue negativo en -2.9% promedio anual en el período 1991-1996, resultado que no obstante ser negativo, fue menos drástico que el del conjunto de la economía. Al respecto cabe mencionar que algunos sectores industriales se vieron favorecidos por el menor costo relativo de las importaciones de maquinaria y equipo, que les permitió impulsar el crecimiento. Sin embargo, el beneficio de importar a menor costo no fue suficiente para compensar la presión de la competencia externa y, por tanto, la  contribución de la sustitución de importaciones sobre el crecimiento del producto industrial fue negativa todos los años, excepto en 1994, cuando aportó 3.3% al crecimiento del producto industrial.

El crecimiento del sector de bienes intermedios estuvo relativamente menos afectado por la sustitución de importaciones (-1.7% promedio anual 1991-1996), mientras que los sectores ligados a la actividad automotriz fueron los más perjudicados (-86%). Este último comportamiento fue producto del altísimo flujo de automóviles importados, que pudieron haber sustituido, en alguna medida, la producción doméstica.

Con base en lo anterior, se podría afirmar que el desarrollo industrial colombiano no ha estado determinado ni exclusiva ni predominantemente por los propios modelos de orientación comercial -ni en el caso del proteccionismo ni de la liberalización- sino que, por el contrario, su dinámica de crecimiento se ha apoyado fundamentalmente sobre las condiciones cíclicas de la demanda doméstica, la que al presentar oscilaciones, en ocasiones críticas, ha afectado negativamente la estabilidad y consolidación del crecimiento industrial alargo plazo. De otra parte, las exportaciones han tenido un impacto modesto (en términos relativos) sobre el crecimiento industrial, y sólo en algunas sectores contribuyeron a fortalecer el crecimiento. La sustitución de importaciones que, vía el proteccionismo, se supone permitiría el desarrollo de la industria doméstica, tuvo éxito relativo hasta 1974, pero a partir de entonces sólo en algunos años contribuyó de manera positiva al crecimiento del producto manufacturero.

El modelo de apertura económica adoptado a partir de 1990 tampoco ha logrado convertirse en un factor determinante del crecimiento industrial de la manera esperada en un comienzo. Aunque las exportaciones crecieron considerablemente en algunos años, aún no han llegado a ser la fuente más relevante del crecimiento industrial. Por su parte, la liberación de importaciones, más que aportar posibilidades al crecimiento a través de la incorporación tecnológica, mediante importaciones de bienes de capital e insumos especializados y cambio técnico, ha representado para muchos sectores manufactureros una fuerte competencia, desplazando parcialmente la producción doméstica.

Cuadro: 01

Gráfico: 01

Regresar al índice | Siguiente

4.Refiérase al Capítulo 1 para conocer la merodología de la descomposición de Chenery, así como para observar los resultados de este ejercicio para el conjunto de la economía.
Regresar a (4)

 
Comentarios (0) | Comente | Comparta c