INVESTIGACIÓN EN EDUCACIÓN Y PEDAGOGÍA

COLCIENCIAS, desde el Programa Nacional de Estudios Científicos en Educación, 4 ha abierto un espacio institucional a la investigación en Educación y Pedagogía y ha sido testigo privilegiado de esta actividad, la cual ha fomentado y apoyado a través de la divulgación de sus resultados.

De igual manera, ha trabajado para constituirse en un punto de encuentro entre las comunidades nacionales de la educación y la pedagogía con las comunidades pares internacionales, que busca la confrontación, la contribución y el enriquecimiento mutuo de los desarrollos del conocimiento alcanzados y la articulación de las comunidades regionales y locales del país. La educación es un objeto complejo de estudio, sobre el cual debe estimularse la producción de conocimiento por parte de docentes, pensadores e investigadores. Como objeto de estudio, análisis e investigación científica, la educación se encuentra en un proceso claro de construcción, revalorización y legitimidad en el contexto colombiano. Su apropiación científica tiene origen en diferentes disciplinas y saberes; que desde sus propias áreas temáticas, teorías, modelos e intereses; generan conocimientos que soportan los desarrollos producidos por la comunidad científica de la educación en el país.

Al respecto, la Dra. Margarita Garrido expresa en el Prólogo del libro Educación Superior, Sociedad e investigación: "La educación es parte de la cultura, y su papel es contribuir a llevar al individuo a situarse en la cultura y la sociedad, de modo que pueda ser individualidad consciente de su lugar en ellas, y capaz de adoptar y de reconocer la perspectiva o punto de vista que la caracteriza... Como miembro de una cultura cada uno se ve obligado a construir significados compatibles con su desempeño como individuo adaptado a su medio, y respetar los construidos por otros." (2002)

El espacio de la investigación en educación que actualmente posee Colombia es el resultado de la fertilidad académica de una comunidad que ha trabajado para legitimar y conseguir visibilidad en un ámbito institucional que le ha concedido una escasa valoración a este campo de conocimiento. Por ello la tradición construida en la investigación en educación es incipiente, pero potenciadora de nuevos desarrollos y posibilidades de consolidación de alto nivel.

El Programa considera la investigación en educación y pedagogía un aporte significativo a la orientación de procesos de cambio y de mejoramiento de la calidad de la educación, en la medida que promueve nuevos valores y actitudes y propicia otros estilos y espacios en la construcción de relaciones entre el conocimiento, la sociedad y su entorno. Por esta razón, el Programa se ha propuesto contribuir con los procesos de apropiación social del conocimiento y de aprendizaje social, emprendidos por el Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología y con los que COLCIENCIAS busca insertarse en el urgente cambio que nuestra sociedad debe asumir y, de esta manera ofrecer los elementos de reflexión necesarios para volver a pensar y revitalizar las instituciones sociales básicas del país.

La investigación en educación y pedagogía tiene dos impactos centrales: i. De una parte, permite producir conocimiento sobre la educación, al estudiar problemas, tales como los relacionados con la educabilidad del ser humano o los relacionados con la enseñabilidad de cada una de las ciencias y las disciplinas. II. En segundo lugar, propicia las condiciones necesarias para la formación de los propios docentes como investigadores y ello indudablemente es una condición básica para formar a los estudiantes en el ambiente de la investigación y el desarrollo científico. No puede la investigación tener impacto en la escuela básica, si el maestro no está en capacidad de comprender su lenguaje o el que utiliza la misma ciencia para comunicarse y posibilitar la apropiación y transmisión de los resultados de la investigación científica y tecnológica. Debe ser una investigación que apoye la formación de los docentes, que permita al profesor producir conocimiento sobre su práctica y con base en ese conocimiento, transformarla. El más valioso impacto que puede arrojar la investigación en educación es el de educar a sus propios actores y el de contribuir, en consecuencia, a la transformación permanente de sus formas de pensar, sentir y actuar.

En un contexto de competitividad, entendida por la Misión de los sabios como "la capacidad que desarrolla un país para seguir participando en el cambiante juego global teniendo en cuenta las competencias de los actores y sus habilidades para la cooperación en escenarios cada vez más exigentes", el conocimiento y por tanto el desarrollo científico y tecnológico se convierten en el factor de crecimiento más importante, y la educación en el proceso crítico para asegurar el desarrollo de una sociedad dinámica, con capacidad de responder a los retos no solamente de corto plazo, sino de la construcción de futuro del país.

La construcción de sociedades apoyadas en el conocimiento requiere del desarrollo de una capacidad de pensamiento local, estratégico y en prospecto con el fin de crear capacidades de investigación y procesos de generación de conocimiento en áreas y temas de importancia para el desarrollo cultural, social y educativo del país y de cada una de sus regiones. Así mismo, la posibilidad de que este desarrollo redunde en beneficio de la población y contribuya a la productividad y el desarrollo tecnológico depende de manera trascendental de la calidad del sistema educativo y de las oportunidades de aprendizaje social a que tenga acceso la población.

El ingreso a este nuevo siglo, con su carga de desafíos a todos los países del mundo, plantea retos que superan los contextos elementales en que se desenvolvía el sistema educativo colombiano. Se trata ahora de consolidar un sistema con capacidad de formar ciudadanos conscientes de su identidad cultural y de sus relaciones con el mundo, competentes, creativos, eficaces y participativos. Para ello es imperativo tomar decisiones de política pública orientadas y soportadas en rigurosos procesos de investigación sobre la educación nacional en todas sus modalidades y niveles, para lograr la formación idónea de nuestra población, tanto de la que se dedica a reproducir y enriquecer la academia y el sistema educativo y cultural como la que se dedica al progreso económico de los sectores de servicio, industrial, agrícola, ambiental y de salud.

La calidad de la educación es un instrumento de la competitividad nacional para mantener y enriquecer esta calidad es necesario incrementar el apoyo a la actividad de investigación en educación y pedagogía. Se requieren esfuerzos permanentes, sistemáticos e institucionalizados de investigación sobre educación, con el fin además de consolidar una comunidad y un pensamiento estratégico en el tema, lograr una socialización amplia en la sociedad colombiana de la apropiación del conocimiento que se genera y su traducción hacia el campo de la adopción por parte, tanto de las políticas públicas, como de las políticas institucionales de las entidades que conforman el sistema de educación.

Habida cuenta de lo anterior, un Congreso como el convocado por el IDEP en el cual se presentan los avances de los discursos y las prácticas que circulan en las instituciones educativas de Bogotá, en campos temáticos de gran pertinencia para la educación como la formación en competencias, el uso de las tecnologías, la formación en valores y del pensamiento científico, logrados a través de la investigación y la innovación de los profesores en sus instituciones y aulas, muestra la contribución de estos procesos a la transformación de las prácticas educativas y al mejoramiento de la calidad de la educación.

MARÍA MERCEDES CALLEJAS R.

Jefe Programa Nacional de Estudios Científicos en Educación

COLCIENCIAS

4.
HENAO, Myriam. Plan Estratégico programa de Estudios Científicos en Educación 2002-2008
Comentarios (0) | Comente | Comparta c