Qué son los mamíferos

 

Los mamíferos, al igual que las aves, son descendientes directos de los reptiles. Sin embargo, hay tres características que les hacen fáciles de reconocer: 

•  Presentan pelos sobre la mayor parte de su superficie corporal.

•  Producen leche para alimentar a sus crías.

•  Son endotermos, es decir mantienen una temperatura corporal estable, gracias al calor que producen sus procesos fisiológicos. 

•  Las crías de todos los mamíferos nacen vivas, y son objeto de un cuidado por parte de sus padres, el cual tiene una duración que varía según la especie, ya que este cuidado se prolonga hasta el momento en el cual la cría puede valerse por sí misma y encontrar su propio alimento. 

Dentro de los mamíferos existen tres clases: 

•  Los monotremas, quienes al parecer son los más primitivos y presentan características atípicas en los mamíferos, como tener los hijos por medio de huevos. 

•  Los marsupiales, que se distinguen por presentar una bolsa llamada marsupio, donde sus crías recién nacidas permanecen hasta completar su desarrollo. 

•  Por último están los placentários, entre los cuales se encuentra la mayoría de los mamíferos actuales. Se distinguen por tener una conexión nutritiva llamada placenta, entre el útero y el embrión. 

Dentro de los mamíferos han surgido varias estrategias para afrontar el medio donde se encuentran, dando como resultado una gran diversidad de formas y comportamientos. Entre ellas el cuidado parental relativamente largo y esmerado es tal vez la estrategia más utilizada y el secreto del éxito evolutivo de estos animales. 

Si seguimos de cerca a todos los mamíferos, nos damos cuenta de que los humanos somos los menos especializados: somos omnívoros, a diferencia de la mayoría de las especies, que se han especializado en comer carne o vegetales. Nuestras extremidades son, aunque muy útiles, no tan especializadas para una forma específica de locomoción. Por otro lado, no vemos tan bien como las águilas ni nuestro olfato es tan fino como el de los cánidos. 

En fin, hay muchos animales que corren más rápido, nadan más rápido o trepan mejor que nosotros, ¿si no hacemos nada “especialmente" bien, porqué nuestro éxito evolutivo?. En realidad ese éxito, que a veces parece un desastre evolutivo, se debe a nuestro cerebro. Este nos permite, aunque no siempre lo hagamos, razonar y aprender a manejar de una manera inteligente nuestro medio circundante, característica a la que debemos la situación actual de nuestra especie, ya que manipulamos las más diversas condiciones climáticas, atmosféricas y de oferta nutritiva dentro del planeta. Pese a todo esto, existe una barrera física que no podremos manejar y es cuando se acaben todos los recursos de los que dependemos. Aún seguimos siendo una especie animal que depende de un conjunto de relaciones con otros seres vivos para sobrevivir.

 


 

Comentarios (0) | Comente | Comparta c