Los hidrocarburos de estos campos contienen petróleo, gas y agua y se encuentran almacenados en tres formaciones geológicas diferentes: Mirador, Barco y Guadalupe.

Los hidrocarburos de estos campos contienen petróleo, gas y agua y se encuentran almacenados en tres formaciones geológicas diferentes: Mirador, Barco y Guadalupe.

El alto grado de porosidad y permeabilidad de la roca sedimentaria en donde se hallan los hidrocarburos permite un alto grado de fluidez, logrando eficientes niveles de producción. Los crudos de Cusiana y Cupiagua son de excelente calidad, su bajo contenido de sal y azufre, y la ausencia de metales, como el vanadio y el níquel, los hacen atractivos para el mercado mundial. Los campos contienen más de 2.000 millones de barriles de petróleo y cantidades significativas de gas.

Con el propósito de optimar la infraestructur de oleoductos existentes en el país, la producción de Cusiana y Cupiagua se realiza en dos etapas: la primera permitió producir 190.000 barriles por día, mientras que la segunda permitirá estabilizar la producción en 500.000 barriles diarios.

Las inversiones para el desarrollo del proyecto se estiman en 5.000 millones de dólares e incluyen construcción de las instalaciones y oleoductos y trabajos de perforación.

 

META

Ecopetrol realiza actividades de exploración y explotación en el área de la Oninoquia desde los años 70, cuando se descubrieron los campos de Castilla y donde actualmente explota en asociación, con la Chevron los campos Castilla y Chichiméne.

El descubrimiento del Campo Apiay se realizó en 1981, con la perforación del pozo Apiay 1, que produjo en pruebas 1.500 barriles diarios de petróleo. Con este hallazgo se intensificó la exploración en el área, dando como resultado el descubrimiento, de los campos Sunia, Guatiquía y Libertad.

Para el desarrollo de estos campos se perforaron 52 pozos en el área Apiay-Aniani, se intensificó el trabajo en los campos Castilla norte y este; se construyeron las estaciones recolectoras de crudo Apiay-Sunia-Libertad. El proyecto de gas cuenta con una planta compresora, una unidad deshidratadora y estaciones receptoras de gas en Villavicencio y Bogotá. Se construyó además una planta de refinería y el Oleoducto Central de los Llanos que transporta el crudo a los centros de refinería del país.

Existen tres estaciones recolectoras (Apiay, Surja y Libertad-Reforma) con capacidad de tratamiento de 45.000 barriles promedio día y 150.000 barriles de almacenamiento.

Las estaciones tienen como objetivo separar, medir y recoger la producción de crudo, gas y agua para dejar el crudo dentro de las especificaciones exigidas para su entrega a las estaciones de bombeo del Oleoducto Central de los Llanos, el cual lo envía a la Refinería de Barrancabermeja para su procesamiento.

La planta de refinería se diseñé para procesar 2.500 BPD de crudo de los campos de Castilla y Apiay y para producir 1.500 BPD de asfalto sólido con el fin de abastecer la demanda del centro y oriente del país. Además del asfalto, se obtiene para el Departamento, 250 BPD de Gasolina, 100 BPD de queroseno, 650 BPD de ACPM.

De la planta de gas diseñada para procesar 18 millones de pies cúbicos por día MPCD de gas proveniente de los campos de Apiay, Sunia y Libertad-Reforma, se obtiene gas combustible, gasolina natural y propano refrigerante. La planta genera el gas combustible para consumo doméstico de Villavicencio y Santa fe de Bogotá.

El gasoducto Apijiy-Villavicencio- Bogotá - con una longitud de 133 kilómetros, transporta 15 millones de pies cúbicos por día -MPCD- de gas asociado proveniente de los campos de Apiay, Sunia y Libertad. Por último se construyó la estación de bombeo Apiay que recoge, almacena y despacha los crudos provenientes de los campos de Apiay, Sunia y Libertad-Reforma.

 

IMPACTOS SOCIECONÓMICOS DEL PETRÓLEO EN ARAUCA

Hasta el descubrimiento del campo petrolero de Caño Limón, el departamento de Arauca estuvo enmarcado en un contexto de abandono y marginalidad. Su población rural se dedicaba a la ganadería extensiva y a la agricultura de subsistencia. Su población urbana dependía del comercio con Venezuela y de la burocracia local. Los recursos para funcionamiento e inversión del Departamento provenían del gobierno nacional. Pon supuesto, los recursos transferidos eran insuficientes para atender las necesidades de un Departamento atrasado.

Arauca pasó de un presupuesto de un millón de dólares en 1985 a cien millones de dólares en 1991, por concepto de regalías petroleras. Luego habría de comenzar el declive.

Antes de Caño Limón, en Arauca había solamente 130 kilómetros de carreteables construidos por el Incora -con dineros del BID- entre 1963 y 1978. Estos carreteables se hallaban alrededor de Saravena, mientras en sitios como lame solamente se utilizaba el transporte aéreo. En Arauca, la capital, la única vía terrestre era la carretera hacia San Cristóbal y Cúcuta, por territorio venezolano. Entre 1964 y 1967, el gobierno venezolano había construido el puente internacional José Antonio Páez para facilitar el uso de esta carretera. Las oficinas gubernamentales eran muy pobres. Las coberturas en la educación primaria y secundaria, así como los servicios de acueducto y alcantarillado eran extremadamente precarios. No había televisión ni telefonía.

Se tenían 25 mil hectáreas de agricultura de subsistencia y 50 mii hectáreas de pastos mejorados. La red de caminos vecinales en la práctica no existía. Análoga situación se daba con la asistencia técnica, programas crediticios, capacitación, mercadeo, bodegaje y actividades complementarias. El concepto de agroindustria era desconocido.

Después de Caño Limón, no obstante la duplicación de la población de Arauca, los indicadores demuestran el buen uso de las regalías.

En 1983 Arauca contaba con 66.171 habitantes aproximadamente, de los cuales el 70 por ciento se estableció en el piedemonte y el 35 por ciento restante se ubicó en la parte este del Departamento.

Arauca comprende dos subregiones principales: sabana y piedemonte, además de la cordillera y la selva del Lipa, que determinaron el surgimiento de dos modos de explotación económica diferentes. En la sabana se encontraba a modo de explotación del territorio el modelo del hato ganadero. En el piedemonte se encontraba la débil producción agraria (plátano, cacao, maíz y yuca). La cordillera y la selva estaban vírgenes, con sus riquezas faunísticas y maderables intactas.

Excepción hecha de entidades como el Incora y la Caja Agraria, las instituciones públicas se caracterizaban por su ausencia. Esta situación de por sí negativa se agudizó con la aparición de lo que se podría considerar un para Estado: la guerrilla, que desde finales de los años setenta, instaura un régimen de control en la región.

En 1982 la Occidental, como parte de la asociación Cravo Norte, perfora el pozo número uno que posibilita el hallazgo de Caño Limón, en junio de 1983. Con un total de 1,2 billones de barriles de reservas calculadas, este campo inicia su vida útil el 7 de diciembre de 1985, habiendo producido un promedio de 193.000 barriles diarios y un total de’778 millones de barriles en el lapso 1986-1996. Caño Limón que ha aportado el 65% d’e sus reservas, producirá el 35% restante en los próximos quince años.

Estos 778 millones de barriles extraídos a diciembre 51 de 1996, generaron 750 millones de dólares en forma de regalías al departamento de Arauca y 200 millones de dólares a los municipios productores (Arauca, la capital, recibió el noventa por ciento, Arauquita y Saravena, el restante diez por ciento). Á continuación se describe la utilización de estos recursos:

VIAS

Se construyeron y pavimentaron 457 kilómetros de las siguientes carreteras: Sanavena-Arauquita-Arauca, 120 krn; Arauca-Tame-río Casanare 231 km; Saravena­Tame, 70 km; Saravena-río Bojabá, 18 km; Tame-río Tame, 5 km; lame-Rincón Hondo, 14 km. Así, el departamento de Arauca tieñe un promedié de 19,6km de pavimento por cada 1.000’ km2, el cual es mayor que el promedio nacional. Culminados 67 km que se hallan sin pavimentar en el tramo Arauca-Tame,.y 60 km en el trayecto Araúca-Arauquita, el Departamento podrá disfrutar de un buen anillo vial uniendo los cinco municipios más poblados de su territorio.

Se construyeron, además, 426 kilómetros de las siguientes carreteras: Rincón Hondo-Puerto Rondón­Gravé Norté 166 km; Arauca-Cravo Norte, 120 km; Arauca-Caracol, 140 km. Estas vías requirieron diez grandes puentes y casi 200 de tamaño pequeño o mediano. Entre los primeros se destacan los ubicados sobre los ríos Agualimón, Bojabá, Banadía, Cananal, Lipa, Ele, y dos sobre el río Gravo.

Se pavimentaron 130 kilómetros de calles en la ciudad de Arauca, 50 km en Saravena, 50 km en lame y cantidades menores en los demás municipios del Departamento. Se, ampliaron y mejoraron los aeropuertos de la totalidad de los municipios araucanos. Arauca es quizá el único Departamento de Colombia que tiene cuatro aeropuertos pavimentados y tres semi­ásfaltados con suelo-cemento.

Durante mucho tiempo el río Arauca produjo centenares de familias damnificadas y pérdidas materiales millonarias en la capital departamental. Este flagelo fue desterrado gracias a la riqueza petrolera. Con recursos del municipio de Arauca se inició en 1990 la construcción del Dique Perimetral, un terraplén de odié kilómetros de largo por dos a tres metros de alto que rodea la ciudad.   Dos años después con recursos del Departamento se duplicó la extensión del Dique.

En servicios públicos el departamento de Arauca en el último decenio aumentó de manera significativa las coberturas de los servicios de acueducto y alcantarillado. La cobertura del acueducto que en 1985 era del 40 por ciento subió a un 62,5 por ciento en 1993. La cobertura del ,servicio de alcantarillado en el Departamento tuvo un aumento drástico al pasar de 6,6 por ciento en 1985 al 32,8 por ciento en 1993.

La cobertura del alcantarillado del municipio de Arauca, la capital, es de sólo el 48 por ciento. Se realizan ampliaciones y extensión de redes para lograr coberturas del 90 por ciento en el lapso 1997-1998, incluyendo un sistema de tratamiento de aguas residuales.

Tame, el segundo municipio en importancia del Departamento, aunque con racionamiento, tiene acueducto con cobertura física total, con redes de distribución en buen estado y con cobertura de la micromedición del 84,7 por ciento.

Planta de almacenamiento de crudos en Caño Limón, Arauca.
Foto:
Diego Garcés.
 
Torre de perforación en el piedemonte de Casanare. Foto: Andrés Hurtado  Llegada de los crudos a la planta de Apiay, Meta.
Foto :  Fernando Urbina

 

Comentarios () | Comente | Comparta c