3. HISTORIA DEL "ASENTAMIENTO BLANCO" Y CAMBIOS PAISAJISTICOS

El impacto ejercido por la ocupación humana del territorio y el desarrollo de actividades económicas se manifiesta principalmente en las transformaciones ejercidas sobre la cobertura vegetal y en el cambio de heterogeneidad de los paisajes del páramo. La presión campesina sobre las áreas de los páramos ha venido desplazando los límites naturales del páramo y subpáramo y acabando con la fauna y la flora.

El proceso de intervención antrópica fluctúa y oscila dependiendo de variables económicas, políticas, sociales y culturales. Por ejemplo, los habitantes de la vereda de la Cueva, en el municipio de Güicán recuerdan (7):

"Las tierras (del páramo) fueron repartidas a comienzos de siglo entre varios generales de las guerras civiles en premio a sus triunfos y en especial por la victoria obtenida en la batalla de Palonegro. En esos tiempos eran aparceros, muchos de los soldados de esos generales y también recibieron tierras como premio por la victoria obtenida, pero en aparcería.

"La tierra era, entonces de muy pocos dueños, conservándose esta situación hasta hace unos treinta o cuarenta años. La violencia en este siglo, las herencias y las ventas, inclusive entre parceleros, fue generando la división y subdivisión de las fincas".

Comentan que la gente empezó a llegar a esta vereda, subiéndose desde las veredas de abajo, como San Juan y San Ignacio, "buscando un retazo de tierra en donde sacarse una aparcería para sembrar papa, cultivo que daba buenos pesos". Algunos herederos de los antiguos latifundistas fueron vendiendo la tierra, a pedazos, a los aparceros.

Hace unos cincuenta años, cuando empezó a llegar la gente del Cocuy, había sólo tres o cuatro dueños con haciendas en San Antonio de la Cueva. Las haciendas se fueron dividiendo hasta llegar a las fincas actuales.

"La gente empezó a llegar y se ‘cruzaron las razas’, vino gente de otros municipios como Sativa Viejo, Sogamoso, Tasco, Corrales, Socotá, Jericó, San Mateo. Las comunicaciones se hacían por medio de Pamplona con Bucaramanga. El cultivo de la papa fue en aumento y se sacaban las cosechas para Soatá, se negociaba la papa en un punto llamado los "Baños". Vino después la construcción de la carretera y a medida que esta iba subiendo, el mercado cambiaba de sitio: la carretera llegó primero al Cocuy y luego a Güicán. Poco a poco avanzó hasta La Cueva y con ella, la destrucción del bosque y el retiro de la fauna. Antiguamente, comentan los habitantes de la vereda se quemaba mucho frailejón, tanto para alimentar a los animales, como para sembrar papa" (González, 1989).

Actualmente los ecosistemas del páramo ocupan el 25% de la superficie total de la zona de estudio (8). Las áreas del subpáramo han sido sometidos a un proceso de intervención que se inicia desde tiempos prehispánicos y que para 1850 tenía magnitud considerable como puede deducirse de los siguientes textos (Ancízar, 1856).

"Marchamos desde Güicán por veredas a través de páramos tendidos, regados por infinidad de arroyuelos que fertilizan muchas llanuras pequeñas, cubiertas por lozanas sementeras de papa, cebada, habas y arvejas..." (p. 246).

"... suelen verse grupos de frailejón creciendo al lado de sementeras lozanas y las papas, cebada y habas prosperando a 3.669 metros de altura sobre el nivel del mar..." (p. 254).

_______

7 Ubicada sobre los 3.000 m.s.n.m. y en límites del Parque Nacional Natural del Cocuy.

8 Conformada por los municipios de Jericó, Sativanorte, Sativasur, Susacon, Soatá, Tipacoque, Covarachia, Boavita, La Uvita, Chita, El Cocuy, Güican, Panqueba, El Espino, Guacamayas, Chiscas y San Mateo.

 

Regreso al índice

Siguiente

 
Comentarios () | Comente | Comparta c