EL PÁRAMO UN PAISAJE DESHUMANIZADO

Vertiente de los Colorados, Páramo de Güina, Belén, Boyacá

RESUMEN

Se presenta la incidencia que ha tenido en el ecosistema páramo, en las provincias de Norte y Gutiérrez, de Boyacá, la presencia del ser humano a lo largo de la historia. Los páramos y los ecosistemas de alta montaña en general, son extremadamente vulnerables ante los efectos de la actividad humana. La ocupación de las áreas de páramos comenzó con grupos de cazadores-recolectores hace unos 18.000 años. El poblamiento de la región andina por los grupos aborígenes se dio en función del aprovechamiento de la diversidad medioambiental con sus recursos naturales. A ello se unió el cultivo de especies útiles, como el maíz, en las vertientes de las cordilleras. Durante la ocupación española se continuaron aplicando las técnicas de cultivo indígenas, que fueron luego modificadas por prácticas de cultivos peninsulares. En los siglos XIX y XX son intensificadas las actividades productivas y extractivas, de manera especial la pecuaria y ganadera. Lo cual produce grandes impactos sobre el páramo: sobre el suelo, la vegetación, la fauna silvestre y el paisaje en general. Así gran parte de los ecosistemas naturales de páramo han desaparecido a causa de la expansión de la frontera agrícola.

 

Regreso al índice

Siguiente

 
Comentarios () | Comente | Comparta c