LOS SUELOS DE PÁRAMO: REGULADORES DEL RECURSO HÍDRICO EN BOYACÁ

Por: Abdón Cortés Lombana*

Agrólogo, Ph. D.

El departamento de Boyacá, situado en la región centro-oriente del país, está atravesado de sur a norte por la cordillera Oriental de los Andes, la cual le confiere al paisaje boyacense un relieve muy variado y una gran biodiversidad que se reparte en todos los pisos térmicos, desde el cálido hasta el nival. Por encima de los 3.000 m.s.n.m. hacen su aparición extensas regiones de clima muy frío las cuales alcanzan su máxima altitud en las cimas de la Sierra Nevada del Cocuy. En esta franja altitudinal se encuentran los páramos que son, de acuerdo, a Molano (1989), biomas exclusivos de las montañas neotropicales.

CRITERIOS QUE DEFINEN EL PARAMO

No hay homogeneidad de criterios para definir y delimitar el páramo; el término se refiere principalmente a la vegetación característica de la alta montaña andina dentro de las latitudes 8º sur y 11º norte, es decir, desde el norte del Perú hasta la Sierra Nevada, de Santa Marta en Colombia, la cordillera de Talamanca (sector suroriental de los Andes Centroamericanos) y la cordillera de Mérida de Venezuela. Como es obvio, en tan amplio espacio ocurre una gran diversidad físico-biológica, tanto horizontal como vertical, lo que condujo a Molano (op. cit.) a afirmar que no existe el páramo, sino una gran diversidad de regiones y estudios de suelos, biogeográficos, de vegetación, palinológicos, climáticos y otros de Cuatrecasas (1958, 1968), Cleef (1978, 1981), Rangel (1991), Sturm y Rangel (1985), IGAC (1988), Molano (1983) han demostrado que, en efecto, los páramos presentan un mosaico edáfico muy variado, geoformas diversas y situaciones climáticas distintas que generan una gama riquísima de nichos, hábitat y entornos ecológicos que comienzan a hacerse evidentes en los mapas temáticos respectivos.

Cuatrecasas (1958) divide el cinturón paramuno en subpáramo o páramo bajo con vegetación arbustiva en la que predominan elementos florísticos de la familia Compositae: sus límites altitudinales varían de 3.000 a 3.500 metros; el páramo propiamente dicho con pastizales y frailejones: se extiende entre los 3.500 y los 4.500 metros; y el superpáramo ubicado a alturas mayores a los 4.500 (1) metros se caracteriza por la discontinuidad de la vegetación.

_______

* Director Centro de Investigaciones Científicas. Universidad Jorge Tadeo Lozano. Santafé de Bogotá, noviembre 29 de 1994.

1 Límites tomados de Molano (1989); la zonificación de Cuatrecasas, detallada por Cleef (citados por Rangel, 1989) es: subpáramo: 3.200-3.600 m; páramo: 3.200(3.600) y 4.100(4.000) m; superpáramo> 4.100 m.

 

Regreso al índice

Siguiente

 
Comentarios () | Comente | Comparta c