EL CUERPO FEMENINO EN CAUTIVERIO: ABORTO E INFANTICIDIO ENTRE LAS ESCLAVAS DE LA NUEVA GRANADA 1750-1810

Jessica Spicker M. 1

1. EL CASO DE AGUSTINA

El día trece del mes de octubre de 1788 hacia las nueve de la noche, se presentó en la casa del Señor Corregidor Don Manuel de Sanclemente una negra de Don Joaquín de la Flor pidiéndole que por amor a Dios y en méritos de la Justicia la amparase. La esclava Agustina, de treinta años, temía por su vida debido al excesivo castigo que acababa de recibir de manos de su amo Don Joaquín. Este la había amenazado con volverla a castigar a pesar de haberla mandado a la casa de Patricia Salinas para ser curada de sus heridas de un anterior castigo. Al ser cuestionada la esclava por la causa o motivo del castigo respondió que eran los celos que tenía su amo de un esclavo suyo llamado Juan de Dios. Luego se le preguntó qué razón tenía su amo para celarla y confesó que había mantenido con él una ilícita amistad de la cual se hallaba embarazada. Inmediatamente, el Señor Corregidor mandó que se reconociera la negra y le encontraron llagas desde la punta de las nalgas hasta las corbas y llena de cicatrices. Según la esclava el fin primario de los castigos era el que abortase el hijo que esperaba para que no se verificara a la hora del parto que la criatura era de Don Joaquín.

144.jpg (8056 bytes)

 

Se prosiguió a interrogar a Don Joaquín de la Flor quién respondió que era cierto que había tenido que ver con la negra pero que el hijo que la esclava esperaba no era suyo y que el castigo que le había dado era por que sabía que la negra andaba diciendo que estaba embarazada de su amo:

"...miren que infame negra, Señores, es cierto que he tenido que ver con la negra, pero el hijo no es mío y que las amenazas que le había hecho en la casa de la Patricia, eran por el mismo motivo, porque sabía andaba diciendo esto mismo contra su honor., esta negra me ha desacreditado diciendo que pierde la cabeza si no es el hijo mío, vayan ustedes y examinen..." 3

El doce de mayo de 1796, en el pueblo de Tadó y siguiendo las diligencias de la investigación, se recibió la declaración de la esclava Agustina. La esclava relata como fue depositada en la Real Cárcel luego de que su amo la hirió con múltiples azotes, allí fue curada por la mujer Patricia Salinas.

"preguntada que diga porque la castigó su amo, responde que estaba su amo con ella en comercio carnal de cuyas resultas estaba embarazada como lo declaró entonces y lo ratifica ahora tuvo celos del negro esclavo y por esto y no por otra cosa se la castigo... que estando ella ya en las últimas horas de su preñez y dándole a la declarante un dolor fuerte no estando en su casa su amo cuando este vino; como por causa de estar la declarante rendida no estaba la comida le mandó a un esclavo que tiene llamado Tomás que la levantase a castigo como lo verificó y que con el dolor y el castigo se levantó a componerle la comida..." 4

A pocos días de este incidente le sobrevino el aborto. Agustina parió un hijo muerto en la casa de su amo con la asistencia de Patricia Salinas y la negra Prudencia Inostroza. Estas dos mujeres fueron llamadas por Don Joaquín para que asistieran como parteras a la negra Agustina.

"...que apocos dias arrojo su criatura muerta en la casa de su mismo amo asistiéndole al parto la negra Prudencia y la mujer Patricia... que su criatura tiene entendido quese hizo un hoyo debajo de la casa donde parió y allí se enterró..." 5

Tanto Patricia como Prudencia declararon que el hijo de Agustina era blanco y que no nació a tiempo pues le faltó un mes y medio para completar el ciclo de su embarazo. Después de la recuperación del parto, Agustina fue vendida por su amo a Doña María Manuela Murillo en trescientos cincuenta patacones. A consecuencia de este proceso, se le llama la atención a Don Joaquín de la Flor para que en lo sucesivo se abstenga de corregir a sus esclavos con el rigor que aparece en el proceso. Se le condena a todos los costos que éste ocasionó.

2. EL CASO DE FRANCISCA

En el período estudiado, la mujer negra estuvo sometida a presiones demográficas que en algunos casos llevaron al blanco a abusar del cuerpo femenino de su propiedad de manera indiscriminada Por un lado, estaban la moral y las leyes de los españoles y por otro la realidad vivida por los esclavos. La imagen que se impuso de la mujer en este siglo estaba relacionada con su posición social y su procedencia étnica 6

Los valores de las mujeres esclavas en pocos casos se ven reflejados en los expedientes. La virginidad en la Colonia fue respetada en los círculos altos de la sociedad, en los bajos su concepción era menos respetada. Una mujer esclava era muchas veces forzada a mantener relaciones sexuales sin querer. Sin embargo, su expectativa de llegar virgen al matrimonio estuvo siempre latente.

Tales son las expectativas de Francisca Santana, esclava de Don Francisco Santana vecino de Antioquia, quién estaba prometida en matrimonio al esclavo José Manuel Vélez. Según la declaración de Francisca, ella se había guardado para él. Sin embargo, su padre Juan Félix Santana la forzó para tener relaciones contra su voluntad: 7

"...que esta torpe amistad que ha vivido (con su padre, Juan Félix) ha sido porque su padre la ha forzado amenazándola de que la castigaría dándoles estrujones para que ella no se dejara conseguir reconociéndolo que era su padre y que nada de esto le valió que cuando su padre la solicitó para esta amistad hallábase la confesante doncella .." 8

Francisca compartía la vivienda con sus padres y demás esclavos. Un día Juan Félix, su padre, le hizo propuestas indecentes a las que ella se negó. Estando la madre ausente en un salado, dormía Juan Félix con su hija en el zarzo de la casa de esclavos. Debajo de ellos dormía José Manuel, esclavo también. Toda esa noche y las sucesivas estuvo Juan Félix con su hija en ilícitas relaciones que además de ser por la fuerza, fueron incestuosas.

Al día siguiente del primer encuentro con su padre, Francisca habló con los demás esclavos implorándoles que la ayudaran, que su padre no la dejaba dormir. Con el paso del tiempo, Francisca quedó embarazada de su padre. Juan Félix trató de casar a su hija con su prometido, José Manuel Vélez, quién durante el juicio explicó que él no había tenido relaciones con Francisca y que Juan Félix para librarse de esto le pidio se casara con ella. Francisca en su declaración juramentada del 15 de octubre de 1799 decía:

"...se le preguntó como se llama que estado calidad, edad, vecindad y oficio tiene dijo: llamarse María Francisca Santana, hija de Juan Félix esclavo. De Francisco Santana, que su estado es el de soltera, su calidad mulata libre, su edad como de veinte años,que es vecina de la Parroquia de Antioquia, y que su oficio de labradora de sementeras. A la pregunta de si sabe cual es la causa de su comparecer ante el juzgado responde que ignora cual es el motivo de su comparecencia; pero le parece,que será por la mala amistad que ha mantenido, con su padre Juan Felix Santana, por espacio de dos años, de la que resulto haber quedado en cinta,y que parió una hija mujer en el mes de Septiembre próximo pasado; la que enterro viva y sin bautizar junto a una talanquera que sirve de cerca a la isla en donde vive la confesante con sus padres los que no supieron, ni han sabido que ella parió por que no le han preguntado y la exponente siempre le decía a su madre que estaba enferma de la barriga como que para ello bebió varias bebidas de quiebra barriga, perejil, mosquita y una de Manzanilla  que le rece to Rita Muñoz, mujer del negro José esclavo de Teodoro Muñoz, el mismo día que parió y que estas bebidas se las aplicó de su propio motivo porque su madre no supiera, que estaba preñada procurando malparir con ellas, cuyo efecto no le causaron, por que permanecio la barriga nueve meses  no cabales y que esta torpe amistad en que ha vivido ha sido porque su padre la ha forzado amenazándola de que la castigaría dándole estrujones para que ella no se dejara conseguir reconociéndolo, que mirando, que era su padre y que nada de esto le valió que cuando su padre la solicito para esta torpe amistad, se hallaba  la confesante, doncella, pues, ni antes ni después ha tenido que ver con otros hombres, y que después de que ya estaba embarazada...". 9

El embarazo de Francisca tuvo un triste final. Ella intentó detener el proceso natural del parto por la vergüenza que sentía al parir el hijo de su padre. En el año de 1799, Francisca acude a Rita Yepes, también esclava de Don Francisco Santana, en busca de una solución para malparir el hijo que esperaba de su padre. Rita, en su declaración decía:

"...que sabe que Juan Félix esclavo de Don Francisco Santana esta en ilícita amistad con su hija llamada Francisca por habérselo dicho Carmelo Herrera y que su mujer y lo mismo Constanza [Aguirre y] Gil, que la Francisca les había mandado decir, que vieran que medios tomaban para librarla de su padre que ya no lo podía aguantar, que habiendo pasado la Camila mujer de Herrera  a la casa de Juan Félix le dijo Francisca que quizás estaría embarazada, por que había dos meses que no se enfermaba. Que la declarante la vio embarazada, y  le aplico una bebida de ,manzanilla, y una soba y hecho esto se retiro para su casa, que estaba allí inmediatamente y a poco tiempo vino y la vio sin barriga y con leche en los pechos, y que la criatura no la ha visto aunque si le parece según la barriga y cuenta que hizo Camila, ya era de tiempo la criatura...". 10

Las medicinas que Rita Yepes dio a Francisca nunca funcionaron. Decía Carmelo Herrera, también esclavo de Don Francisco Santana, en su declaración, que Francisca le había contado a otro esclavo de nombre Fernando, que luego de nacido el bebé, lo había echado al río Cauca sin el agua del bautizo:

"...Que del mismo modo sabe porque le contó Fernando González, que Francisca Santana le había dicho que el hijo que habia parido lo había echado ahogar en el Río de Cauca, vivo sin agua de bautismo...". 11

En este punto, el proceso da un viraje crucial. Francisca es llamada de nuevo a declarar, pero las preguntas que se le hicieron en ese momento se enfocaron hacia el conocimiento de la esclava sobre la fé católica:

"...El defensor nombrado de la hija de Juan Félix Santana en la criminal causa de torpe escandalosa amistad con su mismo padre de quien tuvo la prole que sepulto sin bautizmo dice: que para cumplir con las pruebas prevenidas y que me corresponden en  su defensa se ha de dignar usted mandar que juramentándola a presencia del Padre General de Menores se le pregunte cuantas son las cosas necesarias para una confesión? y lo que resulte en su respuesta pide el defensor que así mismo se haciente. de si sabe o no sabe= cuantas son las necesarias para salvarse el cristiano, y en seguida sobre el Ministerio de la Santísima Trinidad y el de la Encarnación Actos de fé y todo lo demás que contiene la Doctrina de Astete y lo que resulte por respuesta pida el defensor que así mismo se acierte de si lo sabe o no.

Si Francisca Santana no tenía una respuesta adecuada para cada una de las preguntas se le debía preguntar quien la había enseñado la fe católica. El padre era quien debía transmitir a sus hijos esta fe.

Y la que sea su declaración se ha de servir usted mandar se agrege a la causa de sumar para que obre los efectos que hay lugar en Justicia la cual pide el defensor. Antioquia Febrero de 1800. Francisco Balbin...". 12

Francisca Santana respondió correctamente a cada una de estas preguntas. Este caso finalizó con un recuento que debía hacer Francisca sobre los mandamientos de la Iglesia Católica. Ella nunca fue juzgada por el infanticidio, sino que fue condenada a prisión por haberlo cometido sin el agua del bautismo.

"...31 de enero de 1801 Vistos: se condena a Félix Santana a diez años de presidio en el de Cartagena y a diez los de destierro de la Provincia de Antioquia. A Francisca Santana a igual tiempo de reclusion en la Cárcel de Mujeres y en diez años de destierro de la misma Provincia y ejecútese sin embargo de súplica; Habiéndose recibido en esta Plaza dirigido por las Justicias de Antioquia el reo Juan Félix Santana, y enviándose al presidio de su destino lo pongo en noticia de Vuestra Alteza en Obedecimiento de su Real Provisión de diez y siete de Mayo de este año. Dios guarde a vuestra  Alteza más años Cartagena Noviembre 10 de 1804...". 13

 

150.jpg (7847 bytes)

 

  3. EL CASO DE PETRONA PAULA

En noviembre de 1789 en Cartagena, Petrona Paula Bernal, esclava de Doña Isabel Rodríguez, mujer de Juan Vibanco llega hasta donde el Señor Gobernador para interponer su queja.14 Petrona Paula suplica el amparo de la justicia para que obligue a su ama Doña Isabel a que reciba los trescientos pesos que le dan por ella. Desde 1784 la había comprado su amo y por la insistencia del mismo, Petrona, se le entregó bajo la promesa de libertad. De esta ilícita amistad nació un hijo que ella parió bajo su poder. Sin embargo, el hijo que tuvo murió al poco tiempo de nacido por los severos castigos que la esclava recibía de la mujer del amo:

"...por el rigor del castigo que me daba mí Señora entendida del ilícito comercio... como se manifiesta en mí cuerpo por las señales que tengo en el, de azotes, palos y heridas no permitiéndole la libertad que no es concedida por derecho a los infelices que como yo nacemos sujetos a la servidumbre ...". 15

Don Juan Vibanco, ante la acusación de la esclava, hizo una breve relación de la conducta de Petrona Paula. La esclava según Don Juan, llegó a su casa porque Doña Isabel le suplicó la comprara. Pagó por ella la suma de doscientos ochenta pesos a pesar de haber tenido noticia de que la esclava prestaba malos servicios domésticos y era "falta de sujecion ". La ocupación del amo era la de Patrón de Canoa por lo que no pasaba mucho tiempo en la ciudad, a su regreso de un viaje encontro a su mujer y a sus domésticos con los ánimos exaltados:

"... y con mayor fuerza el de mí mujer que guiado de la debilidad de su sexo dejo seducirse  a los ímprobos informes de esta esclava espíritu infernal de los hechos, sin poder penetrar el origen del enojo hasta que por uno de ellos, supe había supuesto a mí esposa que obligada de mis instancias y promesa de libertarla, se me había prostituido de que resulto el engendro que mantenía en el vientre...". 16

La esclava es acusada por su amo de abrir las puertas de su casa a deshoras para introducir hombres, por lo que su Señora la obligó a dormir bajo llave. Sin embargo, Petrona Paula se fugaba en la madrugada por temor a los castigos que le imponía su ama por las falsedades que la esclava contaba y por haber robado seis pesos de un sujeto que dormía en la casa. Don Juan Vibanco al verse obligado a la venta de la esclava, se niega, alegando que no le podían privar de sus servicios:

"...es visto que teniendo yo plenísimo [derecho] en la Petrona mí sierva, no puedo ser despojado de su posesión sino en los casos permitidos en suya naturaleza esta muy distante el de que se trata y con razonables causas que no dándose aquí hacen más extraño el hecho de provocarme a juicío en fraude de los obsequios que me son debidos las que señala se reducen al maltratamiento que el Señor ha dado al esclavo, hiriendo cruelmente, alguna parte del cuerpo con excesivos castigos y negándole los alimentos y demás provisiones necesarias de la conservación de la vida en cuyo evento como que sirve de limitación a la regla general establecida según la común de los derechos con el citado An tonio Gomez y concurriendo otras que por via de supererogacion anden los años más benignos: es el en que únicamente puede ser compelido al Señor de la venta y esto con la necesaria justificacion que da a entender aquellas palabras: si es asi lo fallare por verdad y con razón...". 17

La morena esclava ante esta afirmación de su amo de no venderla es llamada a declarar. En su nueva declaración pidió que se le vendiera por la sevicia con que la trataban, tanto el amo como su mujer. Petrona Paula ofreciendo pruebas a través del reconocimiento médico del Cirujano Don Jorge Herrero:

"...Como cirujano que soy de Regimiento fijo de esta Plaza [de Cartagena] certifico: que habiendo reconocido a Petrona Pablo Bernal de pedimento de un moreno su hermano, la que halle con varias cicatrices en los brazos, espaldas, cogotes, muslos, pantorrillas, las que manifestaban ser hechas por cordeles, correas o cordones aconchados según las figuras de las cicatrices; y al mismo tiempo noté una contusión debajo de las costillas derechas falsas,todo esto ha sido acusado de resultas de unos azotes, pues le han quedado el accidente de adolecer porlas lunas". 18

La esclava al presentar esta certificación pide también que se interrogue, en el sitio de Bocachica, a María Crisanta de la Masa. Esta era la nana de cría de Petrona Paula y lo que buscaba la esclava de Don Juan era probar que las cicatrices habían sido causadas en la casa de Doña Isabel:

"...A la tercera y ultima expuso ser también verdad críó a Petrona como esclava suya como hija en el cariño y estimación que es propia de Madre y el que daba a sus legitimas hijas por lo cual jamás fue castigada la que la produce en la casade la testigo en la cual no se le describió ilícita alguna saliendo de ella por tanto sin la más leve señal ni cicatriz en su cuerpo como se lo informó a dicho Vivanco a el acto de venderla para que en tiempo alguno pudiera alegar cosa en contrario. Y que lo que lleva dicho y declarado es público y notorio a todos los que saben como la testigo pública voz y fama y la verdad en cargo de Juramento que ha prestado...". 19

En adelante comienza la etapa de declaración de los testigos que son llamados porque presenciaron el hecho o porque conocen a la esclava. El apoderado de Juan Vibanco, Don Manuel Dolores de Zúñiga pide que se llamen a declarar a los siguientes testigos: Juan de la Rosa Rebolledo, Cipriano Josef Blanco y Manuela Antonia Angulo en calidad de esclavos de Vibanco, y Juan Bautista de Avila, Nicolás Escobar, Gregorio Navarro, Mateo Pren y Silvestre Paredes en su calidad de albañil, pintor y carpintero respectivamente. Las personas que ven u oyen del hecho se convierten en los testigos principales y son requeridos para confrontar las declaraciones del reo. Otras personas son llamadas a declarar por la cercanía o vecindad por el acusado. Juan Bautista de Avila fue requerido por el juez y ante él dijo que tenía noticia del pleito y que es de edad de veinticuatro años; que no vio que Petrona Paula le hubiese robado seis pesos pero que era cierto que se había quedado con dos con el derecho de usar su cuerpo. Esto lo oyó de Juan de la Rosa esclavo de Don Juan Vibanco. Nicolás Moreno, por su parte, dijo que había estado trabajando como carpintero y que noto el buen trato que le daba Don Juan a la esclava Petrona. De igual manera declararon los otros testigos sobre el comportamiento del amo hacia la esclava. Juan de la Rosa Rebolledo es citado a declarar y dijo conocer las partes involucradas en el proceso:

"...A la tercera pregunta dijo: Que nunca ha visto que a la negra Petrona se le castigase alguna vez y que por el conocimiento que tiene del genio suave y amable de sus amos ha visto le han dado buen trato  y concurrido con lo necesario como que era la  cocinera y corria y guardaba  todo y responde-
A la sexta dijo: Que es cierto oyó la reconvencion que Juan Avila le hizo a la negra Petrona sobre que devolviera cuatro pesos y se quedase con dos y que entonces le respondio la negra Petrona que si se los daria por que habia de gozar de su cuerpo y habiendo quedado la negra corriente en que Juan de Avila fuera  a gozar de ella a la sala el declarante como que tenia enredos con ella dispuso encerrarla en un cuarto echándole llave como lo ejecutó. Que lo que lleva dicho y declarado es la verdad en cargo del juramento que hecho tiene en que se afirmó y ratificó...
¨. 20

El Fiscal del caso concluyó que por regla general no se puede obligar a un amo a vender sus esclavos y apremiar a los amos a la enajenación de éstos contra su voluntad era injusto. Lo que ocasionaría que los sirvientes se enorgullecieran de obligar al propietario a su venta por simple capricho o antojo del esclavo de cambiar de amo. Pero también explicaba el Fiscal que se debía proteger a los dueños de esclavos contra el libertinaje de sus siervos y a los esclavos: contra el rigor de las opresiones y la intolerable sevicia de algunos amos. Por las declaraciones de los testigos, Don Juan Vibanco, probó no haber maltratado a Petrona Paula y la prueba de esta no era consistente pues no implicaban sus contusiones al amo. Don Juan Vibanco no es obligado a vender a su esclava. El proceso no vuelve a tocar el aborto que Petrona Paula menciona en los primeros folios y este hecho se dejó pasar sin importancia a pesar de ser una pérdida por los malos tratos que su ama, Doña Isabel, le daba a raíz de los celos que sentía por su marido Don Juan.

4. LA RESISTENCIA FEMENINA ESCLAVA EN LA NUEVA GRANADA 1750-1810

 

 

A. Identidad de mujer,
     identidad negra,
     identidad esclava

 

En la sociedad colonial, ser negra no era otra cosa que una cuestión de identidad: identidad negra, identidad de mujer, identidad de mujer esclava. Analizar a la mujer negra es una cuestión que implica además de estudios de género, análisis históricos y antropológicos. Históricos, pues las mujeres negras descienden de los Áfricanos y Áfricanas esclavizados que llegaron América durante la trata. Antropológicos porque poseen una cultura formada dentro de un contexto de resistencia a la dominación Española. Desde los comienzos de la trata Atlántica, la esclavitud estuvo ligada al color de la piel. 21

Sin embargo, luego de haber sobrevivido a la violenta travesia en los barcos negreros, la llegada a América establecía diferencias entre los esclavos siempre se ha creído que la fuerza de trabajo que se importó del África debió ser masculina por ser destinada al trabajo forzado en condiciones de esclavitud. 22 Y dada la naturaleza de los trabajos en las haciendas y en las minas, la presencia femenina se pensaba ausente. Pero los hechos demuestran lo contrario. La mujer Áfricana a pesar de haber sido deportada en menor número, jugó un importante papel en el sistema económico del "Nuevo Mundo".

La mujer negra en África debió resistir para proteger a sus hijos y mantener su cultura, ya que eran los hombres los que en principio eran transportados a través del océano.23 Su resistencia a la trata en África le permitió formar un carácter de gran liderazgo que aún se mantiene entre las comunidades afrocolombianas.

En los primeros siglos de la trata, el número de mujeres que llegó a la Nueva Granada fue inferior al de hombres, se ha sugerido que había tres veces más hombres que mujeres entre los negros traídos a las Indias 24 . Esta desproporción de mujeres negras en América hizo más cruel la opresión y explotación de la que fueron objeto. Según Claude Meillassoux, el que se hayan importado más o menos mujeres, se debe a razones de índole económica,25 ya que la mujer de las sociedades del África Occidental jugaba un papel importante en la producción agrícola, además de reproductora social. Aquellas que llegaron a este medio geográfico caracterizado por su hostilidad y en condiciones de despersonalización, se ocuparon de los oficios domésticos en las casas de los españoles y participaron activamente en las tempranas luchas de resistencia y oposición. 26  Ella, se convirtió en el núcleo de la familia esclava negra.

B. El Embarazo en Cautiverio

La situación de las esclavas que se empleaban en labores domésticas era más favorable que aquellas dedicadas al trabajo de minas y haciendas.27 En estos casos, los privilegios parecen responder a los intereses del mismo amo, quién protegía las crias de las esclavas, pues para él representaban un aumento de su capital y su prestigio. La mujer negra que fue forzada a tener relaciones con el amo procreó hijos que pertenecían a su amo, pues así lo estipulaba la legislación Indiana.

Sin embargo. entre 1750 y 1810,. período de decadencia de la trata por Cartagena de de dificultad es para el aprovisionamiento en esclavos, el parto de una mujer esclava y su cría adquirieron un valor especial para el sistema esclavista. La mujer legaba la condición de esclavitud a su hijo, lo que representaba un incremento en el capital de los amos al mismo tiempo que una posibilidad de resolver el problema de aprovisionamiento en mano de obra esclava. 28  Por tanto, ella fue tratada con privilegios. A partir de la segunda mitad del siglo XVIII, esta variación en el trato cotidiano, más que obedecer a razones humanitarias ante una mujer embarazada, respondía a la coyuntura de la trata por Cartagena y a razones económicas. William Sharp ha podido establecer que a la mujer embarazada y a los enfermos se les aumentaban las raciones de comida. Incluso se les concedía el privilegio de comer carne. 29

C. Aborto e Infanticidio: resistencia femenina

A pesar de que la racionalidad económica del sistema esclavista en la sociedad colonial incentivó la maternidad, las mujeres esclavas manifestaron su resistencia a la utilización que se hacia de sus cuerpos. El aborto ocurre cuando el embrión no se desarrolla y es expulsado por la madre, una de sus explicaciones es la debilidad de la madre. Estos casos fueron pocas en la Colonia y menos con las esclavas. Estas mujeres por haber trabajado desde niñas tenian una constitución fuerte que podía soportar entre 6 y 8 partos a lo largo de su vida. 30  El aborto por maltrato se producía por los fuertes azotes a los que se sometía a las mujeres embarazadas de los amos. Pero una resistencia específicamente femenina durante la esclavitud fue el aborto provocado por las esclavas mismas. Ya que si el niño nacía podía representarle al amo una mano de obra gratis que con el tiempo se capitalizaba. Por lo tanto la mejor forma resistir era no dándole ese hijo al amo.

El infanticidio es el acto por medio del cual se le quita la vida a un párvulo. Se sabe que ha sido practicado en todos los continentes por diversas clases de personas. Los antropólogos han podido establecer que el infanticidio y el aborto han servido a las comunidades como un método de control demográfico. Este no era el caso de las esclavas. Ellas mataban a sus bebés como una forma de resistencia a la esclavitud. De esta forma privaban al amo de un buen: el hijo del esclavo que ellas habían parido. En algunos casos, si las diferentes prácticas abortivas no daban resultado, la esclavo optaba por el infanticidio de su crío. Los casos de infanticidio que se encuentran en el archivo son numerosos. Los niños eran ahogados en las riberas de los ríos que circundaban las minos y haciendas. Otras veces los enterraban vivos.

D. Tratos especiales para las esclavas embarazadas

Un aspecto que requiere atención e ilustra el interés de los amos por procrear esclavos son los incentivos a la maternidad esclava a finales del siglo XVIII. Los amos a sabiendas de que las mujeres embarazadas producían esclavos, procuraban que estas recibieran prerrogativas especiales. 31 Las embarazadas fueron tomadas en consideración durante sus embarazos mediante privilegios y raciones alimenticias extras. La dieta básica de un esclavo se reducía a maíz y plátano. 32 . La ración semanal era de ocho manos de plátano o diez kilos de maíz y un poco de sal. 33  La carne era un bien escaso y costoso y no se incluía con frecuencia en las raciones. Pero las mujeres embarazadas recibían el privilegio de comer carne además de miel, arroz, vino, azucar, aceite y aguardiente como incentivos. 34  Estas consideraciones reafirman sin duda la idea de que los amos neogranadinos, a diferencia, de los del Caribe Insular, promovieron la natalidad esclava en lugar de importar a los costosos bozales. Los amos neogranadinos lograron solucionar su problema de mano de obra esclava a través de incentivos a la sexualidad de la familia monógama, la tolerancia de la familia extendida y maternidad esclava. En la medida en que ella se embarazaba y paría, el amo adquiría un triple beneficio. Primero porque el esclavo representaba un capital en sí. Segundo, un trabajador que nacia cautivo pues una mujer esclava daba a su hijo la condición de cautivo.Tercero, el trabajo que le producia este nuevo esclavo. Por lo tanto, para el amo era mas rentable embarazar a las esclavas o procurar que otros lo hicieran, que comprar Áfricanos a precios descomunales en puertos como el de Cartagena

E. La Familia Nuclear

Según Robín Fox, las familias nucleares 35 se componen de padre, madre y su descendencia. La legislación de la segunda mitad del siglo XVIII, que incluye la Pragmática de 1781 y a la Real Cédula de 1789, regula las uniones matrimoniales entre los pobladores de la Nueva Granada. En 1789, aparece la Real Cédula 36 sobre la educación, trato y ocupaciones de los esclavos que además regula el matrimonio entre esclavos. El matrimonio era la figura moralizante que imponía el amo para legalizar la procreación de los esclavos.El control de la familia y la reproducción en la segunda mitad del XVIII se vio legislado por las Reales Pragmáticas y Cédulas que la Corona española promulgó con el fin de mantener la homogeneidad étnica y el control ético y social. En el acápite VII de la Cédula aparece el tema de los matrimonios entre esclavos:

"...Los dueños de esclavos deberán evitar los tratos ilícitos de los dos sexos, fomentando los matrimonios, sin impedir el que se casen con los de otros dueños; en cuyo caso, si las haciendas estuviesen distantes, de modo que no pueden cumplir los consortes con el fin del matriínonio, seguirá la mujer al marido, comprándola el dueño de este a justa tasación de peritos nombrados por las partes, y por el tercero, que en caso de discordia nombrará la Justicia; y si el dueño del marido no se conviene en la compro, tendrá la misma acción el que lo fuere de la mujer... 37

Estas regulaciones sobre los matrimonios entre esclavos se unían a las estipuladas por la Pragmática sobre Matrimonios, que se explica más adelante. Sin embargo, las relaciones entre esclavos pocas veces llegaban a matrimonio católico. Las uniones de hecho entre ellos eran lo más común, debido a que los poblados mineros se encontraban en lugares alejados de los centros rurales a donde no llegaban los representantes eclesiásticos con frecuencia. 38 Las relaciones entre esclavos fueron concertadas en muchos casos por el amo. Las parejas podían mantenerse juntas mientras el amo permitiera su permanencia en un sólo lugar.

Las políticas impuestas por los amos tienden a promover la familia monógama como medio de controlar la reproducción dentro de la cuadrilla utilizando la Cédula de 1789. Para eliminar lo que la Cédula llama los tratos ilícitos entre los sexos o las madres solteras, que forman uniones ilegales que estaban por fuera del marco del matrimonio. A partir del alto número de familias nucleares, vemos que hay una combinación entre moralidad monogámica y racionalidad económica y sometimiento a las imposiciones del amo, en cuanto a la afectividad y a la sexualidad y a la normatividad del modelo familiar colonial impuesto por la legislación. Colmenares 39

 desde 1760 dice que no hay esclavos para la venta en el mercado de Popayán, recordemos que los análisis anteriores demuestran que efectivamente hubo una política deliberada de los amos de agrupar a los esclavos, con el fin de producir una familia modelo monógama, para tener un control de la reproducción en el seno de la cuadrilla. Los amos toleran y promueven uniones monógamas con el fin de controlar la reproducción, en términos de la racionalidad económica y toleran los tratos ilícitos que también produce cautivos, que luego van a ser legislados por la Pragmática de 1781 que se refiere tanto a las uniones ilícitas tipo monogámicas como a las uniones de padres ausentes dentro de la cuadrilla.

5. CONCLUSIÓN

La formación de la familia esclava debe situarse dentro del contexto histórico de la geopolítica de la trata. Para la segunda mitad del siglo XVIII, los amos neogranadinos se encontraron frente a una coyuntura que dificultaba la rentabilidad del sistema esclavista: el problema de aprovisionamiento en mano de obra esclava a causa de los altos precios de los bozales 40 . Según Nicolás del Castillo, hasta 1740 en América habían tres puertos de introducción de esclavos: Veracruz, Cartagena y Río de la Plata, Argentina 41. En este siglo aparecieron las plantaciones de azúcar y tabaco en Cuba. Lo que represento un viraje en las rutas de llegada de las embarcaciones a Cartagena. A partir de 1662 los negros procedentes directamente de África no llegaron de manera masiva a este puerto de Tierra Firme, por el contrario, venían de las Antillas holandesas e inglesas, en particular de Curazao y Jamaica. En la segunda mitad del siglo XVII se inició también el contrabando desde Jamaica hacia las Indias y en el XVIII alcanzó proporciones insospechables. 42 Jamaica, colonia inglesa, se convirtió en centro redistribuidor de esclavos para satisfacer la demanda creciente de las nuevas plantaciones de caña de azúcar 43 y desde allí se enviaban algunos bozales 44 a Tierra Firme para satisfacer la demanda de los mineros que podían págar tan elevados precios. La conquista de la Habana, Cuba, en 1762 atrae esclavos fomentando la trata insular. Estas grandes plantaciones demandaban al trabajador esclavo negro, debido a que estos eran la fuerza de trabajo más numerosa y menos costosa. El azúcar en Cuba fue sinónimo de esclavitud. 45

Las autoridades del Virreinato estaban convencidas de que sin la importación de esclavos la economía del Nuevo Reino no podía salir de la parálisis al finalizar el siglo XVIII. 46 Ya desde principios de siglo las quejas por la falta de brazos para el trabajo minero fueron constantes en ciudades como Popayán y la región del Chocó. 47 Al finalizar este siglo, la esclavitud se encontraba en una situación de crisis. La tensión entre amos y esclavos debía ser muy grande a juzgar por las constantes rebeliones, cimarronismo y palenques que se encuentran a lo largo de la segunda mitad del siglo. La disminución de la trata por Cartagena en 1780 y la falta de capital de los amos para págar nuevas importaciones crearon una falta de brazos de trabajo dando como resultado una constante competencia de los amos de haciendas y minas por los esclavos existentes. 48 

A. Incremento de las tasas de natalidad: aparición de los criollos

Dentro de este contexto los amos neogranadinos debían solucionar el problema de la falta de mano de obra esclava. Los esclavistas debieron idear políticas contra el cuerpo de la mujer esclava destinadas a la producción de esclavos in situ para que trabajaran las minas y haciendas. La mujer esclava vivió agresiones domésticas y sexuales como consecuencia de la frustraciones económicas, sociales y de las políticas que los amos imponían para aumentar su capital en esclavos 49 . El ambiente de represión sexual y cultural impuesto por la Iglesia Católica entraba en contradicción con "las políticas de criadero" que los amos debieron idear. Las cuadrillas fueron el germen de las familias esclavas, pero durante el siglo XVI y XVII, se presentaba una desproporción entre hombres y mujeres. Por lo que la mujer mantenía varias relaciones al mismo tiempo con diferentes hombres. La prole que nacía de estas relaciones y que lograba sobrevivir al aborto y al infanticidio era prole criolla o mulata, la cual fue formando una nueva categoría de esclavos: los criollos que inundaron los mercados negreros locales. Sin embargo, a partir de la segunda mitad del XVIII parece tener lugar un cambio de tendencia en la relación de género en las cuadrillas.

B. Simetría de género y demografía de la esclavitud

Sin embargo; el año de 1760 marca un cambio de tendencia en la proporción de géneros pues, según Germán Colmenares las tasas de natalidad comienzan a ser positivas lo que implicó la posibilidad de reproducir esclavos en las minas y haciendas. Para la producción de esclavos in situ fueron necesarias mujeres esclavas que transmitieran la condición cautiva y que no se detuvieran en los abortos y los infanticidios. Autores como Sharp y Colmenares han afirmado que para la segunda mitad del siglo XVIII las proporciones entre hombres y mujeres negros se equipararon. 50 Sharp agrega que de 1778 a 1808 las mujeres nunca constituyeron menos del 45% de la población esclava pero antes de esta fecha la proporción era de un tercio de hombres por mujeres. 51 Para 1782 un tercio de la población estaba casada y muchos de los solteros eran niños52 que se habían gestado en los vientres de madres que probablemente habían considerado deshacerse de ellos.

BIBLIOGRAFÍA

BERMÚDEZ, Susy. Hijas, Esposas y Amantes . Bogotá: Ediciones Uniandes, 1992

COLMENARES, GERMÁN. Historia Económico y Social de Colombia. Popayán: una sociedad esclavista.1680-1800 Bogotá: La Carreta. Inéditos Ltda., 1979

DEL CASTILLO MATHIEU, NICOLÁS. Esclavos Negros en Cartagena y sus Aportes al Léxico Bogotá: Publicaciones del Instituto Caro y Cuervo, 1982 Tomo LXII.

FRIEDEMANN, NINA S. DE. La saga del negro. Presencia Áfricana en Co lombia Bogotá: Instituto de Genética Humana. Facultad de Medicina. Universidad javeriana, 1993

FRIEDEMANN, NINA S de & ESPINOSA, MÓNICA. "La Familia Minera" en Colombia Pacífico Bogotá: Biopacífico/ Fondo para la Protección del Medio Ambiente "José Celestino Mutis" FEN, 1993

FOX, ROBIN. Kinship and Marriage Harmondsworth, England:Penguin Books, 1967

JARAMILLO URIBE JAIME. Esclavos y Señores en la Sociedad Colombiana del Siglo XVIII Bogotá: Separata del Anuario Colombiano de Historia Social y de la Cultura, 1963

JARAMILLO URIBE JAIME. "La economia del Virreinato" en José A. Ocampo, Historia Económica  de Colombía. Bogotá: Tercer Mundo Editores & Fedesarrollo, 1994

MAYA, ADRIANA. "Seminario de Sociedades Afro-Colombianas" Bogotá: Universidad de los Andes Octubre 1994

MEILLASSOUX, CLAUDE. Mujeres, graneros y capitales Bogotá: Siglo Veintiuno Editores, 1989

ORTIZ, FERNANDO. El contrapunteo cubano del tabaco y el azúcar Barcelona: Editorial Ariel, 1973

PALACIOS PRECIADO, JORGE. La trata por Cartagena de Indias 1650-1750 Tunja: Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia Ediciones la Rana y el Aguila, 1973

RADCLIFFE-BROWN, A.C. Sistemas africanos de parentesco y matrimonio Barcelona: Editorial Anagrama, 1982

RODRÍGUEZ, PABLO. Seducción, Amancebamiento y abandono en la Colonia Bogotá: Fundación Simón y Lola Guberek, 1991

ROMERO, MARIO DIEGO. Poblamiento y Sociedad en el Pacífico Colombiano siglos XVI al XVIII Cali: Universidad del Valle, Facultad de Humanidades, Historia y Sociedad, 1995

SHARP,WILLIAM. Slavery on Spanish Frontier, The Colombian Chocó 1680-1810 Oklahoma: Universitv of Oklahoma Press, 1941

SPICKER, JESSICA. "Mujer Esclava Demografía y Familia Criolla en la  Nueva Granada 1750—1810", Bogotá: Monografía de Tesis Departamento de Antropología Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad de los Andes, 1996

FUENTES DE ARCHIVO

Archivo General de la Nación, Sección Colonia, Fondo de Negros y Esclavos de Cauca, Tomo 1, folio 683v.

Archivo General de la Nación, Sección Colonia, Fondo de Negros y Esclavos de Bolívar, Tomo 3,folio 840r.-921v. Año 1799

Archivo General de la Nación, Sección Colonia, Fondo de Negrosy Esclavos de Bolívar, Tomo 1,folio 645r-709v. Año 1789.

Archivo General de la Nación, Sección Colonia, Fondo de Negros y Esclavos de Antioquia, Tomo 2, folio 682r.-831v. Año 1758.

Archivo General de la Nación, Sección Colonia, Fondo de Negros y Esclavos de Antioquia, Tomo 10, folio 809r-824v. Año 1771.

Archivo Gener

al de la Nación, Sección Colonia, Fondo de Negros y Esclavos de Antioquia, Tomo 10, folio 941r.-948v. Año 1806.

Archivo General de la Nación, Sección Colonia, Fondo de Negros y Esclavos del Cauca, Tomo 3,folio 199r-281v. Año 1780.

Archivo General de la Nación, Sección Colonia, Fondo de Negrosy Esclavos de Cauca, Tomo 3,folio 708r.-992v. Año 1808.

Archivo General de la Nación, Sección Anexos, Fondo de Reales Cédulas, Tomo 29, folio 57v.-65v. Año 1789.

ABREVIATURAS UTILIZADAS

r.: recto; v.: Verso

Regresar al Indice

1. Antropóloga. Universidad de los Andes. Este artículo fue tomado de la Monografía de Tesis titulada "Mujer Esclava Demografía y Familia Criolla en la Nueva Granada 1750-1810" presentado el 28 de junio de 1996 para optar por el título de Antropóloga de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad de los Andes Santa Fe de Bogotá, bajo la dirección de la profesora Adriana Maya Restrepo.

3. Archivo General de la Nación, Sección Colonia, Fondo de Negros y Esclavos del Cauca, Tomo 1, folio 683r.

4. Archivo General de la Nación, Sección Colonia, Fondo de Negros y Esclavos del Cauca, Tomo 1, folio 696r. 

5. Archivo General de la Nación, Sección Colonia, Fondo de Negros y Esclavos del Cauca, Tomo 1, folio 695r. 

6. Bermudez, Susy.  Hijas Esposas y Amantes Bogota: Ediciones Uniandes, 1992 Pág.77

 7. Archivo General de la Nación, Sección Colonia, Fondo de Negros y Esclavos del Bolívar, Tomo 3, folio 840r.- 921 Año 1799 

8. Archivo General de la Nación, Sección Colonia, Fondo de Negros y Esclavos del Bolívar, Tomo 3, folio 843r. Año 1799 

9. Archivo General de la Nación, Sección Colonia, Fondo de Negros y Esclavos del Bolívar, Tomo 3, folio 840r.- 921. Año 1999 

10  Archivo General de la Nación, Sección Colonia, Fondo de Negros e Esclavos de Bolívar. Tomo  3, folio 842r. Año 1799

11. Archivo General de la Nación, Sección Colonia, Fondo de Negros y Esclavos del Bolívar, Tomo 3, folio 840r.- 921. Año 1799 

12. Archivo General de la Nación, Sección Colonia, Fondo de Negros y Esclavos del Bolívar, Tomo 3, folio 865r. Año 1799 

13. Archivo General de la Nación, Sección Colonia, Fondo de Negros y Esclavos del Bolívar, Tomo 3, folio 892r. Año 1799 

14. Archivo General de la Nación, Sección Colonia, Fondo de Negros y Esclavos del Bolívar, Tomo 1, folio 645-709v. Año 1799 

15. Archivo General de la Nación, Sección Colonia, Fondo de Negros y Esclavos del Bolívar, Tomo 1, folio 645r. Año 1799 

16. Archivo General de la Nación. Sección Colonia. Fondo de Negros y Esclavos de Bolívar, Tomo 1, folio 649v. Año 1789 

17. Archivo General de la Nación. Sección Colonia. Fondo de Negros y Esclavos de Bolívar, Tomo 1, folio  649v. Año 1789 

18. Archivo General de la Nación, Sección Colonia, Fondo de Negros y Esclavos de Bolívar, Tomo 1. folio 645r-709v Año 1789 

19. Archivo  General de la Nación, Sección Colonia, Fondo de Negros e Esclavos de Bolívar, Tomo 1, folio 664r. Año 1789 

20. Archivo  General de la Nación, Sección Colonia, Fondo de Negros e Esclavos de Bolívar, Tomo 1, folio 668r. Año 1789 

21. Friedemann. Nina S. de. La saga del negro. Presencia Áfricana en Colombia Bogotá: Instituto de Genética Humana. Facultad de Medicina. Universidad Javeriana, 1995 pág. 62. 

22. Romero, Mario Diego Poblamiento y Sociedad en el Pacífico Colombiano siglos XVI al XVII Cali: Universidad del Valle, Facultad de Humanidades, Historia y  Sociedad -1995 pág 62.

23. Radcliffe-Brown, A.C. Sistemas africanos de parentesco y matrimonio. Barcelona: Editorial Anagrama, 1982 pág 11-21. 

24. Sharp, William Slavery on the Spanish Frontier, The Colombian Chocó 1680-1810 Oklahoma: Universisity of Oklahoma Press, 1941 

25. Meillassoux, Claude. Mujeres, graneros y capitales. Bogotá: Siglo Ventiuno Editores, 1989

26. Colmenares, Germán. Historia Económica y Social de Colombia. Popayán: una sociedad esclavista. La carreta. Inéditos Ltda., 1979 pág 73-75 

27. Maya, Adriana "Seminario de Sociedades Afro-Colombianas" Universidad de los Andes Bogotá. Octubre 1994 

28. Maya, Adriana "Seminario de Sociedades Afro-Colombianas" Universidad de los Andes Bogotá. Octubre 1994 

29. Sharp, William Slavery on the Spanish Frontier, The Colombian Chocó 1680-1810 Oklahoma: Universisity of Oklahoma Press, 1941 

30. Archivo General de la Nación, Sección Colonia, Fondo de Negros y Esclavos de Antioquia, Tomo 2, folio 682r.-831v. Año 1758. Archivo  General de la Nación, Sección Colonia, Fondo de Negros e Esclavos de Antioquia, Tomo 10, folio 809r.-824v. Año 1758. Archivo General de la Nación, Sección Colonia, Fondo de Negros y Esclavos de Antioquia, Tomo 2, folio 682r.-831v. Año 1771.
Archivo  General de la Nación, Sección Colonia, Fondo de Negros e Esclavos de Antioquia, Tomo 10, folio 941r.-948v. año 1806.
Archivo  General de la Nación, Sección Colonia, Fondo de Negros y Esclavos de Cauca, Tomo 3, folio 199r-281v. Año 1780. Archivo General de la Nación, Sección Colonia, Fondo de Negros y Esclavos del Cauca, Tomo 3, folio 708r.-992v. Año 1808. 

31. Sharp, William Slavery on the Spanish Frontier, The Colombian Chocó 1680-1810 Oklahoma: Universisity of Oklahoma Press, 1941 pág 133; Romero, Mario Diego Poblamiento y Sociedad en el Pacífico Colombiano siglos XVI al XVII Cali: Universidad del Valle, Facultad de Humanidades, Historia y  Sociedad -1995 pág. 66 

32. Sharp, William Slavery on the Spanish Frontier, The Colombian Chocó 1680-1810 Oklahoma: Universisity of Oklahoma Press, 1941 pág. 133 

33. Sharp, William Slavery on the Spanish Frontier, The Colombian Chocó 1680-1810 Oklahoma: Universisity of Oklahoma Press, 1941 pág. 133 

34. Sharp, William Slavery on the Spanish Frontier, The Colombian Chocó 1680-1810 Oklahoma: Universisity of Oklahoma Press, 1941 pág. 133 

35. Fox, Robin. Kinship and Marriage Harmondsworth, England:Penguin Books, 1967 pág. 37 

36. Archivo General de la Nacion, Seccion Anexos, Fondo de Reales Cédulas, tomo 29 folio 57r.-65v. año 1789

37. Archivo General de la Nacion, Seccion Anexos, Fondo de Reales Cédulas,tomo 29 folio 57r.-65v. año 1789 

38. Friedemann. Nina S. de & Espinosa, Mónica "La Familia Minera" en Colombia Pacífico Bogotá: Biopacífico / Fondo para la Protección del Medio Ambiente José Celestino Mutis FEN, 1993 pág. 560-569 

39. Colmenares, Germán. Historia Económica y Social de Colombia. Popayán: una sociedad esclavista. 1680-1800 Bogotá: La Carreta Inéditos Ltda., 1979 pág.74 

40. Bozal: esclavo Áfricano llegado directamente de África. 

41. del Castillo Mathieu, Nicolás Esclavos Negros en Cartagena y sus Aportes al Léxico Bogotá: Publicaciones del Inustittuto Caro y Cuervo, 1982 Tomo LXII. pág. 26, 41, 47; Jorge Palacios Preciado. La trata por Cartagena de Indias 1650-1750. Tunja: Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia Ediciones la Rana y el Aguila, 1973 pág.31 

42. del Castillo Mathieu, Nicolás Esclavos Negros en Cartagena y sus Aportes al Léxico Bogotá: Publicaciones del Inustittuto Caro y Cuervo, 1982 Tomo LXII. pág 101 

43. Palacios Preciado, Jorge. La trata por Cartagena de Indias 1650-1750. Tunja: Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia Ediciones la Rana y el Aguila, 1973 

44. Bozal: esclavo Áfricano llegado directamente de África. 

45. Ortiz, Fernando. El contrapunteo cubano del tabaco y el azúcar Barcelona: Editorial Ariel, 1973 pág 79-97 

46. Jaramillo Uribe Jaime. Esclavos y Señores en la Sociedad Colombiana del Siglo XVIII Bogotá: Separata del Anuario Colombiano de Historia Social y de la Cultura, 1963. pág 19 

47. Jaramillo  Uribe Jaime. "La economia del Virreinato" en José A. Ocampo, Historia Económica  de Colombia Bogotá: Tercer Mundo Editores & Fedesarrollo, 1994.pág 55

48. Jaramillo  Uribe Jaime. Esclavos y Señores en la Sociedad Colombiana del Siglo XVIII Bogotá: Separata del Anuario Colombiano de Historia Social y de la Cultura, 1963. pág. 55

49. Rodriguez, Pablo. Seducción, Amancebamiento y abandono en la Colonia Bogotá: Fundación Simón y Lola Guberek, 1991. pág. 27 

50. Sharp. William Slavery on the Spanish Frontier, The Colombian Chocó 1680-1810 Oklahoma: Universisity of Oklahoma Press, 1941 pág. 124, Colmenares, Germán. Historia Económica y Social de Colombia. Popayán: una sociedad esclavista. 1680-1800 Bogotá: La Carreta Inéditos Ltda., 1979 pág. 77-86 

51. Sharp. William Slavery on the Spanish Frontier, The Colombian Chocó 1680-1810 Oklahoma: Universisity of Oklahoma Press, 1941 pág. 124, Colmenares, Germán. Historia Económica y Social de Colombia. Popayán: una sociedad esclavista. 1680-1800 Bogotá: La Carreta Inéditos Ltda., 1979 pág. 77-86 

52. Sharp. William Slavery on the Spanish Frontier, The Colombian Chocó 1680-1810 Oklahoma: Universisity of Oklahoma Press, 1941 pág. 133

 

 


AdjuntoTamaño
144.jpg 0.01 MB
150.jpg 0.01 MB
Comentarios () | Comente | Comparta c