Chocó : diversidad cultural y medio ambiente / por Myriam Jimeno, María Lucía Sotomayor, Luz María Valderrama.
Ficha bibliográfica
Titulo:
Chocó: Diversidad Cultural y Medio Ambiente
Autor: Varios autores
Edición original: Bogotá, Fondo FEN Colombia. 1995

 

CHOCÓ
DIVERSIDAD CULTURAL
Y MEDIO AMBIENTE


Myriam Jimeno
María Lucía Sotomayor 
Luz María Valderrama 

ÍNDICE GENERAL

Las autoras
Agradecimientos 
Introducción
 

I.

Región, diversidad cultural y medio ambiente 
La región en la ideología nacional 
La región y la conformación de la unidad nacional 

II.
Perfiles de la historia chocoana
 
III.
La población chocoana y su entorno 
El espacio físico natural 
Características demográficas
Condiciones de vida
Grupos étnico-culturales, modelos de vida, interacciones y conflictos
Los modelos indígenas y el medio natural Jaibaná y naturaleza

IV.
Los procesos económicos principales 
La producción agrícola y pecuaria 
La pesca artesanal 
Deforestación y otras actividades forestales 
La minería, presencia renovada 

V.

Las subregiones chocoanas
Subregión de Urabá, de economía tradicional a ganadera 
La subregión central, epicentro departamental 
Entre la selva y el mar, subregión del Pacífico 
El oro y la subregión del San Juan 

VI.

La diversidad cultural y la construcción de la región del Chocó 
Conflictos, modelos culturales y tenencia de la tierra

EL CHOCÓ EN FOTOS

Bibliografía 
Anexos 

ÍNDICE DE DIAGRAMAS

Diagrama No.1 Sistema comarcal típico del hábitat fluvial
Diagrama No.2 Esquema perfil aprovechamiento afluente Medio Atrato 

ÍNDICE DE GRÁFICOS

Gráfico No.1 Población de cada subregión del total departamental 
Gráfico No.2 Area de cada subregión del total departamental 

ÍNDICE DE ANEXOS

Anexo No.1 Permisos de explotación de maderas en el Chocó, 1986
Anexo No.2 Relación total de permisos forestales otorgados por CODECHOCO
Anexo No.3 Permisos mayores otorgados por CODECHOCO  
Anexo No.4 Aserríos en 1984
Anexo No.5 Recaudos por aprovechamiento forestal
Anexo No.6 Actividades de la minería artesanal por bombeo
Anexo No.7 Actividades de la minería artesanal con dragueta
Anexo No.8 Actividades de la minería semindustrial con retroexcavadoras
Anexo No.9 Actividades de la minería industrial con draga
Anexo No.10  Producción nacional de oro y plata por departamentos, 1989-1990

 

 

2.jpg (17160 bytes)

LAS AUTORAS

MYRIAM JIMENO . Antropóloga de la Universidad de Los Andes, es profesora asociada del Departamento de Antropología de la Universidad Nacional de Colombia. Fue Directora de ese Departamento, Decana de la Facultad de Ciencias Humanas y Vicerrectora Académica de ese centro universitario, entre otros. En dos ocasiones dirigió el Instituto Colombiano de Antropología. Participó como secretaria ejecutiva en la subcomisión "Igualdad y Carácter Multiétnico", preparatoria de la Asamblea Nacional Constituyente. Ha investigado en los temas de colonización de la Amazonia, en proyectos de evaluación de impacto social, políticas indigenistas, etnicidad e identidad étnica. Sus últimas investigaciones son sobre conflicto social y violencia. Coautora de los libros Estado y minorías étnicas en Colombia (1985) y Colombia Amazónica (1989), y de numerosos artículos sobre los temas investigados.

MARÍA LUCÍA SOTOMAYOR. Antropóloga de la Universidad de Los Andes, con estudios de magister en Historia de Colombia en la Universidad Nacional. Desde 1976 se vinculó al Instituto Colombiano de Antropología en calidad de investigadora. Su principal interés se ha centrado en estudios relacionados con los procesos de formación de las categorías sociales y culturales de los campesinos en diferentes áreas del país y en etnohistoria colonial. Ha publicado artículos sobre etnohistoria de los muiscas y las cofradías en la colonia y modelos económicos entre campesinos del Tolima y Boyacá.

LUZ MARÍA VALDERRAMA. Trabajadora Social de la Universidad Tecnológica del Chocó Diego Luis Córdoba. Oriunda de Quibdó, es magister en Planeación del Desarrollo Rural de la Universidad Javeriana. Ha sido Jefe de Planeación del Departamento del Chocó y del Municipio de Quibdó, Delegada del PNR en ese Departamento y Directora del INURBE. Ha realizado investigaciones en el tema regional y en medicina tradicional dentro del programa Rural de Salud del Convenio Colombo-Holandés en el Chocó.

 

AGRADECIMIENTOS

LA INVESTIGACIÓN fue realizada gracias al interés y al apoyo del INDERENA y de la FUNDACIÓN MANOA que fue la sede generosa y eficiente del proyecto. El Fondo FEN Colombia y la paciencia de Angel Guarnizo, su director, permitieron que saliera al público.

En el Chocó, CODECHOCO, INCORA, el Banco de la República, el Ministerio de Minas, la OREWA, la OBAPO, permitieron el acceso a documentación y discusiones de especial valor. Muchas personas compartieron su tiempo para guiarnos en la comprensión preliminar de la sociedad chocoana. En Condoto, Luz Stella y Jorge Perea nos acercaron a las minas del San Juan. Por Carlos Arturo Benavides y Myriam Sora tuvimos hospitalidad y entre charla y charla, mucho de su conocimiento de cada día. Con Elena Roldán exploramos los contrastes y cambios del Chocó, entre Quibdó y Nuquí, frente al "mar que siempre sin cesar recomienza". De Ismael Roldán extrajimos recuerdo tras recuerdo, con la meta elusiva de que el Chocó escrito conserve algo de la calidez de lo vivido.

 

INTRODUCCIÓN

6.jpg (13396 bytes)

EL CHOCÓ es una región casi desconocida para los colombianos, acostumbrados a reducirla a estereotipos sociorraciales arraigados. Sin embargo, surge ahora un interés por el Chocó, nacido de los temores cada vez más generales frente a la destrucción ambiental.

El esplendor natural chocoano y la variedad de sus recursos están estrechamente relacionados con las culturas de las poblaciones que allí habitan, con la manera como los conciben y el papel que ocupan en la continuidad de sus patrones culturales de vida. Pero nuevas alternativas de explotación cada vez más extendidas, plantean disyuntivas entre conservación o desarrrollo.

Los países desarrollados otorgan particular importancia a los recursos de los ecosistemas tropicales por su potencial económico, por una parte, y por las implicaciones generales de su destrucción, por la otra. Colombia tiene una riqueza en biodiversidad ampliamente reconocida que, como lo expresan diversos documentos oficiales, "adquiere un valor antes no considerado".

Esta, sin embargo, no está repartida en forma uniforme en el territorio colombiano y, por el contrario, sólo ciertas regiones por razones físico-naturales y por las características de los procesos históricos que vivieron, concentran una mayor biodiversidad. Es indudable que la conservación está asociada, por una parte, a la presencia de culturas cuyas formas de relación con el medio natural no implican la explotación intensiva de los recursos. Por otra, a la coincidencia entre rasgos físico-naturales y procesos históricos especiales de integración socioeconómica al resto del país.

La débil integración permitió la reproducción de culturas rurales, amerindias y afroamericanas, en estrecha relación con la selva húmeda. Su presencia imprimió un carácter especial a estas regiones, incluso en contra del querer de élites locales que deseaban que no se las tomara como regiones de indios o de negros.

Pero las distintas formas culturales no sólo desarrollaron expresiones especiales de adaptación, sino también medios de intervención y modificación ambientales a través de conocimientos y prácticas acumulativas y complejas. Ya no es sostenible la idea de grupos pasivos, víctimas o espectadores de un medio natural intocado e idealizado. Estudios diversos muestran, por ejemplo, cómo la distribución y abundancia de especies vegetales y animales en las selvas amazónicas, ha tenido una fuerte influencia indígena (Wolf, 1990). Las formas indígenas de subsistencia han modificado numerosos ecosistemas y las selvas remanentes en el mundo están asociadas con una variedad cultural grande (Ibid). Lo particular de algunas sociedades son sus estrategias sociales para transformar, sin destruir, ciertos ambientes naturales. Sin embargo, su manejo ambiental es parte indisociable de una sociedad con baja densidad demográfica, uso intensivo de la fuerza humana de trabajo y débil acumulación de excedentes.

Existe una ligazón estrecha entre la desaparición de recursos aprovechables y la homogeneización de patrones culturales a nivel mundial. La extinción de culturas milenarias, de sus conocimientos y prácticas ambientales, ha corrido paralela con la expansión de modelos culturales que implican presiones y demandas crecientes sobre los recursos naturales. De allí el interés de realizar un bosquejo general de las condiciones sociales en una zona de amplia riqueza biocultural. No se pretende sin embargo, por razones de las limitaciones en su realización, profundizar en el tema o en la región, sino ofrecer un panorama general.

Los materiales de este libro tienen interés como elementos para un diagnóstico general del Chocó, con énfasis en la interrelación entre la diversidad cultural y el manejo del medio ambiente. A través de diversos indicadores sociales se ofrece una visión somera del Chocó y sus principales rasgos en el presente. Un presente que si bien prolonga el hilo histórico de la región como periferia extractiva, la coloca como centro de interés internacional en razón precisamente de la conservación de un elemento estratégico: la biodiversidad.

Para la investigación se acudió a información sobre las subregiones chocoanas, sobre los indicadores económicos, la dinámica de población, los principales modelos socioculturales, las condiciones de vida y los principales procesos de intervención sobre los recursos naturales, a partir de fuentes de campo, de primera mano, y de la revisión documental y bibliográfica, realizadas durante 1991 y los primeros meses de 1992.

Se llevaron a cabo entrevistas con funcionarios locales y con mineros, madereros, nativos indígenas y negros, organizaciones comunitarias, maestros e instituciones locales. Se hizo énfasis en entrevistas con los pobladores tradicionales indígenas, negros y blanco-mestizos.

Como procesos principales se tomaron en cuenta los asentamientos tradicionales y sus modificaciones urbanas y rurales; las actividades agrícolas, mineras y de extracción de maderas y sus cambios y el nivel social de vida.

A través del trabajo sobre fuentes secundarias se ubicaron algunas documentales de importancia, entre las cuales vale la pena destacar el catálogo bibliográfico elaborado por Angela Hernández de Caldas con apoyo de la FEN, que contiene 939 referencias sobre la Costa Pacífica. Así mismo los informes disponibles sobre Chocó en CODECHOCO en el Departamento Nacional de Planeación, el DANE y en agencias de consultoría privada como CORPOS y SER Consultores. Como bibliografía especializada se consultó la elaborada por el antropólogo Mauricio Pardo para los grupos indígenas del Chocó, publicada por el Instituto Colombiano de Antropología en 1985.

El Chocó mantuvo hasta fechas relativamente recientes una relación económica, política y cultural con el país como región de enclave, basada en procesos delimitados, tales como la minería o la explotación de recursos forestales. En la actualidad, múltiples presiones se ejercen sobre el bosque, sobre las riberas auríferas y sobre los hombres que han vivido de ellos. Es por eso que este trabajo resalta la conexión entre diversidad cultural y diversidad biológica.

Así mismo, entre procesos históricos diferenciales dentro del país y persistencia de mayor potencial de biodiversidad regional. Una política de protección ambiental deberá basarse en la peculiaridad regional de estos procesos históricos y de las prácticas culturales allí presentes.

Las comunidades locales poseen conocimientos y prácticas de manejo de la naturaleza que poco se conocen o bien se desestiman, pero podrían servir de fundamento a procesos de desarrollo sostenido con arraigo social. Otras prácticas y conceptos tradicionales requieren reformulaciones a la luz de las necesidades actuales de preservación, manejo y desarrollo económico. Se hace necesaria su identificación y conocer los vínculos profundos de su reproducción social.

El Chocó ha presenciado en los últimos años nuevos movimientos sociales, nuevas realidades políticas a través de los movimientos indígenas y más recientemente los de negritudes. Las organizaciones indígenas con su proyección en la arena pública nacional, por una parte, y por otra la reglamentación del artículo 55 transitorio de la Constitución Política Nacional que dio lugar a la ley de Comunidades Negras, ley 70 de 1993, han sido hitos recientes de una nueva historia. Estos movimientos tienen ahora voz propia para expresar sus puntos de vista, que a menudo se alejan de las prácticas políticas de vieja usanza y desean resignificar su región para ellos y para el resto de colombianos.

CONTINUAR

REGRESAR AL ÍNDICE


Comentarios (0) | Comente | Comparta