COLOMBIA PACIFICO
TOMO II
Pablo Leyva (ed.)
© Derechos Reservados de Autor

42. VISION GENERAL DE LA EDUCACION

MARTHA INES HERNANDEZ HERRERA
Investigadora de la Educación y la Cultura
Coordinadora de Gente Entintada del Litoral
Corporación Cauces

COMUNIDADES DE SAN FRANCISCO
Fotografía Diego Arango 

 

Para hacer una caracterización de la educación en el litoral Pacífico, es necesario dar un vistazo a dos grandes aspectos: 

• La educación como proceso de transmisión ancestral de conocimientos entre los habitantes de la región, y 

• La educación corno un servicio social ofrecido por el estado y por el sector privado.  

L as comunidades del Pacífico han tenido que construir y transmitir a las generaciones más jóvenes, un conocimiento vital para su supervivencia en un medio en donde la selva, el agua, los animales, la lluvia y el sol, imponen difíciles condiciones de vida y en donde la relación hombre - naturaleza es muy frágil. En este ambiente tan exuberante, tan lleno de contrastes y colorido, logran convivir indígenas, negros y mestizos, acumulando y compartiendo saberes.

Las comunidades afroamericanas aprendieron de los indígenas un conocimiento profundo sobre botánica, manejo de hierbas, curaciones y magia. Las mujeres parteras perpetúan sus prácticas de atención a las madres y niños, a través de otras mujeres que les sirven de auxiliares durante su proceso de aprendizaje. 

Los orfebres adoptan jóvenes en sus casas corno aprendices que, de acuerdo con el desarrollo de sus habilidades, pasan a la categoría de “Oficiales” y luego, con los años y la práctica, a la de “Maestros”, categoría asignada por el reconocimiento de la comunidad. 

Los mineros van al monte a “miniar” en compañía de sus mujeres e hijos, y en esta labor hay una sincronizada dIvisión del trabajo en la que participa todo el núcleo familiar y en la que el niño, de acuerdo con su edad y habilidades, pasa por los distintos roles de esta labor. 

El cortero incorpora a sus hijos varones, desde temprana edad, en todo el proceso del corte de árboles: la clasificación por especies, los tamaños y dimensiones para el corte, la época y mes en que es propicio hacerlo, el acarreo de las trozas y, luego, su transformación en bloques de madera. A su vez, las mujeres enseñan a sus hijas a cultivar la tierra y a preparar los alimentos. 

El pescador enseña permanentemente a niños y jóvenes a tejer las redes, a reparar las canoas, a interpretar los movimientos del agua y de los vientos y a conocer los ritmos ­de vida de los peces. 

También, en las horas de descanso y reposo, se cuentan historias fabulosas de amores, pasiones, alegrías, castigos y muertes, en las que se transmiten códigos de comportamiento que rigen la vida de estas comunidades, complementados con el baile, los arrullos, los alabaos, las décimas y los juegos, entre otros. 

La relaciones de solidaridad, de colectividad y de respeto ­a los pactos sociales se expresan claramente en las mingas, cambios de mano, repartición de las cosechas, caza o pesca, el uso de la tierra, las minas y los bosques; en el compadrazgo, en el juego de los niños y en la conformación de la “familia extensa”, en la cual es evidente que la responsabilidad del cuidado de los niños es compartida por todos los adultos de la familia. 

En todas estas prácticas sociales la educación es espontánea, vivencial, dinámica y real, ya que surge de nece­sidades y motivaciones concretas planteadas en la vida cotidiana de la gente. En este proceso convergen la tradición oral y otros elementos culturales. 

Un vestigio de la educación ancestral del Pacífico (aunque transformado por la educación formal), son las “Escuelitas de Piripipí”, mejor conocidas como Escuelas Populares de Buenaventura; surgidas a mediados de la década de los cuarenta como solución comunitaria pata enseñar a leer, escribir y dominar las operaciones matemáticas a los niños que no podían asistir a las escuelas (1) .

 

*****  

En el bachillerato la tasa de escolaridad es del 23%: funcionan 75 colegios, de los cuales 33 ofrecen alguna diversificación; además, 32 de ellos no cuentan con el bachillerato completo y están ubicados, por lo general, en zona rural. (2). El puntaje del examen del Estado para ingresos a la universidad está por debajo del promedio nacional, lo cual determina el bajo índice de estudiantes que llegan al nivel universitario. 

Ocho universidades ofrecen sus distintas carreras en la región, con programas presenciales y a distancia, pero la formación profesional y técnica que requiere el Pacífico para afrontar los retos del desarrollo es todavía muy deficiente. 

Los índices de población iletrada son alarmantes y están considerados entre los más altos del país: 43% en zona rural y 20% en zona urbana.  

 

PUERTO SAIJA
Fotografía Alberto Sierra

Otros aspectos que caracterizan especialmente la educación primaria y secundaria en esta región son: 

• Los contenidos curriculares son los que el Ministerio de Educación ha puesto en práctica desde la reforma educativa de 1978. A pesar de que, actualmente, se habla de “flexibilización curricular y su adaptabilidad a las condiciones del medio”, en escuelas y colegios del Pacífico no se estudia la historia de las Minorías Nacionales, en este caso de las comunidades afroamericanas e indígenas. No se trabaja sobre textos de las ciencias sociales que involucren la historia, la geografía y la cultura de estos pueblos, lo cual está generando comportamientos de desarraigo y negación de sus ancestros en la población joven. 

• La educación es poco atractiva para niños y jóvenes porque es teórica, libresca, memorista y porque la evaluación se utiliza como mecanismo de coerción y poder del maestro sobre los estudiantes, olvidando los conocimientos prácticos que la educación ancestral ha propiciado y lo lúdica y gozosa que puede ser la educación cuando se estimula la curiosidad del niño. 

• La educación formal se ha restringido a espacios cerrados, que muchas veces no reúnen las condiciones mínimas para el trabajo escolar, con mobiliario rígido e incómodo en el cual el estudiante debe permanecer entre cuatro y seis horas callado y quieto. En contraste, están los múltiples ambientes comunitarios y el entorno exuberante, en el que hay tanto que aprender y en donde el vigor, la vitalidad y los movimientos de los muchachos son otros aspectos que garantizarían una educación activa y participativa. 

• La educación formal presenta ciertas dificultades para abordar la formación hacia el trabajo, porque no ofrece un tratamiento adecuado a la gran cantidad de estudiantes - trabajadores y porque las pocas modalidades que se ofrecen en bachillerato, no tienen en cuenta las prácticas laborales tradicionales, ni la versatilidad de una formación en los varios trabajos para los cuales debe estar preparado el hombre del Pacífico por las necesidades que plantea el medio. Estos jóvenes son formados para el empleo (magisterio, comercio, etc.), al cual pocos tienen acceso por ausencia de oferta de trabajo. Con este panorama, el joven no tiene otro camino que emigrar, generalmente hacia el interior, a las ciudades en las que las condiciones le resultan muy difíciles. A menudo logra, en el mejor de los casos, incorporarse a la economía informal, cuando no a engrosar los problemas de delincuencia, prostitución, drogadicción y otras formas de descomposición social en áreas urbanas. (3)  

La administración de la educación es caótica, ya que en ella intervienen los gobiernos municipal y departamental, el Ministerio de Educación y la educación contratada a través de la Iglesia, lo cual diluye las responsabilidades y dificulta la coordinación de acciones conjuntas que garanticen una mayor eficacia en la administración de los recursos educativos. 

Sin embargo, a pesar de las dificultades planteadas, se están realizando experiencias educativas que buscan transformar este panorama. Entre estas podemos reseñar el programa Escuela Nueva del Ministerio de Educación Nacional, la Post - Primaría Rural de la Fundación para la Aplicación y Enseñanza de las Ciencias (FUN­DAEC), el programa “Líderes del Pacífico” de la Universidad del Valle y el movimiento “Gente Entintada y Parlante del Litoral Pacífico”, esfuerzo conjunto de la Universidad del Valle, C.VC. - PLADEICOP y la Fundación Habla/Scribe. 

La perspectiva futura de la educación en el litoral no puede ser otra que la de enriquecerla con todos los elementos de la cultura, el trabajo, la organización social y la tradición oral, para entablar un diálogo y cumplementación permanente entre los saberes populares regionales y los conocimientos científicos universales; transformar las metodologías del trabajo escolar con prácticas participativas y democráticas, que involucren a toda la comunidad y reivindiquen su pedagogía social; valorar la educación como una práctica social que articula y facilita el desarrollo de las comunidades desde la perspectiva del ambiente, tanto humano como ecológico; propiciar el fortalecimiento del sistema local de educación en el que se combinen los recursos estatales, los de las organizaciones no gubernamentales y los comunitarios, en concordancia con los criterios de participación y autonomía regional para una mejor gestión educativa; y enfrentar un reto colectivo para lograr una educación más acorde con la vida y el desarrollo. En muchos de estos aspectos ya están trabajando el Movimiento Pedagógico Regional y grupos de base que creen en un mejor presente y futuro para los habitantes de este inmenso litoral.  

Regresar al índice                                Siguiente Capítulo 

1. Hernández H. Martha I., 1991. Diagnóstico de las Esencias Populares de Buenaventura., Foster Parents International, Buenaventura, 1991. Documento fotocopiado. (Regresaar a 1)

2. Hernández Martha y Junco Mercedes, “Situación General de la Oferta de la Educación Media en el Litoral Pacífico”, Cali, 1988. Documento fotocopiado. (Regresar a 2)

3. Castrillón Carlos, Gaviria Myriam, Hernández Martha, Hoyos Julia y Junco Mercedes, “Cualificación del Bachillerato en el Litoral Pacífico”, Universidad del Valle, Cali, 1991. (Regresar a 3)

 
Título: 42. VISION GENERAL DE LA EDUCACION. Por: Marta Inés Hernández Herrera
Colección: Afrocolombianidad


Comentarios () | Comente | Comparta c