COLOMBIA PACIFICO
TOMO II
Pablo Leyva (ed.)
© Derechos Reservados de Autor

54. AGRICULTURA ALTERNATIVA

 

MARIO MEJIA GUTIERREZ
Profesor
Universidad Nacional de Colombia

COMUNIDAD WAUNANA. RIO SAN JUAN
Fotografía Alberto Sierra.

 
El litoral Pacífico colombiano y el valle del Atrato constituyen el Chocó geográfico colonial, que cubre alrededor del 6% de la superficie de Colombia. 

En 1982 su densidad poblacional era del nivel de 12.7 habitantes por Km2, para un total del orden de 900.000; la composición racial del conjunto se estima en 92% negros, 5% blancos y 3% indios. El litoral expulsa excedentes poblacionales, cuyas mayores concentraciones constituyen barriadas de miseria en Cali, Medellín y Buenaventura. Se calcula que el 26.6% de la población del litoral es activa. El 53.7% de la población activa depende de actividades primarias (28.7% agricultura, 14% minería, 6% pesca, 3.9% forestería), el 32.1% de servicios (3.2% transporte, 11.9% administración pública, 9.0% docencia, 9% comercio), y el 14.2% del sector industrial (Pladeicop 1984, con base en datos de 1983). 

A nivel popular del sector rural la población subsiste de una integración de actividades mineras, forestales, agrícolas y pesqueras. El gran capital se concentra en la minería de oro y platino, en la extracción pesquera marina (Tumaco y Buenaventura) y forestal, en las ganaderías y plantaciones de banano de Urabá, y en las de palma y ca­marones de Tumaco, (Cuadro 1). 

El litoral ha producido el 80% de la madera consumida en el país y el 71% del total de la extracción pesquera marina nacional; su agricultura representa el 1% del total colombiano (Pladeicop, 1984 con base en cifras de 1980). Aportó Urabá para 1982 el 5% del total de las exportaciones colombianas.  

En el sector agroindustrial, Urabá provee alrededor de 30.000 empleos en la actividad bananera de exportación y Tumaco, unos 20.000 discontinuos en las empresas de palma africana.

Cuadro 1
TUMACO Y URABA: USO DE LA TIERRA.
Miles de hectáreas

 

Uso  Tumaco 1985 (2)  Urabá 1983 (1)
Pastos 
Banano 
Plátano 
Palma africana
Cacao
Coco
Maíz  
Camarones, 1987 
30
?
10 
9
20
9
?
3
323
21*
10*
2
2
1
37
?

* Cultivos para exportación 
Fuentes: Creditario, 1987, Tumaco. 
Corpourabá, 1983, Apartadó  

1. En 1983 Urabá importaba del Tolima el 50 % del arroz consumido, del viejo Caldas el total del plátano, del Valle del Cauca y Córdoba el 60 % del sorgo y maíz, el cacao desde Nariño y yuca desde Quindío (Corpourabá, 1983).  

2. En 1985 Tumaco despachó al interior del país los siguientes tonelajes: 3.300 cacao, 2.600 coco, 55 plátano, 320 yuca, 163 coco deshidratado, 520 banano, 10 zapote, 3 naranja, 33 chontaduro, 5 caucho, 6 pasilla cacao (ICA, 1987) e importó vía Túquerres 2.700 reses (Creditario, 1987).

 

Definición 

Entendemos como agricultura alternativa una tendencia formulada en la década de 1960 dentro de la filosofía del ecodesarrollo, frente a la propuesta de revolución verde que impulsaron, particularmente en la postguerra, los partidarios del desarrollo económico-social. 

La filosofía del etnodesarrollo ha sido considerada aliada natural de la tendencia hacia formas alternativas de uso agrícola de la tierra, por cuanto los movimientos de las minorías étnicas, apoyados por la antropología, han reivindicado saberes populares creados por fuera de la propuesta de revolución verde (en esencia un producto de las sociedades industriales). 

 

Potencial de uso de los suelos 

El litoral Pacífico colombiano y valle del Atrato cubren unos seis millones de hectáreas de tierras bajas (menos de 500 m. de altitud); dos tercios de esa superficie corres­ponden a colinas sedimentarias del Terciario (cuya vocación es minera y forestal) y un tercio a aluviones del Cuaternario (Cuadro 2). La actividad agrícola popular se reduce a diques estrechos y a terrazas a lo largo de los ríos; las terrazas de más amplio desarrollo se localizan principalmente en Urabá y Tumaco y constituyen el asiento de la actividad agropecuaria empresarial o de tipo capitalista. 

Alrededor de un millón de hectáreas de aluviones mal drenados (Cuadro 3, puntos 2 y 4) podrían incorporarse al uso agrícola de la tierra validando modernamente las tecnologías indígenas de campos elevados, chinampas, tolas y tolitas posibilitando, sustancialmente, el aumento de la capacidad demográfica regional: sin duda, esta perspectiva constituye la “alternativa” más relevante para el litoral y el Atrato desde la óptica del uso agrícola de la tierra. (Chinampa: denominación mexicana; Waru-Waru: denominación en el Titicaca; Tota, tolita: denominación en el área de Tumaco). 

 

Modalidades de aprehensión de los recursos 

Las modalidades, estructuras o sistemas de producción que actualmente se observan en el litoral son, en secuencia histórica: 

Indígenas. Uso de selva, río y mar. Huerto de las frutas. Roza. Extracción manual de oro. Artesanías. 

Coloniales. Extracción comercial de oro. Introducción de negros. Intento de establecer monocultivos comerciales. 

Modernas. Extracción mecánica de oro. Extracción de madera. Pesca industrial. Ensayos de actividad agropecuaria empresarial. Narcotráfico. Acuacultura comercial. 

Frente al extractivismo empresarial (desarrollo hacia afuera, es decir, empobrecimiento regional, o sea, traslado de los recursos locales a favor de las economías extractoras con sede fuera del litoral y del Atrato) permanecen los sistemas indígenas y sus adaptaciones negras como alternativas de supervivencia popular, pero también como alternativas validables hacia la modernidad.   

 

Cuadro 2
LITORAL PACIFICO COLOMBIANO Y VALLE DEL ATRATO.
SUELOS: CINCO GEOFORMAS PRINCIPALES Y APTITUD DE USO.

 

Denominación y uso   Miles ha  % total
1. Suelos de la planicie marina: refugios; protección-producción.
2. Suelos de las formas aluviales: uso forestal: algunas zonas aceptan uso agropecuario con restricciones y bajo formas especiales.* 
3. Suelos de colinas: uso forestal básico: enclaves con posibilidades agropecuarias bajo restricciones y bajo formas especiales.** 
4. Suelos de serranías: refugios; protección.
5. Pantanal del bajo Atrato: refugio.
393
1.355

2.898

 992
 411

6.5
22.4


47.9


16.4
6.8

Total   

 6.049 100.0

* Uso agrícola: 169 mil ha. Ver cuadro 3, puntos 1 y 3. Uso agrícola restringido: tal vez 100 mil ha.
Fuente:   IGAC - Instituto Geográfico ‘Agustín Codazzi”, 1981.

 

Cuadro 3.
LITORAL PACIFICO COLOMBIANO Y VALLE DEL ATRATO.
FORMAS ALUVIALES.  

Denominación y uso  Miles ha
1. Suelos bien drenados: uso agrícola sólo en las regiones de Urabá y del Mira; únicamente cultivos de subsistencia en el resto del litoral y del Atrato.      
2. Suelos mal drenados: uso ganadero extensivo y agrícola de subsistencia en las regiones de Urabá y del Mira; uso forestal en el resto del litoral y del Atrato 
3. Abanicos planos de pie de monte, bien drenados: Urabá antioqueño y algunos enclaves de Urabá chocoano: uso agrícola y ganadero (zona bananera de Apartadó).   
4. Abanicos planos de pie de monte, mal drenados: uso forestal. 

66.5


1.161.6


102.8


24.2

Total 

1.355.1

Fuente:   IGAC, 1981.  

 

Sistemas alternativos a la economía extractiva. Sistemas alternativos agrícolas 

La extracción de recursos del litoral y del Atrato, organizada desde el punto de vista del oro en la época colonial, ha ido ampliándose a la medida de la modernidad hacia los demás recursos regionales: pesca, forestería y minería (petróleo es ahora una perspectiva). Incluso el urbanismo ligado a la cuestión portuaria se impone a partir no de los intereses regionales, sino de los del interior del país.  

Sistemas urbanos. En la idea del desarrollo hacia adentro tiene que jugar papel fundamental el desenvolvimiento de la economía en los núcleos urbanos, frente al ruralismo de las economías extractivas. (Temática no tratada aquí). 

Sistemas rurales. Desde este punto de vista, cabría su­gerir al menos los siguientes: 

• Validación del sistema de producción de las chinampas o campos elevados, que combinan la horticultura en camellones con la producción pesquera y de abonos (fango, biomasa acuática) en zanjas. 

• Validación del huerto diversificado y multiestrata indígena de las frutas, que manifiesta diversas tipologías en condiciones de buen drenaje: los cunas, dentro de su gran diversidad, privilegian sapote-Achras, aguacate, plátano, coco y banano; los chocoes (emberas, waunanas) privilegian chontaduro, chiro o chirarí o primitivo o bananito y plátano, dentro de su gran diversidad (son los creadores del borojó y del almirajó); los awa privilegian chiro y maqueño (dentro de una alta diversidad de musas que cultivan: unas quince variedades) y guamas, todo ello combinado con otros numerosos cultivos; los negros han adoptado el huerto de las frutas a su convivencia, derivándolo, frecuentemente, de estructura de subsistencia hacia formas comerciales en la medida en que los mercados demandan chontaduro, plátano y otros (borojó tendencia de la década de 1980, por ejemplo). Para una descripción detallada de la composición de los huertos ver, del autor, “Litoral Pacífico colombiano y Valle del Atrato: clima y uso de la tierra”.  

•  Desarrollo del huerto de las frutas diversificado y multiestrata en condiciones de mal drenaje, para lo cual se cuenta con bases materiales promisorias locales (naidí-Euterpe, sapotolongo-Pachira, bore -Xanthosoma, chigua-Zamia, arracacho-Montrichardia, bijaos, platanillos...) con bases materiales introducidas y aclimatadas (taro o papachina-Colossoma) y con bases materiales introducibles (palma moriche, por ejemplo). 

•  Desarrollo del concepto de agricultura asociada vertical indicado por la naturaleza misma: la mayor proporción de la biomasa vegetal del Chocó geográfico es epífita y frecuentemente de utilidad estética. (Los awa obtienen algún ingreso de la recolección de anturios rojos que recubren los árboles de la selva, por ejemplo). 

•  Desarrollo de los sistemas de acuacultura: policultivos frente a monocultivos; acuacultura popular frente a acuacultura capitalista; alimentos de origen local frente a nutrimentos de patente. 

•  Desarrollo de los sistemas de conservación de los recursos genéticos, ya que el Chocó geográfico se constituye como uno de los ecosistemas más diversificados del mundo; desde este punto de vista han sido propuestas y operan en diverso grado al menos tres ideas: la de los parques naturales, la de reservas de la biosfera de carácter privado y los resguardos y reservas indígenas (éste último básicamente un proyecto político de etnodesarrollo, que en alguna medida podría adoptar prácticas de conservación de recursos naturales). 

•  Ante las limitaciones de la ganadería vacuna, validación de la zootecnia de animales domésticos nativos (pato) de introducidos con razas aclimatadas o acriolladas (gallina, cerdo) o de introducción bajo formas adecuadas de manejo (oveja africana).

 

CULTIVOS MULTIPLES EN FINCAS CAMPESINAS
Fotografía Mario Mejía

Regresar al índice                          Continuar con el capítulo


Comentarios (0) | Comente | Comparta c