TOMO III VOLUMEN 1  
GEOGRAFÍA HUMANA DE COLOMBIA
Región de la Orinoquia
© Derechos Reservados de Autor

 

AMORUA

Reserva Caño Mochuelo, Casanare

 

AMORUA , WIPIWE, SIRIPU, M ARIPOSO  

María Eugenia Romero Moreno

Trataremos a continuación de esbozar la información de un conjunto de grupos étnicos —aparentemente relacionados con la familia lingüística Guahibo Sikuani— pero de los cuales no poseemos mucha información etnohistórica, histórica, o etnológica.

Estos son los Amorúa, Wipiwe, Siripu y Mariposa. Como veremos más adelante, existen distintas denominaciones para estos grupos. El grupo conocido como Amorúa o Hamorúa pertenece a la familia lingüística Guahíbo. Sergio Elías Ortiz se refiere al Amorúa como un dialecto o idioma sin clasificar (1965, pág. 65). Parece indicar la literatura que es un dialecto del Guahibo Sikuani sin notable diferencia lingüística. Es posible que estos grupos (Amorúa, Huupiwi, Siripu) pudieron ser grupos o sibs regionales emparentados con los Sikuani (F. Ortiz y F. Queixalos, 1981) y con los Cuiva.

Raúl Arango y E. Sánchez clasifican a los Amor ú a como Sikuani según G. Reichel-Dolmatoff (1944, pág. 439) los Amorúa del río Bita, en el Vichada entre el bajo Tomo y el Meta son un subgrupo del Guahibo.

Loukotka los identifica con el Maipure, pero no está comprobado que pertenezcan a la familia lingüística Arawak B. Telban (1988) los menciona como Sikuani.

F. Queixalos se refiere a los Jamorúa como a un subgrupo Si kuani:        

“La variante dialectal hamorúa-jamorúa, del extremo nororiental de la comisaría del Vichada, presenta las características propias de la variante Parawá, pero más radicalizadas, por ejemplo, Wau —Parawá owe bi/hamorúa-awebi, “venado”; en el diccionario figuran unas pocas voces de los nómadas del Tuparro, recogidas en ocasión de visitas esporádicas que algunos grupos hacían a los sedentarios de Kotsipá, poblado del Bajo Vichada; considero probable que su habla pertenezca a la variante hamorúa”.
(Queixalos, F., 1988, pág. ii).

Por otra parte, Mason cree que es

“Posible que el Catarro, el Cuiloto, el Maiba y el Amorúa también pertenezcan al Guahibo. Nosotros opinamos que buena parte de esas clasificaciones incluyen nombres sólo parcialmente genéricos y que su confusion refleja nuestra ignorancia en la materia. Es interesante, sin embargo, la referencia que varios autores hacen de una posible relación del Guahibo con el Arawak, tal como lo hicieron Greenberg, Swadesh y Mason, ya que el Amorúa, que fue incluído por el último en la lista de los idiomas con posible filiación Guahibo, está generalmente considerado como un idioma Arawak”.
(En Wilbert J., 1966, pág 75).

El hecho que los Amorúa sean una banda de los Guahibo —Sikuani parece corroborarse con menciones de que una banda denominada Hamarúa-aínawi— asociada al ancestro del pescado existía en el río Bita y el bajo Vichada en la década de 1970. (Morey, R. y D. Metzger, 1974, pág. 139).

“En Manapiare, se usa el termino Hamarúa o Jamar úa en lugar de Sikuani”.
(Morey, R. y O., Metzger, op. cit, pág. 127).
“Han existido tradicionalmente dos niveles de identificación entre los Guahibo, la banda local y la banda regional. La banda local representa el primer nivel de identfficación de grupo y la unidad residencial más amplia. Estas bandas varían de tamaño de 25 a 50 individuos entre nómades y cultivadores seminómades, hasta más de 100 individuos entre los cultivadores sedentarios”.
(Morey, R. y O., Metzger, op. cit., pág. 53).

Este puede ser pues, el caso de los Amorúa y de los demás grupos que tratamos en este capítulo.

“Factores como el deterioro de los recursos locales, el facionalismo interno, el flujo poblacional y la inestabilidad, interactúan de tal manera que algunos miembros de una banda, con toda seguridad se relocalizan cada cinco años”.
(Morey, R. y D., Metzger, op. cit, pág. 53).

En los casos de las bandas, y en términos de identificación, las gentes nativas de un área especial sienten que son descendientes —o que tienen una conexión mística con un animal o una planta—. Las bandas regionales pueden incluir asentamientos con distintos tipos de subsistencia. (Sedentarios, seminómades, y bandas nómades locales). Existe una endogamia característica en las bandas regionales. Las bandas regionales, sin embargo se han convertido en algo confuso en las últimas décadas en los Llanos de Colombia. Este es el caso de los Sáliba. Creemos posible —no comprobado— que los Amorúa se hayan visto asimilados a otras bandas de Sikuani, por ejemplo.

“La guerra civil (o Violencia) de 1948 y los esfuerzos para colonizarlos Llanos han resultado en la emigración de muchas familias y grupos de sus áreas de identificación regional. Con la desorganización de la identificación de las bandas regionales, se han creado mecanismos de alianzas y matrimonios a través de bandas regionales, lo que resulta en una confusión cuando se trata de definir la afiliación”.
(Morey, R. y D., Metzger, op. cit . , págs. 54-55).

F. Queixalos se refiere a una variante Sikuani denominada

“Mayalero (y probablemente playero) de la zona comprendida entre los ríos Meta y Arauca, netamente “Cuibizante” frente al Sikuani Wau-Parawá pero más Sikuani que Cuiva.”
(Queixalos, F., op. cit, pág. ii).

Los que se conocen en Casanare como Mayarero o Ma ri poso, habitan la Reserva de Mochuelo sobre el río Ariporo, en la localidad de Quinto Patio.

“Los Mariposo, los Huupiwi y los Maciguare se entienden con los Guahibo... eso todo es casi una sola idioma.., yo los he visto hablar y se entienden”.
(Comunicación personal. Benjamín Catumay, 1991).

Creemos necesario en el f uturo que se adelanten estu dios lingüísticos que permitan establecer las diferencias entre Amorúa y Guahibo, y entre éstos y los Wipiwi (o Huupiwi o Guipiwi) y los Siripo (Siripu o Shiripu o Tsiripo) y Mayalero (o Mariposo, o Mayanero) todos localizados actualmente en territorio de los departamentos de Casanare y Arauca.

Aparentemente los Amo rúa, ni ninguno de los grupos mencionados arriba, son nombrados en la literatura de los cronistas del siglo XVII como J. Gumilla o J. Rivero. Volviendo a los Huupiwi, desconocemos sí los que así se denominan en Casanare (o Guipiwi) son los mismos que F. Queixalos menciona como hablantes de

“La variante dialectal Yomati­momowi del alto Tomo, grupo también conocido en Casanare como Waupijiwi”. (Queixalos, E., op. ci t , pág. ii ).


LOCALIZACIÓN Y DEMOGRAFÍA

En la Reserva de Caño Mochuelo en Casanare los Wipiwi, Amor ú a y Siripo están asentados sobre el río Aguaclara. La evidencia recopilada sugiere que, atraídos por la constitución de la Reserva en el año de 1974 y evitando las zonas de conflicto (debido a la coca, la guerrilla en el Vichada al iniciarse la década de 1980) llegaron a ésta grupos nativos de las sabanas del Meta, Vichada, Casanare, y probablemente de Venezuela.

“Los Mariposo, Amorúa, Wipiwi, Piapoco, llegaron en los últimos cinco años expulsados de sus territorios naturales".
(Martínez, Z., et al, 1984, pág. 35).

Los Piapoco fueron posteriormente expulsados de la Reserva, aparentemente por mala conducta. Se desconoce a dónde se dirigieron. Actualmente, 1991, las referencias que poseemos sobre los Amorúa es que en el municipio de Paz de Ariporo, en Casanare, en la localidad de El Mirey-La Guafilla existen 162 personas que integran 46 familias y que no tienen status de tenencia. (Arango R. y E. Sánchez, 1989, pág. 42). Existe también un asentamiento de población conocida localmente como Amorúa, en la localidad de La Esmeralda sobre el caño Aguaclara afluente del río Casanare, en Casanare; la población de Amorúa dada para Casanare parece que podría ser de unas setenta y tres personas distribuídas en siete viviendas.

 

SEGUIR AL SIGUIENTE CAPÍTULO

REGRESAR AL ÍNDICE

 

 

 
Comentarios () | Comente | Comparta c