GEOGRAFÍA HUMANA DE COLOMBIA
VARIACIÓN BIOLÓGICA Y CULTURAL EN COLOMBIA
(TOMO I)
Instituto Colombiano de Cultura Hispánica
© Derechos Reservados de Autor

OBJETOS Y PROCESOS PARA LA
ELABORACION DEL CASABE EN
COMUNIDADES INDIGENAS


Paula Gómez Serrano
Diseño Industrial.
Universidad Javeriana


Si hay algo representativo y común dentro de los grupos indígenas tanto de la Orinoquía como de la Amazonía colombiana, es el casabe.

Implícito en su vida cotidiana como base alimenticia obligatoria, el casabe, se podría definir en nuestros términos como una "gran arepa" elaborada con yuca brava, simple de sabor, suave al paladar e ideal para acompañar pescados, aves y carnes.

En consecuencia, la yuca brava es el cultivo principal, donde intervienen hombres y mujeres en la preparación de la tierra, siembra y cosecha.

  93.jpg (8843 bytes)
   

Este tipo de yuca se caracteriza por un aspecto especial: es un tubérculo venenoso, al que hay que extraerle el líquido nocivo para poder ser ingerido; por lo tanto el proceso de elaboración del casabe se convierte en un procedimiento complejo, lleno de especificaciones de utensilios y del contexto para este puesto de trabajo en particular.

Para hacer más clara la explicación de su elaboración, listaré los artefactos que se utilizan en el proceso:

- CARGADOR: ("Mocoto" en lengua Curripaca -"Catumare" en lengua Piaroa)
Canasto para transportar la yuca desde el lugar de cosecha hasta la vivienda, elaborado en palma de moriche y bejuco entrelazado.
Se carga con el peso soportado en la frente con una cincha, y descansado en la espalda.

- RALLO: ("A-dá" en lengua curripaca - "Taraude" en lengua Ye’kuana)
Superficie de madera, cuya parte superior es texturada por pequeñas piedras afiladas y dispuestas de manera organizada formando una trama perfecta, que recibe la yuca y permite que sea rallada y desmenuzada hasta volverse masa (mañoco).

- EXPRIMIDOR: ("Sebukán" en lengua Guaiba - "Bobotó- Irika" en lengua Sikuani)
Tejido tubular alargado con un asa en cada extremo, utilizado para extraer el líquido venenoso de la yuca brava. Al halar ambos extremos del tejido, éste se comprime y se adelgaza haciendo que la sustancia tóxica salga por la trama.

- CERNIDOR: ("Urútuba" en lengua Piaroa - "Balay" en lengua Tukana)
Cedazo o tamiz para cernir la masa de la yuca brava que ha sido anteriormente pasada y escurrida en el Sebukán, seleccionando las partículas gruesas y fibras de la harina fina.

- TIESTO: ("Üribürto" en lengua Sikuani - "Pam-yú" en lengua Curripaca)
Superficie plana de forma circular de 80 cms de diámetro aprox., hecha en barro cocido con una estructura interna de cañas y bejucos, con acabado liso y de color negro mate, montada sobre una base de arcilla o piedra donde se introduce el fuego.

- PALETA: Pieza de madera tallada con forma de espátula, lisa y brillante por su uso, utilizada para despegar los bordes de la masa del tiesto donde está siendo cocido el casabe.

- TEJIDO: ("Tulirna" en lengua Sikuani)
Tejido ralo de fibras naturales que sale de una sola hoja de palma entrelazada, utilizado para darle la vuelta al casabe una vez se ha cocido por uno de sus lados.

- SOPLADOR: ("Wenino" en lengua Tukana)
Tejido apretado de forma acorazonada, también llamado "china" que tiene como fin avivar el fuego que se encuentra en la base del tiesto.

El proceso comienza con la recolección de la yuca brava en las plantaciones aledañas; sumergen los tubérculos entre agua durante un par de semanas, de tal forma que se ablandan y su corteza puede retirarse fácilmente.

Las sacan del agua y las transportan a la vivienda en el canasto cargador.

Ya en el área de la cocina, la mujer pasa la yuca pelada por el rallo, moviéndola hacia adelante y hacia atrás, hasta que se vuelve una masa pastosa.

Esta pasta contiene aún el líquido venenoso característico de la yuca brava; entonces en este momento se introduce en el interior del exprimidor sebukán y se exprime en este canasto alargado que se cuelga. del asa superior, y al cual se le imprime una fuerza en su asa inferior, atravesando una vara en este punto de agarre, y haciéndole palanca o sentándose en ella. De esta manera, el líquido ponzoñoso sale a través de la trama de fibras que se han contraído, cae al piso o en un contenedor para ser utilizado más tarde como veneno en la punta de las flechas para la caza de sus presas.

Al sacar la yuca rallada del sebukán, ésta se encuentra semiseca y apelmazada; en consecuencia, debe ser pasada por el cernidor, y así separar las fibras y fracciones gruesas de la harina fina y suave que se utilizará para hacer el casabe.

El mañoco o almidón seleccionado se incorpora sobre el tiesto o fogón, que ya ha sido alistado y encendido el fuego en su interior con antelación. Se extiende sobre la superficie a manera de una gran tortilla, y se deja cocer durante unos 7 minutos por este lado.

Simultáneamente, la indígena toma la paleta de madera y despega el casabe de los bordes del tiesto.

Una vez este lado se ha cocinado, se utiliza el tejido "tulima" para darle la vuelta y así hacer la misma cocción por el lado opuesto.

En este momento el casabe ya está listo para ser retirado del fuego, valiéndose una vez más de la "tulima", se desliza este tejido por debajo de la gran "tortilla" y se deja reposar en un canasto plano de base circular, donde se almacena y se conserva durante 6 ó 7 días.

Las comunidades indígenas, al igual que toda cultura, tienen como base de su sistema sociocultural la interacción de la tecnología con el hábitat; el resultado de esta interacción puede medirse en términos de energía producida.

La diferencia radica en la conciencia ecológica que maneja el pensamiento indígena y el mantenimiento de un orden para que los individuos que participan en los procesos tecnoambientales puedan hacerlo con la racionalidad propia de cada sistema.

Sus puestos de trabajo están concebidos para auxiliar al usuario de la forma más sencilla, sutil y adecuada. Sus respuestas objetuales son esencialmente funcionales, envueltas en un ámbito mítico-ritual que liga todas sus actividades, involucrándolas como un "todo" que relaciona hombre / objeto / contexto.

Son lugares y objetos que permanecen casi intactos a través del tiempo, donde la manera de realizar actividades se trasmite de generación en generación.

Estas sociedades alcanzan un alto grado de habilidad y destreza en la forma como manipulan los utensilios que crean para facilitar sus necesidades cotidianas, eliminando también procesos innecesarios a través de la lógica.

El material, las proporciones y las dimensiones están de alguna manera determinadas por los recursos que encuentran en el entorno que los rodea, así, la mayoría de enseres son de madera, fibras naturales y barro cocido.

La simplicidad de las formas está regida por un procedimiento estructural simple, homogéneo y concentrado en lo esencial.

Filtrado a través de los ojos de un diseñador industrial, se podría decir que la "simplicidad absoluta" es consecuencia de una asidua operación que elimina aditamentos innecesarios o disfunciones del diseño.

CONTINUAR

REGRESAR AL ÍNDICE

 

 
Comentarios () | Comente | Comparta c