GEOGRAFÍA HUMANA DE COLOMBIA
Nordeste Indígena
(Tomo II)
© Derechos Reservados de Autor

LOS BARI

Orlando Jaramillo Gómez.
Antropólogo

 

DESCRIPCIÓN GENERAL

  341.jpg (10538 bytes)

Situamos geográficamente el area de nuestro interés, al extremo norte del departamento Norte de Santander, al nororiente de la República de Colombia.  

Esta región, tradicionalmente dominada por la selva húmeda tropical, de flora y fauna silvestres, pertenece a la cuenca del río Catatumbo que confluye en el lago de Maracaibo en la República de Venezuela; está conformada por suaves montañas entre los 200 y los 2.000 metros de altitud en un terreno muy quebrado, con pequeños valles en las riberas de los ríos y arroyos que en gran número cruzan el territorio.

  342.jpg (31867 bytes)  

Este territorio fue secularmente el habitat de la tribu de los Motilones, poseedores de la cultura Bari, de la familia lingüística Chibcha. (Ver mapa 1). En la actualidad esta zona está siendo objeto de un proceso de colonización. Por el norte es menos asediado, debido a la menor presión que en esta área de la nación venezolana ejercen colonos u otros pobladores. En efecto, la actual zona de reserva forestal e indígena se asemeja a un triángulo invertido, cuya base está conformada por el río Intermedio o Motilón, precisamente el que hace frontera entre los dos países, Colombia y Venezuela. (Ver mapa 2).

Esta ecorregión constituye el habitat de la cultura Bari, cuyas características señalamos a continuación. La ubicación corresponde a los paralelos 8° 50’ y 9° 11’ latitud norte y los meridianos 72° 57’y 73° 25’ de longitud oeste con respecto al meridiano de Greenwich.

Nuestra área de interés se extiende desde la cuchilla que separa los flancos occidental y oriental, en el extremo norte de la cordillera Oriental de los Andes, hasta la frontera con la República de Venezuela, demarcada por los ríos Intermedio por el norte, el río de Oro por el oriente y el bajo Catatumbo por el sur.

Esta región puede alcanzar unas 160.000 hectáreas; 95.000 corresponden a los resguardos Motilón Bari y Catalaura, y en su mayor parte están cubiertas por selva. Unas 30.000 hectáreas hacen parte de la zona invadida por colonos sobre las reservas indígenas (de 1974) y forestal (de 1959) en su zona occidental (ver mapa 2). Las demás corresponden a la colonización del río Catatumbo, desde su confluencia con el río Tarra, donde es navegable, hasta el puerto de La Gabarra, y la zona del río de Oro fluvial hasta el caserío de La Pista. Las zonas de colonización han sufrido un fuerte proceso de deforestación y adecuación a cultivos de pan-coger o comerciales en diversos grados de desarrollo.

Las vías de acceso son de dos tipos: terrestres y fluviales. Las primeras son carreteras y caminos de herradura. Las segundas se presentan en las zonas bajas del oriente hacia donde corren las aguas y son principalmente el río Catatumbo, el río de Oro y el caño San Miguel. Estas vías son transitadas por botes con motores fuera de borda o de centro.

Las carreteras fueron construidas por las compañías petroleras desde Petrólea hasta La Pista de río de Oro en dirección sur-norte y, de Tibú a Convención en dirección oriente-occidente sobre la parte sur de nuestra zona de estudio. Además de estas arterias principales existen carreteables que comunican cada pozo de petróleo con el sistema principal de carreteras.

El sector occidental está cruzado por diversos caminos hechos por los colonos organizados en acción comunal. Estos caminos de herradura parten de los carreteables que desde Pailitas y Curumaní (departamento del Cesar) ascienden por el flanco occidental de la cordillera y en dirección oeste-este penetran hacia el interior del territorio Bari.

Además los indígenas tienen caminos de caza que cruzan la selva y comunican los diversos asentamientos exigiendo hasta una semana para su recorrido desde el Catatumbo o río de Oro hasta los cerros de Bobalí.

En el sector oriental la facilidad que ofrece la navegación fluvial no ha favorecido el interés por construir caminos de penetración que remonten las montañas y acerquen los invasores. En el actual Plan Integral de Desarrollo de Tibú-Catatumbo de la Corporación Autónoma Regional de la Frontera Nororiental se propone la construcción de la carretera marginal de la frontera o ruta del petróleo que uniría a Tibú-La Gabarra con Curumaní, para lo cual se necesitaría la construcción de 100 kilómetros de vía. Se justifica porque significa un ahorro de 167 kilómetros en comparación del trayecto existente para viajar de Cúcuta a la Costa Atlántica, pero cuando esto ocurra, serán contados los días para la selva y el habitat tradicional Bari, quedando expuestos a su total destrucción.

El relieve está constituido por la llamada Serranía de los Motilones, que se puede considerar que parte del Cerro Mina (3.750 m) en las cercanías de San Calixto en las fuentes del río Catatumbo. Su máxima altura está dada por los cerros de Bobalí
(2.050 m).

Se puede subdividir en una zona montañosa y otra aluvial. La primera presenta un relieve fuertemente quebrado formado por laderas con pendientes que exceden el 50% y por escarpes separados por valles encajonados y profundos. Esta zona montañosa tiene tres pisos térmicos: cálido, templado y frío; hasta 1.000 m de altitud el primero, a 2.000 el segundo y más de 2.000 el tercero. Por sus características estructurales se puede subdividir en laderas, planos estructurales, coluvios y colinas.

La zona aluvial está formada por los principales ríos y afluentes que recorren esta parte del flanco oriental de la cordillera y conforman la hoya del río Catatumbo. Hacia la frontera con Venezuela se forman meandros complejos de orillares y cauces abandonados por el equilibrio entre los procesos de erosión y sedimentación. Estos sectores sufren inundación en las épocas de lluvia. Las corrientes fluviales que surcan la zona montañosa forman los valles intermontanos, estrechos, discontinuos, como son los afluentes del Iki Boki o río del Suroeste, de relieve ligeramente plano.
(Ver gráfico 1).

El sistema hidrográfico está constituido por un sinnúmero de ríos, quebradas y caños que forman la hoya del río Catatumbo. La abundancia de las lluvias originan un vasto número de arroyos y quebradas que drenan de sur a norte y de occidente a oriente. El río de Oro lo forman tres ríos principales, el del Noroeste en el territorio Bari venezolano, el Intermedio o Motilón que constituye la frontera entre los dos países y el río del Suroeste que es el centro del habitat actual de lo que resta de la cultura tradicional Bari en Colombia.

CONTINUAR

REGRESAR AL ÍNDICE

 

 
Comentarios (0) | Comente | Comparta c