GEOGRAFÍA HUMANA DE COLOMBIA
Nordeste Indígena
(Tomo II)
© Derechos Reservados de Autor

215.jpg (9950 bytes)

LOS WAYUU, ENTRE JUYA ("El que llueve"), MMA ("la tierra")
Y EL DESARROLLO URBANO REGIONAL



Socorro Vásquez Cardozo
Hernán Darío Correa C.



1.0 LA PENÍNSULA DE LA GUAJIRA HOY

1.1 Aspectos generales

Situada en el extremo Nor-occidental del continente suramericano, esta península de 13.000 km2, que sobresale desde un territorio ancestral wayuu de 10.000 km2 más, ha sido conocida mundialmente a partir del legendario Cabo de la Vela, como se sabe uno de los primeros puntos de referencia en la tierra firme de "Indias"... Mucho después sabríamos que dicho cabo es Jepira, o senda por donde las almas de los wayuu muertos recorren el camino hacia su última morada, en el fondo del mar.

216.jpg (21808 bytes)

Su clima varía desde árido hasta seco según la localidad específica, debido a su posición geográfica, a su peculiar régimen de lluvias y a los incesantes vientos alisios que la recorren (1) se trata de una región de gran deficiencia hídrica (bajas precipitaciones anuales y alta tasa de evotranspiración), conformada superficialmente por las coberturas eólicas de la llanura central y del litoral guajiro; por acumulaciones aluviales o aluviotorrenciales, o por formaciones litorales. Enmarcada en el suroccidente por la Sierra Nevada de Santa Marta y en el suroriente por la de Perijá, desde las cuales se precipitan respectivamente hacia el mar los ríos De la Hacha, Ranchería o Calancala, y Limón, después de bañar las llanuras de la Baja Guajira; se divide en dos por una falla tectónica que parte desde las inmediaciones del mismo Cabo de la Vela hacia el sur, configurándose lo que se denomina tradicionalmente como Alta y Baja Guajira. Las separa una vasta región conocida como la Media Guajira.

En la primera, tres sistemas montañosos bajos (su principal altura es de 800 m): las serranías de Macuira, Jalaala y Palash; Cocinas, y Carpintero; cubiertas por bosques secos o por matorrales, enmarcan abiertas llanuras desérticas o cubiertas de vegetación xerófila en la cual predominan las cactáceas.

La Media Guajira tiene relieve más estable (altitudes máximas de 40 m sobre el nivel del mar), y combina paisajes semidesérticos (especialmente al oriente), estepas herbáceas y sabanas cubiertas de montes espinosos semiáridos densos, o áridos esparcidos (cardonales).

La Baja Guajira, como se dijo, bañada por los ríos Ranchería y Limón, está conformada por bosques de galería reemplazados cada vez más por pastos y cultivos, o por centros urbanos y la inmensa explotación carbonífera a tajo abierto de El Cerrejón.

218.jpg (5360 bytes)
Trupillos y
cardones en la
Media Guajira

Sólo los dos ríos mencionados atrás tienen permanencia como tales:

"Los demás cursos de agua son arroyos esporádicos, con crecidas violentas y cortas y transporte aluvial abundante. Unos pocos vallecitos privilegiados se benefician de manantiales cuyo caudal excepcionalmente es permanente (vertiente NE de la Serranía de la Macuira). Las aguas superficiales se aprovechan a menudo por el sistema de jaguey, pero entonces las sequías prolongadas son críticas. Las reservas subterráneas, de dificil aprovechamiento y regeneración, son además frecuentemente saladas. Ambos recursos plantean serios problemas para el abastecimiento de los hombres y animales..." (IGAC, Op. cit. p. 6).

Las costas son básicamente de dos tipos: En la Media Guajira,

"uniforme, recta y regularizada, con alternancia de sectores de erosión que recortan la llanura central en acantilados bajos y de sectores de acumulación litoral que aíslan lagunas saladas (o salobres, como las antiguas Musichi y Taguaya) al colmatarse con los aluviones de los arroyos. El río Ranchería construye un delta recortado por la deriva litoral. Por su misma orientación toda esta costa impide la formación de dunas costaneras".

Y en la Alta,

"Una serie de bahías (Portete, Honda, Hondita, al norte; Tucacas y Castilletes al este) con aguas tranquilas permiten el desarrollo de manglares y lodazales muy salados. Las costas, con alternancia de cabos cortos y pequeñas ensenadas son escasas; corresponden las dos entradas al mar en las serranías de Carpintero, al este del Cabo de la Vela; y Macuira en la región de Punta Gorda. Cuando la costa se presenta expuesta al oriente, se pueden acumular dunas costaneras que progresan hasta cierta distancia (menos de dos km) hacia el interior; generalmente estas dunas son mal fijadas por la vegetación pero relativamente estables" (IGAC, Op. cit. pp.7 y 8).

Toda la plataforma continental noroccidental de la Media Guajira es de pendiente suave, rica en pesca; y a partir del Cabo de la Vela hacia el este, en la Alta, se presenta una serie de puertos y abrigos naturales.

En cuanto a las lluvias, decisivas en la vida de la península, definen cuatro estaciones bien delimitadas: la "gran estación de lluvias" (octubre y noviembre); una de lluvias menores, durante los meses de abril y mayo; y dos estaciones secas entre enero y marzo, y junio septiembre, esta última de gran intensidad.

Es preciso destacar la diversidad de matices ecológicos que se presentan a lo largo de la península, dentro del ecosistema único y excepcional de la Guajira; en ella se ha declarado como parque natural la serranía de la Macuira, donde un fenómeno de condensación atmosférica singular ha recreado una particular biodiversidad.

Asimismo, la actual zona de protección especial para el flamingo (tokoko, para los wayuu), especie en peligro de extinción, revela la vocación de su costa occidental como estación de paso para especies de aves migratorias del hemisferio norte. Todo ello da a la península un carácter ecológico de interés mundial.

Los wayuu designan la variedad regional antedicha de la península con los siguientes puntos cardinales de su territorio: Winpumüin, o región de todas las aguas, correspondiente a las serranías de la Alta Guajira, de donde míticamente provienen todos los clanes; Jala’ala, o región de las piedras; Wopumüin, o "todos los caminos", hacia el suroeste, desde la Media Guajira; Palaamüin, o región del mar, hacia el occidente de la península; Anoulimüin, o "hacia la planicie", al este; Jasale’omüin o región de las dunas, en el sudeste de la península; y Uuchi’müin, hacia el sur —el prefijo Uchi se relaciona con las montañas— (ver mapa No. 1).

Asimismo, han proyectado su cosmovisión y su toponimia sobre el mar, en donde se reproduce la territorialidad continental, y en el mundo submarino que repite el orden social de los pastores (2) y han asociado las estaciones a fenómenos estelares o ecológicos. En el primer caso, Juyo’u (la estrella Arturo) e Iiwa (Las Pléyades), definen respectivamente los puntos medios de la primera y la segunda estaciones de lluvia citadas: Juyapu e Iiwa. En el segundo, las floraciones de ciertas plantas, o la presencia del viento, van definiendo los segmentos de las estaciones secas: Jemíai (tiempo frío) y Joutaleulu (tiempo del viento, seco) (3) .

__________

1. Ver el ensayo de Alfonso Pérez Preciado "Evolución paleográfica y dinámica actual de los medios naturales de la península de la Guajira", en: Gerardo Ardila y otros. La Guajira, Bogotá, Univ. Nacional de Colombia-Fondo FEN Colombia, 1991. E IGAC, "Estudio social aplicado de la Media y Alta Guajira", Bogotá, IGAC, 1977. (regresar a 1)

2. Véase Wielder Guerra, "Los Apalaanchi, una visión de la pesca entre los Wayu" en Ardila, Gerardo, varios autores, op. cit., pp. 163 y SS. (regresar a 2)

3. Véase Michel Perrin, El camino de Los Indios Muertos, Caracas, Monte Avila Eds., 1976, pp. 225 a 228. (regresar a 3)

CONTINUAR

REGRESAR AL ÍNDICE


Comentarios (0) | Comente | Comparta c