Ficha bibliográfica
Titulo:
Ordenamiento territorial: experiencias internacionales y desarrollos conceptuales y legales realizados en Colombia
Edición original:Santafé de Bogotá, 2000
Autor:
Massiris Cabeza Angel
 
 

 

ORDENAMIENTO TERRITORIAL: EXPERIENCIAS INTERNACIONALES Y DESARROLLOS CONCEPTUALES Y LEGALES REALIZADOS EN COLOMBIA [1] 

Por: Angel Massiris Cabeza[2]

RESUMEN: El presente artículo constituye un esfuerzo de sistematización de experiencias internacionales de ordenamiento territorial, así como de los desarrollos legales y conceptuales que sobre el tema se han realizado en Colombia. Se trata, por un lado, de presentar los elementos centrales de algunos modelos de ordenamiento territorial europeo y latinoamericano con el propósito de disponer de mayores elementos de juicio para fundamentar nuestras decisiones y acciones en esta materia; y por el otro, de comenzar a escribir la historia del ordenamiento territorial colombiano. En este sentido, se intenta identificar algunos antecedentes legales, conceptuales y metodológicos desarrollados en los últimos cincuenta años.

Palabras claves: Ordenamiento territorial, planificación territorial, organización político-administrativa.

0. INTRODUCCIÓN

1. ORDENAMIENTO TERRITORIAL EN EL MUNDO Y SINTESIS CONCEPTUAL

2.EL ORDENAMIENTO TERRITORIAL EN COLOMBIA: ANTECEDENTES LEGALES Y PROCESO DE CONCEPTUALIZACIÓN

3. SINTESIS FINAL

4. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 

 0. INTRODUCCIÓN

  El reciente proceso de planificación territorial iniciado en Colombia requiere enriquecerse en sus aspectos conceptuales, organizativos y técnicos, de modo que podamos avanzar de manera segura hacia los logros que el ordenamiento territorial permite alcanzar. 

 

Predomina, en la actualidad, la confusión y el caos en la formulación del primer plan de OT municipal, quizás, por establecerse primero la regulación jurídica, sin que existieran procesos generalizados de OT en estas entidades. Lo normal es que las leyes y normas legales surjan por la necesidad de regular procesos ya existentes. En el caso del OT no ha ocurrido así, por lo contrario, han sido las normas (Ley l52/94 y 388/97) las que han desencadenado los procesos que actualmente vivimos, tomando, como es lógico, a nuestros alcaldes sin preparación alguna. La norma no previó un período de transición, no menor a dos años, en el cual se produjeran y transfirieran las bases conceptuales, metodológicas e instrumentales que requiere la elaboración de planes de OT, para luego proceder a su formulación, proceso que debía tener un plazo no inferior a  otros dos años. 

Asimismo, es notable el fuerte énfasis político administrativo o urbanístico que algunos sectores de opinión y gestión le ponen al ordenamiento territorial. En este sentido, cuando se habla de la Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial LOOT se tiende a limitar su contenido a aquellos aspectos establecidos por la Constitución Política referidos a la distribución de competencias entre la nación y las entidades territoriales, la formación de nuevos departamentos, la conversión de las regiones en entidades territoriales, el régimen de las áreas metropolitanas, la conformación de entidades territoriales 

indígenas, entre otros temas, todos ellos referidos a aspectos de la división territorial  del país, muy importantes, pero que no constituye todo el ordenamiento territorial. Igual ocurre con el sesgo urbanístico que limita el ordenamiento territorial a lo urbano ignorando que toda entidad territorial es un espacio geográfico integral, resultado de la articulación de estructuras urbanas y rurales de tipo físico-natural, económicas, socio-culturales y político-administrativas, cuyas formas organizativas y funcionamiento son afectados por fuerzas tanto internas como externas de las que resultan las formas de uso y ocupación que en un momento dado queremos modificar.  Dentro de este contexto, el ordenamiento territorial es, ante todo,  una política integral, de naturaleza técnico-política, que, en esencia, busca actuar sobre el orden territorial existente para inducir nuevos escenarios de desarrollo, uso y ocupación que se ajusten a una imagen objetivo previamente concertada por la sociedad. Esta visión subyace en las definiciones, alcances y contenidos establecidos por la Ley 388 de 1997, la cual, desafortunadamente, se queda sin desarrollo.

 

Lo  expuesto, plantea la necesidad de profundizar en el conocimiento del  ordenamiento territorial como política pública y los antecedentes de esta política en nuestro país. Es la conciencia de esta necesidad la que ha motivado la elaboración del presente artículo, cuya primera parte es el resultado de un esfuerzo por sistematizar información que pueda ser útil para determinar mejor los conceptos, alcances, organización administrativa e instrumentos de gestión requeridos por la política de OT. En este sentido, a partir de documentos muy juiciosos como los de Andreas HILDENBRAND sobre “Política de Ordenación del Territorio en Europa”, del año 1996,  así como el de la COMISIÓN EUROPEA sobre “Cooperación para la Ordenación del territorio europeo, del año 1995 y los aportes  de nuestro colega Jan MÜLLER de la Universidad de Marburg (Alemania), se realiza una síntesis de las experiencias de países como Alemania, Suiza, Italia, Portugal, Holanda, Francia, Bélgica, Dinamarca, Grecia, España, Irlanda y Luxemburgo, con énfasis en la organización y funcionamiento de sus sistemas de OT. Del mismo modo, se examina la experiencia y/o avances conceptuales realizados en algunos países latinoamericanos como Venezuela, Bolivia, Costa Rica, Guatemala, Honduras y Uruguay.

 

A partir del examen de la experiencia europea y latinoamericana se intenta realizar una generalización conceptual sobre lo que es el ordenamiento territorial en el mundo. Esta información, así como la referida a la visión y funcionamiento de los sistemas europeos de OT, debe entenderse en términos de marco de referencia o elementos de juicio para enriquecer nuestras decisiones y acciones. En tal sentido, no se trata de copiar modelos o conceptos que responden a unas realidades, que en el caso europeo, son muy distintas a la nuestra.

 

La segunda parte del artículo constituye un intento por sistematizar el proceso de evolución de la política de ordenamiento territorial en Colombia, a partir de los desarrollos normativos, conceptuales y operacionales. Se trata de comenzar a escribir la historia de esta política en nuestro país, rescatando las experiencias anteriores a la Ley 388 de 1997.  A diferencia de lo que generalmente se cree, el ordenamiento territorial, en su sentido planificador, lleva al menos 15 años de historia en nuestro país. 


[1] * Publicado en la Revista del Programa de Posgrado en Geografía –EPG-, PERSPECTIVA GEOGRÁFICA, No. 4, segundo semestre de 1999.

[2] **Profesor  Asociado Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia –UPTC-. Director Programa de Maestría en Geografía,  Convenio UPTC-IGAC.

   

Siguiente capítulo

 

 
Comentarios (0) | Comente | Comparta c