La Orinoquia Colombiana
Visión Monográfica
Corpes Orinoquia
© Derechos Reservados de Autor

Consejo Regional de Planificación Económica y Social                        

 

I. Geografía

Introducción

La orinoquia colombiana presenta una forma de paralelogramo asimétrico, así: el lado occidental lo flanquea la parte mas alta de la Cordillera Oriental; el lado oriental llega hasta el cauce de los ríos Orinoco y Atapabo; el lado superior lo demarcan los ríos Arauca y Meta; y el lado sur, los ríos Guaviare e Inírida.

El término Orinoquia tiene dos connotaciones. Si se refiere a la hoya hidrográfica, su extensión es mayor porque involucra todas las aguas que confluyen al Orinoco, incluidas las que nacen en la parte mas alta de la Cordillera Oriental y las que llegan al río Guaviare por la banda derecha. Si se toma como región natural, la extension solo se circunscribe a las sierras planas, comúnmente llamadas Llanos Orientales.

Este espacio natural se divide para su administración en siete departamentos que a su vez, contienen sesenta y seis municipios. En el texto se vera que los departamentos integrantes tienen distintos niveles de desarrollo. De allí que se hayan introducido mecanismos para buscar un equilibrio, como el Corpes Orinoquia que tiene a su cargo la planificación de su desarrollo.

La presente monografía comprende una descripción geográfica e histórica de la Orinoquia. En la parte geográfica se presentan los elementos fundamentales que posibilitan un acercamiento rápido pero a la vez riguroso a la región. Estos elementos son: la geología, la morfología, el clima, la hidrografía, los suelos, la vegetación y la fauna. En la histórica se trace un recuento que va de los grupos indígenas precolombinos, pasando por la Conquista, los encomenderos, el periodo de los jesuitas, la Independencia y la República, para concluir con las experiencias de poblamiento en las subregiones.

Es interesante la siguiente digresión sobre los actuales habitantes de la Orinoquia. Allí coexisten tres tipos humanos bien diferenciados que, en orden a su establecimiento, son: el indígena, el raizal y el colono. El primero es originario de la zona desde épocas inmemoriales pero ha sido despojado de sus tierras de manera injusta; el raizal o llanero es el mestizo ganadero, producto de cruces biológicos entre blancos, indios y negros. El colono es el mestizo de otras regiones que ha introducido innovaciones en el genero de vida y producción de los dos primeros. El colono aventaja en numero y técnicas al raizal pero este tiene mejor definida su identidad cultural. En tiempos venideros estos tres grupos se fundirán en una etnia para producir un neotipo colombiano sobre el que recaerá la responsabilidad de seguir diseñando y construyendo la nueva region.

División Político-administrativa

El territorio de la Orinoquia esta dividido en siete departamentos, los cuales no siempre tuvieron esta categoría pues, con excepción del Meta, los demás tenían categoría de Intendencias o Comisarías hasta 1991. Los departamentos que integran la Orinoquia son: Arauca, Casanare, Guainia, Guaviare, Meta, Vaupés y Vichada. Todos estos nombres corresponden a los de sus ríos dominantes.


    El Meta, elevado a departamento en 1959, es el area mas desarrollada de la Orinoquia. Esto obedece, entre otras rezones, a la proximidad de Villavicencio con la capital de la Republica y a la carretera que las une desde 1937. Con una centenaria tradición en la actividad ganadera y una mas reciente en agriculture tecnificada, el Meta busca consolidar la agroindustria sobre la base de una aceptable red de carreteras
y servicios de energía. A lo anterior se agrega la producci6n petrolífera que le genera significativas regalías y sus estupendas perspectives turísticas. El gobierno nacional ha revelado que existen indicios muy prometedores sobre un gran yacimiento petrolero en cercanías a Villavicencio, el cual el cual se identifica con el nombre de Anaconda.
 

El Arauca, limítrofe con Venezuela, es un departamento ganadero y agrícola cuya incomunicaci6n con el interior del país obligó a sus habitantes a depender de la economía venezolana. Los ricos yacimientos petrolíferos del campo de Cano Limón, comenzados a explotar el 7 de diciembre de 1985, transformaron sus costumbres y su economía tradicional. El flujo de cuantiosas regalías permitió construir importantes obras: vías, energía, salud, educación y desarrollo institucional. Ello mitigó en parte el impacto de la migración desordenada generada por la bonanza petrolera.

El Casanare, muy influído por Boyacá, cuenta con una historia rica en acciones decisivas durante las épocas de la Colonia y la Independencia. Este departamento, rico en ganadería y agricultura, afronta el desafío que le plantea la explotación de los gigantescos campos petrolíferos y gasíferos de Cusiana y Cupiagua, a los cuales se agregan últimamente los de Volcanera y Floreña. El yacimiento de Cusiana es el mas grande descubierto hasta hoy en el país: sus reserves superan los dos mil millones de barriles. En Medina area adyacente al Meta pero en territorio de Cundinamarca, se descubrió el promisorio campo petrolero de Coporo.

Meta, Arauca y Casanare son los considerados departamentos ricos de la Orinoquia por la potencialidad de sus yacimientos de hidrocarburos, su acumulación de infraestructura física, su capital humano y su mayor desarrollo institucional.

El Vichada cuenta con una vasta extension territorial y una escasa población. La ganadería extensiva, la agricultura de subsistencia y la pesca son actividades productivas que se adelantan en el territorio con las limitaciones propias de la incomunicación. El aprovechamiento tecnificado de las fértiles vegas del río Meta, las posibilidades portuarias que ofrece Puerto Carreño en una eventual apertura del río Orinoco al comercio internacional, y su potencial forestal y turístico, son puntales decisivos para su desarrollo. Sus suelos son especialmente aptos para el cultivo comercial del marañón.

Políticas de seguridad nacional han activado la presencia militar en la región con el Comando Unificado del Oriente, CUO, creado en 1995.

El Guaviare, departamento muy ligado al Meta, es un centro de dinámica colonización por la fertilidad de la cuenca del río de su nombre. Su incomunicación con los mercados del interior del país ha generado explotación descontrolada de recursos naturales y cultivos ilícitos. No obstante, el Guaviare viene fortaleciendo su posición al convertirse en punto estratégico del gobierno en su lucha contra el narcotráfico. Su gran riqueza esta representada en recursos naturales, orinocenses y amazonenses, que exigen un adecuado tratamiento científico y tecnologico.

El Guainía, incomunicado por vía terrestre, es un departamento con perspectivas de desarrollo por las riquezas auríferas comprobadas en las serranías de Naquén y Caranacoa, y sus condiciones para el ecoturismo.

El vaupés, desconectado por vía terrestre del país, tiene riquezas auríferas en la zona de Taraira y otros minerales valiosos que son objeto de cuantificación. Tiene posibilidades para cultivar y explotar especies forestales nativas como el caucho, con alta demanda nacional. El Vaupés presenta la más alta biodiversidad cultural por contar con una población mayoritariamente indígena, circunstancia que exige el involucramiento del conocimiento aborigen en la formulación de planes de explotación de sus recursos. El turismo ecológico constituye una buena opción para su desarrollo.

El total de 1.048.716 habitantes de la Orinoqia equivale al 2.9 por ciento del total nacional, lo que significa un incremento importante frente al censo de 1973 cuando albergaba un 1.4 por ciento de la población total colombiana. Revisiones recientes del censo de 1993 parecen indicar que la población de la Orinoquia es mayor a la que registra el cuadro, lo cual podría ser revelado por el DANE en fecha próxima.

 

    Geología


Las llanuras orinocense y amazonense constituyeron la cuenca de un mar interior que en el transcurso de millones de años se fue rellenando con sedimentos provenientes de la Cordillera Oriental de los Andes y el macizo de Guayana. Los estudios geológicos dejan saber que en el pleistoceno la Cordillera Oriental se sacudió de abajo hacia arriba causando una intensa erosión de grava, arena y arcilla que, a la manera de un dique, le fue ganando espacio al mar. Las lluvias, los ríos y los vientos continuaron actuando en las modificaciones del relieve. Por la parte del sur, idénticos agentes tectónicos devastaron el flanco norte del macizo de Guayana para llevar material de relleno a la parte plana.

Los levantamientos y plegamientos produjeron una catástrofe hacia el final de la ultima glaciación: se hundieron suelos que hoy corresponden a Arauca y Casanare, dándoles configuración de batea. El límite de la falla se sitúa en la vaguada del río Meta donde es notorio que los barrancos de la margen derecha son mas empinados que los de la izquierda. Dicho de otra manera, los Llanos de Arauca y Casanare, así como los del Apure, en Venezuela, tomaron una forma cóncava, propia para retener el agua, mientras que los del Meta y el Vichada mantuvieron una forma convexa, de paraguas, que permite un mejor drenaje. Por esta razón, a los segundos se les denomina Orinoquia no inundable o altillanura, mientras a los primeros se les dice Orinoquia inundable.

    Morfología


Mapa de la morfología

La Orinoquia colombiana presenta seis ecosistemas: el Piedemonte, la Orinoquia inundable, la Orinoquia no inundable, el Anden Orinoqués, la Serranía de La Macarena y la Selva de Transición.

El Piedemonte

Situado antes del encumbramiento de la Cordillera Oriental, se presenta el piedemonte, una faja de terreno pendiente cuya altura sobre el nivel del mar oscila entre los doscientos y los mil metros. Producto de depósitos recientes, el piedemonte acumula los mejores suelos por ser menos propenso a las inundaciones y ester influido por los vientos de la cordillera. Históricamente sirvió de asiento de numerosas tribus y de las primeras poblaciones de corte hispano; hoy es el sector más habitado y explotado. Villavicencio, Yopal, Tame, Saravena, Villanueva, Aguazul y Granada, son los mejores ejemplos de urbanización acelerada. En el piedemonte se vienen localizando, además, algunos de los más grandes depósitos petroleros.

Orinoquia inundable

La Orinoquia inundable, al norte del río Meta, es la planicie terciaria que corresponde a los departamentos de Arauca y Casanare. En esta parte los ríos se explayan en invierno y causan inundaciones cíclicas que el llanero raizal aprendió a manejar construyendo sus casas y las instalaciones pecuarias en las partes altas conocidas como "bancos". El migrante pobre, desconocedor del medio, sufre con mayor rudeza los rigores de las inundaciones y reclama soluciones que exigen altas inversiones.

Orinoquia no Inundable

La Orinoquia no inundable comprende el territorio de los departamentos del Meta y del Vichada. Aquí las aguas no se empozan pero las avenidas de los ríos son catastróficas por efecto de la irracional reforestación en las cabeceras. Los suelos próximos a la cordillera y al lecho de los ríos son fértiles y aptos para la agricultura comercial pero los de sabana sol0 admiten una ganadería extensiva y cultivos nativos como el marañon. Su red fluvial no es tan variada ni compleja como la de la Orinoquia inundable.

 

El Andén Orinoqués

El Andén Orinoqués es la faja de terreno que bordea al Orinoco y la desembocadura de sus Ríos afluentes. Está constituído por afloramientos del macizo de Guayana llamados "tepuyes" que en lengua indígena significa montaña. Estas moles de severo aspecto son los remates de antiguas altiplanicies castigadas por la erosión. Algunas afloraciones en el lecho del Orinoco dieron origen a los imponentes raudales de Atures y Maipures de los que escribió, absorto, el sabio Humbolt : "cuando se halla uno situado de modo que abrace de una ojeada esa serie continua de cataratas, esa alfombra inmensa de espuma y de vapores iluminada por el sol poniente, creese ver el río entero suspendido sobre su lecho".

Los suelos del andén son muy pobres en nutrientes por sus altos contenidos de hierro lo que entraña un peligro de desertización. Irregularmente se advierten montes alternos y paños de sabana.

La Serranía de La Macarena

La Serranía de La Macarena, estudiada inicialmente por el naturalista Jules Crevaux, es una formación orografíca independiente de los sistemas andino y guayano-brasilero, desde la cual partieron las especies para poblar el continente americano. Más antigua que cualquiera otra cordillera -como que parece ser el último escombro del continente de Gondwana- la Serranía constituyó un edén tropical que albergó los distintos especímenes de la flora y la fauna americana. Por los acomodamientos tectónicos y la labor de zapa de las sedimentaciones, la formación madre fue perdiendo envergadura haste reducirse al monumento que hoy se yergue al sur del departamento de Meta, entre los ríos Ariari y Guayabero.

El valor científico de La Macarena estriba en el hecho de ser un banco genético, único en el mundo, del cual se puede obtener información para mejorar las especies vivas del planeta. Allí es posible encontrar en sus condiciones primigenias plantas y animales de los Andes y la Guayana, y hasta algunas especies que aún no han emprendido la dispersión genética. Manteniendo sus ejemplares en estado silvestre sería posible en un futuro repoblar zones devastadas, especies extinguidas o extraer conocimientos para mejorar razas y cultivos. Este tesoro de la humanidad esta siendo destruido por los avances de la colonización. Con 1.131.000 hectáreas iniciales, la Serranía fue declarada en 1948 reserva natural integral pero las entidades encargadas de su preservación permitieron que se le sustrajeran 501.350 hectáreas para convertirla en Area de Manejo especial en 1985.

Dentro del nuevo orden económico mundial la biodiversidad es un factor de primer orden en el otorgamiento de ventajas estratégicas. Se calcula que en la sierra existen más de treinta millones de formas de vida, el noventa por ciento de las cuales viven en los bosques tropicales y, más aún, en los tropicales húmedos como es el caso de La Macarena. Así, el Llano -particularmente el Meta- tiene un filón que podría reportarle en el futuro cuantiosa riqueza. Allí no se trata de presionar el desalojo de las familias campesinas habitantes. El gobierno nacional tiene la obligación de reubicar a los colonos en mejores condiciones para preservar y explotar a su tiempo este magnífico tesoro.

La Selva de Transición

El area correspondiente a los departamentos de Guaviare, Vaupés y Guainía constituye la selva de transición que une a la Orinoquia con la Amazona. En tal condición presenta características de ambos ecosistemas, siendo predominante la segunda desde el punto de vista geográfico. La inscripcion de esta subregion dentro de la Orinoquia se explica por razones de tipo económico y político, por cuanto su vínculo comercial y cultural se asimila más al epicentro llanero que al prototipo amazónico. Los ríos, aviones y carreteables conducen al área de influencia del departamento del Meta, mientras sus vínculos económicos y culturales son débiles con la Amazonia.

 

    Clima


El clima orinocense es tropical por encontrarse ubicada la región entre los dos trópicos, recibiendo directamente la radiación solar a lo largo del año. Pero la temperatura no es el único factor que determine el clima porque las precipitaciones, la humedad de la atmósfera y la poca variación de la verticalidad de los suelos también afectan los ecosistemas.

Con variaciones mínimas, la temperatura de la zona es uniforme y corresponde al calificativo de caliente, ya que oscila entre los veinticinco y los treinta grados centígrados. Los aumentos en la temperatura se den al finalizar la estación seca, y los descensos mínimos, a la terminación del período de lluvias.

Debido a su posición intertropical, la Orinoquia no disfruta de estaciones. Tiene un período definido de lluvias que va de abril a noviembre, seguido de otro de sequía que abarca de diciembre a marzo. Según esto, el régimen pluviométrico es monomodal: tiene un mayor registro durante la época de lluvias intensas y decrece hasta el mínimo en el período de mayor sequía. Sin embargo, la cantidad de lluvia que cae no es uniforme en todas las áreas de la región: mientras al norte de Arauca y Vichada la precipitación esta por debajo de los 1.500 mm al año, en la faja del piedemonte, como el área de Villavicencio, caen al año más de 4.500 mm. La cantidad de agua llovida incide sobre el caudal de los ríos, la vegetación y la fauna con efectos importantes sobre el hombre.

Hidrografía


Debido a la configuración de su territorio, Colombia es uno de los países mas ricos del mundo en recursos hídricos, traducidos en sus dos mares, lagos, lagunas, ciénagas y fuentes subterráneas, su régimen pluviométrico y, sobre todo, los inmensos ríos que cortan el país en todas las direcciones.

Colombia cuenta con cuatro vertientes que reciben las aguas de sus ríos: la del Caribe, la del Pacífico, la del Amazonas y la del Orinoco. Véase a continuación lo atinente a la Cuenca del Orinoco

Río Orinoco

Con 2.405 kilómetros de longitud, el río Orinoco ocupa el primer lugar en Colombia y Venezuela; el tercero en Suramericana después del Amazonas y el Paraná; el sexto en America después de los anteriores y del Mississippi, el Mackenzie y el San Lorenzo, y el vigésimo primero en el globo terráqueo. Su cuenca hidrografíca total cubre 944.000 kilómetros cuadrados, tras recibir el aporte de 194 afluentes importantes. No obstante lo anterior, el conocimiento que se tiene sobre este río en Colombia es casi nulo sin tomar en cuenta que su navegación le representaría a la economía, ahorros significativos en tiempo y divisas con relación al comercio que se efectúa con Europa desde los puertos del Atlántico. El Orinoco es navegable a lo largo de 1.900 kilómetros , sirve de línea fronteriza natural a los dos países en 364 kilómetros y recibe, desde la parte colombiana, el mayor caudal de aguas.

En lengua Tamanaco, Orinoco significa serpiente enroscada y es el nombre que primo sobre las denominaciones Uriaparia, Paragua y Barragua que le dieron otros grupos indígenas.

 

Colon avistó la imponente desembocadura en 1498 y dio a las costas de Venezuela el alado nombre de Tierra de Gracia. Nace en el macizo de Guayana, a una altura de 1.100 metros sobre el cerro Delgado Chalbaud, en el corazón de la Serranía de Parima. La Comisión Franco-Venezolana que en 1951 fijó el sitio exacto de sus cabeceras despejó una duda histórica porque desde los tiempos de los cronistas se insistía en que el Guaviare era la principal vena de agua mientras otros concedían este honor al opulento río Meta.

El Orinoco presenta tres trayectos a lo largo de su curso que imitan una letra C o una serpiente enroscada, como creían ver los indios Tamanacos en su rudimentaria cosmografía. El primer tramo, o alto Orinoco, corre de Parima al río Ventuari, y recibe las aguas negras de tributarios que nacen en Guayana. El segundo, de sur a norte, va del Ventuari al Apure siguiendo un caprichoso curso ascendente que le determine el macizo de Guayana mientras recibe las agua blancas de imponentes cauces que vienen desde las cumbres del Sumapaz y Chita, en Colombia. A partir del Apure sigue un rumbo occidente-oriente hasta rendir sus aguas en el Atlántico por el Delta de Amacuro. El Orinoco es guayanés entre Parima y Ventuari, y andino entre éste y el Delta.

Los principales tributarios del Orinoco en su trayecto alto son los ríos Ventuari y Casiquiare que nacen en el macizo de Guayana. Este último, de 300 kilómetros, tiene importancia mundial porque a través de un canal natural pone en contacto las hoyas del Orinoco y el Amazonas abriendo posibilidades nuevas al intercambio entre Colombia, Venezuela y Brasil. El brazo del Casiquiare fue descubierto por el monje jesuita Manuel Roman en 1744, y su historia se asocia con los crímenes cometidos por la Casa Arana, del Perú, que durante el periodo de la explotación del caucho, a comienzos del siglo XX, diezmo la población indígena y motivó la denuncia que realizó José Eustasio Rivera en su novela La Vorágine, en 1924.

En su sector medio, colecta el Orinoco aguas de caudalosos ríos provenientes de la Cordillera Oriental de los Andes y del macizo de Guayana. Con excepción del Atabapo, el Apure, el Sipapo, el Horeda, el Parguaza y el Suapure, que nacen en suelo venezolano, los diez ríos restantes se originan en Colombia y le aportan al Orinoco el sesenta por ciento de su caudal. Son ellos el Guaviare, el Vichada, el Tuparro, el Tomo, el Mesetas, el Vita, el Meta, el Cinaruco, el Capanaparo y el Arauca.

Dos accidentes resaltan en el medio Orinoco: la estrella fluvial que se forma en el punto donde convergen el Orinoco, el Atabapo y el Guaviare, y las imponentes cataratas o raudales de Atures y Maipures que son afloraciones graníticas del macizo de Guayana. Estos escollos entorpecen la libre navegación en un tramo de unos diez kilómetros pero ofrecen ilimitadas posibilidades de desarrollo de las áreas más deprimidas de Colombia y Venezuela por su potencialidad en la generación de energía hidroeléctrica.

Río Guaviare

Con 1.350 kilómetros de longitud, el Guaviare es el mayor tributario del Orinoco al punto que también se le llama Orinoco Occidental. Su cuenca abarca 125 mil kilómetros cuadrados y su aporte de aguas medias se calcula en 4.200 metros cúbicos por segundo. Las aguas blancas del Guaviare, ricas en plancton, favorecen la multiplicidad y variedad de su ictiofauna. El Guaviare resulta de la conjunción de los ríos Guayabero y Ariari. El primero nace en Fortalecillas, en el cerro de El Triunfo, y desciende por un valle escarpado hasta recibir el tributo del río Duda, y, a continuación, el del Lozada. Por la banda izquierda le confluye el Ariari que poco antes ha...

Río Meta

curso definido del río Humadea al cual confluyen las aguas del Acacias y el Guayuriba para pasar a denominarse Metica. Navegable ya a partir de Puerto López, recibe por la margen izquierda las aguas del Humea y pasa a llamarse Meta. El curso alto del río se localiza entre los nacederos y el Humea. A partir de allí continua el curso medio que va hasta la desembocadura del Casanare y recibe, por la margen izquierda, los aportes del Cabuyaro, Upia, Tua, Cusiana, Cravo Sur, Guanapalo, Pauto, Guachiria y el renombrado Casanare. Por la banda opuesta apenas si concurren los ríos Manacacias y Yucao.

El bajo Meta arranca desde la desembocadura del Casanare y termina con gran vigor en el Orinoco manteniendo diferenciadas sus aguas en un largo trecho. No tiene tributarios de nombradía procedentes de Venezuela.

Los sedimentos que arrastra el Meta desde las cabeceras de sus múltiples afluentes, originan suelos de primera categoría que admiten los más exigentes cultivos. Se necesita una tecnología aplicable a los períodos en que las aguas dejan al descubierto las tierras de aluvión.

Siete años antes de la fundación de Bogotá, Diego de Ordaz reconoció las bocas del Meta y su lugarteniente Alonso de Herrera se aventuró por ellas en 1535 para encontrar la muerte en las flechas guahibas. La ficción de El Dorado se había convertido en la obsesión del Viejo Mundo y Antonio de Berrío realizó en barco el inverosímil viaje de Chita a la isla de Margarita intuyendo que el comercio venidero entre la metrópoli y el Nuevo Reino de Granada avanzaría a grandes zancadas por aquella ruta. Los jesuítas también advirtieron su valor pero fueron detenidos por la furia del Caribe y la animadversión de las autoridades coloniales. Bolívar decreto la libre navegación en 1817 para asegurar el suministro de armas a las huestes de los Llanos y obtener de estos parajes la carne y los caballos que se requerían para el salto a Boyacá. En la época de la República la navegación por el río Meta impulso el desarrollo del Llano a través del intercambio de productos.

Río Casanare

Es el tributario más importante que tiene el río Meta. A sus 600 kilómetros de curso se deben agregar cuatro siglos de historia. Por el río Casanare bajo la cruzada civilizadora jesuíta para convertir en ganaderas unas sierras que antes eran pasto de las dantas y refugio de los indios. El río Casanare que establece el límite entre los departamentos petroleros de Arauca y Casanare, cuenta con los puertos de San Salvador, Puerto Rondón y Cravo Norte. Nace en la cordillera Oriental por entre pedregales que finalizan en San Salvador, vereda del municipio de Tame, Arauca, a partir de cuyo entorno se vuelve un río denso, navegable y rico en pesca.

Río Arauca.

El Arauca es el mas típico de los ríos llaneros. Nace en el Páramo del Almorzadero a 4.000 metros de altura sobre el nivel del mar. Toma inicialmente el nombre de Chitagá, el cual recibe las donaciones del Carabo y la quebrada Cacota; tuerce el rumbo hacia el oriente y se robustece con las aguas del Culaga y el Bochaga. Su nombre cambia. Ahora se llama Margua que recibe las ofrendas de los ríos Negro, Colorado y San Lorenzo. Por la margen derecha le llegan el Cubugón y el Cobarla procedentes de la Sierra Nevada de Chita. En este trecho los indios Tunebo lo llaman Sarare. Ya en tierras planas sus brazos forman la Isla del Charo, emporio de riqueza por su fertilidad. Sirviendo de linea arcifinia a Colombia y Venezuela en 296 kilómetros de frontera, por la banda derecha entran los ríos Royata, Bojabá y Banadía mientras que por la izquierda hace lo propio el río Cutufí. Desde allí toma el nombre de Arauca en homenaje a la tribu araucana que habitó las sierras del curso superior y perteneció a la gran familia Arawak. Trechos mas adelante un ramal del curso principal se divorcia y se interna en las sabanas cóncavas de la margen derecha para formar el caño Agua Limón. El volumen de aguas pasa frente a Arauca, la capital; continúa haste el punto llamado Montañitas y por sierras venezolanas avanza a conectarse al Orinoco. Este recorrido lo hace sobre 1.050 kilómetros, el 80 por ciento de los cuales son navegables en embarcaciones de pequeño y regular calado.


Indice 
Siguiente

 

La edición en papel, Editorial Gente Nueva, Bogotá, Colombia, de abril 1996 fue hecha para distribución gratuita en planteles educativos, centros de estudio, establecimientos de investigación y demás sectores interesados en la cultura, la ciencia y las artes de la Orinoquia colombiana.

 

 
Comentarios (0) | Comente | Comparta c