IV REGIÓN CUNDIBOYACENSE

6. POBLAMIENTO

El espacio nos habita

Se muestra el proceso de poblamiento a la luz de la etapas seguidas por la humanidad. Los hombres ocuparon los mejores espacios para solventar sus necesidades básicas; luego los defendieron hasta formar territorios; con el desarrollo social se formaron jerarquías políticas y ellos engendraron nuevas formas de apropiación del espacio. Luchas internas y adelantos tecnológicos, conducen a la reubicación y ampliación de fronteras.

Fotografía archivo El Espectador

María Luisa Sotomayor: Antropóloga, Instituto Colombiano de Antropología, ICAN.

 

EN TORNO AL LUGAR

La mejor elección resultaba del bienestar ofrecido por los climas y los recursos del territorio que aquí se describe: un escenario natural y milenario que invita a mirar atrás.

La región cundiboyacense se caracteriza por tener una parte central o altiplanicie rodeada por montañas que son fronteras naturales y descienden hacia valles cálidos. Varias zonas de sabana resguardadas por alturas de paisaje paramuno conforman el altiplano: hacia el occidente las elevaciones pierden altura a través de ramales montañosos longitudinales —paralelos al eje de la cordillera— que conforman valles tectónicos hasta llegar al del río Magdalena. Esta franja presenta climas cálidos entre secos y húmedos. El descenso hacia la vertiente oriental —las llanuras orientales siempre húmedas— es más pendiente.


CONTINUAR

REGRESAR AL ÍNDICE


Comentarios (1) | Comente | Comparta c