CORONEL CONCHA (JOSÉ)

¿Quién en el pais no ha oido hablar del benemérito coronel JOSÉ CONCHA; de sus gloriosas campañas del tiempo de la Independencia, i de su heráico sacrificio en época posterior por la causa de la libertad?

El coronel JOSÉ CONCHA, hijo de la antigua provincia de Pamplona, i pariente cercano del jeneral Santander, empezó a servir a la Patria, como aspirante, desde los primeros dias de la Independencia, distinguiéndose desde entónces por su decision i denuedo.

Siendo ya teniente de infanteria en 1813, combatio en Cúcuta contra el jefe español Correa, a órdenes del jeneral Bolívar, recibiendo una herida en el combate i mereciendo por su conducta, como que se le veia en los puntos de mayor peligro, las mas honrosas recomendaciones.

En la campaña que inmediatamente despues dirijió en los mismos valles el jeneral Santander (sarjento mayor entónces) se comportó del mismo modo en las acciones parciales que tuvieron lugar, i despues en las campanas del norte de la Nueva Granada dirijidas sucesivamente por los jenerales Mac-Gregor, Rovira, Urdaneta i Serviez, de quienes mereció los mayores encomios.

En 1815 se le confirió el mando del quinto batallon de la "Union," i a su cabeza combatió valerosamente en la accion de Cachirí el 22 de febrero de 1816.

En ese misirio año siguió con los restos del ejército republicano a los llanos de Casanare, i en Apure fué nombrado jefe de Estado mayor del ejército de este nombre, bajo las órdenes del jeneral Páez, haciendo en ese empleo la crudísima campaña de 1818 contra Morillo i Latorre, i hallándose en la mayor parte de los combates que en ella se dieron, hasta que en 1819 vino con el jeneral Santander a Casanare a organizar las fuerzas con que debia emprenderse la campana de Cundinamarca.

Emprendida esta gloriosa campaña en junio de ese año, quedó el coronel CONCHA de gobernador i comandante jeneral de Casanare, por necesitarse en esa provincia que iba a servir de base de operaciones, un hombre de su cualidades, activo, enérjico, valeroso i honrado. En cordinacion con el ejército, hizo ejecutar i ejecutó cuantos movimientos se le previnieron sobre Medina i otros puntos de la cordillera para llamar hácia ellos la atencion del enemigo i entretener o debelar sus fuerzas.

En 1820, el gobierno de Cundinamarca lo comisionó para ir a Ibagué, reunir jente i organizar una division con que debia oponerse al asesino del Cauca coronel Calzada, i con ella ocupó esa provincia de la cual fué nombrado gobernador i comandante jeneral, desplegando en su mando la mayor atividad i enerjía, sirviendo ántes en el ejército con que el jeneral Valdez fué a libertarla, ayudando despues con la mayor eficacia i suministrando toda clase de ausilios a los jenerales Tórres, Valdez i Sucre, que mandaron sucesivamente la division del sur.

En 1821 fué segundo jefe del ejército destinado a obrar sobre Pasto i Quito.

Erijidos los departamentos civiles i militares en ese año por mandato de la constitucion de Cúcuta, se le nombró intendente i comandante jeneral del Cauca, miéntras se hacian las elecciones constitucionales, i desempeño al mismo tiempo la comandancia jeneral del cuarto departamento de marina.

Cuando el ejército, ausiliado por él libertaba a Pasto i Quito, sostuvo i defendió la ciudad de Popayan contra los repetidos ataques de las guerrillas patianas, manteniéndose siempre en campaña, sin desatender sus importantes funciones administrativas.

En una certificacion del jeneral Santander se lee lo siguiente:

"El patriotismo del coronel CONCHA es tan antiguo como la trasformación política de este pais, i tan desinteresado, que léjos de haber aumentado su fortuna con la revolucion ha perdido la que tenia, Jamas ha cometido el coronel CONCHA una accion infame contra su Patria: juró en su corazon seguirla en todos sus infortunios i reveses, i lo ha cumplido."

I el mismo coronel CONCHA, retirado ya de la vida publica en 1825, decia:

"Busqué mi tranquilidad en el retiro del servicio de las armas: pedi mi licencia al supremo gobierno diferentes veces, i logré obtenerla. Reducido hoi al sosiego de un particular, solo aspiro a satisfacer a mis compatriotas, i a dejar ante el mundo bien puesto el honor con que nací, i con que he procurado conducirme en todas ocasiones. Para mí han concluido los ascensos i aspiraciones La Independencia i libertad de Colombia son los ídolos de mi corazon, i por ellos me pondré siempre en las filas de sus defensores. El gobierno me encontrará siempre pronto a obedecerle i las leyes serán eternamente la regla de mi conducta."

Terminada la gloriosa época de Colombia, sin juicio previo i como medida de seguridad, fué desterrado el coronel CONCHA a Jamaica en 1829, sufriendo todas las penalidades consiguientes, hasta 1830 en que volvió al pais, estando encendida en él la guerra civil que tanto contribuyó a la disolucion de Colombia.

En noviembre de ese último año, puesto a la cabeza de la reaccion liberal en territorio venezolano, se propuso rescatar a Cúcuta del poder de los partidarios de la dictadura, i con un puñado de valientes atacó a mas de trescientos, mandados en Cúcuta por el jeneral Cruz Carrillo. El resultado de combate tan desigual no podia ser dudoso: la pequeña fuerza de CONCHA fué destrozada, quedando muertos casi todos con su intrépido jefe en el campo del honor. Sin razon alguna se atribuyó este hecho desinteresado i heróico a miras ambiciosas o de independencia de los valles de Cúcuta, que jamas tuvo i en que jamas pensó el coronel CONCHA, ese granadino ilustre, comparable por su patriotismo i valor con el primero o el último de los Horacios romanos.

Un hijo del coronel, el jóven Vicente Concha, tratando de sal vario se lanzó al campo en lo mas recio del combate, i recibió la muerte allí mismo, sobre el cadáver de su padre, acribillado a lanzazos.
 

"Víctima el coronel CONCHA de su acrisolado civismo, de su ferviente devocion en favor de la causa nacional, brindó él en las aras de la Patria todo jénero de ofrendas: fortuna, representacion social, familia i hasta la vida misma, hasta la de su propio hijo, cual otro Junio Bruto.

"El holocausto cruento del padre, fué aquilatado masimas con la sangre preciosa del hijo ...Sí... en el mismo altar se inmoló el jóven Vicente Concha, síguiendo las huellas de su ilustre padre, agostando así las esperanzas de su familia, que la muerte de ámbos dejara sumida en acerbo i desolante duelo."

Con razon, pues, uno de los suyos dijo en ocasion solemne:

"La Patria acepta i reconoce el sacrificio que ofreció en sus aras el leal servidor, inscribiendo con letras indelebles sobre su tumba: "JOSÉ CONCHA murió cumpliendo con su deber de buen patricio."

"Sus compañeros de armas i otros muchos compatriotas suyos le tributan un homenaje de veneracion, cual se merece el ciudadano que supo dejarles ejemplos de virtud."

"I la posteridad habrá de estimar el recuerdo de un soldado de Colombia que tuvo en poco el bienestar i la vida durante la magna lucha de la Independencia, i cuando peligró la libertad!"

Comentarios (0) | Comente | Comparta c