Grandes centros comerciales y recreacionales en Santafé de Bogotá:
Origen, características y tendencias de desarrollo
Jan Marco Müller
Revista Perspectiva Geográfica
© Derechos Reservados de Autor
 

6. El impacto de los centros comerciales y recreacionales en el desarrollo urbano

Se sabe que los centros comerciales y recreacionales funcionan como "catalizadores" que influyen y en muchos casos aceleran el desarrollo urbano. El papel principal en la construcción de los centros comerciales y recreacionales, y por lo tanto en el crecimiento físico de las metrópolis latinoamericanas, lo juegan las empresas urbanizadoras. Debido a su potencia financiera, éstas tienen el poder de desarrollar nuevas urbanizaciones y nuevos centros comerciales aún contra la oposición de las oficinas de planeación municipal. La estrategia de las empresas urbanizadoras es muy simple: construyendo un centro comercial se aumenta el valor de los terrenos adyacentes que también pertenecen a la empresa urbanizadora. Sobre estos terrenos se desarrolla entonces una nueva urbanización que se puede vender con alta rentabilidad. Debido al desarrollo de vivienda en sus alrededores sale ganando a su vez el centro comercial del cual los nuevos vecinos pueden ser futuros clientes.

Hay que preguntarse entonces, si los centros comerciales verdaderamente son un "resultado del desarrollo de Bogotá" como RUBIO (1987) dice en el título de su estudio o si no más bien el desarrollo de Bogotá es un resultado de los centros comerciales. Un representante de la empresa Pedro Gómez & Cía. afirma en una conversación: "Nosotros no buscamos lotes en venta sino buenas ubicaciones." De manera ejemplar se puede señalar la conexión causal entre los centros comerciales por un lado y el crecimiento urbano por el otro, analizando el desarrollo de "Unicentro" que abrió sus puertas en 1976 en las afueras de la ciudad.

Cuando a principios de los años 70 Hernando CASAS propuso la construcción de "Unicentro", el casco urbano de Bogotá todavía terminaba en la calle 100. El 2 de junio de 1972 se fundó la sociedad de desarrollo "Unicentro S.A." que hizo un análisis profundo del mercado. Se llegó a la conclusión de que la mejor ubicación era al norte de las urbanizaciones existentes porque ésta era la dirección dominante del crecimiento urbano, sobre todo de los barrios del estrato alto (véase EL TIEMPO, Abril 28 de 1986, P.3G). Originalmente se pensaba localizarlo en la Autopista Norte con la hoy calle 113 pero luego se vió favorecida la ubicación sobre la carrera 15, la cual ya mostraba cierto desarrollo dinámico (PROA 1976, P.14). También influyeron en la decisión los proyectos que tenía Planeación Distrital para la prolongación de la carrera 15 y la realización de la Diagonal 127. Además, se discutía sobre la transformación del Country Club en un parque público que hasta hoy no se efectuó a pesar de que el club ya se encuentra en plena ciudad.

Cuando se conocieron las dimensiones entonces increíbles del proyecto, la gente se burlaba de los arquitectos Hernando CASAS, Pedro GOMEZ y Juan PIZANO por su "idea quijotesca". Por el contrario, el visionario GOMEZ construyó con "Unicentro" el fundamento de su imperio económico que le llevó a ser uno de los líderes y mecenos más grandes de Colombia. Poseyendo suficiente capital para el proyecto y terminados los estudios preliminares, el consorcio de los tres arquitectos empezó en enero de 1974 en pleno campo con la construcción de "Unicentro". Cuando se inició la construcción de "Unicentro", los precios del suelo en la zona se dispararon, duplicando el valor de los terrenos entre 1974 y 1976. Este desarrollo favoreció a las empresas urbanizadoras que poseían grandes partes del sector Santa Bárbara.

Después de 27 meses de construcción, "Unicentro" arrancó el 28 de abril de 1976 con un 87% de los 310 locales ocupados (PROA 1976, P.18). A pesar de su ubicación ideal duró varios años hasta que "Unicentro" finalmente despegó y se convirtió en el centro comercial líder de Bogotá. En los primeros años se registró una alta fluctuación de los locales. Cuando se inauguró el centro comercial, estaban presentes negocios de nivel bajo como por ejemplo una tienda de mascotas y una lavandería - ramos que ya no existen en "Unicentro". Debido a estos problemas funcionales en el comienzo, no se realizó una segunda etapa del proyecto que tenía prevista la construcción de un hotel de 20 pisos, una clínica y un centro empresarial y cultural detrás del centro comercial donde hoy se ubica el parqueadero (véase PROA 1976, P.18).

Figura 11: Uso de las tierras en Santafé de Bogotá

Fuente: PLANEACION DISTRITAL 1994, P.28, modificado.

En los terrenos ubicados al este del centro comercial Pedro GOMEZ desarrolló a partir de 1976 la urbanización Multicentro con 2.000 unidades de vivienda (PROA 1976, P.18) que hasta 1980 fue el sector con mayor actividad constructora de Bogotá (CENAC 1987, P.37). Este barrio con su población fue uno de los factores claves para la consolidación de "Unicentro" a finales de los años 70, a la cual también contribuyó el acercamiento del frente urbanizador de Bogotá (FEDELONJAS 1987, P.26). Como al norte de "Unicentro" el Country Club con sus extensos terrenos frenó el crecimiento urbano por varios años, el centro comercial se pudo transformar rápidamente en un polo de desarrollo en el que la mayoría de las líneas de transporte público norte-sur terminaban. La empresa urbanizadora Pedro Gómez & Cía. apoyó este desarrollo colocando el hotel de cinco estrellas "La Fontana" diagonal a "Unicentro". El hotel generó varios servicios en el sector; otros negocios que no pudieron pagar un local en el centro comercial se establecieron alrededor del mismo para aprovechar como "parásitos" el flujo de clientes.

Por el dinámico desarrollo en el sector de "Unicentro" empezó a crearse un corredor comercial a lo largo del tramo norte de la carrera 15, que se puede identificar claramente en un mapa de los usos de la tierra en Bogotá que fue elaborado por Planeación Distrital (figura 11). El punto final de este eje era el centro comercial y recreacional como núcleo de cristalización de un nuevo subcentro de la ciudad. Sobre todo a principios de los años 80 nació una multitud de pequeños y medianos centros comerciales y empresariales sobre la carrera 15. El más grande de éstos es el "Centro 93" (inaugurado en 1980) con 61 locales comerciales y un complejo empresarial. La construcción de estos centros llevó a una verticalización de los edificios y apoyó la consolidación de "Unicentro".

El proceso que generó la construción de "Unicentro" se repite actualmente con el "Centro Chía", cuya situación ya se describió de manera más detallada en el capítulo 3. Construido lejos al norte de la capital, su función principal es la de atraer a la clase alta bogotana a este lugar. Sobre los potreros que rodean el centro comercial, los cuales pertenecen a los mismos dueños que construyeron el centro, se desarrolla ahora un gigantesco conjunto residencial ("Urbanización Santa Ana"). Sobre una superficie de 100 hectáreas éste va a contar con chalets, piscinas, un campo de golf y una entrada propia al centro comercial y recreacional, del cual la urbanización está separada a través de una cerca alta que impide la vista. Según la oficina de planeación municipal, se van a construir 400 unidades lujuosas de vivienda, todas vigiladas. Sobre todo el paisaje bonito y la infraestructura existente (el centro comercial) van a atraer el estrato alto hacia este lugar. Hasta que haya suficiente poder adquisitivo en los alredores, "Centro Chía" no va a funcionar bien. Pero esto no importa, ya que ser un negocio para los comerciantes no es su propósito. "Centro Chía" es ante todo una herramienta de valorización, tal como lo fue "Unicentro" en su época. Por lo tanto, este centro comprueba como ningún otro la afirmación de un representante de la Federación Nacional de Comerciantes (FENALCO), según la cual el centro comercial "no fue una invención de comerciantes sino de empresas urbanizadoras".

Presentación

Anterior

Continuar


Comentarios (0) | Comente | Comparta c