CAMINOS REALES DE COLOMBIA
© Derechos Reservados de Autor

PARTE II
TRADICIÓN Y CONTINUIDAD. CAMINOS REALES Y CAMINOS REPUBLICANOS

CAPÍTULO 14:
A LOS LLANOS DE SAN JUAN Y SAN MARTÍN
El camino real a San Juan de los Llanos

MIGUEL GARCÍA BUSTAMANTE

«Alicia nos saludó con tono cordial y ánimo limpio: ¿Ya quiere salir el sol? Tarda todavía: el carrito de estrellas apenas va llegando a la loma. Y nos señaló don Rafo la cordillera diciendo: despidámonos de ella, porque no la volveremos a ver. Sólo quedan llanos, llanos y llanos».
J.E. RIVERA, La Vorágine.

248.jpg (13754 bytes)
Sobre el ribazo del río Guatiquía. Grabado de Riou. (Tomado de: América Pintoresca, tomo 3,1884. Edición facsimilar de Carvajal y Cía. 1980-1982. Biblioteca particular de Pilar Moreno de Ángel).

En la periferia de los territorios escogidos como centros de la acción colonizadora, aparecieron en la segunda mitad del siglo XVI, economías marginales de frontera que se caracterizaron por la reducida población española —unos pocos colonos fundadores o no, localizados en pequeños núcleos urbanos y en zonas rurales dispersas, para explotar con mayores beneficios los excedentes de producción y la mano de obra indígena, por la relativa pobreza de sus recursos naturales, por el aislamiento físico y por no estar en situación de ofrecer productos de importancia a las actividades comerciales interprovinciales—( 1 ). A su vez, «la frontera», ese espacio abierto «a complejas experiencias, transacciones y mutaciones»( 2 ) donde se inscribieron dichas economías, tuvo diferentes variantes, de acuerdo con los motivos que la hicieron surgir( 3 ). Así, los territorios de San Juan de los Llanos y San Martín del Puerto —primero Medina de las Torres—, ubicados en la frontera oriental de la Audiencia de Santafé, se constituyeron inicialmente en una frontera minera transitoria, con la explotación de los placeres auríferos del río Ariari. Posteriormente se consolidaron como frontera ganadera y misional, pues en ellos se desarrolló a lo largo del período colonial, una economía basada en la ganadería extensiva —de bajas población y densidad por unidad de superficie, que prosperó gracias a la existencia de pastos naturales, al poco cuidado exigido por el ganado y a la relativamente alta tasa de natalidad del mismo—, y se desplegó una permanente actividad misionera, por parte de franciscanos, jesuitas, dominicos y agustinos sobre las diferentes etnias ubicadas entre el piedemonte de la cordillera Oriental y el Gran Airico.

249.jpg (6094 bytes)
Portada de la primera edición de la Historia de la Provincia de la Compañía de Jesús en el Nuevo Reyno de Granada, del padre Joseph Cassani. Año de 1741. (Biblioteca particular de Pilar Moreno de Ángel)

El perfil de una frontera agrícola, desde una perspectiva contemporánea, sólo apareció en la región a partir de la segunda mitad del siglo XIX, después del auge de las compañías dedicadas a la explotación de la quina y el caucho, del inicio de la navegación comercial por el río Meta, y de los sucesivos movimientos migratorios no dirigidos procedentes de diversas partes del país( 4 ).

Son entonces los elementos socioeconómicos y políticos inherentes a los contextos de economía marginal y de frontera, matizados por factores geopolíticos y por el desplazamiento de los centros de interés económico y político en el interior del espacio considerado, los que nos pueden proporcionar los criterios de análisis indispensables para entender la evolución y la importancia relativa del camino real que nos ocupa. 

DESCRIPCIÓN GENERAL DE LA RUTA A LOS LLANOS DE APIAY, SAN MARTÍN Y SAN JUAN

Los europeos a su llegada a las tierras recién conquistadas, tuvieron que enfrentar dos aspectos que influyeron en gran medida en sus extenuantes desplazamientos: la disposición de los caminos indígenas, y los factores geográficos.

Es sabido que los grupos prehispánicos desconocieron los medios de transporte animal y la aplicación de la rueda. Esto hizo que las vías por ellos utilizadas, fueran estrechos senderos escasamente desmontados, que sólo permitían el tráfico cómodo de quienes ejercían el oficio de cargadores. Así mismo, dichos senderos seguían trazos más o menos rectos que obligaban, a quienes los recorrían en los sectores montañosos, a mantener un continuo y agotador ascenso y descenso. Esta última característica, heredada por los caminos coloniales, fue constantemente señalada por los viaieros del siglo XIX en tránsito hacia la llanura( 5 ).

250.jpg (10515 bytes)

Mapa con la localización de los estanquillos de tabacos de la provincia de los Llanos de Casanare. Año de 1791. (AGN, Mapoteca 4, mapa 218 A).

Igualmente, la orografía y las condiciones climáticas colocaron una seria resistencia al paso de los vasallos del rey y sus cabalgaduras. De manera especial, la naturaleza interpuso contundentes argumentos a las comunicaciones entre el interior, sede del gobierno, y las provincias situadas al otro lado de las barreras montañosas que lo circundaban. La intrincada formación andina y la presencia de los peculiares desniveles de altitud, en la vertiente oriental de la cordillera Oriental, más angosta y pendiente que la vertiente occidental, y además seccionada por profundos valles transversales de erosión, afectaron aún más los movimientos hacia el sector de los Llanos Orientales( 6 ).

La ruta a San Juan de los Llanos no fue una vía esencial para la organización socioeconómica de la Nueva Granada y sólo cobró cierta importancia hacia el siglo XVIII, al menos en todo su recorrido. Otras vías coparon las expectativas socioeconómicas y políticas durante la Colonia, debido a la ubicación de los centros productores y de consumo de mayor relevancia. Tal es el caso de los caminos que conducían al Magdalena, vía central de acceso al interior de la Audiencia, o los que intercomunicaban los centros mineros y sus puntos de abastecimiento, o los que permitían las conocidas carreras generales o líneas principales de correos, que unían los diferentes centros de gobierno desde Caracas hasta Buenos Aires( 7 ). Por esto, siendo la zona de los Llanos de San Juan y San Martín de difícil llegada, y lo más significativo, de escaso valor económico y estratégico, a pesar de que existía un peligro militar latente en la distante Guayana, dada la proximidad holandesa y francesa en el Orinoco, la acción estatal se limitó al apoyo otorgado a las misiones, convertidas en la práctica en administradoras y regentes del gobierno( 8 ). El mismo crecimiento de las misiones jesuitas le dio la supremacía a las comunicaciones con Casanare a través de Tunja( 9 ). Solamente hasta Cáqueza, el límite de la zona de influencia directa de Santafé, el camino mostró alguna trascendencia desde el siglo XVI( 10 ).

La precaria ruta se constituyó, sin embargo, en la base de la «vida de relaciones» de la región. El entramado social se tejió en gran medida a su vera, destacándose como vehículo de poblamiento, por lo cual surgieron posadas y pueblos al amparo de las actividades comerciales, o con el fin de asegurar la ruta, y encomenderos, dueños de ganado, funcionarios del rey, comerciantes, arrieros mestizos e indígenas, misioneros, soldados desertores, indios de «tierra adentro», enviados a los conventos e iglesias de Santafé para ser catequizados y bautizados, recorrieron en su momento el accidentado tramo montañoso o la polvorienta senda de la llanura en pos de realizar sueños y propósitos mundanos( 11 ).

Notas

( 1 ) CÉSPEDES DEL CASTILLO, GUILLERMO. América Hispánica. págs. 165-166.( regresar a 1 )

( 2 ) R. MORSE. The Bandeirantes: Historial Role of the Brazilian Pathfinders, Nueva York, 1965. pág. 30. Citado por Rausch, Jane. A tropical plainsfrontier: The Llanos of Colombia, 1531- 1831. pág. 14( regresar a 2 )

( 3 ) CÉSPEDES DEL CASTILLO, GUILLERMO. op. cit., pág. 168( regresar a 3 )

( 4 ) Ver por ejemplo a este respecto: Gómez, A. y Domínguez, C. «Economía extractiva y compañías privilegiadas en los Llanos, 1850-1930». En, Los Llanos una historia sin fronteras. págs. 201-202.( regresar a 4 )

( 5 ) RESTREPO, EMILIANO. Una excursión al territorio de San Martín. pág. 15.( regresar a 5 )

( 6 ) GUHL, ERNESTO. Estudios geográficos. pág. 52.( regresar a 6 )

( 7 ) A.H.N. Colonia. Correos de Cundinamarca. t. II, folios 629-1000.( regresar a 7 )

( 8 ) RUEDA, JOSÉ. «El desarrollo Geopolítico de la Compañía de Jesús en los Llanos Orientales de Colombia». En, Los Llanos, una historia sin fronteras. pág. 185.( regresar a 8 )  

( 9 ) RAUSCH, JANE. op. cit., pág. 40.( regresar a 9 )

( 10 ) PÉREZ, JOSÉ. Apuntes históricos de las misiones agustinianas en Colombia. págs. 64-65.( regresar a 10 )

( 11 ) MANTILLA, LUIS. Actividad misionera de los franciscanos en Colombia durante los siglos XVII-XVIII. pág. 125.( regresar a 11 )

CONTINUAR

REGRESAR AL

INDICE

 

 
Comentarios () | Comente | Comparta c