22. PETICION DE LA CIUDAD DE SANTA MARTA SOBRE INDIOS.

Sacra Cesárea Católica Majestad.

En nombre de don Pedro Hernández de Lugo, adelantado de las islas de Canaria y de la provincia de Santa Marta y perpetuo gobernador y capitán general, en nombre de García Manuel de Carbajal,.... (varios nombres más) y Diego Dabeo, todos vecinos, soldados, moradores y conquistadores de la dicha ciudad y provincia de Santa Marta, suplico de una provisión firmada del Real nombre de Vuestra Majestad y acordada por los del Consejo Real de Vuestra Majestad, que entienden en las cosas de las Indias del Mar Océano, hablando con el acatamiento que debo, digo: que en cuanto la dicha provisión por un  capítulo de ella dispone que las mujeres, niños, indios de guerra que se cautivaren y tomaren en la dicha provincia, no sean ni se puedan dar por esclavos, sino solamente por neborías, cuyo tenor aquí habido por repetido, digo que la dicha provisión, en cuanto a los suso dicho, es muy  agraviada, debe Vuestra Majestad mandarla reponer y revocar y dar licencia y su provisión real, para que libremente todos los indios que se tomaren, sin hacer diferencia que sean mujeres o niños, sean y se den por esclavos, sin embargo de la dicha provisión acordada por las causas y razones siguientes: Lo primero, porque la dicha provisión no se dio a pedimento de  parte y sin estar Vuestra majestad certificado y sabido de las cosas y medios de la dicha provincia. Lo otro, porque (en) cualquier pueblo de guerra se admite por derecho, leyes o pragmáticas de Vuestra Majestad, que todos como enemigos sean detenidos y por tales a V...( 2 ) (roto) sin hacer excepción de personas, porque de otra manera seguirse ha, que un pueblo a respecto de uno fuese de guerra y respecto de otro fuese de paz, cosa que repugna y parece casi imposible. Lo otro, porque no se puede decir que las tales mujeres y niños no sean, ni entienden, lo que... (roto), ni asisten en la dureza ni maldades de sus maridos y padres, porque antes y en contrario. Y así se ha visto... (roto) de poca edad... (roto) y ayudar a destruirnos y traerles comida mientras estaban flechando ellos y tener... (roto) habidos y otras muchas y diversas traiciones, cuanto más que a lo que cesase, que no cesa éste, (es) un caso de derecho de donde unos pagan por otros. Lo otro, porque ponen más ánimos a los soldados... (roto) te de guerra, para conquistar y allanar la dicha provincia, que se les den de los pueblos de guerra todos por esclavos, y de que... (roto), así los que vinieron con el dicho adelantado como los que estaban y residían en la dicha ciudad, han desmayado y caído en tanto... (roto) gana de hacer entradas, que muchos se hacen malos y otros muchos más piden licencias para se ir y ausentas de la dicha provincia... (roto) y si el dicho adelantado con ruegos y otras maneras (no) se hubiera dado maña para detenerlos, toda la mayor parte de la gente que metió por mandado de Vuestra Majestad en la dicha provincia, se le habrían vuelto. Lo otro, porque no se puede decir, que ya se dan por naborías y que así sigue provecho a los dichos conquistadores, porque como las que son naborías no se dan sino por el habilidad de los que las tienen ni se les de nada por haber las dichas naborías  y que asi sigue provecho a los dichos conquistadores, porque como las que son naborías no se dan sino por el habilidad de los que las tienen, y los que residen en las dichas Indias, por la mayor  parte, no viven ni están de asiento para en ellas vivir los días de su vida, no tienen ni se les de nada por haber las dichas naborías, especialmente que no se pueden sacar de la tierra; cuanto más, que las dichas naborías no se dan por (ser) conquistadores, sino a voluntad del gobernador o del protector de los indios. Lo otro, porque siendo las dichas mujeres y niños esclavos, en caso que son de guerra, el dueño de ellas, como  cosa suya propia, rézales y adminístrales en la fe y en las cosas de ella y teniéndolos como a hijos,  lo cual todo cesa cuando son naboías. Porque como no son suyas, ni las pueden sacar de la tierra, no se curan de mostrarlas en las cosas dde nuestra fe, y así se ve por experiencia. Lo otro, porque todos los indios de esta provincia son mñas perversos y (de) dañada intención y condición que otros ningunos de tierra Firme; ésta es cosa notoria y por tal lo alego. Lo otro, porque las mujeres y muchachos en la dicha provincia on los que hacen la hierba que ponen en las flechas, para los cristianos, y así tienen tanta culpa y causa como los varones. Lo otro, porque la dicha provisión acordada no se ha guardado jamás en la dicha provincia, antes todos así varones como mujeres y niños, como fuesen de pueblos de guerra, los han dado por esclavos. Por las cuales razones pido y suplico  a Vuestra Majestad, revoque la dicha provisión en cuanto a lo suso dicho, y dé licencia para que todos los indios como sean pueblos de guerra, se den por esclavos, puesto que sean mujeres o niños, y en todo mande Vuestra Majestad hacer, según pedido, para todo lo cual imploro el Real oficio de Vuestra Majestad y pido justicia.

Siguen las firmas y rúbricas de los peticionarios. ( 1536?)

(Friede, Documentos, IV, pag. 45-48)

Fuente

FRIEDE, JUAN, Colección de documentos inéditos para la Historia de Colombia (1509-1550). 10 Vols. (Bogotá, 1955-1960).


2 Documento muy deteriorado.

Comentarios () | Comente | Comparta c