9. REAL CEDULA POR LA CUAL, CON REFERENCIA A LO CAPITULADO CON DIEGO DE NICUESA Y ALONSO DE HOJEDA, Y AL NOMBRAMIENTO DE AMBOS POR CUA­TRO AÑOS PARA GOBERNADORES DE VERAGUA EL PRIMERO Y DE URABA EL SEGUNDO, DEBIENDO SER TENIENTE SUYO JUAN DE LA COSA, SE RATIFICA EL NOMBRAMIENTO A HOJEDA.

Doña Juana, por la gracia de Dios, etcétera. Por cuanto en cierto  asiento quel Rey mi señor e padre mandó tomar con Alonso de Hojeda, e con vos Diego de Nicuesa, que es por nuestro mandado al golfo e tierras de Urabá e Veragua, que es a la parte de la tierra firme, está un capítulo fecho en esta guisa. Para lo cual vos hacemos a vos los dichos Diego de Nicuesa e Alonso de Hojeda, nuestros capitanes de los navíos e gente que en ellos fueren y en los dichos asientos e otras partes de la tierra firme, en esta manera; a vos el dicho Diego de Nicuesa en la parte de Veragua y el dicho Alonso de Hojeda en la parte de Urabá, con tanto que el dicho Alonso de Hojeda haya de llevar e lleve por su lugarte­niente de capitán a Juan de la Cosa, sea nuestro capitán en su nombre,  e donde estoviere sea teniente, estando todavía debajo de su obediencia; e por esta forma vos damos nuestro poder complido e juresdicción cevil  e criminal con todas sus incidencias e dependencias, anexidades e conexidades por el dicho tiempo de los dichos cuatro años, quedando la apela­ción de todo para ante el nuestro gobernador ques o fuere de la dicha  isla Española, e mando a todas las personas que en los dichos navíos  fueren, e a cada uno dellos, que como a tales nuestros capitanes vos obedezoan e vos  dejen e consientan usar el dicho oficio e juredición.

Por ende, cumpliendo lo que así fué asentado, e entendiendo ser asi complidero a servicio de Dios e nuestro, e a la ejecución de la nuestra justicia, e a la paz e sosiego e buena gobernación de las dichas tierras, nuestra merced e voluntad es que vos el dicho Alonso de Hojeda tengáis por Nos la gobernación e capitanía de la gente que fuere en los navíos que estovieren en los asientos e logares que se hicieren en las dichas tierras de Urabá por el dicho tiempo de los dichos cuatro años con los oficios de justicia e juredición cevil e criminal, según que en el dicho capítulo se contiene, e quedando la apelación de todo para ante dicho nuestro gobernador ques o fuere de la dicha isla Española, e que podáis usar e uséis del dicho oficio por vos e por vuestro logarteniente, según que en el dicho capitulo se contiene; e por esta mi carta, o por su traslado signado de escribano público, mando a todas e cualesquier  personas que en los dichos navios fueren e en la dicha tierra e asientos que hobiéredes de hacer en la dicha de Urabá por el dicho tiempo,  ja, vos hayan e tengan por nuestro capitán e gobernador de todo ello, e vos tejen e consientan libremente usar y ejercer el dicho oficio, e ejecutar la nuestra justicia en la dicha tierra por vos e por vuestro lugar teniente e podas oír, e librar, e determinar, e oyáis, e libreis e determineis todos los pleitos e causas así cevíles como criminales que en las dichas partes se movieren por el dicho tiempo, e podáis llevar e  lleveis vos, o vuestro lugarteniente, los derechos e salarios a los dichos oficios pertenecientes, según e por la forma e manera que hasta aquí se han llevado e llevan por el nuestro gobernador de la dicha isla Española, e podáis hacer cualesquier pesquisas en los casos del derecho permimos e todas las otras cosas al dicho oficio pertenescientes que  vos enbendáis que a nuestro servicio e a la ejecución de la justicia  cumpla; e que para usar los dichos oficios, e cumplir e ejecutar la nuestra justicia todos se conformen con vos, e vos fagan dar todo el favor e ayuda que les pidieredes e menester ovieredes conforme al dicho capiatulo que te suso va encorporado, e que en ello, ni en parte dello, embargo ni contrario alguno vos non pongan ni consientan poner, que yo  por  la presente vos recibo, y he por recibido al  dicho oficio e al uso y ejercicio del, e vos doy poder cumplido para lo usar e ejercer e cum­plir e ejecutar la nuestra justicia en las dichas partes de Urabá por el dicho tiempo en la forma suso dicha, con todas sus incidencias e dependiencias, anexidades e conexidades; e asimismo, vos mando que las penas pertenescientes a nuestra cámara e Fisco que vosotros e vuestro lu­garteniente condendredes e pusidredes, que las ejecutéis e hagas entragar a Miguel de Pasamonte, nuestro tesorero general de las islas Indias e tierra firme del mar Oceano, o a quien su poder oviere, e los unos nin los otros no fagades, ni fagan ende al por alguna manera so pe­na de la mi merced, etc.

Dada en la ciudad de Burgos a nueve de Junio de quinientos ocho años. YO EL REY: E yo Lope Conchillos, secretario de la Reina nuestra señora, la fice escribir por mandado del Rey su padre. Acordada del obispo de Palencia. Licenciatus Ximénez.

(Fernandez de Navarrete, II, pag, 79-80)

Fuente

FERNANDEZ DE NAVARRETE, MARTIN, Colección de los viajes y descubrimientos que hicieron por mar los españoles desde fines del siglo XV. 5 Vols. (Biblioteca de autores Españoles, Madrid, 1943-1948).

Comentarios () | Comente | Comparta c