2. REAL PROVISION. VALLADOLID, 4 DE JUNIO DE 1543

Don carlos por la diuina clemencia emperador samper augusto rrey de a­lemana doña juana su madre y el mismo don carlos por la gracia de dios rreyes de castilla de leon de aragon de la dos secilias de iherusalem de nauarra de granada de toledo de valencia de galizia de mallorcas de seuilla de cerdeña de cordoua de corcega de murcia de jaen de los algarues de algezira de gibraltar de las yslas de canaria de las yndias yslas e tie­rra firme del mar oceano condes de barcelona señores de vizcaya e de molina duques de atenas y de neopatria condes de rruysellon y de cerdania marqueses de oristan y de gociano archiduques de austria duques de borgoña y de brauante condes de flandes e tirol etc. al yllustrisirno principe don felipe nuestro muy charo e muy amado nieto e hijo y a los ynfantes nuestros nietos e hijos e al presidente e los del nuestro consejo de las yndias e a los nuestros visorreyes presidentes e oydores de las nuestras abdiencias de las dichas nuestras yndias yslas e tierra firme del mar oceano e nuestros gouernadores alcaldes mayores e otras nuestras justicias dellas y a todos los concejos justicias rregidores caualleros escuderos officiales y omes buenos de todas las cibdades villas y lugares de las di­chas nuestras yndias yslas e tierra firme del mar oceano descubiertas y por descubrir y a otras qualesquier personas capitanes descubridores y pobladores y vezinos y abitantes y estantes y naturales della de qualquier estado calidad y condicion y preheminencia que sean asi a los que agora soys como a los que fueren de aqui adelante y a cada vno y qualquier de vos a quien esta nuestra carta fuere mostrada o su traslado signado de escriuano publico o della supieredes en qualquier manera salud y gracia bien saueis o deveis saber que nos aviendo sido ynformados de la nescesidad que avia de proueer y ordenar algunas cosas que convenian a la buena gouernacion de las dichas yndias y buen tratamiento de los naturales dellas y administracion de nuestra justicia con mucha deliberacion y acuerdo mandamos hazer sobre ello ciertas ordenancas de las quales en la cibdad de barcelona a veynte y dos dias del mes de noviembre del año pasado de mill y quinientos y quarenta y dos años fue dada nuestra carta y prouision rreal firmada de mi el rrey y porque despues aca ha parescido ser nescesario y conviniente declarar y añadir algunas cosas en algunas de las dichas ordenancas y acrescentar otras de nueuo mandamos a los del dicho nuestro consejo de las yndias tratasen y platicasen la prouision y orden que en ello se debria dar los quales aviendolo diversas vezes tratado y conferido muy particularmente y conmigo el rrey consultado fue acordado que cerca dello deviamos mandar proueer y ordenar las cosas que de yuso seran declaradas las quales queremos y mandamos que se yncorporen con las dichas ordenancas que de suso se haze mencion y que de aqui adelante sean guardadas cumplidas y executadas por leyes ynviolablemente con las decla­raciones y adiciones en esta nuestra carta contenidas //

Primeramente por vn capitulo de las dichas ordenancas esta mandado que porque en la nueua españa ay algunas personas que son de los primeros conquistadores y no tienen rrepartimiento ninguno de yndios que el presiden­te e oydores de la abdiencia de la dicha nueua españa se ynformen de las personas desta calidad y les den en los tributos que ovieren de pagar los yndios que se quitaren conforme a lo contenido en las dichas ordenancas lo que les paresciere para la sustentacion y onesto entretenimiento de los dichos primeros conquistadores que asi estan sin rrepartimiento y por otro capitulo de las dichas ordenancas mandamos que los nuestros visorreyes presidente e oydores de las dichas nuestras abdiencias de las dichas nuestras yndias prefieran en la provision de los corregimientos y otros aprovechamientos qualesquier a los primeros conquistadores y despues dello a los pobladores casados siendo personas abiles para ello e que hasta que estos sean proveidos como dicho es no se pueda proveer otra persona alguna y porque somos ynformados que en la dicha nueua españa ay algunos hijos de los primeros conquistadores que no solamente no tienen yndios pero quedaron pobres y no tienen de que se sustentar y a cabsa que por las dichas ordenancas mandamos que la dicha sustentacion y onesto entretenimiento se den a los primeros conquistadores que estouieren sin rrepartimientos y que estos prefieran en la provision de los corregimientos y otros aprovechamientos qualesquier los quales siendo muertos no se podria executar en los dichos sus hijos la merced que mandamos hazer a sus padres declaramos y mandamos que con los hijos de los primeros conquistado­res de la dicha nueua españa que no tovieren rrepartimiento de yndios y quedaren pobres siendo de legitimo matrimonio nascidos se verifique en ellos los dichos capitulos como se hiziera en sus padres sy fueran viuos y que a estos tales theniendo abilidad y hedad el nuestro visorrey que es o fuere de la dicha nueua españa les dee y provea de corregimientos y otros aprouechamientos en ella y a los que destos // no tovieren hedad para ello les den de los dichos tributos que pagaran los dichos yndios que ansi se quitaren lo que les paresciere para con que se crien y sustenten.

       Otrosi porque somos ynformados que los españoles que tienen rrepartimientos de yndios en la nueua españa no rresiden en las provincias y par­tes donde tienen los yndios porque algunos que tienen yndios en la provincia de la nueua galizia y en la provincia de panuco y en otras partes donde hay gouernadores nuestros se vienen a vibir a mexico y a otros pueblos de las dichas provincias ordenamos y mandamos que de aqui adelante qualquier persona que toviere yndios encomendados en vna provincia rresida en ella y que si se absentare sin expresa licencia nuestra o de nuestros visorreys y abdiencia les sean quitados todos los yndios que ansi tovieren en la provincia de donde se absentaren y se pongan en nuestra corona rreal.

       y porque nos siendo ynformados que vna de las cosas en que los yndios y naturales de las dichas nuestras yndias rresciben agravio de las perso­nas que los han tenido y tienen encomendados ha sido en pedilles y llevalles mas tributos de los que ellos podian buenamente pagar por nuestras provisiones proveymos y mandamos que ante todas cosas se hiziese la tasacion de lo que los dichos yndios de ay adelante devian pagar ansi de los que estan en nuestra cabeca y corona rreal como los que estan encomendados a otras personas particulares y como quiera que esto se ha effectuado en la nueua españa no tenemos rrelacion que se haya fecho en el peru ni en otras provincias por ympedimientos que se han ofrescido. Por ende encargamos y mandamos a los nuestros presidentes e oydores de las dichas quatro abdiencias cada vna en su distrito y jurisdicion que luego se ynformen de lo que buenamente los dichos yndios pueden pagar de seruicio o tributo sin fatiga suya ansi a nos como a las personas que los touieren en encomienda y teniendo atencion a esto les tasen los dichos tributos // y seruicios por manera que sean menos que lo que solian pagar en tiempo de los caciques y señores que los tenian antes de venir a nuestra obediencia para que conozcan la voluntad que tenemos de les rrelebar y hazer merced y ansi declarado lo que deven pagar hagan vn libro de los pueblos y pobladores y tributos que ansi señalaren para que los dichos yn­dios y naturales sepan que aquello es lo que deven e han de pagar a nuestros oficiales y a los dichos encomenderos a los quales dichos nuestros oficiales y personas que en nuestro nombre tovieren cargo de la cobranca de los dichos tributos y a las otras personas que los tovieren encomendados y por ellos los ovieren de rrescibir y cobrar mandamos que aquello cobren y no mas y para que en esto haya la rrazon y claridad que conven­ga y no pueda aver fraude en lo suso dicho mandamos a las dichas nuestras abdiencias que de la tasacion de tributos que ansi hizieren dexen en ca­da pueblo lo que a el tocare firmado de sus nombres empoder del cacique o          principal del tal pueblo avisandole por lengua o ynterpetre de lo que en el se contiene y otra copia dello den a la persona que oviere de aver y cobrar los dichos tributos y de mas dello hagan vn libro de toda la dicha tasacion el qual tengan en la dicha audiencia y embien ante los del nuestro consejo de las yndias vn traslado del.

        yten teniendo como tenemos a los naturales de las dichas nuestras yndias yslas y tierra firme del mar oceano por nuestros vasallos libres como lo son los destos nuestros rreynos ansi personas y bienes y nuestra yntincion y voluntad es que ansi se haga. Por ende ordenamos y mandamos que los dichos yndios y naturales de las dichas nuestras yndias sean muy bien tratados como vasallos nuestros y personas libres como lo son ansi por las nuestras justicias factores y oficiales que en nuestro nombre cobraren los tributos dellos y otras qualesquier personas que los touieren encomendados como por todos los otros nuestros subditos y naturales y po­bladores que a las dichas nuestras yndias han ydo y fueren que no les hagan mal ni dapño en sus personas y bienes ni les tomen // contra su volun­tad cosa alguna ecepto los tributos que les estan o fueren tasados conforme a nuestras provisiones y ordenancas que sobre la dicha tasacion estan dadas o se dieren so pena que cualquiera persona que matare o hiriere o pusiere las manos ynjuriosas en qualquier yndio o le tomare su muger o hija o hiziere otra fuerca o agrauio sea castigado conforme a las leyes destos rreynos y a las prouisiones y ordenancas por nos hechas cerca de lo suso dicho.

         yten que ningund español que toviere yndios encomendados sea osado a llevar tributo alguno dellos syn que primero sea moderado y tasado por nuestros visorreys y abdiencias y otras personas que para ello por nos o por los dichos visorreyes y abdiencias fueren diputados lo que oviere de llevar y hecha la tasacion no sea osado ningund español direte ni yndirete por si ni por otra persona por cabsa ni color alguna avnque diga que los yndios ge los dieron de su voluntad ni por rrescate o en rrecompensa de alguna cosa que se les dio de llevar cosa alguna mas de lo que fuere tasado so pena que por qualquiera caso de los suso dichos por el mismo hecho sea privado de los dichos yndios y se pongan en nuestra corona rreal y en el proceso y execución de lo suso dicho se proceda solamente la verdad sabida rremota toda apelacion Pero bien permitimos que cosas de comer y beuer y otros mantenimientos nescesarios lo puedan comprar de los dichos yndios pagandoles su justo precio como ge lo pagaria otro español estraño y que lo mismo guarden los nuestros oficiales en los tributos que han de cobrar de los yndios que estan en nuestra corona rreal so pena de perdimiento de sus officios y mas que lo buelvan con el quatro tanto para nuestra camara.

        y porque nos tengamos entera noticia de nuestra hazienda mandamos que los nuestros oficiales de todas las nuestras yndias yslas y tierra firme del mar oceano nos embien en fin de cada vn año vn tiento de cuenta de su cargo de todo lo que ovieren rrecibido y cobrado aquel año ansi de nues­tros quintos y rrentas de almoxarifadgo como de los tributos que rrecibieren de los yndios que estovieren en // nuestra cabeca y de las penas de camara y otras cualesquier rrentas y derechos nuestros poniendo muy clara y especificadamente lo que de cada cosa ay y queda en nuestra arca de las tres llaves y que ninguna cosa dello este fuera de la dicha arca y que de tres en tres años embien a la casa de la contratacion de seuilla la cuenta por entero y particular de todo lo que fuere a su cargo de aquellos tres años poniendo en ellos el cargo y dacta y rresolucion della porque de lo contrario nos ternemos por desservidos y lo mandaremos castigar con todo rrigor y encargamos y mandamos a los nuestros presidentes e oydores de las dichasnuestras abdiencias que tengan muy particular cuydado de que los dichos nuestros oficiales que rresidieren en las yslas y provincias de sus distritos hagan y cumplan todo lo suso contenido y de nos avisar de los que no lo hizieren.

Las quales dichas declaraciones y ordenancas en esta nuestra carta conthenidas y cada vna cosa y parte dello queremos y mandamos que sean guardadas cumplidas y executadas ynviolablemente y que tengan vigor y fuerca de leyes corno si fueran hechas y promulgadas en cortes y vos mandamos a todos y a cada vno de vos en los dichos vuestros lugares e jurisdiciones segun dicho es que con mucha diligencia y especial cuydado las guardeys curnplais y executeis y fagais guardar cumplir y executar en todo y por todo como en ellas y en cada vna dellas se contiene y contra el tenor y forma de lo en ellas contenido no vayais ni paseis ni consintays yr ni pasar agora ni en tiempo alguno ni por alguna manera y para que sean me­jor guardadas y cunplidas y mas publico y notorio a todos mandamos questa dicha nuestra carta sea ymprimida al pie de la dicha nuestra provision y ordenancas porque ninguno pueda dello pretender ygnorancia e los vnos ni los otros no fagades ni fagan ende al por alguna manera so pena de la nuestra merced e de cient mill maravedis para nuestra camara dada en la villa de valladolid a quatro dias del mes de junio de mill e quinientos e quarenta y tres años.

El principe [ rubricado ]

Yo joan de samano secretario de sus cesareas y catholicas magestades la fize escreuir por mandado de su alteza.

        

         [ Hay una rúbrica ]

 

 

 

Registrada    

ochoa de luyando   

[ Rúbrica ]  

 

 

por chanciller

ochoa de luyando

[ Rúbrica ]

 

 

 
Fray garcia cardinalís

hispalensis     

[ Rúbrica ] 

 

 

 Episcopus Conchensis.

 [ Rúbrica ]     

 

 

 
El Doctor 

Bernal 

[ Rúbrica ]  

 

 

El licenciado gutierrez

velasquez  

[Rúbrica] 

 

 

El licenciado

salmeron

 [Rúbrica ]   

 

 

Declaracion de algunas de las ordenancas que se hizieron para el buen gouierno de las yndias y buen tratamiento de los naturales dellas.


2. RECEPCION DE LAS LEYES EN CARTAGENA.

Carta del obispo de Cartagena al Rey, sobre la recepción de las Nuevas Leyes en la gobernación (4 de abril de 1544)

Sacra Cesárea Católica Majestad.

Postrero de marzo de quinientos y cuarenta y cuatro me dieron un envoltorio en que venían las leyes que Vuestra Majestad ha mandado nacer para las Indias, luego se pregonaron; y como en este lugar ahora no hay teniente ni gobernador, viendo yo que no se guardaban, llamé a un alcalde y delante de un escribano le avisé de ello y le dije que hiciese que se guardase lo que se había pregonado. Porque Vuestra Majestad a mi no me manda más de que avise a la justicia que aquí estuviere, han me dicho que han suplicado. Vuestra Majestad debe hacer toda la merced que se sufriere, porque los de este lugar están robados y todos los más muy pobres y no muy bien conmigo por esto que dije al alcalde......... De Carta­gena en las Yndias, a cuatro de abril de 1544.

 

Los pies de Vuestra Majestad besa.

Fr. Francisco, Episcopus Cartaginensis.

AGI. Audiencia de Santafé, leg,

228, fol. 1.
 

 

REGRESO AL

INDICE

 

SIGUIENTE

SIGUIENTE

 

Comentarios () | Comente | Comparta c