NOTTA 101.

Estta noche a las ocho de ella llegó un Cabo a darme partte aber encontrado en el Puertto una varquettilla con una mujer moribunda y un Zanbo, a los que mandé ymediattamte. trajesen a mi presencia, lo que fue efectuado preguntté al Zanbo a q. asuntto traia aquella mujer. Me respondió que pa. que se confesara, pa. morir como cristiana. Le repliqué que con quién. Me respondió: Paire mio, con qualquiera; si su mrd. no estubiera aquí como Paire mio, enttonces todos son buenos. Nosottros como no tenemos Paire, quando esttamos pa. morir nos confesamos como cristianos con ottro de nosottros. Yo como esttaba con estta mujer mucho tpo. por eso no la he confesado y por eso la traigo pa. q. confiese como cristiana con ottro qualquiera.—Considerando q. aquella locura seria de ser un onbre vorracho y parecerme ser inposible subcedieran semejantes varvaridades, mandé rettirar aquel onbre y viendo a la mujer q. cuasi espiraba, la confesé y fue la prima confesion que hizo desde que nació. Después mandé darle substancias y disponer el ornamtto. pa. celebrar el dia sigte. y darle el veattico y Stto. Olio, y para que consste lo anotto y firmo de que certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 102.

Estta noche de ella a las diez, no pudiendo sosegar con el dho de aquel Zanbo, mandé llamar barios de los mas viejos de aquel sittio pa. informarse de lo ciertto. Me respondieron ser verdad; q. todo el tpo. que ellos avittaban en aquellos monttes esas eran las confesiones q. acian quando se esttaban muriendo y q. avian subcedido varios pasajes orrorosos con mujeres, como era los confesores acabar a las moribundas en actto carnal; como se avian cojido algunos y que adbirtiendoselo a los Juezes tantto Eccos. como seculares, no avian echo caso. Mejor me hubiera balido no aber querido inquirir porq. si anttes me aliaba pensattibo el restto de la noche no podia sosegar, y pa. q. constte lo anotto y firmo de q. certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 103.

A las quattro de la mañana del sigte. dia mandé llebar con todo cuidado en silla de manos a la enferma a el sittio donde se le avia de dar el veattico y Estrema unción y junttamte. mi baul de ornamto. pa. celebrar, lo que echo y administrandole los Santtos Sacramttos. espiró en mis manos a las seis y tres minutos de la mañana. Mandé llebasen el cadaber a la varqta. donde vino y al Zanbo que la trajo lo llebase en mi conpañia al Majagual pa. darle sepulttura. Pronto hicieron mi mandattto pero el Zanbo con prettextto q. jedería se adelanttaron, en efectto lo puso en execuzon. pero a poca disttancia salttando en trra. dejó la barquetta a disposicion de las aguas q. a poco tpo. me la presentaron. Mandé cojerla y que a mi salida tres de mis vogas la conduciesen adonde tena. mandado, y pa. q. constte lo anotto y firmo q. certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 104.

Salí de estte sittio de Palmaritto a las nuebe de la mañana con el cadaber y los parbulos sin bautismo q. se avian podido junttar. Caminando todo el dia llegué a Majagual a las ocho de la noche, y pa. q. constte lo anotto firmo y certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 105.

El día siguientte veintte y siette a las ocho de la mañana pasé un oficio al Capn. Agrra. Dn. Pedro Monrroy y pa. que con maior pronttittud siguiese las diligencias q. se avian actuado en Palmaritto pa. ymediattamentte remittirselas a el Exmo. Sr. Virrey pa. q. con su constamtto. detterminase lo q. mas conviniese pa.aquellas infelices criaturas, y junttamentte para que en attencion aber suficientte terreno y no tener mas aquel sittio que una calle, por esttar todo cerrado de montte, diese orn, a sus cabos y gentte de su vecindario pa. q. los rozasen con maior prontitud posible pa. q. arreglando aquel terreno pudiesen acer sus avitaciones ttantto las famas, que le avia enttregado como las demas que traería del Palmaritto y sus inmmediaciones que no tubiesen acienda ni atto y solo vivian en aquellos sittíos como bruttos, y pa. que constte lo anotto firmo y certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 106.

En estta ora junttamentte avisé a el Cura pa. que carittattibamentte diese sepultura aquel cadaber, exponiendole lo ocurrido en quantto a los parbulos pa. que no perdiese sus proventtos podrían buscar padrinos en aquel sittio pa. que les pagasen. Dió sepultura al cadaber como a las nueve y meda. de la mañana y siguió a la informazon. de los parbulos la que echa me declaró ser todos naturales y ser los mas de tres, quattro y cinco años de edad; solo quattro q. tendrian seis a siette meses de nacidos y pa. que constte lo anotto firmo y certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 107.

A las onze del día me pasó un recado de espresado el Capittan Agrra. diciendome ya ttenia toda su gentte juntta; q. le hiciese el fabor de llegarme a su casa pa. que mandandoselo obedeciesen su orn, porque aquella gentte esttaba mui.... ya no le ovedecian. En estta ora pasé a la casa morada de dho Juez donde allé cerca de doscienttos onbres de aquel sittio. Le hice leer mi oficio a el Sr. Capittan pa. que informados delantte de mi obedeciesen. Assi se cumplió y obedecieron en aquella ora; y pa. que constte lo anotto firmo y certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 108.

Estta tarde a las tres de ella salí en conpa. de aquellos Juezes Ecco, y secular y el nuebo Juez electo, pa. Sta. Maria Magdalena de Cazeres, intitulado Dn. Ant°. Victoria y Sierra, y un Capittan rettirado llamado Dn. Franzco. Sottelo, a ber los trabajos de la gentte en la limpia de dho terreno y viendo en el varios concabos en el menzionado terreno, siendo admirable para la fundacion, mandé separasen un trozo de aquella gentte como de veintte honbres, y q. en vatteas de las arenas de las plaias del rio llenasen aquellos oyos y Zanjas descubierttas, como los que fueran descubriendo; el restto de este dia abrieron el terreno de quattrocientas varas de largo y treintta de ancho dettras de la unica calle que en estte sittio ay; y pa. que conste lo anotto firmo y certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 109.

El dia siguientte viente y ocho, pa. que con mas pronttitud abriesen camino, di orn, a mis cabos pa. que con la gentte de mis enbarcaciones en trozo apartte fueran al trabajo de los del sittio, lo que vistto por aquel Capittán mandó por una baca q. ttenia en su casa la mattasen pa. comida de ellos. No desprecié estte agasajo, pero si mandé que de los onbres de mi ausilio saliesen dos ottros en una barquetta y q. conprasen en ttodas las esttancias mas ymedtas. de planttaro y q. conprasen lo q. alli cupiesen ttanttos verdes para las ollas como maduros pa. comer; a los resttanttes que hiciesen fogones, destrozasen la res y añadiendoles junttamte. a sus ollas un cattabre de Puerco. Llegada la varqta. con los planttanos, mandé que con quatro arrobas de carne salada y dos arrobas de Puerco la presenttasen al Capn. Agrra. pa. su gentte y que al fin de la tarea fuesen a mi casa a refrescar, como tanvien que aquel día me hiciese el onor de acompañar a la mesa, y pa. que constte lo anotto firmo y certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 110.

No ocurrió ottra cosa partticular en estte dia; el dia sigte. veintte y nuebe con los dos acompañados fue a registtrar el plano ya linpio, el que con la ayuda del dho Dn. Franco. Sottelo y Dn. Juan Antto. Victtoria, arreglé aquel dia cientto y diez y seis casas y di a los que lo avia traido sus respecttibos sittios, con orn. que en el termino de quinze dias avian de aber sacado varazon, vigueria, palma y demas correspondtte. y de lo contrario irían al marttinette de Carttagna. por ttoda su vida, y pa. q. constte lo. anotto y firmo.

Palacios de la Vega

NOTTA 111.

Estta tarde a las cinco de ella vinieron avisar que esttaba un chasq. de Palmaritto aguardando porq. ttenia que communicarme ciertto asuntto. Fui al puertto; allé ser dos mulattos que venian a suplicarme le dijese al Cura fuera a dar el Stto. Olio a su Erma. que esttaba muriendo. Asi lo hice y me expresó esttar algo enfermo, a lo que respondí q. si gusttaba iria ha administtrarla y confesarla si podia. Pronttamtte. me dijo que si, donde conprobé la verdad de aquellos infelices; mandé disponer imediattamte. una barquetilla a la lixera, con seis onbres. En aquel puntto salí que ya esttando como una legua pa. llegar a dho sittio, me asalttó un violento frio y quiriendo bolber attras los vogas no lo permittí. Mandé siguiesen a dho sitio que llegué a  el como a las nuebe de la noche todo trabado. En estta disposicion mandé me llebasen enttre quattro a la casa de la enferma, donde por esquisittas diligencias q. hize pa.que se confesare ni aun me aprettase la mano, por esttar privada, la absolbí sub condicione y mandé me llebasen a la casa que anttes avia sido mi morada donde a poco tpo. me entró una furiosa calentura q. me posttró. Era la huna de la noche quando me trajeron a la moribunda pa. que le diese el Stto. Oleo. No obsttantte de no poderme mover en la cama, hize me incorporasen y me visttiesen del mejor y mas prontto modo q. pudiesen. Le puse el Santo Oleo y allí espiró. Mandé que en aquel puntto la llebasen al sittio del Majagual y pensando seria algun resfrio la causa de aquella calentura, bolbí a la cama, y pa q. constte lo anotto y firmo q. certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 112.

El día siguientte vinieron los vecinos de Palmaritto a ber a la disposicion en que esttaban sus diligencias y quando se remittia el chasqi. a su Exa., que ellos se obligaban al costo. Aunque no esttaba para responderles porque avía amanecido con la calentura mas acrecenttada, mandé fuesen por las diligencias que esttaban en poder de Dn. Pedro Monrroy pa. del mejor pudiera despacharlas y remsttirlas a su Exa. Muy alegres hicieron chasqui al Majagual; en aquel día propio bolbieron con las diligencias, las que en estta noche aunque con la grabedad de mi enfermedad despaché y entregué a Dn. Antonio Sanpayo pa. q. las dirigiese a manos de S. E., y pa. que constte lo anotto y firmo de que certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 113.

El treintta enttre ocho y nuebe de la mañana reciví un chasqui de Dn. Blas Josef de Prados, cura vicario del sittio del Algarrobo, suplicandome pasase sin dilacion a él, tantto pa. acredittar su oveda. a tan venerados y superiores precepttos, como para que le reuniese toda su feligresia q. esttaba dispersa en el rio de Cauca y ottros dibersos sittios, como tanvien darme notticia de muchos discolos y rebeldes que eran causa de q. todo su vecindario estubiese disperso sin oveda. a la Corona ni Iga. Contestté (el) oficio diciendo que si Dios por su infinita misericordia me daba alientto, prestto pasaría a obedecerle y favorecerle; q. en la presentte ocasion me allaba mui enfermo y pa. q. constte lo anotto firmo y certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 114.

El día siguientte primero de octubre, viendo ni minoraba la calentura y q. cada bez iba descadeciendo la naturaleza, considerandome con un fuertte tabardillo, mandé me sangrasen a que me respondieron q. allí no avia ni en ttodos aquellos sittios, ni Zirujano, ni medico, ni barbero, ni botticario ni medicina alguna pero q. avia un onbre q. savia sangrar. Mandé lo llamasen imediattamte., el q. vino, y mandé hiciese la operazon. Sacó una piedra de... y pidiendo un poco de aga. se senttó en el suelo pa afilar el instrumto. de la sangría q. era un clabo de meda. tabla q. decía se le avía desconpuesto por sangrar a un Negro conpañero suio. Viendome en estte aprietto y q. de no sangrarme consideraba mi muertte, enttreguéle el brazo pa. la operacion el q. me attó con un pedazo de majagua, concha de un árbol, q. pensé q. astta el hueso ronpia. Al fin hizo su sangria, despues de quattro clabaduras q. en los intermedios de una a ottra daba filos al insttrumtto., y pa. q. conste lo anotto firmo y certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 115.

No tteniendo mejoría despues de la dilattada sanga, mandé me hiciesen ottra ponttamentte, al Amanecer el dos de octbre. Pero estta se hizo por el mismo sangrador y una punta de navaja que me dejó vien sangrado, pues desde aquel día enpezó a ceder la calentura y por consigte. a tener algun alibio, y pa. que constte lo anotto y firmo de q. certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 116.

El tres a las nuebe de la noche me llebaron una veza. del Palmaritto, mujer de edad de veintte años, a ttodo rigor, que aquel propio dia avía esttado en casa a saver como esttaba, en una escalera tendida pa. confesarla; q. la avía dado un accidte. Mandé q. en la mejor suertte q. pudieran la enttrasen en la avittacion y la pusiesen arrimada a mi cama pa. desde allí confesarla en el mejor modo posible. Apenas enpezó su confesion quando, dando un suspiro, entregó su alma al Criador. Mandé la llebasen al Majagual. Aq. me respondieron q. no tenia pa. pagarle al Cura sus dros., ni alli tenía parienttes; q. la enterrarían en el montte como a ottros avian enterrado. La que al punto mandé aparejar mi varqta. pa. q. la condujesen a dho sittio, dandole notticias a el Cura de ser una mujer tan sola q. ni aun parienttes ttenia que pudisesen salir al pago; todo se efecttuó, y pa. q. constte lo anotto y firmo de que certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 117.

El quattro a las doze del dho día leggó un chasqui de Zaragoza de Dn. Josef Escobar, vezno. de aquella ciudad, con un Indio Stta. feño preso con un par de grillos, suplicandome lo remittiese a la Carolina o adonde tubiese por convte., de los Presidios, porque avia solicittado a una hija suia. Viendo tan grabe ignorancia, respondí a dho Señor no ser yo Juez compettentte para senttencías, ni mis orns. se excedían a ello; que si el Indio avía solicittado a su hija, seria de la accepttazon. de ella; que no eran asunttos de mi incumbencia y q. mas devia sepultarlos que darles a el publico. Mandé se bolbiesen a llebar a el Indio. No quisieron los porttadores y mandé darle libertad, y pa. q. constte lo anotto y firmo q. certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 118.

El día cinco a las quattro de la tarde vino una mestiza de Indio, como de edad de unos quarentta años, con una muchacha su hija, de edad de doze o treze años, diciendome que mirase como la avia puestto el Sr. Valdovino. Preguntté q. le avía echo, no aviendo obserbado lo mas minimo. Me dijo q. la avía sacado afuera y que con el machette desenbainado la amedranttó; que la forzó y q. no le avía dado nada depues de ser un onbre tan grande y aquella muchachitta tan chica. Enttonces reparé y la vi inundada de sangre. Mandé llamar el Tente. Capn. Agrra. para que se inttelijenciase de aquella demanda y procediese. Vino y al oir avía sido el delinquente Baldovino, le dijo a la mujer q. era una enbustera y con grande seño se fue, y para que constte lo anotto y firmo de que certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 119.

El día seis, como a las siette de la mañana, me dieron notticia de andar un negro de mi servicio bendiendo la ropa de mi huso y regalando pans. y ottras alajas ha aquellas mujeres y q. la noche antes lo avían querido mattar y junttamte. que mi Maymo. andaba con una esclaba de Dn. Salbador Serrano y, segun presumía estte indibiduo aunque no ttenia certteza, con su propia mujer, porque decía que desde que avía hido a su casa aquel onbre, su mujer no le acia caso, y que procurase quantto anttes quíttar aquellos dos del medio no subcediera alga. aberia. Viendome ttan enfermo mandé previniesen mis enbarcaznes. para el día siguientte, con ánimo de irme en ella al sittio de Majagual o rettiro por ber si consega. la salud q. tan perdida tenía. En estte día, aun en la cama, hice pesquisa de lo que me avían significado. Allé ser verdad todo lo q. del negro decían y en quantto a el Maymo. solo pude saber que el viejo Dn. Salbador Serrano era ya de edad de cerca de settentta años y q. su mujer no acia caso de el que era un onbe. maior y ella una muchacha y q. su esclabo le decía q. la veía ablar con el Maymo. Mandé prender al Negro y q. preso lo llebasen a la varqta. y al Maymo. le adbertí de la queja q. avian dado contra el, no diese lugar a que yo tomase ottra Provida. Estta noche el viejo celoso tumultuó barios de aquel sittio y muchos de algunas envarcaznes. de víveres q. avían echo puertto aquella noche de alli. Hizo el Juez a medida de... a una de aquellos promettiendole dar dineros para q. a meda. noche esttando yo durmiendo enttrasen de golpe, ttodos prendiesen a el Maymo. y amarrasen a su mujer y se la enbarcasen pa. llebarsela. Solo vorracho pudiera estte onbe. aver echo semejantte attenttado q. hicieron conforme lo mandó. Echaron la puertta de la casa avajo (q. tena poco q. echar) por ser de valsa y su llabe un cordel; prendieron a el Maymo. y con ttodo desacatto fueron a la cama del dho Dn. Salbador, la sacaron en camisa, la amarraron como mandó y la enbarcaron así; y yo mirando todo lo q. pasaba sin poderme levanttar de la cama. Ttodo el restto de la noche lo pasé en una conttina. vigilia con tan inesperado subceso, causandome tanvn. admirazon. no huviese concurrido el tente. Capn. Aggra. Dn. Antt°. Sanpayo y pa. q. constte lo anotto y firmo q. certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 120.

El dia siette, aunq. agrabos mis accidte. con lo antte expresado, hize me levanttasen de cama pa inquirir las causas de aquel subceso y sacandome enttre dos a una anttesala me dió un aire que torciendoseme el rostro y brazos caí en trra., por lo q. me bolbieron ottra bez en la cama, donde esttube sin senttido quarentta y ocho oras, y pa. que constte lo anotto firmo y certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 121.

El dia diez ya que podia ablar aunque no claro, mandé llamar aquellos circunbecinos y preguntté por el tente. Capittan Agrra, y causas de aquel alborotto pasado. A que me respondieron que el dho Sanpayo tente. y el que se lebanttó de Juez llamado Dn. Jorge, juntto con el referido Dn. Salbador Serrano esttaban huiendo desde que hicieron el echo; q. el nominado Sanpayo fue el q. instigó a Dn. Salbador Serrano pa que hubiese levanttado la gentte por no aber podido conseguir la mujer y decia era la causa esttar yo alli. Lo mismo declaró una hija propa. de dho Serrno. y yerno, con mas que el Sn.payo la traia tan perseguida que en las salidas que acia su marido se obligaba a ir a dormir fuera de su casa. Con estta relacion q. fue acorde en ttodos, mandé una notticia indibidual aquel Capittan Agrra. pa. que procediese en causa tan ardua como corresponda. La remitti junttamtte. a el negro pa. que lo casttigase; a el Maymo. lo despaché y yo seguí al rettiro a conseguir la salud medte. a esttar alli un medico de partticulares merittos llamado Dn. Alexandro Casttelbondo, y pa q. constte lo anotto firmo y certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 123.

A las doze de la noche llegué al rettiro, tan agrabado que el Medico (tenporal) espiritual y corporal, persuadido no sali de ella sino pa. el ottro mundo, no se separó un puntto de mi. En estte sittio estube astta el diez de novre. q. ya algo resttablecido dispuse la salida pa la consecuzon, de mi obra enpezada. En estte dia como a las tres de la tarde me mandó un recado politico el Cura y vicario pa. que le hiciese fabor de pasar a su casa q. se allaba algo enfermo. Al puntto, asido un paje y el bastton, pasé a ella donde enconttré en conpa. del cittado Padre a Dn. Salbador Serrano, Dn. Estteban Serrano, Dn. Josef Serrano su sobrino, un Sargento de Milicias y ottros barios. No me dejó de causar algun movimto. estte aspectto pero sin darlo a enttender, tomando asientto ymediatto a de el Sr. Vicario y pregunttandole por la salud, obserbé que lebanttandose todos los circunsttanttes en pie, se arrodilló a los mios el Dn. Salbador Serrno. con muchas lagrimas pidiendome le perdonase lo que avia echo, que el no tenia la culpa, que avia sido insisttido de su conpadre Sanpayo. Viendo estta accion, supliqué a los acompañados tomar asientto y sin permittir se levanttase el susodho, le hize ber los delittos tan sumamte. grabes que avia comettido; el prim°. ser caveza de motin traidor a el Rey por aver levanttado Juez a Dn. Jorge; aber ulttrajado mi esttado, onor y reputazon. por aver comettido el attenttado en la propia casa donde yo esttaba, sacando de ella amarrada a su propio consortte como a la mas indigna mujer, q. es el mas orroroso echo q. puede acer un onbre. Despues de la grabe repreension pubca. hice se lebantase diciendole q. por lo q. a mi correspe. quedaba perdonado. Quedandome yo solo con el Cura el que me confesó avia junttado aquel matrim° solo por q. no perdiese su onor y reputazon. aquella pobre mujer q. nunca avia dado el mas lebe mottibo; que publicamte. le dijo ella a su mardo. que si no se acordaba quantas veces la avia dho la sacase de aquel sittio por la persecuzon. de su conpadre, y ottras varias cosas que por no venir ni ser peculiares a mi asuntto no declaro, y para que constte lo anotto y firmo de q. certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 124.

El onze segui viaje, aunque con Tercianas, al Palmaritto, q. llegué el doze a las ocho de la noche, y pa. q. constte lo anoto firmo y certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 125.

El doze di orn, a los Cabos de dho sittio pa. q. junttasen toda la gentte de el, el Sapo y Zapatta, y les diesen orn. fuesen todos a el sittio del Majagual pa.el dia quinze que enpezaba a acer una Mision, y pa. que constte lo anotto firmo y certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 126.

El trece salí de estte sitio pa. el de Majagual, ya con calenturas diarias q. llegé. estte dia a las cinco de la tarde en la maior fuerza de mi calentura, y pa. q. constte lo anotto y firmo de q. certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 127.

El quinze, no obsttantte de esttar enfermo, enpezé a predicar, llebandome en silla de manos a la Iga. y suviendome enttre dos a el pulpitto, sin dejar por esttar por estta obra de attender la fabon. de los ranchos y colocacion de las famas. q. avía traido pa que esttuviesen vajo del son de canpana, y pa. que constte lo anotto y firmo de q. certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 128.

El noveno dia de mis sermones q. prediqué sobre el tema de Ilicitto inimicos besttro, a la puerta de la Iga. se caió un onbre muertto de repentte, diciendo: perdon, perdon. Fue tal la confusion y ttantto q. en ttoda la noche no hubo sosiego; todos abandonaron sus casas, andaban como locos por las calles, grittando y llorando y yncandose de rodillas pidiendose unos a otros perdon. Bolbí a la Iga. con un cruzifixo en las manos q. y al berme me arrebataron en tropel onbres, mujeres y niños. No obsttantte de hir aconpdo. de ottros dos sacerdottes, me quittaron el cruzifixo, me dislocaron un brazo, dando grittos diciendo que los perdonasen. Asi me tubieron ya rendido y esttropeado mas de ora y media sin llegar con los pies al el suelo, sin dejar conttinuamentte de exorttarles y viendo aquel Juez q. peligraba mi vida, con el Cura y ottro sacerdotte y diez onbres enttró a la Iga. ronpiendo gentte astta q. logró quittarme de las manos de aqllos. fieles arrepenttidos y en su conpa. llebarme a la casa del Cura donde toda la gentte me siguió, y no pudiendo ya con mi naturaleza rendida,
supliqué aquellos sacerdottes consolasen aquellos cristtianos q. en estto se pasó toda la noche, y pa. que constte lo anotto y firmo de q. certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 129.

El veintte y cinco a las ocho de la mañana salí a dar una buelta al sittio y ber las casas q. se avian echo nuebas que eran ya ttreintta y nuebe. Era tal el concurso q. avia
concurrido a la Mision de gentte incognitta a aquellos pattricios que no caviendo en sus casas tenian echo ottro nuebo sittio de chozas y quejandose no ttener que comer pa. alimenttarse, supliqué al Capittan Aguerra q. diese orn. a los amos de los attos para que abastteciesen de carnes, a los rozeros de maiz y a los esttancieros de planttanos y pa. que constte lo anotto firmo y certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 130.

A las diez del dia, aviendo vistto el cadaber de la noche anttecedentte insepultto, en conpa. de dos sacerdottes salí por ttodo el sittio pidiendo una limosna para su entierro y sufraxio q. concluí a la una y quartto con una porcion considerable de dinero, la que enttregada al Cura suplique me permittiese yo lo enterrase y conzedió. Todo se efectuó aquella tarde; y pa. que constte lo anotto y firmo de q. certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 131.

Estta noche, viendo la conpuncion de aquellas criaturas, dispuse hiciesen procesion de penittencia, saliendo yo predicando por las calles delantte de las Imagenes que salieron, y cierttamte. me edificaron aquellas criaturas. Concluida la procesion subí al pulpitto y prediqué nuebamte. contta los rebeldes y proterbos q. fue tal la cónfusion y llanto de aquellas criaturas que era preciso acer paradas de mas de quartto de ora. Duró mi sermon astta las diez y quartto de la noche q. ya sin fuerzas y quasi desmayado bajé del pulpitto a los grittos de un onbre confesando sus culpas en voz altta, incado de rodillas a el pie del pulpitto. Al ber estto allí propio en la escalera me sentté y confesé, durando estta obra astta cerca de la media noche y estto sin querer salir las almas de la Iga. queriendo todos lo propio, lo que siendo imposible les supliqué aguardasen a el dia siguientte que en estte y los demas subcesibos les cumpliria sus deseos. Con estta supca., en silla de manos me dejaron hir a la casa del Cura pero sin desanparar ellos la Iga. en toda la noche. A las dos de la madrugada, acostados ya de rendidos los sacerdottes y yo junttamte., pí dar golpes a la puertta y una voz lentta que decia: confesion, confesion. Llamé a el sacerdotte mas ymediatto y viendo no respondia por esttar rendido de sueño, llamando a un paje y tirandome de la cama, salí pero ya quando abrieron las puerttas esttaba difuntto el que la pedia, boca arriba, con los brazos cruzados sobre el pecho. Nadie de aquel sittio conoció aquel onbre. Mandé lo pusiesen en la Iga astta el dia sigte. darle sepulttura, y pa. que constte lo anotto y firmo q. certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 132.

El veintte y seis a las siette de la mañana, con los susodhos ministros eccos.. salí azer la misma obra q. el anttecedte. día pa. enterrarlos, junttamte. q. dispusiesen tunba pa. predicar de animas. Todo se hizo despues de aver junttado una porcion regular de dinero tanttto pa. el enttierro como pa. el funeral. En estta noche despues de finalizdo. mi sermon, concluí mi obra con una procesion y rogattba. por el buen exitto de aquellas almas, tantto de los difuntos como las q. avian aprovechado, y pa. que constte lo anotto y firmo de q. certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 133.

El veintte y siette, viendo la proporcion tan admirabie q. avia para el arreglo de ttanttas almas y q. se perpetuasen en el pasto espiritual viviendo vajo el son de campana, pasé oficio al Capittan Agrra, para q. junttas todas, investtigase las q. no tubiesen domicilio o parttido en sittio algno. y fho me diese notticia, y pa. que constte lo anotto y firmo de que certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 134.

A las doze de dho dia pasó dho Capn. Agrra, a la casa de aquel Vicario y a mi morada, dandome notticia ser mas los vagos y que sin domicilio concurrían a causa de mi mision en su sittio, que los propios avittadores q. en el avia, viendo lo proporcionado de aq. sittio ttantto pa. labranzas, como pa. la salida de sus frutos por esttar en lo mejor del transitto, ttantto p. la ciudd. de Zaragoza como la de Cazeres y Puertto del Espirittu Santto, determiné con consenttimto. de dho Capn. Agrra y mandé que junttase nuebamte. todas las famas. q. declaraban ser incognittas y no tener domicilio, explorasen su boluntad de quedarse en el o elexir cada uno el sittto q. le adactare sin permittir bolbiesen a sus rochelas, y sabidas me diese quenta pa. arrasarlas. A estta mi detterminacion me espresó dho Capn. Agrra, antte mis testtigos y vicario de aquel Sittio q. pa. que tubiese efecto dha orn., porque a el no obedecian, que por mi parte yo explorase la volunttd. de ellos y q. segun su bolunttd. asi obrase. A las dos de la tarde de dho dia hize junttar toda la gentte y declarando la mor. partte querian avecindarse en aquel sittio, obligué a que en el termino de veintte dias tubiesen su maderaje sacado, palma y demas necesario pa. la favon, de sus casas y a los resttanttes q. concluidas sus cónfesiones fuesen remittidos a mi costto a los sittios donde avían de ttener su morada, y pa. q. constte lo anotto y firmo de q. certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 135.

El veintte y ocho se presenttó un mozo llamaso Agustin de Errera, diciendo q. su padre lo andaba buscando pa matarlo porque avia venido a la mision huido. Que era honbre que nunca lo avia vistto confesar ni enttrar en la Iga. ni menos permittia que su madre ni erms. ni demas dependtes. lo hicieran; q. viese de que forma se presentta a su padre q. de lo conttrario no se separaba de mi. Preguntté por la morada de dho su padre y de que sittio eran feligreses. Me respondió vivía en el Caño de Lana y q. su madre, ermanas y ermaos. los tenia mettidos en el montte; que era del sittio del Rettiro segun avía oido conttar a su madre; q. allí juntto a su esttancia avía muchos ranchos de mujeres enttretenidas con muchos hijos de dibersos padres q. tanvien esttaban alli sin tener aberes ningo.; y q. en otro caño q. salia a La Mojana alli ymedto, avía ottras genttes de propio modo de vivir, y pa. que constte lo anotto y firmo de q. certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 136.

El veintte y nuebe reciví un chasqui del Cura Vicario del sittio de Sn. Jsph. de Ojo Largo, dandome notticia de no aver podido, en ttodo el tpo. de su curatto q. era de cattorze años, ni por fuerzas ecccas. ni por justicias seculares, reunir ni menos fundar sus feligreses que se allaban arrochelados en el rio de Cauca y sittios llamados Perico, Corrales, Panseguitta y Musanga, con el peligro conttinuo de ttanttas almas pues de ttodos aquellos infelices apenas lograba uno con el peligro de su vida, muriese aviendo confesado una hez en el restto de su vida, conprobando su dho barias providencias tantto de los Ilmos. Diocesanos, como de los Gobernadores y Capittanes Generales de estte Reyno y Prova. Estte dia conttestté a dho Señor Vicario medte. a la petticion q. me acia en su oficio, no fuese sin sacarle aquellas almas del peligro cumpliría su pettizon. concluido las confesiones de ttanttas criaturas como allí tenía y ottras obras q. junttamte. me hurgian en aquel sitio, y pa. q. constte lo anotto firmo y certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 137.

El treintta, con la notticia del cittado Agustin Errera, pasé un oficio al Capn. Agrra, pa. que me apronttase una envarcazon, de diez y diez y seis onbres, pa. hir en consecuzon. de los expresados lo que efecttuó todo prontto a las seis de la tarde y pa. que constte lo anotto y firmo de que certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 138.

Estta noche a las ocho de la noche me enbarqé. con la dha gentte y el citado Errera y llegué al Caño de Lana a la una y quattro de ella. En aquela ora coji nuebe famas. de concubinas, sinco onbres enttre ellas, que cada una la q. menos avía quattro mujeres; ttodas con sus hijos y todos sin bautismo astta la edad de diez años. Seguí a la casa de dho Errera el que apenas sinttió gentte salió y parttió monte adenttro y viendo la inposibilidad de cojerlo por la mucha culebra q. abundaba en aquel terreno y la oscuridad tan grande de la noche, mandé a su hijo enbarcase aquellas mujeres en una envarcazon. q. tenía allí su padre en el puertto y q. a los onbres presos los pusiesen en mi enbarcazon. De alli seguí a el ottro caño que llegé. a el a las tres de la madrugda., donde cojí catorze onbres arrochelados en quattro ranchittos, con veintte y dos mujeres y diez y siette hijos, ttodos en la disposicion dha. De allí seguí al Palmaritto y juntté las concubinas que avía que eran cattorze y en aquellas enbarcaznes. q. allí encontré mandé enbarcar y en union de las demas remittir al Majagual. Estte día treintta hice una indagazon. de ttodos los que vivían en Sapo, Sapatta y el Palmaritto, que echa di orn., a aquellos Cabos pa. que en el termino de veintte y quattro oras las pusieran en el sittio de Palmaritto y de allí se coduciesen al Majagual, y pa. q. constte lo anotto y firmo de q. certtifico.

Palacios de la Vega

NOTTA 139.

Estte dia a las diez salí de Palmaritto pa el Majagual que llegé. a dho sittio a las onze de la noche, donde me notticiaron aber recojido el Capn. Agrra. las cattorze concubinas q. vinieron de Palmaritto y q. las demas las avia avecindado en el sittio junttamentte con los onbres, y pa. que constte lo anotto y firmo que certtifico.

Palacios de la Vega

 

Comentarios () | Comente | Comparta c