Capítulo Beinte y Çinco

De lo que pasó después de la vatalla de Mogazo, donde el rrey  Luis fue muerto y los vngaros bençidos, y de los pretensores que hubo al rreyno de Vngría, espeçialmente Jhoan y Hernando; el v no archiduque de Austria, y el otro Bayboda de la Trassilbania; y de las cosas que çerca desto pa  saron, y de la segunda benida del Gran Turco sobre Vngría, y de cómo pasó Avstria y puso çerco a Biena, y sin podella tomar, se bolbió a Costantinopla 1. Bálame Dios, en qué gran trabajo me he metido, en venir a las manos con este honbre; porque de diestro me haze cada hora caer y volber la cara atrás, sin dejarme descansar, çercándome todo al rrededor como acometido por todas partes. Que henos aquí bueltos la cara atrás con nuestra ystoria, y hallándonos con ella2 en el año de treynta. En este libro veinte y ocho que agora entra 3, los catorze capítulos primeros d'él gasta4 en lo que pasó el año de veinte y seis y veinte y siete y veinte y ocho y veinte / y nueve, qu'es 5 las cosas de Vngría y del turco su émulo, dende6 la muerte del rrey Ludivico de allí, que ya se a7 contado, hasta que fauoreçiendo a Juan Sepus ( que más comúnmente fue conoçido por Bayvoda de la Trasilvania) çercó a Biena y le hizo yntruso del rreyno de Vngría o de gran parre d'el. En todo el qual número de capítulos dize cómo el Gran Turco Solimán, después de la vatalla de Mongazo, hizo gran burla de los que se la avían dado, y cómo le truxeron sus baxás siete caveças de perlados delante, que todos avían muerto en aquella vatalla, y que las pusieron en vnas gradas de madera por su horden y calidad, y qu'el turco començó mirando cada caveça, dezir de cada vna el oprovio que le pareçió según la vida y condiçión de cada perlado, llamando al d'Estrigonia avariento, y a Tomorreo temerario y loco, y así por esta horden a todos los demás, lo que según su pareçer les convenía, y que demás d'esto, los vaxás y otros turcos prinçipales, dezían contra las mesmas caveças muchas cosas, haziendo burla y dándose con la mano en los pechos, y diziendo ( mirando aquellos muertos) muchos escarnios, y que demás d'esto, el Solirnán fue a Buda y entró en ella sin rresistençia, en cuya comarca estuvo algunos días haziendo correr la tierra, de adonde llevó más de çiento y çinquenta milI ánimas cautivas, y  que echo esto, y llevadas çiertas colunas / que halló en aquel pueblo y hartillería, se volbió a Costantinopla, y dize después, cómo dende algunos días pasada la vatalla, vino el Bayvoda Juan Sepus con la gente de guerra de aquella probinçia, y hallando el rrey muerto, y la tierra destruyda, y al turco buelto a Costantinopla, que pretendió de los vngaros que le eligiesen por rrey, y que sobr'ello les hizo çierto rraçonamiento qu'él pone en esta su y storia.

 Y dize más, que le fue fáçil persuadir esto a los de aquella su naçión, porqu'Estéfano V ator , prinçipal persona de Vngría, estava ausente en la corte del ynfante don Hernando, archiduque de Austria, qu'estava entonçes en Boernia ocupado en juntar cortes de aquel voernio8 rreyno, y que los vngaros, después de hauer hallado a su muerto rrey, y héchose 9 como convenía sus osequias, se juntaron a cortes y eligieron por rrey a este Vayboda. Y luégo quenta cómo fue coronado, y los ofiçios que dio,y tras esto trata cómo, savido por este nuevo rrey qu'el archiduque don Fernando avía sido elepto por rrey de Boemia y que pretendía sello tanvién de Vngría, que trauajó de dar fuerças a esta su nueva dignidad, y dize asímesmo luégo el derecho y causa por donde el don Hemando pretendía aVngría ( avnque lo pone brebe y confusamente, que siendo derecho lo puso harto tuerto), y luégo más avajo pomemos las palabras formales que dize açerca d'este derecho 10, y demás d'esto dize, qu'entre / los mesmos 11 vngaros avía algunos que fauoreçian a mesmo 12 archiduque, así por la envidia como por otras caussas de enemistad y malquerençia que tenían con el Bayvod. Y en fin, quenta cómo el mesmo 13 archiduque y rrey de Boemia se yntituló tanvién de rrey de Vngría, y fue con mucha gente de guerra contra su enemigo, el qual no le osó esperar en Buda, pero el 14 Hemando, siguiéndolo 15 sienpre, lo alcançó cabe vn castillo llamado Tocayo, y dándose vatalla los v nos a los otros, los del rrey Juan ( o por mejor dezir los del Bay, voda) fueron vençidos, perdida su artillería y vanderas, y el mesmo 16 Juan Sepus huyendo s'escapó en los confines de Polonia. Y así el rrey don Fernando s'entregó paçíficamente de Buda y de toda Vngría, y se coronó en Alba Rreal.

Y luégo después de aquesto, quenta cómo estando el Bayvoda huído en Polonia, fue hospedado y acariçiado de Gerónimo Lasco, polaco y varón famoso en aquel rreyno, así por su linage como por sus letras, de lo qual no le pesava al rrey Sigismundo de Polonia, y pasaua por ello, pero con disimulaçión, por no ofender en público a la vnión de parentesco qu'entre anvos rreyes avía, avnque tanvién el mesmo 17 Sigismundo avía sido otra vez casado con hermana del Juan Sepus, y en fin, dize cómo el Lasco y su güiésped acordaron, viendo que no avía otro rremedio, de pedir ayuda para rrecobrar el rreyno perdido al/ Gran Turco, haziéndose el mesmo 18 Juan y su rreyno de Vngría ( si lo rrecuperase ) tributario aquel  fuese con esta negoçiaçión a Costantinopla, y que fue y que hizo su envaxada, y que mediante el fauor de algunos baxaes, alcançó de aquel bárbaro lo que se pretendía, y que bolviese con exérçito para rrestituir al despojado en el rreyno, y dize asímesmo 19, cómo savido por el rrey don Fernando que su contrario avía enbiado envajador al turco, enbió él asímesmo20 a vn Juan Oberdansco, y que propuesta asímesmo21 su legaçía no tuvo hefecto, porqu'el Solimán pretendió tomar la otra parte en su proteçión y anparo, y que antes rrespondió malas pa labras al envajador22, que rrefiriendo los títulos que su amo tenía a Vngría, es llamado23 atrevido en envialle envajador, después de hauer mobido guerra en Vngría, aviéndolo de hazer antes que la moviese, y que los títulos y derecho con que la haçía, todos avían quedado vanos y sin fuerça por el derecho de la guerra, quando él ganó aquella probinçia muriendo en la vatalla el rrey d'ella.

Y trata asímesmo 24 luégo d'esta guerra, y de cómo aquel gran bárbaro con dozientos mill honbres de guerra bolvió a Vngría, y cómo el rrey Juan le vino a ver y vesar la mano, ya ofreçerse por su vasallo ( como lo hizo) , y luégo dize cómo el prinçipal de todo el exérçito del turco hera Abrahín su priuado, y d'éste lo hera / vn christiano que allí venía, llamado Luis Griti, naçido en Costantinopla pero de orijen veneçiano, porque hera hijo de Andrea Griti, duque a la saçón de Veneçia, que primero siendo envaxador de aquella señoría, le avía naçido en Costantinopla este hijo, y dexádole allí con su madre quando se bolvió a su rrepública.

Del qual quenta tantas alavanças como aquí pone, y en la verdad con rrazón ya buen tiempo, biniendo con vn exérçito 25 mahometanos y tales, por persona prinçipal entr'ellos, para contra christianos, y luégo adelante prosiguiendo esta materia, describe26 nuestro autor después de ganada sin defensa ninguna, por el turco, Vngría, y rrestituyendo en ella al Juan Bayvoda, el camino que hizo aquel ynfiel con sus ynfieles hasta llegar a la prouinçia de A vstria, y poner çerco a Viena caveça d'ella, y pone asímesmo la horden del alojamiento y çerco a los qu'estavan dentro a la defensa de la çiudad, y los que quenta son todos alemanes; digo, los superiores, y lo mesmo loS soldados, cuyo número pone de veynte mill honbres, y dize así mesmo cómo el turco puso este çerco çerca de los treze de setienbre, y luégo quenta muy en particular todos los asaltos, y vatallas, y aconteçimientos que pasaron de los de fuera a los de dentro. Entre las otras cosas dize cómo dos españoles, v no llamado A valos y otro Aguilera, hi zieron a buen propósito subir vna media culibrina a vna parte del muro, con la qual hazían algún daño en las tiendas de los turcos, y después quenta cómo aviendo podido tomar el Solimán a Viena, levantó el sitio y se bol / bió a Vngría, donde como está dicho, dexó hecho rrey al Bayboda, devajo de su basallaje y tributo, y de Vngría se bolbió antes qu'entrasen los fríos del ynbierno a Costantinopla.

Y agora que hemos dicho la sustançia, digamos la poca que tiene 27 muchas d'estas cosas que e dicho. Quanto a lo primero, aquello que quenta de hauer puesto las cauecas de los perlados y grandes señores que fueronmuertosen la vatalla con su rrey, delante la persona de Solimán, sus baxaes, cada vna en su grado y grada por su horden, y qu'el turco dixo a cada vna su plát,ica particular, y que los bajaes les hablavan como bibos, haziendo burla de su jornada, y dándose con las manos en los pe/ chos, diziéndoles palabras d'escarnio, ello lo es tratar semejante cosa el ovispo, y28 son cosas ymaginadas de su caveça, como de la de Medusa, y 29 pareçiéndole a él que con aquesto adornava30 la crueldad bárvara, quiso hazer este entremés en su y storia. Porque ni aquel gran senor ni los suyos 31, avnque tienen por costun re evar las cavezas muchas vez es a Costantinopla, y prinçipalmente las de personas prinçipales para ostentaçión de suvltona, pero 32 esto es quan o e senor no se a o en a vatalla, porque hallándose, el mesmo hecho basta por muestra, sin llevalle otra de su vençimiento33; pero en ningún caso, avnque quiten estas caveças a los muertos, jamás se les dize 34 esos oprovios, y avnque se les dixese, no tan conçertadamente ni dando a cada v no su epíteto y nonbre, ni haziendo d'ello vn avto tan particular y tan conçertado, qu'es gran / desconçierto del entendimiento creello. Mayormente de vn bárbaro y35 várbaros que nos tienen en tan poco, y entonçes muy en menos 36, que pasada la vitoria entiendo que no se les acordó más de los muertos que de los bivos, y ya que hiçiesen alguna burla, sería en general por hauerse atrevido a dalles la batalla, pero no deçendiendo a las particularidades con que el Jobio le pareçió ynchyr su y storia. Ni creo a mi juiçio que ay gente en lo criado, por várbara que sea, que avnque se atrevan a mirar a los que han muerto y hazer burla d'ellos, y otras cosas semejantes, pero no con horden y conçierto espeçial, ablándoles y haziendo aquellos avtos como en farsa, ni a que a tánto llegue la crueldad y varbarismo. Porque Dios quiso qu'éstos, y todos los demás oprobios invsitados, quedasen rreservados para que se hiçiesen a sólo su hijo natural, Jesuchristo Nuestro Señor, quando de los judíos en su pasión fue antes y después de su muerre escaI:neçido por tantas maneras como nuestra fee y evangelio quenta, y pareçe congrua cossa considerar qu'este género d'escarnio, después ya de la muerte, teniendo presente al muerto, no aconteçiese a otrie sino a quien estavan amontonados todos y guardados, para con que nos rredimiese y con su muerte alcanzásemos la vida eterna, si por nuestros deméritos no la perdiésemos 37.

Después de lo qual nuestro nobocomense lonbardo38 trata de la eleçión que hizieron los vngaros en el Bayvoda Juan Sepus, que avnqu'él no lo dize, hera tanvién conde de  azigo, lo qual quenta 39 todo al rrevés de cómo pasó, o a lo menos / con tantas faltas y menguas, que haz en que sea lo que digo, porque dexa de dezir tantas cosas y no çircunstançias, sino prinçipales, que en esto pasaron, que no las puedo yo contar todas. Espeçialmente dexa de tratar de los otros pretensores que vbo al mesmo rreyno, que fueron otros grandes señores y rreyes comarcanos, y quedósele çanvién en el tintero los rrequerimientos y avtos que nuestro yn£ante don Hernando envió a hazer, y la copia que se le dio, y la solene envajada que envió Sigismundo, rrey de Polonia, con su chanziller Christó£aro Schydloviet:z, y dexa tanvién otras muchas cosas, que avnque tuviera tiempo y lugar para escribillas, mis Anales me fueran a la mano en ello, para los quales se rreserva todo esto, y avn las faltas tanbién de lo que adelante dize, qu'estando el Bayvoda añadiendo fuerças a su nueva dignidad, supo qu'el ynfante don Hernando que avía sido electo por rrey de Voemia prerendia tambien sello de  Vngria, qu'esto es volver a caveça de la ystoria avajo y los pies d'ella40 arriba. Porqu'es ansí, que antes qu'el 41 Fernando se partiese de A vstria, que fuea diez e seis de henero del año de veynte y siete para Vohemia, donde fue coronado con la rreyna su muger en fin del mes siguiente, supo ya el Juan, y no hera menester sabello qu'el pandero se lo deçía claro42, la pretensión y el derecho qu'el 43 Fernando tenía a Vngría, y en este paso pasa él por la cautela qu'en esto tuvo el Bayvoda y sus sequaçes 44, para asegurar / al archiduque, y las otras cosas que en este artículo pasaron, con qu'el mesmo archiduque quedó asegurado y hizo su jornada de Voemia.

Pero lo más malo y peruerso que quenta de todo lo tocante a Vngría, es el fundamento que pone del derecho qu'el ynfante tenía aquel rreyno. Porque dize qu'este derecho se probaua por la antigua diferençia que vbo entre Matía Corvino, rrey de Vngría y el Emperador Federico, bisagiielo del Fernando, la qual tomaba prinçipio de que Vladislao fuç en Boemia muerto con pon'roña, según se dezía, el día de su desposorio, por amviçión y maldad de Jorge Pojibraçio, el qual pretendía hazerse rrey de Voemia y se açó con aquel rreyno. En las quales palabras, si quiso dezir, como lo suena en latín y la traslaçión que yo sigo lo mesmo, que por horden del Emperador Federico, bisagiielo del Hernando archiduque, fue muerto en Praga, caveça de Boemia, donde ello aconteçió, el rrey Ladislao de Vngría, sería maldad no de ovispo sino de ynfierno, nunca vista ni oyda otra semejante porque era aver puesto la lengua en la más bendita criatura que en la casa de Avst:ria ( con aver sido todos los d'ella por la mayor parte d'esta traça) jamás se, vido. Mas con todo, me acuerdo aora que vbo en ella el marido de la rreyna doña Juana nuestra señora, don Feliperrey de Castilla, y avn quiçá me acuerdo de otro del mesmo nonbre que conviene agora callar; y la causa porque o callo plega a Dios que me dure a mí, ya todos los escritores presentes y suçesores de mi condiçión, grande multitud de años.

Pero / tornando al Emperador Federico, que llamaron por su bondad y birtud, o por el mucho número de lo v no y de lo otro el Sancto Prínçipe de la Paz, ymaginémoslo no d'esta suerte, sino todo al contrario. A qué propósito avía de matar a Ladislao con yeruas, quando rreynava, pues lo tuvo en su poder y se entregó d'él desde que vbo quatro meses hasta que hubo catorçe años, que salido de la tutela, y avn poco antes que saliese, lo entregó a los vngaros para que reinase entr'ellos, y el Emperador lo crió, podemos dezir , a sus pechos, y por no entregallo antes de tiempo ni'inconsideradamente, padezió diversidad de molestias y gue rras y trauajos. De manera que quiero dezir, que si Federico quisiera matar con tan rruyn género de muerte a Ladislao, t:iempo tubo harto para ello, sin que se sintiese ni se pudiese sentir, y sin aguardar a qu'el mozo fuese honbre y estuviese rreynando en Vngría y en Boemia, y en la bíspera de sus bodas qu'estaua para contraer, con la hija del rrey de Françia en la çiudad de Praga. Trato en caso que aya muerto de ponçoña, qu'esto no se puede afirmar más de la sospecha que los escritores de aquel tiempo nos dexaron puesta, qu'el que d'ellos más se atrevió fue ponella en vn Jorge Pograbraçio, que aviendo sido gouernador, se hizo luégo elegir por rrey de Boemia, por aver muerto el verdadero, así arrebatadamente, en solas treynta y t:res oras, avnque bien pudo ser averlo causado la pestilençia, de la qual andaua / entonçes en aquella tierra.

Pero pongamos este negoçio en más fuertes términos, y qu'el Federico lo quisiera mandar hazer; pregunto: ¿de qué seruía o qué derecho le pareçe al Jobio que se le adquería, por muerte de Ladislao, al Federico en Vngría? Pues sepa que ninguno se le adquirió, avnqu'él con otros avtores e hartos, les pareçe que de aquella muerte se siguió tener la casa de Austria derecho a la de Vngría, no acordándose que Ladislao el muerro hera hijo de Alberto, príncipe avstríaco y quinto d'este nonbre en aquella casa, primo segundo del Federico. Fue casado con y savel, del qual matrimonio naçió el Ladislao, muerto en Praga, los quales marido y muger, avnque fueron rreyes de Vngría por elçión y falta de sugesión, pero hera la y sauel, por cuya cabeç el negoçio vngaro yba, hija de Bárbara, muger segunda del Emperador Sigismundo, tanvién prínçipe austria!, y no de la María, su muger primera, que hera la, original rreyna de Vngría y por cuya cabeça el mesmo Emperador Sigismundo avía sido rrey de aquella probinçia, y así el Federico y su Austria, por otro derecho más alto y menos entendido d'escritores, lo tenía al rreyno de los vngaros, sin que hiziese para ello al caso la vida ni la muerte del pobre moço Ladislao.

En la qual muerte, tratar de poner culpa al Federico, sería sólo vnico en el mundo el obispo de Nochera el que lo hiçiese y vbiese dexaço escrito. Pero para dezir la verdad, quitado que suena mal la letra ( o yo de torpe la hago sonar así), no entiendo ni creo que tal le pasó por la ymaginaçión en su yntençión al J obio, porque aliende del disparate / y crueza fuera cosa de grande sinpropósito, y por esto en este paso, salua el autoridad del traslador en pos de quien boy, con aver açertado en su traslaçión tan vien y abentajadamente, qu'es vna de las cosas qu'e visto mejor trasladadas de latín en rromançe, se declaró mejor en estepunto el otro segundo trasladador valençiano, y quitóa mi juiçio más bien el escrúpulo que d'esto se podía siguir al crédito y honrra de nuestro autor 45,y bolbiendo al derecho que tratáuamos agora 46 que tenía el archiduque don Fernando, ya rrey de Voemia, al rreyno de Vngría, no es tanpoco el que an creído 47 algunos modernos ystoriadores, en espeçial españoles, que48 lo an fundado sobre el conçierto que hizo el Emperador ynvitisimo 49 Magimiliano50 con el otro segundo Ladislao, hijo segundo de Casimiro, rrey de Polonia, que después de la muerte de Jorge Pogiabraçio y de Matía Corvino, éste rrey de Vngría y el otro de Boemia, lo fue d'entranvos rreynos.

El qual Ladislao fue padre d'este Luis que agora murió en la vatalla, con el qual 51 se conçertó que, a falta de suçesión, entrase en la de Vngría el Maximiliano y la suya porqu'esto 52 no se pudo hazer en perjuiçio de otro que tubiese derecho al mesmo rreyno, y que según las constituçiones vngaras fuese llamado en aquel mayorazgo, y por eso el derecho más asentado, a lo menos más bulgar y más carretero 53, por donde el54 rrey don Fernando le perteneçía a55 Vngría, hera por ser casado con hermana del mesmo Ludivico muerto en la vatalla, que hera la rreyna Ana, muger del Fernando. y es cosa de no 56 hazer caso, pensar como57 algunos / lo cren, que son58 las henbras yncapaçes de la suçesión de aquel rreyno, porque no se puede negar avello ellas heredado muchas veçes, como por las ystorias pareçe, y según ellas María, hija del rrey Estevan, el quarto de aqueste nombre, que fue casada con el Carlos, segundo de aquel apellido, rrey de Nápoles, heredó aquel rreyno; y Carlos Martel su hijo, y su nieto Carlo Vnverto, después de hauerse muerto la suçesión viril V venido a parar a estotra femínea, por caveça desu madre y agüela María, y avn tanbién con este mesmo Carlo Vnberto, como está dicho, abiendo heredado por cabeça de su agüela, truxo contienda sobre el mesmo rreyno V nçeslao, rrey de Voemia, pretendiendo que su muger Ana, avnque henbra, hera ligítima suçesora de Vngría. Y andando después el tiempo más adelante, Ludivico, hijo del Carlo Vnverto, desó vna sola hija llamada María, que los vngaros llamavan el rrey María, que de punta en blanco 59 heredó aquella probinçia. Y hijo segundo del Emperador Carlos, quarto rrey de Voemia, que tanvién el mesmo Sigismundo fue después Emperador, y por caveça de su muger fue rrey de Vngría, como está dicho, e Y sauel, hija d'este mesmo Sigismundo  como agora acavamos de dezir), con no ser hija d'esta María, qu'es harto más rreçio, sino de otra su segunda muger, después de la otra muerta, vbo el mesmo rreyno  de Vngría, y ni más ni menos su marido / Alverto de Avstria que tanvién fue emperador.

Así qu'es cosa muy sin duda y que en ningún entendimiento, por flaco que sea, la puede hauer ( como esté algo diestro en las cosas vngaras) , qu ' el rreyno de Vngría lo heredan mugeres a falta de varón; y si no es sólo el de Françia ( con tanvién negar esto los yngleses ), no sé otro que aya en la christiandad al qual las henbras no sean admitidas. Y según esto, está muy claro el rrey don Fernando, por caueça de su muger Ana, muerto el hermano Luis, que quedaron marido y muger rreyes de Vngría. Avnque otro, si no mayor, a lo menos tan buen derecho tienen los prínçipes avstriales 60, y por el consiguiente el mesmo61 Fernando lo tenía al mesmo 62 rreyno de Vngría, y éste agora 63 lo acavé de apuntar, y los Anales no lo ternán guardado hasta su tiempo. En esto lo que ay que dezir es qu'el rrey don Fernando, luego que murió el rrey Luis su cuñado, envió a declarar su derecho a los vngaros y ellos lo tuvieron por bien notorio, si las mañas de Juan Sepus no lo estorbaran. Entre las quales fue vna enbiar a Estéfano Rator a Roemia, a significar al Hernando quán llano estava lo de Vngría, para que avsentç él, lo que presente no se pudiera hazer , el Rayvoda hiçiese lo que hizo, y ocupase la parte que ocupó de aquella probinçia, intitulándose rrey de toda ella, avnque bien prestamente llevó el pago de su atrebimiento.

Pues buelto el rrey don Fernando a Austria y a Vngría, fue sobre el ynvasor y lo bençió, / y le tomó toda la tierra sin dexalle vna almena, y hizo después de coronado su asiento en Ruda, cabeça de aquel rreyno, desanparando su enemigo a toda la Vngría y metiéndose en los confines de Polonia. Donde nuestro Nochera64 dize qu'estando allí perseguido de la fortuna, fue acogido y ospedado de Gerónimo Lasco, cauallero polaco a quien el Jobio haze muy grande honbre de consejo, que en el que le dio en este caso se verá quán vien lo prueva: que fue que se metiese por las puertas del turco y se hiçiese su tributario, y que así vernía con exérçito a rrecobrar el rreyno perdido, y qu'el mesmo Lasco, dejándolo en su casa, fue a Costantinopla por envajador de su huésped y conçertó con aquel gran várbaro (lo qu'en hefecto hizo), que fue traer dozientos y çinquenta milI honbres y destruyr a Vngría, y llevar ynfinitas ánimas catibas, y hechar del rreyno al don Hernando, que no osó en él esperar tan grande poder de henemigos, y pasando más adelante puso çerco a Viena.

Y es menester, para conplir con las alabanças del Jobio, dezir vn poco d'este Gerónimo Lasco, para que d'él el obispo 65 no nos haga66 muchos potajes. Pues es asíque este Lasco ( que tanto nos encareçe nuestro autor, que çierto67 no hera de mal entendimiento, si tan ynpíamente no lo vbiera aplicado, avnque después enmendó v, ( quando ya no avía lugar) / el hierro, fue envajador açerca del Emperador don Carlos, por su rrey de Polonia, el año de veinte y v no; el qual tubo otro hermano llamado Jhoan Lasco, honbre harto sufiçiente, y qu'e truxo entre manos negçios graues68 y de graues prínçipes, ya éste alabara yo de mejor gana si huviera de alabar alguno d'ellos. Pero el Gerónimo, puesto caso que tenía medianía en las letras y en el engenio, no tenía aquellos estremos con qu'el69 Jobio nos lo pinta, y pluguiera a Dios que pintado hubiera él sido, y mobido para hazer la enbajada que hiço, avnque después él llevó su pago, así del Bayvoda como del bárvaro, según por fuerça se dirá alguna vez algo d'ello, andando con esta ystoria adelante. Ya lo que más dize que le fue rrespondido a Jhoan Overdansco, enbajador del rrey don Fernando en Costant:inopla, estando anvos envajadores en aquella bárvara corte, diziendo que se le avía contado al Hernando por grande atrebimiento (por el Gran Turco) 70 que vbiese acometido a ocupar el rreyno de Vngría, qu'él avía ganado por las armas, y que le dixeron que fue mal hecho71, sin primero avisar de su pretensión en Costaninopla, tengo todo esto por cossa soñada de nuestro avtor.

Porque si aquello moviera a aquellos 72 ynfieles a tornar a Vngría73 contra el rrey don Fernando, por la mesma rrazón lo avían de hazer tanvién / contra el rrey Jhoan (llamémosle rrey al que vsurpa el rreyno), pues tanvién él mesmo 74 avía ocupado el mesmo75 rreyno primero qu'el Hernando, después de hauer el Solimán ganado a Buda ya toda aquella probinçia, y la mesma rraçón avía en el v no qu'en el otro 76; quánto más que quando aquellos ynfieles vençieron en Mongazo, y mataron al rrey vngaro 77, y se hizieron superiores en toda aquella tierra, quando después se rretiraron a Costantinopla, no dexaron ninguna guarniçión en Vngría ni quedó vn turco en toda ella de Belgrado a esta parte, y quedando la tierra vacante ( que vacante le llamo en quanto a este yntento) , y no estando ninguno en la posesión, ninguna ynjuria rreçevían los otomanos de quienquiera que lo ocupase con buen título o sin ninguno, y por eso creo ( que de credulidad hablo)78, que determinarse el ynfiel a ayudar más al Joan que al Hernando, fue por las ynfames condiçiones y perjudiçiales al christianismo 79 con que aquel Bayvoda rreçevía el ayuda turquesca, y hasí hágale el prouecho que después le hizo los tiempos adelante, el querer rreynar y tener grande fatiga por ello, y vna de quatro causas que avido en mi tiempo y hedad, notables en perdimiento señalado de la christiandad, fue ésta d'este rrey 80 Voybada Jhoan, porque fueron ynfinitos y, los males que causó a todos los christianos por aver / tornado a meter turcos en Vngría, y rreçebir la corona y el rreyno por su mano d'ellos.

Pero quédese agora rreynando ( si estar sujeto y81 ser vasallo y 1:ributario a vn ynfiel es rreynar) , y pasemos a donde los mesmos ynfieles pasaron qu'es después de Vnçgría82, a A vstria y en ella a Biena, a la quallos ynfieles pusieron sitio brabísimo, y no a treçe de setienbre, como el Jobio dize83, ni se acauó a quinze de otubre, como él mesmo quenta 84, porqu'el asiento del çerco fue a veynte y v no del vn mes, y el rretirarse a diez y seis del otro * . . . propósito que he dicho en el capítulo veinte y quatro pasado*. En el qual sitio quenta y trata nuestro Pauçiolo85 Jobio, toda la gente qu'estava dentro en Biena a la defensa, nonbrando los capitanes d'ellos, todos alemanes, sin hazer memoria de capitán ni español ninguno, y para que se vea la yntençión d'este enemigo del nonbre español ( que quiso hazer creher al mundo lo contrario)86, nótese lo que87 adelante ( no contentándose con querer dar a entender al mesmo88 mundo qu'entonçes en Biena entre la guarniçión d'ella no avía gente española ninguna) dize89, que dos españoles, no les nombra 90 capitanes ni cosa ninguna d'éstas (que en 91 a manera del contar da claramente a entender que heran dos comunes españoles, como se hallan de muchas naçiones en cada pueblo prinçipal 92 semejante) , los quales dize que subieron vna media culebrina a la muralla con que haçían daño en el campo del turco, y no se piense que los nonbró por despreçio de la traça / qu'está dicho 93, sino que 94 como el negoçio se lo dize de suyo muy claro 95, acauteladamente, para que si los honbres del presente siglo ( en el qual él quiso publicar su obra) , o las corónicas benideras le arguyesen de la gente española que allí avía dentro en guarniçión, con quatro capitanes tan señalados y valerosos quanto allí mostraron96, pudiese rresponder ( o su ystoria por él) 97 que ya los nonbró, y que así no se le puede poner esta falta a su libro, y d'estas cosas hallaremos en el ovispo ynfinidad d'ellas98.

Es pues el caso99 qu'en la guarniçión que se alló en Biena para defensa de aquella tierra ( qu'entonçes no lo fue, sino çielo, hablando por traslaçión, pues el mesmo y el que rreyna en él y en todo lo criado le fauoreçió para que la ynfidelidad no le pudiese entrar y ganar) 100, avía quatro conpañías d'españoles, en que avía 101 mill y dozientos honbres con sus capitanes balerosos y valientes, Luis de A valos, *que era el coronel de aquella gente, y Aguilera, y Villarroel, y Salinas *, los quales, por hablar atentadamente, hizieron aquello mesmo quehizieron los alemanes; y los v nos y los otros trararon esforçadamente aquel negoçio, digno de ser alabado perpetuamente, y no creo qu'entiende vien el bulgo general quán dignos son aquellos defensores d'esta alavança que digo, ni a caydo el mesmo bulgo quiçá en la pérdida que vbiera sido perderse entonçes Biena, en la defensa de la qual no me fuera mal contado contar yo 102 los echos particulares de algunos espa / ñoles, y tanbién no lo negaré (como el Jobio ni les quitaré su gloria) 103 de alemanes hartos 104; pero ni para los v nos ni para los otros no 105 tengo propósito entre las manos, ni es éste su lugar y coyuntura. Sólo en ésta 106 vaste sauer cómo107 el turco, aviéndole sido defendida aquella çiudad con esfuerço christiano, se levantó del çerco y se rretiró a Vngría, donde dexó a su tributario y vasallo el rrey Jhoan sepusiense (lo mejor que pudo) confirmado en aquel rreyno entre los vngaros, y después, a jornadas bien diligentes, porqu'el ynbierno entrava a más andar y con furia no poco terrible, se bolbió a su Costantinopla.

 

1
Add.: con los apuntamientos sobre lo que en esto escrive el Jovio.Volver a (1)
2
Del.: Bálame Dios. . . .Volver a (2)
3
Add.: gasta. .Volver a (3)
4
Del.: gasta. .Volver a (4)
5
Mut.: que son .Volver a (5)
6
Mut.: émulo dende: contrario desde. .Volver a (6)
7
Mut.: de allí que ya se a: que ya está. .Volver a (7)
8
Del.: voemio. .Volver a (8)
9
Mut.: muerto rrey y héchose: rey muerto y hechas. .Volver a (9)
10
Del.: que siendo derecho. . . .Volver a (10)
11
Del.: mesmos. .Volver a (11)
12
Del.: mesmo. .Volver a (12)
13
Del.: mesmo. .Volver a (13)
14
Add.: rey don. .Volver a (14)
15
Mut.: siguiéndole. .Volver a (15)
16
Del.: mesmo. .Volver a (16)
17
Del.: mesmo. Volver a (17)
18
Del.: mesmo. .Volver a (18)
19
Mut.: más. .Volver a (19)
20
Del.: asímesmo. .Volver a (20)
21
Del.: asímesmo. .Volver a (21)
22
Add.: y. .Volver a (22)
23
Mut.: es llamado: le llamó. .Volver a (23)
24
Del.: asímesmo. ) .Volver a (24)
25
Add.: de. .Volver a (25)
26
Mut.: descubre. .Volver a (26)
27
Mut.: tienen. .Volver a (27)
28
Del.: ello lo es. . . .Volver a (28)
29
Mut.: como de la. . .: Que. .Volver a (29)
30
Mut.: a él que con. . .: adornava con esto. .Volver a (30)
31
Del.: ni aquel. . . .Volver a (31)
32
Del.: pero. .Volver a (32)
33
Del.: sin llevalle.) .Volver a (33)
34
Mut.: dizen. .Volver a (34)
35
Del.: vn bárbaro y. .Volver a (35)
36
Add.: tanto. .Volver a (36)
37
Del.: y ya que hiçiesen alguna burla. . .Volver a (37)
38
Mut.: nobocomense lonbardo: Jovio. .Volver a (38)
39
Mut.: lo qual quenta: y cuéntalc. .Volver a (39)
40
Del.: d'ella. .Volver a (40)
41
Add.: rey. .Volver a (41)
42
Del.: y no hera menester. . .Volver a (42)
43
Add.: rey. .Volver a (43)
44
Mut.: amigos. .Volver a 44)
45
Del.: pero lo más malo y peruerso. . . (fol. 124 r.). El corrector porque elJovio no dize nada de esto por que pueda ser reprehendido: fol. 125..Volver a (45)
46
Mut.: y bolbiendo a! derecho. . .: Dize que el derecho. .Volver a (46)
47
Mut.: no es tanpoco. . .: era porque pertenecía a la casa de AustVolver a () ria desde el Emperador Alberto. Otros. .Volver a (47)
48
Del.: que. .Volver a (48)
49
Del.: ynvitísimo. .Volver a (49)
50
Mut.: Maximiliano. .Volver a (50)
51
Mut.: el qual: quien. .Volver a (51)
52
Mut.: porqu'esto: pero esto. .Volver a (52)
53
Del.: y más carretero. .Volver a (53)
54
Mut.:al .Volver a (54)
55
Del.: a. .Volver a (55)
56
Mut.; muger del... .Volver a (56)
57
Mut.: pensar como: de.  .Volver a (57)
58
Mut.: lo cren que son: que creyeron ser. .Volver a (58)
59
Del.: de punta en blanco. .Volver a (59)
60
Mut.: de Avstria. .Volver a (60)
61
Mut.: rey don. .Volver a (61)
62
Del.: mesmo. .Volver a (62)
63
Mut.: y este aora: como agora. .Volver a (63)
64
Mut.: Jovio. .Volver a (64)
65
Mut.: d'élel obispo: el Jovio. .Volver a (65)
66
Add.: de él.  .Volver a (66)
67
Del.: (que tanto nos. . .) .Volver a (67)
68
Mut.: grandes. .Volver a (68)
69
Mut.: medianía en las. . .: medianas letras, no tenía engenio tan estremado como .Volver a (69)
70
Del.: (por el. . .). .Volver a (70)
71
Dele: y que le dixeron. . . .Volver a (71)
72
Mut.: los turcos. .Volver a (72)
73
Del.: a Vngrfa. .Volver a (73)
74
Del.: mesmo. .Volver a (74)
75
Mut.: el mesmo: aquel. .Volver a (75)
76
Del.: y la mesma . . . .Volver a (76)
77
Mut.: de Vngría. .Volver a (77)
78
Mut.: sin ninguno. . .: con ninguno y por esto creo. .Volver a (78)
79
Mut.: al Christianismo: a la Cristiandad. .Volver a (79)
80
Del.: rrey o. .Volver a (80)
81
Del.: estar sujeto y. .Volver a (81)
82
Del.: después de Vngría. .Volver a (82)
83
Del.: como el Jobio dize..Volver a (83)
84
 Mut.: mesmo quenta: Jovio dize. .Volver a (84)
85
Mut.: quenta y trata nuestro PauIo: pone nuestro. .Volver a (85)
86
 Mut.: d'este enemigo. . .: del Jovio. .Volver a (86)
87
Add.: dice. .Volver a (87)
88
 Del.: mesmo. .Volver a (88)
89
 Del.: (. . . ninguna) dize. .Volver a (89)
90
Mut.: no les nonbra: sin las nombrar. .Volver a (90)
91
Mut.: que en: antes. .Volver a (91)
92
Del.: prinçipal. .Volver a (92)
93
Mut.: dicha. .Volver a (93)
94
 Del.: que. .Volver a (94)
95
Del.: muy claro. .Volver a (95)
96
Add.: se. .Volver a (96)
97
Del.: (o su...). .Volver a (97)
98
Mut.: ovispo ynfinidad d'ellas: Jovio ynfinitas. .Volver a (98)
99
Transp.: Pues el caso es. .Volver a (99)
100
Del.: (qu'entonçes no :..). .Volver a (100)
101
Mut.: en que avía: que eran. .Volver a (101)
102
Mut.: contar yo: si yo contase. .Volver a (102)
103
 Del.: no lo negaré. . . .Volver a (103)
104
Mut.: alemanes hartos: muchos alemanes. .Volver a (104)
105
Del.: no. .Volver a (105)
106
Del.: ni es éste su. . . .Volver a (106)
107
Mut.: que. .Volver a (107)
Comentarios () | Comente | Comparta c