Capítulo Treynta

De cómo el prínçipe Andrea Doria fue con el harmada carlesca a acometer 1a rribera de Greçia y tomó 1a Çiudad de Corrón y otros algunos pueblos marítimos de aquella costa y de la guarniçión de españoles que quedó en guarda de Corrón después que el harmada se bolvió a poniente, y de zierto motín de los ytainos que venían en el harmada 1.

Como la guerra se hazía aquel año entre aquellos dos poderosos prínçipes, por todas las partes que se podían dañar el vno al otro, así como se hizo por los confines de Vngría por sus propias personas, se hizo tanvién por las de sus capitanes marítimos por la costa de Greçia. Y d'esta segunda es la que pretende dar quenta Paulo Jovio, y en este treinta y vn libros de su corónica. Pero d'el vn capitán d'éstos, que hera el del turco, ay poco qué tratar, y así tanvién / el ovispo trata poco d'él porqu'este general de la mar turquesca, llamado Himeral, savido que Andrea Doria, tanvién general contrario, yva más poderoso qu'él por aquella ynfiel rribera, se rretrujo con su armada muy adentro y muy apriesa, de tal manera que dejó la mesma rrivera despoblada, digo la mar d'ella, y 2 así el capitán Andrea Doria comenzó a costear por ella para hazer algún buen hefecto, como lo hizo.

3  dando quenta de este viaje, el Jobio dize vna cosa que vn honbre tan graue como él no quisiera en ninguna manera que dixera; porque dize que considera él en su pensamiento (y en la verdad ella es más consideraçión de ovispo que de capitán y avn creo que ni lo es de lo vno ni de lo otro) 4 que pudiera entonçes Andrea Doria y Viçençio Capelo (con quien se topó qoe andava con sesenta galeras guardando por aquel mar la, tierras de su rrepública veneçiana) acometer a Costantinopla, y llevársela los christianos en las uñas, porque dizque no vbiera / quien la defendiera, estando el turco en Vngría ocupado en la otra parte d'esta guerra mesma. Niñería rridiculosa y 5 que no mereçe otro nonbre, porque çierto, el Jobio deve de 6 ymaginar que quando el turco ba a la guerra, que lleva consigo alguna gente de Costantinopla más que la de guerra, y que no quedan çiento o doçientos mili honbres para poder tomar armas y defenderse en Costantinopla, o que en pasando el armada d'España por el estrecho, sin los mesmos costantinopolitanos no se pudieran juntar en muy brebes días de los campos de Asia y de Europa avn mucho mayor número del que e dicho. Y es lo bueno que para contra toda esta gente podían llevar anbas harmadas, la del oria y la de Capelo, no doze mili honbres cavales. Y a lo que dize que los griegos esta van esperando coyuntura para rrevelarse, en buena fee qu'el Jobio les daba buena ayuda a los christianos de vna gente desarmada y rrepartida por toda Greçia, para ayudar a los que avían de pelear en Costantinopla, a vista de la qual no hubieran llegado los fieles / quando estuvieran hechadas a fondo quantas galeras entraran a querer acometer aquel hecho. Y si aquella coyuntura le pareçe a nuestro obispo que se perdió entonçes, por estar el turco avsente, pocos años ay que no lo esté, haziendo enpresas a levante o a 7 poniente, báyase de prínçipe en prínçipe christiano y aconségele que va ya a tomar a Constantinopla, y que no pierda aquella coyuntura. Y de la rrespuesta que le dieren, quizá conoçerá quánta sinpleza comete qualquier honbre que se quiere meter 8 a tratar en 9 las cosas qoe no son de suprofesión, ni sabe ni entiende.

Pero entendamos nosotros cn nuestro yntento 10. Dize este nuestro Paulo ovispo 11, en el capítulo terçero d'este libro, que se 12 quiso acometer a Modón, pueblo fuerte y marítimo de la Morea, pero que se 13 dejó, por creer qu'estavan aperçebidos los d'él 14, a causa do qu'el año antes se avía querido tomar aquel pueblo, por çierta astuçia de vn Jano Mario, griego, avnque después no suçedió como se pensó. Porque comenÇada a ganar la vitoria, los soldados católicos comen- / çaron a rrobar el pueblo, que dio causa a que los turcos bolbiesen sobre sí y los hechasen de allí afrentosamente. En el qual 15 quento ay yerro cn tre[s] cosas: la vna 16 en el quento prinçipal, y las 17 dos en el discurso del suçeso, porqu'el negoçio aconteçió el año antes qu'el Jobio quenta. Y en lo demás, el esfuerzo que da a vn griego lo abía de dar al atrevimiento de vn turco, porque aquel negoçio se començó, y medió, y concluyó (avnque la conclusión no fue tal qual se pensaba), por mano e yndustria de vn turco que andubo en este trato con los comendadores de San Joan. Y hizo hazer aquel acometimiento, y avn a los prinçipios se pensó qu'el trato hera doble, y avn después al desenbarcar lo mesmo, pero no lo fue, sino qu'el yn fiel fue fiel en esto, y por su yndustria y pareçer se acometió entonçes Modón. Y el no alcançar la vitoria y 18 quedar apoderados del pueblo, no lo causó tanto el rrobar los christianos las cosas del lugar, avnque tanbién vbo descuydo, quanto el no poder tomar vna torre ymportante, y pelear fIojamente los ehristianos, y los tureos / balerosa y constantemente en la defensa d'ella. De manera que lo que quenta de Mario lo hurtó a Sila (porque acuerdo de llamalle así al turco, que no sé otro más a mano para contra Mario, pues 19 no se me ofreçe su nonbre de presente 20 por hauérseme perdido çiertos memoriales); avnqu'es berdad qu'este griego anduvo en el trato, pero no tuvo otra parte en él sino conçertar al turcn y lIeballo a la presençia de la rreligión, y el mesmo turco bino en los navíos y desenvarcó y llevó su parte de aqnel travajo

Pero bolvamos la proa a lo prinçipal d'este libro, que es la toma de Corrón. Y en las primeras palabras d'él, luégo en los primeros rrenglones del capítulo primero, pone el Jobio tres o quatro yerros. Y es el vno 21 dezir, como dize 22, que al tiempo qu'el Emperador bolvía de Vngría a Ytalia, Andrea Doria llegó a Mezina con el armada ynperial para yr a levante; y es ansí qu'el Emperador salió de Viena a los primeros de otubre para Ytalia y Andrea Doria allegú a Mezina / a quatro de agosto antes, y a diez y ocho del mesmo 23 mes salieron de allí para su biaje, y a veinte y vno de setiembre, día del bienaventurado apóstol San Mateo, se tomó Corrón, que fue en el mesmo día qu'el Emperador y su canpo llegó a Viena para presentar la batalla al turco. Y dize luégo otra segunda cossa (o sean dos tan eçelentes como la pasada), qu'el harmada christiana hera de quarenta y ocho galeras, y que las naves y carracas heran treyuta y çinco. Y la vna y la otra es quenta herrada, porque las galeras heran solas treynta y nueve, y no vbo vna más ni menos en aquella jornada, y las naos fueron quarenta justas con las carracas que allí yvan. Y hablando en particular de la presa de Corrón, digo que tanvién se engaña el ovispo en el capítulo quarto en dezir que se vatió el pueblo por la parte de la tierra por dos partes: ytalianos en la vna, y españoles en la otra, con catorze pieças de artillería rrepartidas en ambos quorteles. Porque / las baterías de la tierra no fueron dos sino tres, porque 24 los españoles se dividieron en dos partes, en la vna don Gerónimo de Mendoza, con vna porte de los de aquella naçión 25 y en otra el capitán Françisco de Alarcón, con otra parte de los mesmos españoles 26, y los ytalianos en otra terçera, y en todas tres baterías no avía catorze pieças, como el Jobio dize, sino solas seis. 

Pero todos estos yerros le pasáramos en quenta (avnqu'él nunca la da buena), sino que viene gentilmente después a dezir que los españoles no arremetieron a la vatería, sino solos los ytalianos; y es burla grandísima, porque avnque por el quartel del 27 de Mendoça (por tener muy rruin y casi ninguna vatería) no arremetieron, pero sí lo hiçieron 28 por la parte del 29 de Alarcón. Mas avía tan rruyn vatería en todas partes y de tan poco hefecto, que valiera más que no se vbiera arremetido. Y así el mejor suçeso fue el de la vatería y vatalla de la mar, que fue causa para tomarse el burgo y después para que se rrindiese el pueblo, / al rremedio de lo qual es berdad, como el Jobio dize, que vinieron los turcos qu'él quenta. Pero no aconteçió el caso como él lo pone sino muy diferentemente, porque los enemigos binieron a este socorro por dos caminos, y bien estrechos anvos, y cnn vna enboscada que se puso en vno d'ellos, hasta dejar de pasar obra de sesenta d'ellos 30 (y derrocar luégo un olibo que tenían cortado para el hefeto, con que quedó atajado el paso para que no pasasen más turcos, todo lo qual se le olvidó al Jobio). Dieron luégo sobre los que avían pasado y derribáronlos allí a todos, y así Corrón no fue socorrida y se rrindió el día qu'está dicho, y acordóse qu'el pueblo se guardase, porque su fortaleza d'él 31 lo mereçía. Y quisiera yo qu'cl Jobio tratara lo que rrogó y trabajó (aunqu'en valde) el prínçipe Andrea Doria con algunos capitanes ytalianos, para que quedasen en Corrón, sin que aprobechase ninguna cosa; porqu'el Andrea Doria en su primera determinaçión fue que la guarniçión quedase de anbas naçiones, pero hera en Turquía el ncgoçio y lejos de Ytalia y, / por abrebiar rrazones, los españoles quedaron allí con don Gerónimo su maestre de campo, en que ahría dos mili y quinientos honbres d'esta naçión, o pocos menos, en nueve conpañías, porque otros dos capitanes, que fueron Mosén Hernando y Alarcón, bolbiéronse a Nápoles en el armada.

Y sólo me queda agora por deçir vna cosa çerca de las de Corrón: que la palabra que dize el ovispo que le fue guardada a los turcos que salieron del pueblo hasta ponellos en salvo, no pasa así, sino al contrario harto de ello, porque la fee que se les dio por los christianos a los turcos fue como si, trocados los frenos  32, los turcosla ovieran dado a los christianos, y los vnos fueron en parte rrobados de ellos otros, digo algunos d'ellos 33.

Y en esta tacañería, que si vbiera otro nombre más rruyn o que pudiera servir, se le diera 34 no saco a ningunanaçión, porque así españoles como ytalianos mostraron vien a los ynfieles quán poco fieles son los que tenían este nonbre 35. En fin, aconchadas lo mejor que ser pudo las / cosas 36 de aquella guarniçión, y dejado en Corrón elmejor rrecaudo que ser pudo 37, se bolvió el armada la buelta de su poniente, y partieron para esto 38 de Corrón, sábado a çinco de otubre, y fueron a la isla del Zante, otros la lIamavan Jante 39, y conbatió a Patrás, que ya avía poco qué convatir en ella. Y luégo pasó al golfo de Lepanto, en aquel estrecho que allí se haze de mar entre Etolia y la Morea, donde en cada parte ay un cas tillo, qu'el vno d'ellos no liera de dcsechar, y que con poca fortificaçión le guardara yo tan de buena gana como a Corrón, si tuviera avtoridad para ello. Anvos los tomó el prínçipe, el vno por fuerça y el otro rrendido, y de no saquearse éste, se causó el motín de los ytalianos, según el Jobio dize. Y avnqu'ésta fue la ocasión, pero no la Callsa, porque honbres que pedían quinze pagas como allí pidieron (todo lo qual el Jobio calla), y si no que se / yrían a servir al turco en cuya tierra estavan, señal hera que nn lo avían por el pobre despojo de Rriv (que así se llama), ni por la pobre muniçión y hatilio que allí avía. Pero es lo bueno en lo d'este motín (donde los ytalianos estuvieron ocho días fuera de las banderas y apartados del harmada, haziendo en las aldeas y lugarejos de los griegos christianos mili ynsultos, no dixe vien, sino ocho mili, porque cada día de los ocho hiçieron el número que dixe primero) 40, que diga el Jobio muy descaradamente y muy a su plaçer 41, que con las conpañías ytalianas se amotinó vna d'españoles, siendo tanta verdad como otras muchas que hasta aquí se le an notado en su Ysro,ia, en la qual para solos los motines y otras cosas d'esta traza halla a los españoles, que para pelear ni para otros exerçiçios de guerra por maravilla los topa. Los españoles, ipobre Jobio!, quedavan en Corrón defendiendo, como en los ca- / pítulos siguientes beremos, la fee y el pueblo cuya defensa avían tomado a su cargo. Y en aquella harmada no yvan más de noveçientos solos, digo poco más qu'éstos 42, los quales a la buelta y tornada de Corrón avían alcançado el harmada en el puerto de la Sapiençia, que 43 en vna nave que avían enbiado de Ytalia en socorro del prínçipe benían 44. Y éstos nunca se menearon de la obidiençia entodo el viaje, ni vno solo fue con los ytalianos en aquel eçeso, y 45 meter con ellos a los españoles, fue vna cosa harto jouiana. Y dize, muy sin pena tanvién, qu'el conde de 5arno rreduxo a los ytalianos a la ovidiençia, no siendo así, porque antes le rrespondieron mal, avnque les habló como en aquellos trançes se vsa, con toda la vmildad del mundo; Y muy sin encubrillo dezían 46 que querfan llevar sueldo del turco. Y si no fuese juzgar coraçones ajenos, yo dixera vien 47, si como se amotinaron en tierrapobre y de villajes misérrímos de christianos griegos y pobres (donde ya en / ocho días no hallavan qué comer), huvieran dado en tierra gruesa y donde pudieran ser mantenidos, si quedara entonçes esquadrón de ytalíanos en Turquía. Pero déxese esto, que quizá no cupiera tan gran maldad en coraçones christianos, y tan buenos como en muchos de aquella naçión los suele hauer, y dígase cómo ellos mesmos después 48, no como nuestro auctor lo quenta, sino sin 49 que nadie se lo rrogase 50, se bolvieron poco a poco, y después más de golpe, a sus banderas. Y pues el ovispo hera tan amigo, según muestra en su Ysroria, del capitán y prínçipe Andrea Doria, a él 51 quisiera que le vbiera preguntado qué sintió de aquel motín, y qué palabras dixo, quando bido su desbergúença cometida en la mitad de la tierra de los ynfieles.

Y rrecoxéndonos, digo que después de aver tomado el de Oria el yItimo castillo, que fue a los beinte y ocho de otubre, día de San Simón y Judas, aprestó su buelta para Çiçilia, aviendo hallado en aquella fuerça mucha artillería, / pero no tanta de bronze como el Jobio encareçe, porque  solas se hallaron d'este metal seis pieças, pero d'estraña grandeza o, por mejor dezir, estrañísima; las quales y otra hartillería de hierro, metido todo en las naves y galeras, holvió bitorioso aquel prínçipe de la mar y de Melfa, con su harmada a Ytalia, ya demediando 52 el ynbierno de aquel año.

1
Add.: con más los apuntamientos necesarios sobre la Historia del Jovio. Volver a (_1)
2
Mut.: dejó la mesma. . .: dexó aquella marina desierta. - Volver a (2)
3
Mut.: Pues. Volver a (_3 )
4
Mut.: que vn honbre tan graue. . .: en que muestra mucha ignorancia no soloen los negoçios de la guerra mas en la con-tratacion humana y noticia común de las cosas. Dice, pues, que él consideraba Volver a (_4 )
5
Mut.: rridiculosa y: digna de risa. Volver a (5)
6
Mut.: deve de: devio. Volver a (6)
7
Mut.: a levante o a: en levante o en. Volver a (7 )
8
Mut.: comete qual-quier. . .: es meterse. Volver a (8)
9
Mut.: de, - Volver a (9)
10
Mut.: entendamos nosotros. . .: tornando al propósito. Volver a (_10 )
11
Mut.: Paulo ovispo: Jovio. Volver a (11)
12
Del.: se. -Volver a (12_ )
13
Mut.: lo. Volver a (_13 )
14
Del.: los d'él. Volver a (_14 )
15
Mut.: En el qual: En este. Volver a (_15 )
16
Mut.: yerro en tres. . .: tres yerros, el v no. Volver a (16_ )
17
Mut.: los. Volver a (17_ )
18
Mut.: ni. Volver a (_18)
19
Del.: de manera que. . . Volver a (19 )
20
Mut.: su nonbre de presente: el nonbre de aquel tllrco. Volver a (20)
21
Transp.: el v no es. Volver a (_21 )
22
Del.: como dize. Volver a (_22 )
23
Mut.: dicho. Volver a (_23 )
24
Mut.: que. Volver a (24)
25
Del.: con vna . . . Volver a (_25 )
26
Del.: con otra par-te. . . Volver a (26)
27
Del.: del. Volver a (_27 )
28
Mut.: si lo hiçieron: hiçiéronlo. Volver a (_28 )
29
Del.: del.-Volver a (29_ )
30
Mut.: d'ellos: tllrcos. Volver a (30_ )
31
Del.: d'él. Volver a (31_ )
32
Del.: trocados los frenos. -Volver a (32 )
33
D e1 d elVolver a (33_ )
34
D el .:que si vbiera Volver a (_34)
35
D e1 .:porque así españoles. Volver a (35 )
36
Mut.: aconchadas lo mejor. . .: compuestas las cosas lo mejor que ser pudo. Volver a (_36 )
37
Mut.: ser pudo: pudieron. Volver a (_37 )
38
Del.: para esto. Volver a (38_ )
39
Del.: otros la Ilamavan Jante. Volver a (_39 )
40
Mut.: no dixe vien . . .: y aun oCho milI. Volver a (_40 )
41
Del.: y muy a su plaçer. Volver a (41)
42
Mut.: solos, digo. . .: o pocoS más. Volver a (42)
43
Del.: que. Volver a (_43 )
44
Del.: benian. Volver a (_44 )
45
Mut.: pues. Volver a (45_ )
46
Mut.: y muy sin. . .: diziendo claramente. Volver a (_46 )
47
Del.: vien. Volver a (47_ )
48
Add.: lo Con-taron y. Volver a (48_ )
49
Mut.: quenta sino sin: escrive. Volver a (49_ )
50
Mut.: nadie se lo rro-çase: sin rogárselo ninguno. Volver a (_50 )
51
Del.: a él. Volver a (_51 )
52
Mut.: mediando. -vVolver a (_52 )
         
Comentarios () | Comente | Comparta c