Capítulo Treynta y Siete

De cómo morió el duque Françisco Esforçia, y de cómo luégo aspiró el rrey de Françia a la pretensión de Milán, buscando nueba guerra y con nueba persona para disimula, su propósito, y de la liga que hizieron venecianos  con el Enperador  en Nápoles, y de algunas cossas  particulares que en F,ançia aconteçieron, y de otras sucedidas  en las Yndias  Azidentales y Nuebo Mundo 1. Y quedan d'este libro que vamos agora aprostreando  2, ocho o nuebe capítulos en los quales nuestro Jobio quenta diversidad  de cosas, que después de la guerra de Túnez hasta que començó la de Françia, aconteçieron, y avnque no son de los prinçipales hierros de su Ystoria, toda ví, ay algunas cosas que mereçen estar más porificadas de lo que en la Historia  jobiana  quedaron.

Y quanto a lo primero, quenta cómo en este medio, biniendo el Emperador de Áfríca, murió en su estado de Milán el duque Françisco Esforçia. La qual muerte (callando el autor el día), fue a beinte y quatro de otubre (del año de treynta y çinco) o, según otros, a prímero de nobienbre del mesmo año. Y sin esto (en que no yva mucho), calla asímesmo 3 el nuebo derecho que le adquirió al Emperador Carlos por la muerte del Esforçia, sin el antiguo que él ya se tenía y cómo por a dispusiçión del testamento esforçiano fuimos herederos os ymperiales (contémonos con nuestro prínçipe, como en buena filosofhía se deue de hazer, / todos por un cuerpo pegados como mienbros en aquella cabeça) 4 , de aquel estado milanesco. Y también le perdouáramos este olbido al obispo Paulo, si no se le olbidara otra cosa terçera más ynportante, que fue la nueba codiçia que tubo el françés al ducado de Milán en biendo 5 muerto a su dueño, si no tubiera a otro bibo 6.

Y esto fue con tanto calor y con tantos medios buscados para ello, que como ninguno lo fuese 7 escogió el que menos lo hera, sino extremo 8 que fue haçer guerra al duque de saboya, su tío, hermano de su madre, pocos años antes muerta. Llamo estremo a éste 9 por el despropósito de la causa con que se enprendió, tan fuera de término de rrazón, no más de para tener ocasión de abrir guerra con el Emperador (que tanbién hera su cuñado, y que seguía sus partes, y vasallo del Ymperio). Y estando el duque nonbrado y señalado en las pazes de Canbray, como serávisto, el qual negoçio quenta el ovispo de Nochera no fielmente (como agora en lo que fuere neçesario será enmendado).

Dize,/ pues, en esta su corónica, que la causa de la guerra que mobió al Françisco 10 contra el saboyano (avnque no dexa de apuntar que lo prinçipal hera por pendençiar con el Carlos, porque le diese el ducado de Milán) fue por rrepetir a Niça, çiudad fuerte en el mar Mediterráneo del estado de saboya, que deçía bauer sido empeñada por vn rrey de Françia pasado y que no quería bolbérsela. Y el muy docto 11 Yllescas base también 12 tras esta opinión, como las ovejas tras el mansa, no lo siendo mucho el Jobio para guiar a nadíe tras él. Y avn añade más sobre el otro: qu'el rrey  13 le diera de buena gana todo aquel condado niçeno, porque no lo poseya con buen título y que lo dexó de haçec por no enojar al Emperador.

Todo esto tiene neçesidad de dalle otra vuelta, que avnqu'es así que esto de Niça fue vno de los bordones a que se quiso arrimar para perder el empacho del françés de la goerra, qu'es lo que sólo ponen estos autores que he dicho, no fue aquella la prinçipal causa, sino pre- / tender todo el estado de saboya y prinçípado del Piamonte, como heredero de Ludibica, su madre. Y para que se bea el galano derecho con que lo pretendía (pues lo cada el Jobio), es éste: Felipe, señor de Bresa, fue hijo de Amadeo tetçero o, 'egún otros, de Luis, duque de saboya, y por la muerte de vnos sobrinos suyos que murieron sin hijos, beredó él aquellos estados. Y éste fue casado dos vezes, la vna con Margarita, de la casa de Borbón, de la qual tubo dos hijos, que fue el vno Feliberto y el otro fue la Ludibica, madre del rrey, que casó con Carlos, primer duque de Anguelma 14 (que antes solamente se yntitulaban condes los de aquel estado).

Y muerta la Margarita borbona, casó el duqoe Felipo de saboya segunda vez con Claudia, de la casa de Pontibre, de la qual hubo a Carlos, a quien agora el rrey quería despoxar, y el hijo mayor Feliberto, muerto su padre Felipo, heredó el estado y murió sin hijos. Y deçía aora el françés que tras el Feliberto avía de heredar su madre aquel estado y mayorazgo, avnque fuese mujer, / sinenbargo de tener hijo barón, que hera este Carlos, moderno duque; porque se bea si teniendo vno hijo varón, avnque sea menor que la henbra, si jamás dexó de heredar el vínculo y estado. Y como el negoçio hera tan bergonçoso, hechábanle por cortapisa los françeses para colorallo, que ya qu'esto no se sufriese, que a lo menos se sufría que como bienes partibles, se partiesen entr'el hermano y el hijo de la hermana; aviendo sido muerto el Feliberto (quando este antojo del Françisco) çerca de beinte años avía, y no abiendo pedido en todo este tienpo (que abía que lo poseya el Carlos) cosa ninguna el rrey de Françia, ni en bida de su madre, donde 15 pareçe que venía 16 más a propósito, si lo hubiera en el mundo para semejante cosa, hasta que agora murió el duque de Milán, que entonçes halló que le perteneçia el estado de savoya.

Y como dixe, es berdad que también, demás d'esto, se trataba del empeño de Niza, que hera a la / letra lo del rrefrán castellano (que pues los beo anegados en ystorias modernamente, tanvién quiero haçer lo mesmo) quando se suele dezir, si sin propósito ninguno y al cabo de gran tiempo, se rremueben cosas pasadas 17: ¡agora te lloraré, hagüelo! Así agora, al propósito mesmo 18 bolbía el françés por lo del empeño de Niça, en lo qual no le pasó por pensamiento al de saboya entregalle al françés a Niça (como en la Pontifical se dize y el Jobio también apunta), porqu'es la más prinçipal cosa qu'él tiene y más ynportante, y hera dexarretar de punto todos los estados saboyanos. Y avn, no contentándose el françés con las causas dichas, también trataba otra, que hera dezir que se rrestituyesen a los marqueses de saluça çiertos lugares que los duques de saboya les tenían ocupados, y otras galanterias como éstas, que todas tiraban a vna sola, que hera de punta en blanco 19 al ducado  de Milán.

Y en lo que más trata nuestro Jobio i tanbién toca / algo d'ello la Y storia Pontifical, que por no hauer sauido hazer la guerra el almirante de Francia 20, duque de saboya, en el Piamonte, le hubiera de costar después la vida, porque fue por ello acusado de traydor, y que fue asímesmo pribado del ofiçio y condenado en la haçienda, y que se perdiera del todo si, estando desterrado, no le hubiera lástima el rrey y le fauoreçiera, porque hera piadoso y tanbién porque hera deudo de su muger del mesmo almirante, digo que su señoría del señor obispo anda muy engañado. Porque la prisión del almirante, que fue y duró el año de treynta y nuebe y quarenta, no fue por lo que dize, sino por otra cosa más honda, y aquella fue la prinçipal (avnque tanbién se trató d'est'otra), y todas trayan origen del comienço de la guerra con el Emperador, començada en el año de treynta y seis.

Y para que diga la berdad, el berdadero origen hera la pribança de musiur de Memorançi, condestable de Françia, grande enemigo y émulo de Felipe / de Brión (que así se llamaba el almirante), avnque después tornó a dar otra buelta la rrueda en estas pribanças. Y en fin, la suma de que hera acusado el almirante hera vna traYçión derecha (sin andar por las rramas), diziendo que se avía dexado hablar de comisarios del Emperador en tiempo de la guerra, y que le 21 avían entrado a tratar con él por el condado de Borgoña, qu'estáçerca de çiertos lugares del almirante, en la frontera de Françia. Y esta prisión, la qual siempre tubo el almirante alrrededor de la corte, en lugares que para ello le fueron señalados, se acauó el año de quarenta, porque, rremitido el negnçio al parlamento de París y siendo Chançiller de Françia Guillermo Pojet (que avn este negnçio dizen que le costó después el priballe de aquel cargo), se sentençió haçiendo el rrey benir a Fuentenebleo, casa de plaçer suya, catorze leguas de París, donde le estaua todo el parlamento.

Y la sentençia fue en çierta condenaçión de dineros, / y no en prihaçión del ofiçio, como el Jobio dize, ni tanpoco fue desterrado. Y quando el Emperador el año de quarenta pasó por Françia, rrogó por el almirante al rrey, que entonçes no estahan determinados sus negoçios, y metiera la mano en ello más de propósito, si no fuera por no desagradar al con destable, a quien estaua el Çésar (por el deseo de la paz) muy obligado; y todas las condenaçiones y suspensiones que al almirante le fueron hechas en çiertos capítulos de la sentençia, todas, acabadas de haçer, le fueron rremitidas por el rrey Françisco. Y esto no por la clemençia (avnquela tenía muy bastante, como el Jobio quenta), ni por el deudo que tema con su muger (como el mesmo Jobio dize), sino porque en aquella sazón un hermano del almirante casó con vna hermana de madama d'Etanpes, bien conoçida en aquellos tiempos por persona que tenía grande açepçión con el mesmo rrey, y que alcan. çaua grandemente su privança' Y así como se hian este casa- / miento, y esta dama tubo obligaçión de tomar a cargo los negoçios del almirante (que fue poco tiempo antes de la sentençia), ellos y él tuvieron otro lustre que hasta allí, y todo paró en bien y, ocho días después de sentençiado, le vimos buelto a su pribança, como antiguamente la solía tener, y dende 22  entonçes tanbién començó el condestable a caer de la suya, y de allí a pocos días se partió de la corte y se fue a sus estados.

Y dexado esto, y tratando del negoçio que quenta en otro capítulo, qu'es el beinte y seis, de cómo Barbarroxa, buelto Argel, tomó su derrota para Costantinopla, y saqueó a Maón en Menorca, y tomó vna nabe portuguesa, todo pasa así como él lo dize; y dende 23 allí, haçiendo el daño que pudo, se fue a Costantinopla adar quenta de su desgraçia a su amo. Pero en lo de la capitulaçión que se tomó en Nápoles con veneçianos, sobre que defenderían el estado de Milán (agora  24 del Emperador), como quando hera del duque Esforçia, donde dize el Jobio que / quedó el Carlos de nonbrar señor particular para Lonbardía, digo que no pasó tal, ni el Emperador quedó por palabra, ni por escrito obligado a nada d'esto, sino sólo dixo a esto 25 que se le pedía, qu'él tenía tantos con quien conplir, deudos y amigos y criados, que por fuerça abía vn día o otro de disponer, no sólo de aquello, para cunplir lo que debía a gentes, mas avn de tierras más patrimoniales suyas. Y esta manera de dezir no tiene que haçer con promesa, ni es prometimiento 26. son estas palabras las que llaman los derechos enunçiatibas, que no disponen cosa ninguna. Y éstas, como digo, no se dieron a los enbaxadores, sino fueron rrespuesta del pedimiento; y así no hubo neçesidad  d'escrebillas en la capitulaçión, porque si su Majestad diera la palabra de dar el estado de Milán 27 alguno, poco se le diera al mesmo Çésar de 28 que s'eseribiera en el contrato, pues tan obligado estava en conçiençia y en ley de honrra a cunplir lo vno como lo otro.

Después de lo qual / gasta el Jobio los tres capítulos que quedan de aquel su libro, en alabar (y con grandísima rrazón, quan grande se puede encareçer) tres señalados barones, que fueron Blasco Núñez de Balboa, Adelantado de la Nueba Castilla, y Hernando Cortés, marqués del Baile, en la Nueba España, y Hernando Magallanes, descubridor del estrecho de su nonbre; y quenta asímesmo otras muchas cosas de las Yndias Oçidentales y Nuebo Mundo, que los españoles modernos poseen y an descubierto. Todo lo qual le fuera escusado al de Nochera, porque cosas tan grandes, tan ynportantes y tan sustançiales, y que pareçe vmanamente que no ay otras mayores en la tierra que poder escrebir -hablo de las de acá del mundo-, no debiera de tomallas tan suçintamente como las tomó Y en lo suçinto, no abía de yr tan confuso, y ya que (como amigo d'esto) quería confusióo, no avía d'escrebir muchas cosas de las Yndias (en aquello poco qu'escribió d'ellas)  29, al rrebés de cómo pasaron. Y bastárale dezir / generalmente (ya que quiso tocar en esto), que en tal y en tal tiempo se descubrieron tal y tal probinçia, que heran abundantísimas de tal y ta1 cosa, y que las descubrieron y conquistaron tal Y tal persona, capitanes balerosos, y pasar adelante con ello y no deçender a más particularidades, porque fue dar con su Ystoria al trabés en lo tocante a aquel moderno orbe. Las quales faltas, si quisiese agora enmendar (y poner la mano en ellas), hera haçer yo vna muy grande a cosa que de suyo lo es tanto. Ystorias ay donde me puedo rremitir, que son las de Gonçalo Hernández de Oviedo y Pedro Çieça de León, y la de los muy doctos Françisco de Gómara y Agustín de Zárate. A ellos rremito a los deseosos letores de cosas de Yndias. Y con todo esto, avn espero que no a de negar Dios a este Nuevo Mundo lo que no a negado al biejo (aunque todo es un mundo debaxo de dos nombres), y que no an de faltar escritores que ynchan de popa a proa todo lo que conbiene en estas materias, como los / que he nonbrado la yncheron en aquellas particulares cosas que tomaron a cargo d'escribir. De manera que las faltas del Jobio para tan grande cosa, súplalas otro, pues no se pueden suplir yendo yo por la posta caminando por su Ystoria. Y para sólo hesto, hera menesrer libro particular, y ya podrá ser, si la ventura 30 me conçediere oportunidad o 31 bida para ello, que tanbién tome yo algún día a mis euestas vn pedaço d'este trauaxo, porque todo tomallo vno, y escrebir de todas las Yndias ystoria general, como se a hecho por algunos, no puede haçerse, sino con muchas menguas, como lo diximos y dimos a entender en los Rratos de suesca, en el quarto rrato, en el capítulo primero.

1
Add.: con los apuntamientos necessarios sobre la Historia del Jovio Volver a (1 )
2
Mut.: reformando. Volver a (2 )
3
Del.: asímesmo. Volver a (3 )
4
Mut.: fuimos he-rederos los. . .: fue heredero. Volver a ( 4)
5
Mut.: en biendo: viendo. Volver a (5 )
6
Del.: si no tubiera a otro bibo. Volver a ( 6)
7
Mut.: que como ninguno lo fuese: y aunque ninguno era bueno. Volver a (7 )
8
Del.: sino extremo. Volver a (8 )
9
Mut.: d~lamo estremo a éste: Digo que era el peor. Volver a (9 )
l0
Mut.: francés. Volver a (10 )
11
Mut.: muy docto: doctor. Volver a (11 )
12
Transp.: también se va. Volver a (12 )
13
Mut.: duque. -Volver a (13 )
14
Mut.: Angulema. Volver a (14 )
15
Mut.: quando. Volver a (15 )
16
Mut.: viniera. Volver a (16 )
17
Del.: que pues los beo. . . Volver a (17 )
18
Mut.: Así agora. . .: D'esta manera. Volver a (18 )
19
Transp.: de punta en blanco que era. Volver a ( 19)
20
Add.: al. Volver a (20 )
21
Del.: le. -Volver a (21 )
22
Mut .; desde .  Volver a (22 )
23
Mut .; desde. Volver a (23 )
24
Mut ( agora.): (que agora era..0Volver a (24 )
25
Mut.: sino sólo dixo a esto: sólo dixo a lo. Volver a (25 )
26
Add.: antes.Volver a (26 )
27
Add.: a. Volver a (27 )
28
Del.: al mesmo <;;ésar de. Volver a (28 )
29
Del,: de las Yndias... . Volver a (29 )
30
Mut.: la ventura: Dios Nuestro señor. Volver a (30 )
31
Mut.: y. -Volver a (31 )
Comentarios () | Comente | Comparta c