Capítulo  Çincuenta y Quatro

De la rrota que dieron los ynperiales a Pedro Estroçi y a doçe mill honbres que llebaba en socorro de las cossas françesasas, y de otra segunda gente qu'este Estroçi después juntó, y de cómo tomó a Alba, y de otras cossas que d'éstas se siguieron, y de cómo el harmada turquesca se salió de Françia y se bolvió a Costantinopla 1.  Benidos somos al vltimo libro de nuestra Ystoria jouiana donde lo que huuiere que emendar o apostillar 2 lo haremos con la priesa posible y como conbiene. Y biniendo a ello, digo que 3 por dexar la mano sabrosa en su Ystoria este exçelente ystoriador, / contando la vatalla, o sea rrenquentro 4, en que doze mili hombres con su general Pedro Estroçi fueron desbaratados de 5 los ymperiales, entre los quales ymperiales no avía más de çient españoles, cauallos ligeros, dize que murieron pocos en esta batalla porque no se hallaron allí las crueles manos d'españoles y alemanes, abezados a matar. Y faltóle por dezir (pero entiéndese según su opinión así) 6 que las manos piadosas de los ytalyanos estorvaron las muertes de los bençidos. Y quám piadosas sean estas manos, y quánto desean más los pueblos de la mesma Ytalia caer en otras que en las de sus naturales italianos 7, sábelo todo el mundo. Pero bien fuera que así como los 8 halló a los españoles crueles para matar, los hallara en este rrenquentro vallientes para el pelear, pues aviendo començado a huír los de la primera escaramuça, estos solos 9 çient españoles çerraron, de / arte que acudiéndoles luégo los demás se ganó la vitoria. Y porque acavemos con Pedro Estroçi, dize más nuestro autor, que después de rroto escapó por çierta yndustria que tuuo para ello en Plazençia, y que tomó a hazer gente, aunque no tanta como la primera, pero que en fin hizo siete mili honbres, y que sinembargo de los pasos 10 que le fueron tomados, escapó y pasó con aquella gente en el Piamonte y tomó a Alua rrendida, que nuestro trasladador engañadamente llamó Lodi, parba semejanza del nombre que en latín el vno y el otro tienen, porque son ambas obras de Pompeio.

Pero en lo que más dize en el capítulo quinto, que los ginoveses dieron paso al Estroçi, porque huían profesión entonçes de neutrales, a cavsa que en aquel tiempo el senado de Génova (como Françia les fuese muy vtil para sus mercançías y contrataçiones) le tenían rrespecto y hazían buen tratamiento a los ffrançeses, digo que saue / Nochera poco del hondo que tiene este artículo, y así apuntaremos algo para que quede entendido, y lo demás rremito a los Anales. Digo, pues, que cossa en esta vida al rrey Françisco no le hera más odiosa, ni le fue dende 11 el año de veinte y ocho hasta que murió, que ginobeses, tanto que así en tienpo de paz como de guerra mandó que los de aquella nasçión no pudiesen contratar en sus rreignos, y así los mercadantes d'ella hizieron en Besançón (çiudad en los comfines de Alemaña, cabe el condado de Borgoña) otra feria que correspondiese con las de León de su-la-Rrona, para entenderse vnos con nttros, por no poder ellos 12 rressidir en Françia. Todo esto duró así muchos años 13 hasta que, dos 14 antes que esto de Pedro Estroçi, mataron como está bisto, los çesarianos a Antonio Rrincón y a Çésar Ffragoso, ginobés, capitán del rrey de Ffrançia, bien prinçipal persona; y muerto éste toma el rrey a pregonar / en París y en León que todos los ginoueses pudiesen libremente tratar y contratar en su rreigno, alçándoles el ympedimento que les tenía puesto, cossa que espantó mucho, quando paresçía (con la mucrte del Fregoso) que se auía de ençender más la cólcra al françés contra Génoua; lo qual sauido en la mesma Génoua, embióle aquella señoría luégo quatro einbaxadores agradesçiéndole el entredicho que avía quitado a sus naturales. Peto no por eso boluieron los mercaderes ginoueses a León, sino siempre hazían sus emporios 15 en Besançón y no sé si todavía los 16 hazen. Y como tras este edito se començó luégo la guerra de allí a poco tiempo 17, que fue el año de quarenta e dos, y ésta corría todauía y no auía abido 18 tiempo para poder ginoueses 19 entender el yntento del rrei de Françia y qué hera la causa de 20 averles dado la livertad que antes les avía quitado 21, quando más paresçía que les auía de apretar con la muerte del Çésar que algunas vezes interçedía con el rrey, / y por algunos particulares d'ellos que por bía de preuillegio habitavan en Francia 22, estaua la señoría genouesa metida en vna ambigúedad que no sabía determinar de sí, hasta ver en qué parauan los negoçios. Y durante esta duda, qu'el Jobio llama nevtralidad', acontesçió lo de Pedro Estroçi y paresçíales a los ginoueses que no hera rrazón negar su hospedaje y pasaje a la gente de vn rreigno que no les negaua el suio y que poco antes les auía alçado el bando rreal que en sus tierras les tenía puesto. Pero no por esto no amavan 23 la confederaçión con el Emperador que 24 solían, y 25 la guardauan y freuerençiaban, no sólo con lo que heran obligados sino con su coraçón y entrañas; de todo lo qual se saca quán sin propósito está dicho por el Jovio que por razón de las mercadurías y contrataçiones querían los ginoueses no mostrarse contrarios a los françeses, porque no avía entonçes más causa ni más vtilidad de mercançías ni menos que en los años pasados, y en los de / después d'este tiempo, quando no heran los de Génoua amigos de Françia, ni lIeuan 26 allá sus mercadurías, ni tenían aquel rreigno sus ínteligençias.

Demás d'esto, prosiguiendo nuestro autor su costunbre y su Ystoria, dize de Juan de Vega, embaxador de 27 Rroma (que vino a Lombardía a ver las cossas d'ella en qué estado estauan después del rrenquentro de la Çerezola), que mató en la toma de vn lugar a los que se le rrindieron y que se tuvo por gran crueldad, como si mandara 28 de los rrendidos matar a otros 29 más que a los que heran basallos del Enperador, y andauan al sueldo y seruiçio del rrei de Françia como se suele hazer. Y hállale 30 otra falta, que en la toma de un pueblo, aviendo arremetido primero los ytallianos los hizo rretirar, para que los españoles que estauan descansados y enteros ganasen el lugar y la honrra y el despojo. Todas estas son ynvençiones jouianas, que 31 lo que acontesçió en Andesana (que ésta es la plaça de que trata) ffue de otra manera, y es lo que en todas las tomas / de lugares suele hazerse, que quando al primer asalto o a la primer arremetida (hablando a la castellana) no se entra en el pueblo, acuden otras esquadras de gente a lo mesmo de rrefresco En fin, el valeroso Juan de Vega tomó dos plaças rrazonablemente ymportantes en el poco tiempo que estubo avsente de su embaxada, y se voluió luégo a Rroma a la continuaçión de su ofíçio, en lo qual no le hizo Dios pequeña merçed para que le dexase 32 el Jouio de hallalIe 33 más faltas en su Historia.

Y luégo en el capítulo sétimo adelante dize que Cariñano se rrindió después de todas estas cossas, a cabo de quarenta días que se dio el rrenquentro en la Çerezola; y esto dicho adrede, porque no se dé tanta gloria a los españoles y alemanes, que con saluado se tuuieron tanto tiempo: Porque 34 cada día de los que se detuuieron después del hecho de armas !fue grande negoçio 35 para las cossas ymperiales, porque de otra manera la guerra estuuiera a las puertas de Millán, y / quiçá dentro en ella; porque 36 como se quedaron las cossas tan  37 enteras como 38 antes se 39 estauan y los çercados con el mismo bigor y corage de defenderse, fue gran cossa para que el marqués se tomase a rrehazer de más gente, !fasta poner las cossas çessarianas en el punto que primero. Tomo al propósito, y los 40 sitiados de Cariñán se detuvieron en su porfía sin rrendirse hasta veinte y dos de junio que sallieron de Cariñán, aviéndoles dado el día de antes rrazión, la prostrera 41, sin hauer otro día ya más saluados qué comer, sino vnos pocos de caballos que avn les quedaban bibos (aviendo comido hasta allí seisçientos y siete cauallos), pern no género de pan ninguno, y el rrenquentro de la Çerezola fue a catorze de abril, de manera 42 que a esta quenta, no 43 quarenta días (como el Jouio diçe) sino vn mes más, que son por todos dos meses y ocho días, se detuvieron 44 sin rrendirse.

Y en este medio tiempo, a quatro de junio, por tener ellos ocupado al general Anguiano con el otro exérçito !françés / que los tenía sitiados, se dio la rrota al otro general Pedro Estroçi, y a sus doze mill hombres de guerra que tenía consigo. Y en 45 quanto a las condiçiones con que se rrendieron aquellos valerosos soldados de ambas nasçiones, y su superior Pirro Colona, también las hierra Nochera, por herrallo todo 46. Los pactos, pues 47, que musiur de Anguiano otorgó a los de Cariñán, ffirmados de su nombre, son éstos, trasladados de la escruptura que aquí ba a la letra, la qual es ésta que se sigue: Yo, Françisco de Borbón y conde de Anguien, somos contentos de que el yllustre señor Pirro, y los señores coronel de alemanes y maese de campo de españoles, y capitanes y soldados, ayan de salir de la villa de Cariñán dexando el artillería y muniçiones; y qu'ellos lIeuen todas sus armas y vanderas, y atambores, y píffaros, y cavallos e vagaje, y rropa y dineros, con que salgan con las vanderas cogidas y atambores callados hasta ser pasada la puente, y serán acompañados hasta Santa Ana por musiur de San Jullián y por / musiur de Avsum, y que para los heridos y emfermos daremos barcas que los lleuen seguros hasta Casar de Monferrat, y que ayan de pasar el rrío Tesín, y estar entre Tesín y Hada por dos meses, y pasado este término que los españoles se aian de yr en España o en Nápoles sin seruir a Su Magestad ni hazer guerra contra el christianíssimo por término de ocho meses, y que el señor conde Pirro ha de estar los dichos dos meses en Ytalia o do fuere su voluntad, y que después pase en la corte del rrey de Ffrançia, y que no salga d'ella por ocho meses, con los dos que a de estar en Ytalia, sin liçençia del Christianísimo Rrey. Esta es a la letra, como he dicho, la escriptura del conçierto. Y después d'esto, que fue viernes, el sáuado el Pirro Colona dixo que antes saldría a dar la vatalla y morir todos, si los españoles y tudescos huuiesen de salir de Ytalia. La qual obstinaçión viendo el Angiano, y temiendo aquellos desesperados allí metidos, les añadió a la escriptura que se pudiesen los españoles y tudescos quedar / en Ytallia, cnn que por tiempo de çiertos meses no pudiesen hazer guerra al rrey de Françia; y luégo el domingo veinte y dos de junio salieron de Cariñán. 

 

Lám.10: TITULO DE UN CAPITULO CALIGRAFIADO POR QUESADA (Fol. 45 v. ) Pueden verse además en esta página algunas correcciones hechas por Quesada.
 

Dígolo a propósito de que este obispo quenta en aquel capítulo sétimo ffalsamente las condiçiones con que los de Cariñán se rrindieron, las quales dize que fueron con que los alemanes se boluiesen luégo en Alemaña y con que los españoles se ffuesen donde quisiesen, con que se salliesen de los antiguos términos del Piamonte y no sirviesen al Emperador dentro de quatro meses y con que Pirro, sobre su palabra, se partiese luégo al rrey Ffrançisco y se pusiesc en sus manos y procurase que vsando de clemençia le diese libertad, y que todo el aparato de la guerra que avía en Cariñán quedase en poder de los ffrançeses. Todas las quales 48 condiçiones, como éllas quenta son falsas y ffalsamente contadas, como está visto y se acaba agora de' dezir 49. Lo qual también se a contado a propósito de lo que, en el mismo capítulo más abaxo 50 se dize, qu'el maestre de campo San Miguel, que salió de Cariñán / no paresçió que cumplió enteramente el coçierto, porque diziendo que los françeses le avían quebrantado a él algunas cossas, fuese 51 en nauios con su gente por el Po abaxo y hechó los españoles çerca de Bersel (que el trasladador llamó Breielo), lugar del ducado de Ferrara, y que, batiéndolo con hartillería, lo tomó, y prendiendo al capitán Bellagamba, le auía dado grandes tormentos y hecho a los vezinos que diesen muy largo de comer y bever a sus soldados. Y porque se bea eómo en todo habla viçiosamente, ya por el conçierto de arriha está visto, que el San Miguel no quebró su palabra en no salir de Ytallia. Y en quantn al hazer guerra por çiertos meses, prometieron de no hazella al rrey en aquel tiempo, pero no al duque de Ferrara, y si quisieren más sutilizar 52 algunos jouianos, deziendo que este Ferrara es sienpre conffederado y amigo de françeses, digo que pudo muy bien el capitán San Miguel hazer lo que hizo, porque él no fue a tomar aquel lugar, ni tal le pasó por ymaginaçión, y el Jouio / no haze hartas vezes sino hablar lo que no entiende ni 53 sabe. Lo que pasa es que con comisario fue San Miguel a ser alojado en Bersel y en su comarca, y no quisieron los de aquell lugar açetar la comisión, ni rresçebir en el alojamiento a los soldados, aunque se les rrequirió dos vezes; y entonçes se plantó el hartillería y se hatió el lugar y se tomó, y se prendió Bellagamba, que auía sido causa de aquella desbergüença, porque está claro que avían los españoles de alojarse en los lugares que les estauan señallados, y que no queriendo rresçebirlos, que se avían de hazer rresçebir por fuerça, como se suele hazer; y que esto no hera yr contra las condiçiones de Cariñán, saluo si allí no se capituló que los españoles no pudiesen comer ni beuer en Lombardía, avnque les diesen aloxamientos para ello, sino que se dejasen morir de hambre.

Y en fin, son cossas de Paulo Jouio, que con esto está dicho todo; lo qual se berá mejor en el capítulo siguiente, donde dize que venida / la primauera, que se entiende (avnque él no lo dize) del año de quarenta y quatro, el rrey despidió a Barvarroxa para que con su armada se boluiese a Constantinopla. Y dize más 54, que fue vna cossa virtuosa, y harto más lo fuera no aberle hecho venir. Pero el pobre Jouio no save la causa d'esta buelta, y cómo no pudo el rrey hazer menos, porque según común opinión de los que entienden estos negoçios, si el Christianísimo (que no a muy vuena coyuntura le llamamos este nombre) 55 como pagó vn año el armada turquesca, la pagara medio más, quedaua Françia la más perdida provinçia y el rrey el más perdidn prínçipe que avía en lo criado, y la sustançia françesa se ymcorporaua toda o la más en la de Turquía. Todo lo qual 56 viendo el 57 Fran Çisco y el daño que se le siguía (y sin provecho 58, que hera lo peor, llamo prouecho sustançioso) 59, determinó de largar el 60 armada y liçençióla y 61 boluióse a Constantinopla. Pero dize nuestro autor, y síguelo muy gentilmente la Pontifical, que antes d'esto dixo / el bárbaro Barbarroja al rrey que si quería, que él destruiría toda la costa d'España y que el rrey, como de su natural hera clemente, no quiso dar oydos a tal cossa, porque no avía rrazón para que los christianos, por ser basallos de el Emperador, ffuesen destruídos de ynfieles, y que fuera aquello oluidar su nombre de Christianíssimo e ymfamar su persona y sus desçendientes, y no sé con qué paçiençia se puede oyr esto, ni con qué cara puede dezir el Jouio lo que dize, ni con qué descuido pudo seguille el doctísimo 62 Yllescas; pues no muchos tiempos antes, ni muchos años antes atrás, sino 63 solos çinco o seis meses 64, ya que el armada turquesca estaua en Françia, embió Baruarroja veinte y çinco galeras con sus capitanes Saleco y Asançelebín, y corrieron la mesma costa d'España y con ellos galeras ffrançesas, todos juntos 65 y danificaron gran parte de Catalunia, y tomaron grande 66 cantidad de cavtibos, comn arriba el mesmo Jouío lo a contado, saluo / si entonçes Catalunia no hera del Emperador, y no heran christianos los d'ella; pero siéndolo, no sé cómo pueden dezir estos autores lo que agora dizen, y avn lo que peor es (que esto en su lugar se dirá más por extenso), que los cautibos que tomauan los françescs los vendían y rrescatauan 67 a los turcos. Quánto más que, dexado esto, ¡qué pudiera hazer Baruarroxa en la costa de España que dañara al Carlos 68 en grueso, si no hera cautibar las gentes que pudiese y hallase en los campos y en los pueblos yndefensos 69 En fin, la conclusión es que Barvarroja y su armada se boluieron a Constantinopla, hartándose de cautibar ánimas por 70 todas las provinçias por donde pasaron, ora fuesen o no vasallos del Emperador. Y así se boluió el cosario a Greçia con quinze mili ánimas de que lIeuava cargadas sus galeras y vna ánima más que lleuava la carga de todas.

1
Add.: con los apuntamientos necessarios sobre la Historia del Jovio. Volver a (1 )
2
Del.: o apostillar. Volver a (2 )
3
Mut.: y biniendo a ello digo que: pues. Volver a (3 )
4
Mut.: contando la va talla o sea rrenquentro. Volver a (4 )
5
Mut.: por. Volver a (5 )
6
Mut.: y faltóle. . .: esto es tanto como decir claramente. Volver a (6 )
7
Del.: ytalianos. Volver a (7 )
8
Del.: los. Volver a (8 )
9
Transp.: solos estos. Volver a (9 )
10
Mut.: passos. Volver a (10 )
11 
Mut.: desde, Volver a (11 )
12
Del.: ellos. Volver a (12 )
13
Mut.: muchos años: mucho tiempo. Volver a (13 )
14
Add.: años. Volver a (14 )
15
Mut.: sus emporios: ferias. Volver a (15 )
16
Mut.: las. Volver a (16 )
17
Del.: de allí a poco tiempo. Volver a (17 )
18
Mut.: auido: auÍan los ginoveses tenido. Volver a (18 )
19
Del.: ginoueses. Volver a (19 )
20
Mut.: y qué hera la causa de: en. Volver a (20 )
21
Mut.: que antes les avía quitado: que tengo dicho. Volver a ( 21)
22
Add.: De manera que. Volver a (22 )
23
Mut.: no amavan: dexavan de amar. Volver a (23 )
24
Mut.: como. Volver a ( 24)
25
Mut.: antes. Volver a (25 )
26
Mut.: lleuavan. Volver a (26 )
27
Mut.: en. Volver a ( 27)
28
Add.: matar. Volver a ( 28)
29
Del.: matar a otros. Volver a (29 )
30
Mut.: y hállale: También le halla. Volver a (30 )
31
Del.: que. Volver a (31 )
32
Del.: le dexase. . Volver a (32 )
33
Mut.: de hallalles: no le hallasse. Volver a (33 )
34
Mut.: Porque: importando mucho. Volver a (34 )
35
Del.: ffue grande nego~io. Volver a (35 )
36
Del.: porque. Volver a (36 )
37
Del.: tan. Volver a (37 )
38
Mut.: como: y de la suerte que. Volver a (38 )
39
Del.: se. Volver a 39( )
40
Mut.: Torno al propósito y los: De manera que los. Volver a (40 )
41
Transp.: la postrera rración. Volver a (41 )
42
Mut.: de manera: as sÍ. Volver a (42 )
43
Add.: se detuvieron. Volver a (43 )
44
Del.: se detuvieron. Volver a (44 )
45
Mut.: ya sus doze milI. . .: como está dicho. Volver a (45 )
46
Mut.: por h(Jrrallo todo: por no acertar en nada. Volver a (46 )
47
Del.: pues. Volver a (47 )
48
Mut.: las quales: estas. Volver a (48 )
49
Mut.: y ffalsamente contadas. . .: como tengo demostrado. Volver a (49 )
50
Del.: más abaxo. Volver a ( 50)
51
Mut.: fue. Volver a ( 51)
52
Mut.: sotilizar. Volver a ( 52)
53
Del.: entiende ni. Volver a (53 )
54
Del. : mas. Volver a (54 )
55
Del.: (que no es  muy vuena. . .). Volver a ( 55)
56
Mut.: Todo lo qual: pues.  Volver a (56 )
57
Add.: rey Volver a (57 )
58
Add.:notable. Volver a (58 )
59
Del.: llamo prouecho sustan~ioso. Volver a ( 59)
60
Mut.: de largar el: dar licencia al. Volver a (60 )
61
Del.: lic;enc;ióla y. Volver a (61 )
62
Mut.: dotor. Volver a (62 )
63
Del.: ni muchos años antes. . . Volver a (63 )
64
Add.: antes. Volver a ( 64)
65
Mut.: y corrieron la mesma costa .: acompañándolos otras galeras francesas y todos juntos. Volver a (65 )
66
Mut.: mucha. Volver a (66 )
67
Del.: y rrescatauan. Volver a (67 )
68
Mut.: Emperador. Volver a (68 )
69
Mut.: sin defensa. Volver a (69 )
70
Mut.: en. Volver a (70 )

 

Comentarios () | Comente | Comparta c